IINFORME

Running (Uruguay) - - PORTADA - Por DA­NIEL RÍOS

Al­gu­nos por cues­tio­nes de con­cien­cia y pa­ra evi­tar el mal­tra­to ani­mal. Otros por­que creen que se tra­ta de una for­ma más sa­lu­da­ble de vi­da. Lo cier­to es que ser ve­gano es­tá de mo­da. La pre­gun­ta en­ton­ces es: ¿có­mo in­flu­ye una die­ta de ese es­ti­lo a la ho­ra de lle­var ade­lan­te ac­ti­vi­dad fí­si­ca?

Las con­sul­tas se mul­ti­pli­can, se­gún con­fir­mó la li­cen­cia­da en nu­tri­ción Pao­la Mi­che­lot­ti, del de­par­ta­men­to nu­tri­cio­nal de los gim­na­sios Ae­ro­bic. La gen­te pre­gun­ta por los pros y los con­tras de una ali­men­ta­ción ve­ge­ta­ria­na/ ve­ga­na, con la cual la es­pe­cia­lis­ta es­tá de acuer­do. “Una ali­men­ta­ción ve­ga­na ade­cua­da­men­te ba­lan­cea­da, por lo ge­ne­ral, su­po­ne un ma­yor apor­te de fi­bra, vi­ta­mi­nas y mi­ne­ra­les, y un me­nor apor­te de gra­sas sa­tu­ra­das y co­les­te­rol. Es por es­te mo­ti­vo que la ali­men­ta­ción ve­ga­na con­tri­bu­ye a me­jo­rar el trán­si­to in­tes­ti­nal y pre­ve­nir el desa­rro­llo de co­les­te­rol al­to y en­fer­me­da­des car­día­cas”. Va­le acla­rar tam­bién que, aun­que la ca­li­dad de las pro­teí­nas de ori­gen ve­ge­tal es in­fe­rior a la de ori­gen ani­mal, una per­so­na ve­ga­na pue­de lle­var una vi­da sa­lu­da­ble si lo­gra una ali­men­ta­ción ba­lan­cea­da.

Has­ta aquí to­do muy bien, pe­ro la pre­gun­ta per­ma­ne­ce: si nos vol­ca­mos a una ac­ti­vi­dad fí­si­ca de me­dia pa­ra arri­ba, ¿la die­ta ve­ga­na pue­de ser una li­mi­tan­te? Al pa­re­cer, to­do de­pen­de. “La die­ta ve­ga­na pue­de ser una li­mi­tan­te pa­ra per­so­nas que en­tre­nan con el ob­je­ti­vo de au­men­tar su ma­sa mus­cu­lar, ya que pa­ra di­chos ca­sos se in­di­can die­tas al­tas en pro­teí­nas que son di­fí­ci­les de al­can­zar con un ré­gi­men ve­gano. Pa­ra la po­bla­ción ge­ne­ral, que en­tre­na dos o tres ve­ces a la se­ma­na con el ob­je­ti­vo de man­te­ner­se o ba­jar de pe­so, la die­ta ve­ga­na no es una li­mi­tan­te”, se­ña­la Mi­che­lot­ti.

En un ar­tícu­lo pu­bli­ca­do en BBC en 2014, se da cuen­ta del tes­ti­mo­nio del doc­tor Nor­man Mac­mi­llan, atle­ta afi­cio­na­do y au­tor del li­bro Nu­tri­ción de­por­ti­va. Mac­mi­llan ex­pli­ca que “los atle­tas ve­ge­ta­ria­nos es­tric­tos son el gru­po de más riesgo y de­ben op­ti­mi­zar sus co­no­ci­mien­tos acer­ca de nu­tri­ción”. Agre­gó que a la ma­yo­ría de las pro­teí­nas de ori­gen ve­ge­tal les fal­ta al me­nos uno de los ami­noá­ci­dos esen­cia­les. “Al aso­ciar ali­men­tos ve­ge­ta­les co­mo por ejem­plo un ce­real con le­gum­bre (arroz + len­te­ja, arroz + so­ja) se pue­de ob­te­ner una com­bi­na­ción de ami­noá­ci­dos de tan­ta ca­li­dad co­mo un pro­duc­to ani­mal”, se­ña­la el doc­tor.

SIN RES­TRIC­CIO­NES

Lourdes Gon­zá­lez es pro­fe­so­ra de edu­ca­ción fí­si­ca y ade­más per­te­ne­ce a la Unión Ve­ga­na y Ve­ge­ta­ria­na del Uru­guay, reú­ne ex­pe­rien­cia y co­no­ci­mien­to pa­ra ha­blar de la ma­te­ria. “Los be­ne­fi­cios de una die­ta ve­ga­na son ca­da vez más re­co­no­ci­dos, gra­cias a los re­sul­ta­dos que brin­dan los de­por­tis­tas de al­to ren­di­mien­to que adop­tan es­ta ali­men­ta­ción, quie­nes ase­gu­ran que no so­lo me­jo­ran su ren­di­mien­to, sino que su­pe­ran a sus ri­va­les om­ní­vo­ros”, se­ña­la Lourdes y po­ne co­mo ejem­plo a Scott Ju­rek, tri­ple ga­na­dor del Spar­tath­lon. Tam­bién afir­ma que se es­tá de­mos­tran­do que la die­ta ve­ga­na pro­du­ce una re­cu­pe­ra­ción del es­fuer­zo fí­si­co en me­nor tiem­po, de­bi­do a que el pro­ce­so de di­ges­tión re­quie­re me­nos ener­gía y esa ener­gía que no se uti­li­za se ca­na­li­za en la re­cu­pe­ra­ción de las fi­bras mus­cu­la­res. Ade­más, se per­ci­ben me­jo­ras en la re­sis­ten­cia y en el es­ta­do de sa­lud ge­ne­ral.

Con res­pec­to a la die­ta en sí mis­ma, se­ña­la: “Con­tra­rio a la creen­cia po­pu­lar, los ve­ga­nos no so­mos co­me­do­res de guar­ni­cio­nes. La co­ci­na ve­ga­na per­mi­te ex­plo­rar un sin­fín de va­rie­da­des, gus­tos, in­gre­dien­tes y tex­tu­ras des­co­no­ci­das por la cul­tu­ra po­pu­lar. Las po­si­bi­li­da­des y op­cio­nes abun­dan. Por tan­to, no exis­ten res­tric­cio­nes cu­li­na­rias den­tro del ho­gar”. Sin em­bar­go, al sa­lir a co­mer afue­ra, las co­sas se com­pli­can un po­co. Aun­que en Mon­te­vi­deo y el es­te del

país la ofer­ta ha cre­ci­do, en otros lu­ga­res la realidad es dis­tin­ta. “El ve­ga­nis­mo no genera li­mi­tan­tes y se pue­de lle­var ade­lan­te sin in­con­ve­nien­tes. Re­cor­de­mos que las en­fer­me­da­des más gra­ves y co­mu­nes son por ex­ce­so y no por ca­ren­cia. Es sano, ri­co, éti­co, amo­ro­so, com­pa­si­vo”. La fal­ta de in­for­ma­ción o la ne­ga­ción a ad­qui­rir­la, los mi­tos y las le­yen­das al­re­de­dor de la pa­la­bra “ve­gano” son qui­zá al­gu­nos de los desafíos a su­pe­rar por quie­nes quie­ren adop­tar es­ta fi­lo­so­fía de vi­da.

MÁS ALLÁ DE LAS PRO­TEÍ­NAS

Le pre­gun­ta­mos a la pro­fe­so­ra so­bre uno de los cues­tio­na­mien­tos más gran­des que re­ci­ben las die­tas ca­ren­tes de car­nes: la ba­ja in­ges­ta de pro­teí­nas. En sus pa­la­bras: “La pro­teí­na ve­ge­tal, co­mo la de nue­ces, ma­ní, al­men­dras, sei­tán, qui­noa, ama­ran­to, gar­ban­zos o to­fu, apor­ta has­ta el 25% de su pe­so en pro­teí­na, la que pue­de te­ner más de 70% de ab­sor­ción y más del 85% de di­ges­ti­bi­li­dad. Una per­so­na pro­me­dio no ne­ce­si­ta su­ple­men­tar su con­su­mo de pro­teí­na si man­tie­ne una die­ta ba­lan­cea­da”. Sin em­bar­go, sub­ra­yó: “Mu­chas ve­ces los re­que­ri­mien­tos pa­ra un atle­ta de eli­te son gran­des, se­gún el pe­río­do de en­tre­na­mien­to o com­pe­ten­cia en el que se en­cuen­tre y, co­mo to­das las die­tas es­pe­cia­les, de­ben ser de­bi­da­men­te pla­ni­fi­ca­das en ca­li­dad, can­ti­dad y fre­cuen­cia de con­su­mo”.

Lourdes no so­la­men­te de­fien­de su for­ma de ali­men­tar­se des­de el pun­to de vis­ta nu­tri­cio­nal, sino tam­bién co­mo una for­ma de re­la­cio­nar­se con otros se­res vi­vos. “La ali­men­ta­ción ve­ge­ta­ria­na o la vi­da ve­ga­na ale­ja de nues­tras ca­sas y de nues­tros pla­tos la abo­mi­na­ción de las muer­tes, las tor­tu­ras y las mu­ti­la­cio­nes. Es una ali­men­ta­ción ba­sa­da en la paz y el res­pe­to, don­de no sien­tes pri­va­ción, sien­tes ga­nan­cia, agra­de­ci­mien­to y ce­le­bra­ción por la vi­da. Sin áni­mos de ofen­der o des­acre­di­tar un sen­tir per­so­nal, ca­da uno pue­de ele­gir si quie­re que su he­la­de­ra sea un jar­dín de co­lo­res o una es­pe­cie de ce­men­te­rio. Por más con­tro­ver­sial que re­sul­te es­ta com­pa­ra­ción, en el plano men­tal, un ve­gano po­si­ble­men­te lle­ve el va­lor de la vi­da a un plano di­fe­ren­te”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.