HU­MOR

Running (Uruguay) - - CONTENIDO - Por GON­ZA­LO CAMMAROTA

No es no­ve­dad que el ci­ne nos ins­pi­ra, nos pro­por­cio­na ejem­plos y nos da ideas de co­sas pa­ra ha­cer. Aquí les de­ja­mos un re­su­men de al­gu­nas crea­cio­nes au­dio­vi­sua­les que nos in­yec­tan una do­sis de gér­me­nes run­ners pa­ra sa­lir a en­tre­nar

El pri­mer tri­mes­tre del año es cuan­do se dan ci­ta las pre­mia­cio­nes a las rea­li­za­cio­nes te­le­vi­si­vas y ci­ne­ma­to­grá­fi­cas. Esa gi­gan­tes­ca má­qui­na de pro­du­cir sub­je­ti­vi­dad que nos lle­va por una mon­ta­ña ru­sa de emo­cio­nes y que es una he­rra­mien­ta for­mi­da­ble a la ho­ra de dar­nos a co­no­cer el mun­do. Pe­ro hoy ha­re­mos fo­co en la ca­pa­ci­dad de con­ta­gio con­duc­tual que tie­ne el ci­ne y la te­le­vi­sión. Ni se mo­les­te en bus­car “con­ta­gio con­duc­tual” en Goo­gle, no exis­te, lo aca­bo de in­ven­tar, de he­cho, pe­ro la co­sa es que me pa­re­ció un tér­mino muy ade­cua­do pa­ra cier­tas “ideas” que nos pue­de dar el con­su­mo de películas y se­ries. ¿Quién des­pués de ver Ti­ta­nic no pu­so a su no­via en un neu­má­ti­co de ca­mión en las gé­li­das aguas de pla­ya Bu­ceo y le pi­dió ca­sa­mien­to mien­tras in­ten­ta­ba man­te­ner­se a flo­te ayu­da­do por un pan­cho? ¿Quién des­pués de ver La gran es­ta­fa no se sen­tó en un ban­co del Par­que Ro­dó pa­ra ano­tar la vi­gi­lan­cia del Ca­sino Par­que Ho­tel? ¿Quién des­pués de ver Brea­king Bad no en­tró en Mer­ca­do Li­bre pa­ra vi­char pre­cios de “ca­sas ro­dan­tes usa­das, en lo po­si­ble con chi­me­nea”? ¿Quién des­pués de ver Mi cu­ña­da lu­ju­rio­sa no tu­vo…? Me di­cen que ya se en­ten­dió el pun­to de vis­ta, así que no se­ría ne­ce­sa­rio que si­guie­ra con los ejem­plos, y que pue­do pa­sar al pun­to me­du­lar de es­ta no­ta, que es re­pa­sar aque­llas se­ries y películas que nos dan fuer­zas y mo­ti­va­ción pa­ra sa­lir a co­rrer.

HOU­SE OF CARDS

Pa­ra ser sin­ce­ros, de­bo de­cir que en el te­rreno de­por­ti­vo es­ta se­rie nos em­pu­ja más a la prác­ti­ca del re­mo que al run­ning, pe­ro el de­ta­lle de que el bi­chi­to que usa su pro­ta­go­nis­ta, Frank Un­der­wood, pa­ra re­mar en el só­tano tie­ne un cos­to de 3.000 dó­la­res, bueno, nos lle­va a pen­sar­lo dos ve­ces. Al fi­nal ca­paz que es me­jor co­rrer, co­mo ha­ce su es­po­sa.

Ver a Clai­re Un­der­wood, esa her­mo­sa mu­jer de ai­re aris­to­crá­ti­co co­rrien­do en­tre las cru­ces blan­cas del ce­men­te­rio de Ar­ling­ton nos lle­na de la ener­gía ne­ce­sa­ria pa­ra des­em­pol­var nues­tros cham­pio­nes y sa­lir a co­mer­nos el pa­vi­men­to mien­tras pen­sa­mos: “Sí, yo pue­do ser co­mo ella”. ¡Y eso es­tá muy bien! ¡Sal­ga! Igual es con­ve­nien­te ha­cer un par de apun­tes: pri­me­ro, no es ne­ce­sa­rio que va­ya elu­cu­bran­do la me­jor for­ma de des­truir a sus con­trin­can­tes pa­ra ac­ce­der a la pre­si­den­cia de la co­mi­sión fo­men­to de la es­cue­la del barrio; se­gun­do, el ce­men­te­rio de Ar­ling­ton es li­ge­ra­men­te di­fe­ren­te a los ce­men­te­rios de nues­tro país, co­rrer en es­tos se­ría más una ca­rre­ra de aven­tu­ra con obs­tácu­los, in­sec­tos enor­mes y sor­pre­sas va­rias.

FORREST GUMP

¡Run, Forrest, run! Ha­bla­mos de un atle­ta en ple­na for­ma y por eso pue­de dar­se el lu­jo de cla­var­se una ca­ja de bom­bo­nes mien­tras es­pe­ra el óm­ni­bus. Al ver el fil­me pro­ta­go­ni­za­do por Tom Hanks uno sien­te el de­seo irre­fre­na­ble de sa­lir a co­rrer, pe­ro cui­da­do, por­que la ru­ti­na del se­ñor Gump en va­rios pa­sa­jes de la pe­lí­cu­la re­sul­ta pe­li­gro­sa, al me­nos, pa­ra el ser hu­mano pro­me­dio. Co­rrer ¡dos años se­gui­dos du­ran­te to­do el día! no es al­go re­co­men­da­do pa­ra cual­quie­ra y mu­cho me­nos pa­ra el co­rre­dor prin­ci­pian­te. No se ne­ce­si­ta te­ner mu­chas más lu­ces que el per­so­na­je de Forrest pa­ra dar­se cuen­ta que si, des­de es­ta mis­ma revista, lo aler­ta­mos de la im­por­tan­cia del en­tre­na­mien­to pa­ra co­rrer una ho­ra se­gui­da, no se­ría muy sen­sa­to

ha­cer­lo de la na­da du­ran­te más de 700 días. Así que, no bus­que de ex­cu­sa una dis­cu­sión me­nor con su pa­re­ja o el fa­lle­ci­mien­to de un háms­ter pa­ra sa­lir dis­pa­ra­do co­mo un enaje­na­do co­mo lo hi­zo el per­so­na­je; no, me­jor to­me la ener­gía que le da es­ta co­rri­da le­gen­da­ria y pón­ga­se co­mo ob­je­ti­vo el po­der co­rrer to­dos los días un ra­ti­to, vol­ver a ca­sa, du­char­se y en­ca­rar la vi­da co­mo to­do el mun­do.

MAZE RUN­NER: CO­RRER O MO­RIR

Es­to es ideal pa­ra los pa­dres con hi­jos com­pren­di­dos en la ca­te­go­ría de ni­nis o sá­tra­pas chu­pa­san­gre, co­mo pre­fie­ro lla­mar­los yo. Sién­te­lo frente a la te­le —co­sa que no le va a cos­tar mu­cho tra­ba­jo por­que muy pro­ba­ble­men­te la ma­yor par­te del día la pa­sa ahí— y di­si­mu­la­da­men­te, ca­si co­mo son­sean­do, pón­ga­le la pe­lí­cu­la de los chi­qui­li­nes del la­be­rin­to, Maze Run­ner. Le ase­gu­ro que an­tes de la pri­me­ra me­dia ho­ra su re­to­ño pa­sa­rá de ni­ni a por­lo (por lo me­nos sa­le a co­rrer). Es que las co­rri­das de es­tos ca­ris­má­ti­cos jó­ve­nes son fran­ca­men­te con­ta­gio­sas, lle­nas de ju­ven­tud, de ener­gía, de vi­da… Vi­da que se es­ca­pa con fa­ci­li­dad cuan­do los aga­rran los bi­chos ho­rri­bles que hay en el la­be­rin­to, pe­ro ese es un te­ma que no nos com­pe­te da­do que esos ro­bots ase­si­nos no an­dan suel­tos por las ca­lles de nues­tra ciu­dad y, aun­que no co­noz­co la ma­yo­ría de las ciu­da­des del mun­do, me ani­ma­ría a de­cir que no an­dan por nin­gu­na.

Así que no se tar­de más, va­ya al vi­deo­club o vi­deo on de­mand ami­go, con­si­ga la pe­lí­cu­la y con­vier­ta a ese zán­gano que mu­ta en un sillón en un zán­gano que por lo me­nos sa­le a co­rrer un ra­to unos mi­nu­tos por día.

LA LLA­MA­DA (VER­SIÓN ORI­GI­NAL JA­PO­NE­SA)

¿Hay una me­jor ex­cu­sa pa­ra sa­lir co­rrien­do co­mo un en­fer­mo que ver sa­lir a la bo­ti­ja esa de aden­tro del te­le­vi­sor? No se me ha­gan los va­lien­tes, no se ven­gan de su­pe­ra­dos con­mi­go, no hay ima­gen más ate­rra­do­ra que ver a la po­dri­da ni­po­na sa­car una pa­ti­ta fue­ra de la te­le. Y si a eso le agre­ga­mos el 3D… ¡ay ma­mi­ta! Hay ver­da­de­ras chan­ces de que se con­vier­ta en Forrest Gump y vuel­va a su ca­sa en dos años, si es que vuel­ve.

Y ade­más, el mie­do que pro­vo­ca es in­fi­ni­to, no im­por­ta cuán­tas ve­ces uno se ex­pon­ga a la ima­gen, des­de lo más hon­do de nues­tro ser aflo­ra­rá el ju­le­pe más irra­cio­nal y no ten­dre­mos otra reac­ción que no sea la de sa­lir dis­pa­ran­do. Es­to en un sen­ti­do am­plio, por eso re­co­mien­do que si hay ar­mas en la ca­sa, se man­ten­gan le­jos, por­que co­noz­co a va­rios que des­tru­ye­ron sus pan­ta­llas pla­nas bus­can­do fre­nar la em­bes­ti­da mor­tal de la mons­truo­sa y mal­va­da chi­qui­li­na.

ROCKY

No exis­te mo­ti­va­ción ma­yor que ver a Syl­ves­ter Sta­llo­ne le­van­tar­se en ple­na ma­dru­ga­da —a la ho­ra que se le­van­tan los gua­pos de ver­dad, cuan­do to­da­vía es de no­che—, ir a tien­tas has­ta la he­la­de­ra, sa­car tres o cua­tro hue­vos cru­dos, co­mér­se­los y lue­go sa­lir a co­rrer por las gé­li­das ca­lles de Fi­la­del­fia, mien­tras de fon­do sue­na: pam pa pam pa pa pam, pam pa pam pa pa pam. En me­nos de dos mi­nu­tos arries­ga su vi­da por lo me­nos 10 ve­ces, em­pe­zan­do por la sal­mo­ne­la que se po­dría aga­rrar por co­mer esos hue­vos cru­dos, pe­ro na­da fre­na el en­tre­na­mien­to del ciu­da­dano más ilus­tre de la ciu­dad del amor fra­ter­nal. Y no ven­ga con que en Fi­la­del­fia se de­cla­ró la in­de­pen­den­cia de los Es­ta­dos Uni­dos, Rocky es mu­cho más im­por­tan­te que ese da­to anec­dó­ti­co.

No quie­ro exa­ge­rar, pe­ro me ani­ma­ría a de­cir que si un ser hu­mano en­tre 4 y 99 años ve la em­ble­má­ti­ca es­ce­na y no sa­le ca­ta­pul­ta­do de su sillón di­rec­to a co­rrer, es por­que es­ta per­so­na no es­tá vi­va o no es una per­so­na, en cu­yo ca­so es­ta­ría­mos frente a un alie­ní­ge­na que se ca­mu­fla en el cuer­po de un ser hu­mano y es­tá pre­pa­ran­do una in­va­sión a nues­tro pla­ne­ta con los de su es­pe­cie.

Y vuel­vo a de­cir que no exa­ge­ro, pe­ro de ver­dad no hay ser hu­mano en es­te mun­do que se pue­da re­sis­tir a esa mú­si­ca. Así co­mo al es­cu­char “Sa­tis­fac­tion” de los Ro­lling Sto­nes em­pe­za­mos a bai­lar imi­tan­do una ga­lli­ni­ta o co­mo al es­cu­char “Night Fe­ver” de los Bee Gees en­tra­mos a ti­rar pa­sos de bai­le in­dig­nos pa­ra nues­tra es­pe­cie, al es­cu­char la ban­da so­no­ra de Rocky sa­li­mos a co­rrer co­mo des­afo­ra­dos. Con­se­jo: aho­rrar­se la par­te de los hue­vos cru­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.