Re­la­tos an­ti­guos y la ba­ta­lla “de los ov­nis” en el cie­lo

Un cro­nis­ta ofi­cial y su ver­sión so­bre “gen­te ar­ma­da” so­bre Am­pu­rias.

La Republica (Uruguay) - - QUÉ VIDA! -

Los ob­je­tos vo­la­do­res no iden­ti­fi­ca­dos y los fe­nó­me­nos inex­pli­ca­bles han te­ni­do ac­to de pre­sen­cia a lo lar­go de los si­glos y, en al­gu­nos ca­sos, han lle­ga­do a do­cu­men­tar­se en va­lio­sos es­cri­tos o di­bu­jos pa­ra dar cuen­ta de ello en tiem­pos pos­te­rio­res se­gún se na­rra en un ar­tícu­lo pu­bli­ca­do en el diario ca­ta­lán La Van­guar­dia y que ha­ce re­fe­ren­cia a un he­cho ocu­rri­do en esa zo­na de Es­pa­ña.

La na­rra­ción la hi­zo el cro­nis­ta ofi­cial y co­mi­sa­rio y pro­cu­ra­dor del con­da­do de Am­pu­rias (Ca­ta­lu­ña), Je­ro­ni Pu­ja­des, el 30 de sep­tiem­bre de 1604. En ella, Pu­ja­des, un le­tra­do tras­cen­den­tal y una fi­gu­ra úni­ca en la his­to­rio­gra­fía ca­ta­la­na des­cri­bió tres fe­nó­me­nos ocu­rri­dos el mis­mo día, en­tre la zo­na oes­te de Ca­ta­lu­ña, el Ur­gell, y la ciu­dad de Bar­ce­lo­na. En la pri­me­ra des­crip­ción, Pu­ja­des des­cri­be que du­ran­te la ma­ña­na ya cla­ra de aquel día, en la zo­na de las Be­lia­nes (ac­tual mu­ni­ci­pio de la co­mar­ca de l’Ur­gell) “se vie­ron en el ai­re, pe­ro muy ba­jos, cer­ca del sue­lo, gran­des es­cua­dro­nes de gen­te de ar­mas que ba­ta­lla­ban con gran fu­ror y rui­do de ar­mas”. La ex­pli­ca­ción no de­ta­lla na­da más que pue­da de­cir qué eran esos ejér­ci­tos ar­ma­dos que vo­la­ban en el ai­re a ba­ja al­tu­ra.

Al­go si­mi­lar se co­men­ta en la se­gun­da des­crip­ción del cro­nis­ta, don­de ase­gu­ra que so­bre la ciu­dad de Bar­ce­lo­na vie­ron so­bre­vo­lar al­go así co­mo una ban­da­da de es­tor­ni­nos, pe­ro“del gro­sor y ne­gror de cuer­vos, pe­ro de mu­chas pier­nas y alas co­mo de lan­gos­ta”. Una des­crip­ción que aún in­quie­ta más si ca­be que la pri­me­ra, pues­to que las men­tes más ima­gi­na­ti­vas po­drían re­la­cio­nar esas su­pues­tas aves con pe­que­ñas na­ves vo­lan­do en for­ma­ción.

Pe­ro si se­gui­mos con el re­la­to, Pu­ja­des deja tes­ti­mo­nio que fi­nal­men­te esa mis­ma noche, cer­ca del mo­nas­te­rio de San Je­ró­ni­mo de la Vall d’He­bron, se ob­ser­va­ron “unos gran­des ra­yos de fue­go co­mo ba­rras muy cla­ras”. En una épo­ca don­de la pro­yec­ción de la luz en for­ma de fo­co o lá­ser no po­día con­ce­bir­se, ni pro­ba­ble­men­te ima­gi­nar­se, des­cri­bir cual­quier for­ma de luz más allá de la na­tu­ral de­bía ser al­go muy com­pli­ca­do, de ahí la es­cue­ta in­for­ma­ción que Pu­ja­des da de lo acon­te­ci­do aque­lla noche so­bre el des­apa­re­ci­do mo­nas­te­rio de la mon­ta­ña de la Vall d’He­bron. Así, el pro­pio cro­nis­ta cie­rra su re­la­to en­co­men­dán­do­se a Dios y ex­pre­san­do que“por su mi­se­ri­cor­dia nos cas­ti­gue se­gún nues­tros pecados”. En aque­lla épo­ca, los fe­nó­me­nos me­teo­ro­ló­gi­cos po­co ha­bi­tua­les “eran atri­bui­dos fre­cuen­te­men­te a ex­pre­sio­nes o cas­ti­gos di­vi­nos”, ex­pli­ca Ma­riano Ba­rrien­dos, pro­fe­sor de His­to­ria en la Uni­ver­si­dad de Bar­ce­lo­na e in­ves­ti­ga­dor aso­cia­do al Ins­ti­tut Ca­ta­là de Cièn­cies del Cli­ma. Pe­ro na­da más le­jos de la reali­dad, Ba­rrien­dos es par­ti­da­rio de dar una in­ter­pre­ta­ción más cien­tí­fi­ca a lo acon­te­ci­do en es­tos ca­sos, co­mo “al­gún ti­po de tor­men­ta eléc­tri­ca con fe­nó­me­nos a ba­ja al­ti­tud, en el ca­so de la ‘ba­ta­lla de las Be­lia­nes’, o la caí­da de un bó­li­do muy tan­gen­te que de­ja­ra chis­pas, bo­las de fue­go y ga­ses en­cen­di­dos, bas­tan­te equi­pa­ra­ble al rui­do de una ba­ta­lla con las des­car­gas de ar­ti­lle­ría pro­pias de la épo­ca mo­der­na”.

AM­PU­RIAS. Un di­bu­jo de la épo­ca re­fle­ja lo acon­te­ci­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.