La lu­cha en Fran­cia por la he­ren­cia del ícono ga­lo Johnny Hally­day

Una for­tu­na que lle­ga­ría a de­ce­nas de mi­llo­nes de eu­ros.

La Republica (Uruguay) - - QUÉ VIDA! -

La paz y el due­lo tras la muer­te de Johnny Hally­day, el El­vis de Fran­cia que fue des­pe­di­do a fi­na­les del año pa­sa­do por una na­ción llo­ro­sa que le de­di­có ho­no­res a la al­tu­ra ca­si de un je­fe de Es­ta­do, ha du­ra­do ape­nas dos me­ses. La tre­gua la ha ro­to uno de los hi­jos ma­yo­res del roc­ke­ro, la ac­triz Lau­ra Smet, quien anun­ció su in­ten­ción de im­pug­nar jun­to a su me­dio her­mano Da­vid Hally­day el tes­ta­men­to del can­tan­te más que­ri­do de Fran­cia, que pre­sun­ta­men­te ha de­ja­do su mul­ti­mi­llo­na­ria he­ren­cia de for­ma ín­te­gra a su úl­ti­ma es­po­sa, Lae­ti­cia Hally­day.

La ma­yor con­mo­ción pa­ra los fran­ce­ses ha si­do, pro­ba­ble­men­te, lo pú­bli­co de es­ta recién ini­cia­da ba­ta­lla. Por­que Lau­ra Smet, la hi­ja que el can­tan­te tu­vo en 1983 con la tam­bién ac­triz Nat­ha­lie Ba­ye, ha de­ci­di­do la­var en pú­bli­co los tra­pos su­cios de la fa­mi­lia. En una car­ta abier­ta pu­bli­ca­da por va­rios me­dios fran­ce­ses, la hi­ja de Hally­day, que por­ta el ver­da­de­ro ape­lli­do del can­tan­te, se di­ri­ge ofi­cial­men­te a su pa­dre pa­ra anun­ciar sin em­bar­go a to­dos los fran­ce­ses que ha “de­ci­di­do lu­char”por lo que con­si­de­ra tam­bién par­te de su pa­tri­mo­nio.“Su­pe, ha­ce unos días, que ha­brías fir­ma­do un tes­ta­men­to en el que nos des­he­re­das to­tal­men­te a Da­vid y a mí”, es­cri­be la ac­triz a su “que­ri­do pa­pá”.

“Ha­ce so­lo unas se­ma­nas to­da­vía me pre­gun­ta­bas: ¿cuán­do vas a te­ner un hi­jo? ¿Pe­ro qué le voy a po­der trans­mi­tir yo a es­te hi­jo de ti, a quien ad­mi­ré tan­to?”, se pre­gun­ta Smet, que la­men­ta el he­cho de que­dar­se con “tan­tas pre­gun­tas sin res­pues­tas”, des­pués de“tan­tas ve­ces que tu­vi­mos que es­con­der­nos pa­ra ver­nos o lla­mar­nos”. En su car­ta, la ac­triz da ade­más a en­ten­der que Lae­ti­cia, la es­po­sa de su pa­dre, una exmodelo de 42 años —so­lo ocho más que Smet— y con la que no man­tie­ne una bue­na re­la­ción, no le ha­bría per­mi­ti­do des­pe­dir­se del can­tan­te an­tes de que mu­rie­ra de un cáncer de pul­món a los 74 años en su vi­lla en las afue­ras de Pa­rís el 6 de di­ciem­bre.

Los abo­ga­dos de Smet di­je­ron a la agen­cia Fran­ce Pres­se que la ac­triz re­ci­bió “con es­tu­pe­fac­ción y do­lor”la no­ti­cia de que el tes­ta­men­to de su pa­dre le deja to­do, in­clui­dos los de­re­chos de au­tor de te­mas co­mo el que le de­di­có a ella, Lau­ra, al na­cer, a Lae­ti­cia Hally­day. Lo ha he­cho apo­yán­do­se en la ley de Ca­li­for­nia, don­de el ar­tis­ta era ofi­cial­men­te re­si­den­te aun­que pa­só sus úl­ti­mos me­ses en su lu­jo­sa man­sión de Pa­rís.

LA FA­MI­LIA DE HALLY­DAY. Su mu­jer Lae­ti­cia con sus hi­jas Ja­de y Joy y, a su de­re­cha, Lau­ra Smet y Da­vid Hally­day.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.