AGEN­DA IN­TER­NA­CIO­NAL

Running (Uruguay) - - CONTENIDO - Por GON­ZA­LO CAMMAROTA

2 DE ABRIL EM­PO­RIO AR­MA­NI MILANO MARATHON

Qui­si­mos co­men­zar es­ta se­lec­ción a to­do gla­mour y, ¿hay al­go más gla­mu­ro­so que una ca­rre­ra en Mi­lán aus­pi­cia­da por Ar­ma­ni? ¡Na­da! Mi úni­ca du­da es si par­te del kit del co­rre­dor se­rán esas re­me­ras Ar­ma­ni apre­ta­di­tas y los jeans to­dos ta­jea­dos de la mis­ma mar­ca, tan po­pu­la­res en­tre los ju­ga­do­res de fút­bol y tan po­co prác­ti­cos pa­ra co­rrer; pe­ro más allá de eso, la ca­rre­ra tie­ne los con­di­men­tos pa­ra dis­fru­tar­la de prin­ci­pio a fin.

9 DE ABRIL PA­RÍS

¿Qué de­cir de una ciu­dad co­mo es­ta que us­ted ya no se­pa? Una me­tró­po­li her­mo­sa que se cie­rra por com­ple­to pa­ra que los com­pe­ti­do­res pue­dan re­co­rrer sus lu­ga­res más em­ble­má­ti­cos, co­mo si fue­ra el exa­gen­te de la CIA Ja­son Bour­ne (en­car­na­do en la pe­lí­cu­la ho­mó­ni­ma por Matt Da­mon), pe­ro sin la par­te de te­ner a to­da la po­li­cía fran­ce­sa atrás. Aho­ra sí, y fue­ra de chis­te, el tra­za­do de es­ta ca­rre­ra es sen­ci­lla­men­te es­pec­ta­cu­lar, así que si tie­ne la chan­ce de acer­car­se a la ciu­dad luz, apro­ve­che es­ta opor­tu­ni­dad.

17 DE ABRIL BOS­TON

No po­de­mos de­cir que es­ta ca­rre­ra es pa­ra to­dos. Es­ta ma­ra­tón se en­cuen­tra en­tre las lla­ma­das Ma­jors, las seis ca­rre­ras más im­por­tan­tes y me­diá­ti­cas del mun­do. Así que Bos­ton, jun­to con Nue­va York, Chica­go, To­kio, Ber­lín y Lon­dres, com­par­te un lu­gar muy es­pe­cial en el ca­len­da­rio de los run­ners por ser una de las ca­rre­ras que to­dos quie­ren co­rrer. Por ello, los or­ga­ni­za­do­res

Ya un clá­si­co en ca­da en­tre­ga de Run­ning, les ha­ce­mos una pe­que­ña cu­ra­du­ría de las ca­rre­ras in­ter­na­cio­na­les más in­tere­san­tes pa­ra co­rrer en los pró­xi­mos me­ses, co­mo siem­pre, con un to­que de hu­mor y pi­car­día

han de­ci­di­do que pa­ra ins­cri­bir­se en ella se de­be pre­sen­tar un tiem­po mí­ni­mo y cer­ti­fi­ca­do, el cual, pue­do ade­lan­tar­le que no es­tá al al­can­ce de cual­quie­ra. Pe­ro eso la ha­ce to­da­vía más in­tere­san­te y ex­clu­si­va, y dan ga­nas de re­ven­tar­se en­tre­nan­do pa­ra lle­gar al tiem­po re­que­ri­do. Una ca­rre­ra em­ble­má­ti­ca por don­de se la mi­re y que los su­ce­sos de ha­ce unos años le dan un to­que tre­men­da­men­te emo­ti­vo.

23 DE ABRIL STAR WARS HALF MARATHON THE DARK SIDE, OR­LAN­DO

Sí, sé que es me­dia ma­ra­tón, tam­bién sé que se desa­rro­lla den­tro de Dis­ney, pe­ro, ¡es la ca­rre­ra de Star Wars! ¿Se ima­gi­na los ejer­ci­cios de ca­len­ta­mien­to con la mar­cha im­pe­rial so­nan­do de fon­do? ¿Y los pues­tos de hi­dra­ta­ción aten­di­dos por Chew­bac­ca? ¿Y unos je­dis que nos atra­vie­san con su sa­ble de luz si in­ten­ta­mos to­mar un ata­jo? ¿Aca­so no es la me­jor ca­rre­ra del mun­do? ¿A que sí?

Me mue­ro de es­tar co­rrien­do con la ro­pa de Darth Va­der y no re­ci­bir la mi­ra­da acu­sa­do­ra del res­to, que mi­ran al me­jor es­ti­lo Luis Bran­do­ni a la vez que lan­zan un “mi­rá, ahí lo te­nés al pe­lo­tu­do”. No, en es­ta ca­rre­ra es­to no va pa­sar, por el con­tra­rio, se­rán cien­tos de pe­lo­tu­dos acom­pa­ñán­do­lo: una be­lle­za.

23 DE ABRIL LON­DRES

¿La ciu­dad más lin­da del pla­ne­ta? Pro­ba­ble­men­te. Otro lu­gar be­llí­si­mo pa­ra apro­ve­char y co­rrer por sus ca­lles sin el te­mor a ser atro­pe­lla­do, pro­ba­bi­li­dad que au­men­ta pa­ra no­so­tros por­que los au­tos cir­cu­lan en sen­ti­do in­ver­so, pe­ro cuan­do co­rre­mos una ma­ra­tón, la ciu­dad es nues­tra y es­ta no es la ex­cep­ción. El te­mi­ta de la ins­crip­ción no es fá­cil y me­nos si uno vi­ve fue­ra del Reino Uni­do, si­tua­ción que uno pien­sa que va a ten­der a em­peo­rar con es­to

del bre­xit; ya me ima­gino a los mu­cha­chos de ca­ra pa­li­du­cha y pe­cas gri­tan­do “Don´t run he­re, run in your country”. Pe­ro eso se­rá co­sa del fu­tu­ro, por el mo­men­to, con pa­cien­cia y un po­co de suer­te pue­de co­rrer es­ta her­mo­sa ca­rre­ra. Eso o há­ga­se ke­nia­ta, co­rra los 42 km en 2:10 y ahí se­gu­ro lo in­vi­tan sin im­por­tar qué di­ce su pa­sa­por­te.

20 DE MA­YO MU­RA­LLA CHI­NA

Yo no sé us­te­des, pe­ro des­de que vi la pe­lí­cu­la La gran mu­ra­lla con Matt Da­mon (in­creí­ble que lo trai­ga­mos dos ve­ces en es­ta no­ta, al fi­nal de­be­ría lle­var por ti­tu­lo “ca­rre­ras por ciu­da­des don­de an­du­vo Matt Da­mon”) es­toy co­mo lo­co por co­no­cer la mu­ra­lla chi­na, no así por ver una se­cue­la de la pe­lí­cu­la que me pa­re­ció bas­tan­te flo­ja. Aho­ra, la mu­ra­lla es una be­lle­za. Pen­sar que la ca­rre­ra son 42 km y eso no se acer­ca ni si­quie­ra al 1% de la ex­ten­sión de es­ta cons­truc­ción es al­go asom­bro­so y vie­ne a res­pal­dar aque­llo de “un la­bu­ro chino”.

18 DE JU­NIO SEATTLE

Ca­si en la fron­te­ra con Ca­na­dá, Seattle es la ciu­dad más ol­vi­da­da de la cos­ta oes­te de Es­ta­dos Uni­dos. Eclip­sa­da por la in­men­si­dad y la pren­sa de las me­tró­po­lis ca­li­for­nia­nas, la ciu­dad más po­bla­da del es­ta­do de Was­hing­ton go­za de cier­to ano­ni­ma­to por nues­tras tie­rras. Sin em­bar­go, no tie­ne na­da que en­vi­diar­les a sus ve­ci­nos del sur. Es cier­to que llue­ve un po­co…, más bien to­do el tiem­po, y tam­bién que tie­ne unas ele­va­cio­nes que na­da tie­nen que en­vi­diar­le a San Fran­cis­co pe­ro, más allá de eso, la ciu­dad es muy bo­ni­ta, ideal pa­ra co­rrer­la e ideal pa­ra que­dar­se pa­sean­do des­pués de la ca­rre­ra. Y ha­go én­fa­sis en “des­pués”, no se le ocu­rra pa­sear an­tes por­que sa­lir a ca­mi­nar por Seattle re­pre­sen­ta un des­gas­te de pier­nas que echa por la bor­da cual­quier plan de en­tre­na­mien­to.

19 DE AGOS­TO REIKIAVIK

Ima­gino que no de­be ser fá­cil lle­gar, un po­co por cul­pa de ellos que es­tán me­dio tras­mano, pe­ro un po­co tam­bién por cul­pa nues­tra que es­ta­mos le­jos de to­do. Pe­ro más allá de es­te pe­que­ño pro­ble­ma de lo­gís­ti­ca, po­de­mos coin­ci­dir que la co­car­da de co­rrer una ma­ra­tón en Is­lan­dia bien va­le co­mer­se un plan­tón en el ae­ro­puer­to.

Yo des­pués de la Eu­ro­co­pa de fút­bol 2016 que­dé enamo­ra­do de es­tos sim­pá­ti­cos vi­kin­gos, con lo que ima­gino de­ben ser unos hués­pe­des for­mi­da­bles y, co­mo plus, po­dre­mos co­no­cer uno de los con­fi­nes de la tie­rra, una is­la en el fin del mun­do he­cha a ba­sa de vol­ca­nes y hie­lo.

27 DE AGOS­TO CIU­DAD DE MÉ­XI­CO

Una de las ciu­da­des más po­pu­lo­sas del mun­do se cie­rra por un ra­ti­to pa­ra los co­rre­do­res y eso siem­pre es una opor­tu­ni­dad que hay que apro­ve­char. Un par de con­se­jos a la ho­ra de la ca­rre­ra: es muy pin­to­res­co co­rrer con una de las más­ca­ras de lu­cha­do­res tan tí­pi­cas del lu­gar, pe­ro la ver­dad es que va a mo­rir­se de ca­lor y su fa­mi­lia no lo va a re­co­no­cer por­que ima­gino que cer­ca de mil van a ha­cer la mis­ma pa­va­da, así que, si quie­re ser ori­gi­nal, va­ya a ca­ra des­cu­bier­ta. Lo otro, es que ten­ga cui­da­do con las co­mi­das pre­vias a la ca­rre­ra, re­cuer­de que los mu­cha­chos ma­ne­jan una di­men­sión di­fe­ren­te de lo que es el pi­can­te y don­de no es­té acos­tum­bra­do…

Por úl­ti­mo, es­te no es un con­se­jo pa­ra la ca­rre­ra, sino pa­ra la vi­da. Por fa­vor, no com­pre uno de esos som­bre­ros enor­mes que usan ellos. Co­mo sou­ve­nir es­tá bas­tan­te pa­sa­do de mo­da —gra­cias a Dios— y cuan­do ten­ga que car­gar con él en el ae­ro­puer­to, cuan­do vea las mi­ra­das del res­to de los pa­sa­je­ros, cuan­do es­cu­che los cu­chi­cheos, cuan­do lo­gre leer los la­bios de esa se­ño­ra di­cien­do “Po­bre, se cree que es­tá en la dé­ca­da de 1980”, ahí se acor­da­rá de es­te con­se­jo.

24 DE SE­TIEM­BRE MON­TREAL

¿Mon­treal? Sí, Mon­treal. To­da per­so­na que co­noz­co que ha vi­si­ta­do es­tos pa­gos —en verano, vi­si­tar­la en in­vierno se acer­ca más a un cas­ti­go— ha que­da­do cau­ti­va­da con la be­lle­za del lu­gar. Y lo cier­to es que si al­gu­na vez si­guió el Gran Pre­mio de Ca­na­dá de Fór­mu­la 1 po­drá coin­ci­dir con que las vis­tas de la is­la de No­tre Dame en el me­dio del río San Lo­ren­zo son úni­cas. Y no es ca­sual que la ca­rre­ra co­mien­ce jus­ta­men­te allí, en uno de los pun­tos em­ble­má­ti­cos de la ciu­dad. Un país dis­tin­to, le­jos de los más so­li­ci­ta­dos a la ho­ra de bus­car una ca­rre­ra, pe­ro que se­gu­ro no de­frau­da, con la ven­ta­ja ade­más —co­mo nos en­se­ñó el do­cu­men­ta­lis­ta Mi­chael Moo­re— de que po­de­mos de­jar la puer­ta abier­ta de ca­sa sin nin­gún te­mor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.