IN­FOR­ME

Running (Uruguay) - - PORTADA - Por DRA. LAU­RA DEL PUER­TO

Que el as­ma o la aler­gia no te de­ten­gan pa­ra sa­lir a en­tre­nar es­te oto­ño; aquí te de­ja­mos al­gu­nos con­se­jos pa­ra se­guir en ca­rre­ra

Lle­gó el oto­ño y quie­nes pa­de­cen de as­ma y aler­gias sa­ben que en los cam­bios de es­ta­ción au­men­tan los sín­to­mas y las cri­sis. Es­tor­nu­dos, con­ges­tión na­sal, pi­ca­zón en la gar­gan­ta, tos, sil­bi­dos en el pe­cho o fal­ta de ai­re son los sín­to­mas más fre­cuen­tes en­tre quie­nes pa­de­cen en­fer­me­da­des res­pi­ra­to­rias. Los as­má­ti­cos y alér­gi­cos pre­sen­tan una cons­tan­te in­fla­ma­ción de su vía aé­rea, la cual reac­cio­na de for­ma exa­ge­ra­da al ex­po­ner­se a los irri­tan­tes am­bien­ta­les (con­ta­mi­nan­tes, cam­bios brus­cos de tem­pe­ra­tu­ra, hu­mo, ce­ni­zas, quí­mi­cos, pes­ti­ci­das, po­len, con­ser­van­tes, co­lo­ran­tes, vi­rus). Los sín­to­mas sue­len ser in­ter­mi­ten­tes, con pe­río­dos de me­jo­ría y otros de exa­cer­ba­cio­nes du­ran­te el año. Per­so­nas que pa­de­cen de as­ma y aler­gia en sus ac­ti­vi­da­des co­ti­dia­nas pre­sen­ta­rán más sín­to­mas res­pi­ra­to­rios al ha­cer ejer­ci­cio. Es­to su­ce­de por­que al au­men­tar la ven­ti­la­ción y res­pi­rar por la bo­ca, lle­ga más ai­re (con­ta­mi­na­do, frío o se­co) a los pul­mo­nes y se des­en­ca­de­na la hi­per­reac­ción.

AL EJER­CI­TAR­SE

Los prin­ci­pa­les sín­to­mas se de­ben al bron­coes­pas­mo: si­bi­lan­cias ins­pi­ra­to­rias, tos y fal­ta de ai­re, y apa­re­cen a los po­cos mi­nu­tos de co­men­zar la ac­ti­vi­dad. En oca­sio­nes la res­pues­ta es tar­día y los sín­to­mas apa­re­cen a los 15 o 30 mi­nu­tos de ter­mi­na­do el ejer­ci­cio o in­clu­so por la no­che. La pre­va­len­cia de as­ma en­tre de­por­tis­tas de eli­te es bas­tan­te al­ta, por lo que se pien­sa que el al­to vo­lu­men de ai­re que mo­vi­li­zan por mi­nu­to ex­po­ne a sus pul­mo­nes a una ma­yor can­ti­dad de irri­tan­tes que el que re­ci­ben los pul­mo­nes de quie­nes en­tre­nan de mo­do más sua­ve.

Al­gu­nas per­so­nas pue­den pa­de­cer bron­coes­pas­mo so­la­men­te al ha­cer ejer­ci­cio, a es­ta con­di­ción se la co­no­ce co­mo “bron­coes­pas­mo in­du­ci­do por ejer­ci­cio” y es más fre­cuen­te en­tre quie­nes su­fren de ri­ni­tis alér­gi­ca y as­ma. Sin em­bar­go, exis­te un pe­que­ño por­cen­ta­je de afec­ta­dos que no son ni alér­gi­cos ni as­má­ti­cos. Al­gu­nos de ellos no su­fren si­bi­lan­cias ni tos, y lo úni­co que de­tec­tan es una re­duc­ción inex­pli­ca­da en su ren­di­mien­to o una fal­ta de ai­re exa­ge­ra­da pa­ra la in­ten­si­dad del ejer­ci­cio. Es im­por­tan­te que el mé­di­co di­fe­ren­cie en­tre as­ma y bron­coes­pas­mo in­du­ci­do por ejer­ci­cio pa­ra in­di­car el tra­ta­mien­to jus­to. Pa­ra lo­grar el con­trol pue­de ser ne­ce­sa­rio usar una va­rie­dad de me­di­ca­men­tos que bus­can evi­tar o com­ba­tir la in­fla­ma­ción y el bron­coes­pas­mo: bron­co­di­la­ta­do­res de ac­ción cor­ta an­tes del ejer­ci­cio, bron­co­di­la­ta­do­res de ac­ción pro­lon­ga­da pre­ven­ti­vos ca­da 12 o 24 ho­ras, cor­ti­coi­des in­ha­la­dos u ora­les, me­di­ca­ción an­ti­leu­co­trieno o an­ti­alér­gi­cos. La in­di­ca­ción del me­di­ca­men­to, su do­sis y la du­ra­ción del tra­ta­mien­to la de­ter­mi­na­rá el mé­di­co de for­ma per­so­na­li­za­da.

CON­SE­JOS PA­RA DE­POR­TIS­TAS AS­MÁ­TI­COS Y ALÉR­GI­COS

A ve­ces es ne­ce­sa­rio in­ten­si­fi­car el tra­ta­mien­to du­ran­te los me­ses de oto­ño y

pri­ma­ve­ra pa­ra man­te­ner el buen con­trol de la en­fer­me­dad. La na­ta­ción es el de­por­te de re­sis­ten­cia más re­co­men­da­do pa­ra as­má­ti­cos, ya que el en­tre­na­mien­to en un am­bien­te ce­rra­do, con el ai­re a una tem­pe­ra­tu­ra ti­bia y li­bre de po­lu­ción ayu­da a evi­tar los sín­to­mas. Pe­ro hay que ser cui­da­do­so en per­so­nas con aler­gia al clo­ro o a los quí­mi­cos an­ti­sép­ti­cos de la pi­le­ta. El as­má­ti­co siem­pre de­be lle­var el in­ha­la­dor al en­tre­na­mien­to, aun­que su as­ma es­té bien con­tro­la­da y no ha­ya te­ni­do sín­to­mas en me­ses. Es con­ve­nien­te rea­li­zar un ca­len­ta­mien­to más pro­lon­ga­do pa­ra evi­tar un cam­bio de in­ten­si­dad brus­ca que des­en­ca­de­ne los sín­to­mas. La vuel­ta a la cal­ma tam­bién de­be ser gra­dual y de­be evi­tar en­friar­se lue­go del ejer­ci­cio.

Si el ai­re es­tá frío o muy se­co pue­de usar un buff pa­ra cu­brir la na­riz y la bo­ca, pa­ra res­pi­rar un ai­re más ti­bio y pro­te­ger la vía aé­rea del pol­vo y otros irri­tan­tes. El vien­to de frente pro­vo­ca más tos, así que los días ven­to­sos es me­jor en­tre­nar en el gim­na­sio o co­rrer con el vien­to a fa­vor. Res­pi­rar con los la­bios frun­ci­dos tam­bién ayu­da a re­du­cir los sín­to­mas.

A di­fe­ren­cia de lo que se pue­de pen­sar, quien pa­de­ce as­ma por ejer­ci­cio res­pi­ra me­jor cuan­do es­tá llo­vien­do o aca­ba de ter­mi­nar de llo­ver. Es­to se de­be a que el am­bien­te hú­me­do es me­nos irri­tan­te que el se­co. Se re­co­mien­da evi­tar en­tre­nar en las ho­ras pi­co (de 7 a 9 y de 17 a 19) y por ave­ni­das muy tran­si­ta­das, ya que la con­ta­mi­na­ción am­bien­tal cau­sa­da por los au­tos em­peo­ra los sín­to­mas de as­ma. Mo­di­fi­car la die­ta tam­bién pue­de ayu­dar a con­tro­lar los sín­to­mas: au­men­tar el con­su­mo de ver­du­ras y evi­tar los ali­men­tos áci­dos y po­ten­cia­les alér­ge­nos co­mo le­che, co­lo­ran­tes, con­ser­van­tes, cho­co­la­tes, na­ran­jas y to­ma­tes.

Un as­ma no con­tro­la­da te ale­ja­rá del de­por­te. La di­fi­cul­tad res­pi­ra­to­ria y la fal­ta de ren­di­mien­to son tan mar­ca­das que se pier­de el dis­fru­te de la ac­ti­vi­dad. Pe­ro si el as­ma es­tá bien con­tro­la­da se pue­de en­tre­nar al mis­mo ni­vel que el no as­má­ti­co, de he­cho, mu­chos co­rre­do­res olím­pi­cos su­fren de as­ma. Ade­más, la me­jo­ra en la ca­pa­ci­dad fun­cio­nal res­pi­ra­to­ria y mus­cu­lar de­ri­va­da del en­tre­na­mien­to te per­mi­ti­rá rea­li­zar tus ac­ti­vi­da­des co­ti­dia­nas sin ex­pe­ri­men­tar fal­ta de ai­re.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.