EN­TRE­VIS­TA

Al­fon­si­na Ri­ve­dieu

Running (Uruguay) - - PORTADA - Por MARSHA QUEVEDO Fo­tos AN­DRÉS SILVEIRA

Al­fon­si­na Ri­ve­dieu es una de las prin­ci­pa­les triatle­tas ju­ve­ni­les de Uru­guay. Su pró­xi­mo ob­je­ti­vo es el Pa­na­me­ri­cano de Ca­na­dá, don­de se ju­ga­rá la cla­si­fi­ca­ción al Mun­dial. Con tan so­lo 19 años, es­ta fer­nan­di­na ya cuen­ta con una lar­ga tra­yec­to­ria en el de­por­te y de­mues­tra que, con ta­len­to y mu­cha dis­ci­pli­na, los sue­ños se pue­den al­can­zar por tie­rra y por mar

El gus­to por prac­ti­car de­por­tes de Al­fon­si­na vie­ne des­de muy pe­que­ña, aun­que con­fie­sa que en sus co­mien­zos los prac­ti­ca­ba por obli­ga­ción. Des­de tem­pra­na edad em­pe­zó a apren­der na­ta­ción co­mo una so­lu­ción a sus pro­ble­mas res­pi­ra­to­rios y con el pa­so del tiem­po se vol­vió una par­te muy im­por­tan­te de su vi­da dia­ria. “Des­pués de em­pe­zar las cla­ses de na­ta­ción, mi ma­dre nun­ca me per­mi­tió de­jar de ha­cer­lo, en los pri­me­ros años lo ha­cía co­mo una obli­ga­ción pe­ro des­pués le fui en­con­tran­do el gus­to y aho­ra no po­dría de­jar de na­dar, me en­can­ta”, co­men­ta Al­fon­si­na.

En su in­fan­cia in­te­gró el plan­tel de na­ta­ción de Mal­do­na­do, ciu­dad que la vio cre­cer co­mo per­so­na y co­mo de­por­tis­ta, y don­de si­gue vi­vien­do ac­tual­men­te. Des­pués de al­gu­nos años de­ci­dió ale­jar­se del plan­tel y de la na­ta­ción por­que sen­tía que era mu­cha exi­gen­cia pa­ra una ni­ña de 10 años: “Es­tar en el plan­tel re­que­ría una exi­gen­cia que pa­ra esa edad era de­ma­sia­da, en ese mo­men­to exis­tían otras prio­ri­da­des, sen­tía que me es­ta­ba per­dien­do co­sas de mi in­fan­cia que no es­ta­ba bueno per­der­se. Hoy por hoy, sí eli­jo per­der­me par­tes de la ado­les­cen­cia y prio­ri­zar más mi ca­rre­ra de­por­ti­va”.

DES­CU­BRI­MIEN­TOS

Du­ran­te el tiem­po que es­tu­vo ale­ja­da de las pis­ci­nas no de­jó de prac­ti­car de­por­tes y de man­te­ner­se en mo­vi­mien­to. Em­pe­zó a co­rrer pe­ro de ma­ne­ra tran­qui­la y con el sim­ple ob­je­ti­vo de lle­var ade­lan­te al­gu­na ac­ti­vi­dad fí­si­ca. “Me uní a un gru­po de co­rre­do­res de Mal­do­na­do del cual mi ac­tual en­tre­na­dor es el pro­fe­sor. Él fue quien me pro­pu­so vol­ver a la na­ta­ción sin de­jar de co­rrer e in­cor­po­rar la bi­ci­cle­ta a mis prác­ti­cas de­por­ti­vas”, cuen­ta Al­fon­si­na. “Em­pe­zó co­mo al­go pa­ra pro­bar, pe­ro des­pués me lo fui to­man­do en se­rio y mi en­tre­na­dor vio que me lo es­ta­ba to­man­do de esa ma­ne­ra”. Ese fue el mo­men­to en que se en­con­tró con el triatlón, dis­ci­pli­na que com­bi­na atle­tis­mo, ci­clis­mo y na­ta­ción. Aun­que Al­fon­si­na pro­vie­ne de es­ta úl­ti­ma, la que más le gus­ta es el atle­tis­mo, que di­ce ser su fuer­te. “Co­rrer es lo que me­jor me ha­ce y en lo que me sien­to más có­mo­da por di­ver­sas ra­zo­nes, so­bre to­do por­que se pue­de va­riar el lu­gar de en­tre­na­mien­to y tam­bién los ho­ra­rios. Pue­do co­rrer al ai­re li­bre e ir cam­bian­do los es­ce­na­rios”.

Gra­cias al de­por­te re­co­rrió va­rias par­tes del mun­do, tan­to par­ti­ci­pan­do en di­ver­sas com­pe­ten­cias, co­mo en­tre­nan­do. Ha es­ta­do en Ar­gen­ti­na, Bar­ba­dos, Bra­sil, Es­pa­ña, Es­ta­dos Uni­dos y Pe­rú. De es­te úl­ti­mo des­tino

“Mi fa­mi­lia y mis ami­gos en­tien­den lo que es­toy ha­cien­do, lo acep­tan y siem­pre me es­tán apo­yan­do y ayu­dan­do en to­do lo que pue­den, por eso les es­toy muy agra­de­ci­da”

“Es­te año la me­ta prin­ci­pal es lo­grar la cla­si­fi­ca­ción al Mun­dial y ce­rrar mi ca­rre­ra co­mo ju­nior”

“Soy exi­gen­te en mi ali­men­ta­ción, me gus­ta cui­dar­me por­que si no es­toy bien o en mi pe­so lo no­to en mis en­tre­na­mien­tos y en las com­pe­ten­cias”

“Es­tar en el plan­tel de na­ta­ción re­que­ría una exi­gen­cia que pa­ra esa edad era de­ma­sia­da, en ese mo­men­to exis­tían otras prio­ri­da­des, sen­tía que me es­ta­ba per­dien­do co­sas de mi in­fan­cia”

no tie­ne tan bue­nos re­cuer­dos, ya que allí tu­vo su pri­me­ra de­cep­ción de­por­ti­va, fue la pri­me­ra vez en su ca­rre­ra que lue­go de una caí­da tu­vo que de­jar la com­pe­ten­cia. Lo atri­bu­ye a su cor­ta ex­pe­rien­cia pe­ro afir­ma con de­ter­mi­na­ción, “si hoy me pa­sa eso, me le­van­to y si­go com­pi­tien­do con más fuer­za”. En com­pe­ten­cias in­ter­na­cio­na­les ob­tu­vo muy bue­nos re­sul­ta­dos en las ca­te­go­rías ju­nior y ju­ve­nil, en­tre ellos, el sex­to pues­to en el Sud­ame­ri­cano de En­tre Ríos en 2016, cuan­do lo­gró un lu­gar pa­ra el Pa­na­me­ri­cano que se dis­pu­tó en ju­lio en West Des Moi­nes (Es­ta­dos Uni­dos); y el ga­lar­dón de que­dar en­tre las 10 me­jo­res triatle­tas del cam­peo­na­to de Mur­cia de 2016.

El pa­sa­do do­min­go 18 de mar­zo, Al­fon­si­na com­pi­tió por úl­ti­ma vez en el Sud­ame­ri­cano Ju­nior que se reali­zó en Mon­te­vi­deo, don­de ju­gó de lo­cal, ob­tu­vo el dé­ci­mo pues­to y al­can­zó la cla­si­fi­ca­ción pa­ra el Pa­na­me­ri­cano que se rea­li­za­rá en ju­lio en Ma­gog (Ca­na­dá), un lo­gro que la lle­na de or­gu­llo. El Pa­na­me­ri­cano es una ins­tan­cia muy im­por­tan­te pa­ra la triatle­ta, ya que allí com­pe­ti­rá por un lu­gar pa­ra el Mun­dial, que se rea­li­za­rá en se­tiem­bre en Ró­ter­dam (Ho­lan­da). “Es­te año la me­ta prin­ci­pal es lo­grar la cla­si­fi­ca­ción al Mun­dial y ce­rrar mi ca­rre­ra co­mo ju­nior”.

EN­TRE­NA­MIEN­TO

Sin du­das, lo que más re­quie­re la prác­ti­ca de es­te de­por­te es te­ner dis­ci­pli­na, mu­cha per­se­ve­ran­cia y ser cons­tan­te. Al es­cu­char ha­blar a Al­fon­si­na de su en­tre­na­mien­to es fá­cil dar­se cuen­ta de la gran mo­ti­va­ción y la pa­sión que sien­te por el triatlón. Su día co­mien­za a las seis de la ma­ña­na con un cha­pu­zón, lo pri­me­ro que ha­ce lue­go de desa­yu­nar. “El en­tre­na­mien­to de na­ta­ción lo ha­go de dos ma­ne­ras se­gún la épo­ca del año. Si es verano, prac­ti­co en el mar, apro­ve­cho la cer­ca­nía que ten­go con la pla­ya y que com­pi­to en aguas abier­tas. En los me­ses de frío lo ha­go en una pis­ci­na ce­rra­da, en la mis­ma pis­ci­na don­de em­pe­cé a na­dar cuan­do era ni­ña”.

Pa­ra po­der prac­ti­car las tres dis­ci­pli­nas, de­be in­ter­ca­lar sus en­tre­na­mien­tos, pe­ro la na­ta­ción es la ba­se de to­dos los días. A eso le su­ma días de co­rrer va­rios ki­ló­me­tros y otros de ha­cer ci­clis­mo, ade­más de las idas al gim­na­sio dos ve­ces al día. “El en­tre­na­mien­to es muy va­ria­do, hay días que ten­go las tres dis­ci­pli­nas jun­tas —a eso le lla­ma­mos tran­si­cio­nes— , cam­bia tam­bién se­gún la eta­pa del año. Si es­toy en la eta­pa com­pe­ti­ti­va, el en­tre­na­mien­to es más fuer­te que cuan­do es­toy en pre­tem­po­ra­da, pe­ro por lo ge­ne­ral ten­go tres ins­tan­cias por día”, co­men­ta Al­fon­si­na con de­ter­mi­na­ción.

Des­de que em­pe­zó a com­pe­tir a ni­vel pro­fe­sio­nal, siem­pre tu­vo el mis­mo en­tre­na­dor, Paul Me­di­na, que la acom­pa­ña ha­ce ya cin­co años y co­no­ce muy bien a su atle­ta. “So­lo con mi­rar­me ya sa­be có­mo me sien­to o có­mo em­pe­zó mi día; eso es im­pa­ga­ble. La con­fian­za que te­ne­mos es fun­da­men­tal pa­ra ir ha­cia ade­lan­te y al­can­zar las me­tas. Soy muy agra­de­ci­da por te­ner­lo, cum­ple va­rios ro­les a la vez y es un ex­ce­len­te pro­fe­sio­nal”. Es­ta re­la­ción tan es­tre­cha con su en­tre­na­dor la ayu­da a con­cen­trar­se en el mo­men­to de com­pe­tir. “Siem­pre pien­so en sus fra­ses mien­tras com­pi­to, la más im­por­tan­te pa­ra mí es ‘que tu cuer­po ha­ga el tra­ba­jo’. Sus pa­la­bras me ayu­dan a de­jar­me lle­var. Tra­to de ma­ne­jar ener­gía po­si­ti­va, tra­ba­ja­mos mu­cho en ese te­ma, en la co­ne­xión de men­te y cuer­po, me ha en­se­ña­do mu­cho có­mo res­pi­rar y có­mo con­cen­trar­me en mi cuer­po”.

Cuan­do lle­gan los tiem­pos fríos a Uru­guay, Al­fon­si­na de­be bus­car otros des­ti­nos pa­ra con­ti­nuar con su en­tre­na­mien­to que no tie­ne pau­sas. Bra­sil es el lu­gar don­de se ha sen­ti­do más có­mo­da en­tre­nan­do y com­pi­tien­do, y re­sal­ta que el cli­ma es ideal pa­ra prac­ti­car triatlón. El año pa­sa­do es­tu­vo en­tre­nan­do en Mur­cia (Es­pa­ña) y aho­ra es­tá eva­luan­do cuál se­rá su pró­xi­mo des­tino pa­ra pre­pa­rar­se pa­ra el Pa­na­me­ri­cano.

VI­DA Y TRIATLÓN

Con­ju­gar la vi­da de ado­les­cen­te, la fa­mi­lia, sus es­tu­dios y su ca­rre­ra de­por­ti­va no le ha si­do fá­cil pe­ro tam­po­co im­po­si­ble. “Mi fa­mi­lia y mis ami­gos en­tien­den lo que es­toy ha­cien­do, lo acep­tan y siem­pre me es­tán apo­yan­do y ayu­dan­do en to­do lo que pue­den, por eso les es­toy muy agra­de­ci­da”. Sus pa­dres han si­do el pi­lar fun­da­men­tal pa­ra que Al­fon­si­na pu­die­ra desa­rro­llar su ca­rre­ra de­por­ti­va, in­clu­so tra­ta­ron de que tu­vie­ra en su pro­pia ca­sa un cen­tro de al­to ren­di­mien­to de acuer­do a las po­si­bi­li­da­des de adap­ta­ción a la ru­ti­na que se re­quie­re y a las con­di­cio­nes en ge­ne­ral. Co­men­ta tam­bién que, mu­chas ve­ces, fa­mi­lia y ami­gos fun­cio­nan co­mo un ca­ble a tie­rra, ha­cién­do­le ver que tam­bién exis­ten otras co­sas ade­más del de­por­te y que pue­de di­vi­dir su tiem­po pa­ra dis­fru­tar de las pe­que­ñas co­sas que una ado­les­cen­te de­be dis­fru­tar.

Ac­tual­men­te, la jo­ven atle­ta tam­bién es­tu­dia la ca­rre­ra de Edu­ca­ción Fí­si­ca, pe­ro sin nin­gún apu­ro por ter­mi­nar­la. Ella y su fa­mi­lia han to­ma­do la de­ci­sión de que se de­di­que con ma­yor én­fa­sis a su ca­rre­ra de­por­ti­va y que pa­ra­le­la­men­te va­ya cur­san­do la ca­rre­ra, lo que Al­fon­si­na ha sa­bi­do con­ju­gar muy bien. “Con mi fa­mi­lia en­ten­de­mos que es­te es el me­jor mo­men­to pa­ra desa­rro­llar­me en mi ca­rre­ra de­por­ti­va, que siem­pre se pue­de es­tu­diar y siem­pre hay tiem­po pa­ra ha­cer­lo. Sé que voy a ter­mi­nar mi ca­rre­ra por­que tam­bién quie­ro

“So­lo con mi­rar­me, mi en­tre­na­dor ya sa­be có­mo me sien­to o có­mo em­pe­zó mi día; eso es im­pa­ga­ble. La con­fian­za que te­ne­mos es fun­da­men­tal pa­ra ir ha­cia ade­lan­te y al­can­zar las me­tas”

ser pro­fe­so­ra de edu­ca­ción fí­si­ca, pe­ro no pier­do el fo­co en mi ca­rre­ra de­por­ti­va en es­te mo­men­to”, ex­pli­ca.

Al­fon­si­na se con­si­de­ra una per­so­na y una atle­ta muy com­pe­ti­ti­va, pe­ro no lo ve co­mo al­go ne­ga­ti­vo; su com­pe­ten­cia es con­si­go mis­ma y no con ter­ce­ros. “Siem­pre bus­co su­pe­rar mis pro­pios rit­mos y su­pe­rar­me a mí mis­ma en to­do, creo que si no hu­bie­se si­do tan com­pe­ti­ti­va no hu­bie­se lle­ga­do tan le­jos en mi ca­rre­ra ni lo­gra­do lo que he lo­gra­do”, afir­ma. Ser tan com­pe­ti­ti­va y exi­gen­te tam­bién ha afec­ta­do su vi­da dia­ria, ya que no pue­de to­mar­se un sim­ple jue­go co­mo tal, co­mo un dis­fru­te, lo que ex­pli­ca su pre­fe­ren­cia por los de­por­tes in­di­vi­dua­les. Esa exi­gen­cia tam­bién se tras­la­da a su die­ta. Tie­ne una nu­tri­cio­nis­ta que la acom­pa­ña en su ca­rre­ra y la ayu­da a se­guir un plan de ali­men­ta­ción acor­de a sus ne­ce­si­da­des fí­si­cas. Sus co­mi­das va­rían se­gún cuál sea el en­tre­na­mien­to y los días de com­pe­ten­cia. Mu­chas ve­ces con­sis­te bá­si­ca­men­te en pas­tas y ba­rri­tas nu­tri­ti­vas, en ca­so de que sea ne­ce­sa­rio com­ple­men­tar. A pe­sar de se­guir una die­ta ba­lan­cea­da y es­pe­cial, tam­bién se da al­gu­nos gus­tos pe­ro evi­tan­do siem­pre la co­mi­da cha­ta­rra. “Soy exi­gen­te en mi ali­men­ta­ción, me gus­ta cui­dar­me por­que si no es­toy bien o en mi pe­so lo no­to en mis en­tre­na­mien­tos y en las com­pe­ten­cias”.

Co­mo to­do de­por­tis­ta, Al­fon­si­na tam­bién tie­ne sus cá­ba­las. “Si pien­so en ellas no me acuer­do de to­das por­que las ha­go sin dar­me cuen­ta an­tes de una com­pe­ten­cia o in­clu­so en mis en­tre­na­mien­tos. Al­go que sí ha­go siem­pre es com­pe­tir con el mis­mo bro­che de pe­lo o de­jar la bi­ci­cle­ta de una de­ter­mi­na­da ma­ne­ra en el par­que ce­rra­do”. Co­mo par­tí­ci­pe ac­ti­va del triatlón, per­ci­be que el de­por­te ha cre­ci­do muy rá­pi­do en los úl­ti­mos años y de ma­ne­ra pa­re­ja pa­ra am­bos se­xos a ni­vel pro­fe­sio­nal. Sin em­bar­go, se­ña­la que a ni­vel ama­teur el nú­me­ro de com­pe­ti­do­ras mu­je­res si­gue sien­do muy in­fe­rior al de hom­bres. Qui­zá su ejem­plo ins­pi­re a las fu­tu­ras ni­ñas a de­di­car­se a es­ta dis­ci­pli­na, que re­quie­re de es­fuer­zo, tra­ba­jo, cons­tan­cia y mu­cha pa­sión.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.