Con ayu­da de mis ami­gos

Com­ple­men­tos y su­ple­men­tos nu­tri­cio­na­les

Running (Uruguay) - - INFORME - Por DA­NIEL RÍOS

Ca­da vez más se ve en los gim­na­sios a aque­llos de­por­tis­tas o afi­cio­na­dos que “se no­ta que to­man al­go”. En un mo­men­to, re­cu­rrir a sus­tan­cias que die­ran ma­yor ca­pa­ci­dad pa­ra en­tre­nar era si­nó­ni­mo de do­pa­je. No ha­bía de­ma­sia­da in­for­ma­ción y los lu­ga­res don­de com­prar su­ple­men­tos y com­ple­men­tos eran es­ca­sos. Hoy, sin em­bar­go, el re­cu­rrir a ellos es vis­to co­mo un ac­to nor­mal sin con­se­cuen­cias ne­ga­ti­vas

Ma­xi­mi­li­ano Cá­ce­res es di­rec­tor de Wi­ki­muscu­los. com, una pla­ta­for­ma on­li­ne que co­mer­cia­li­za y dis­tri­bu­ye su­ple­men­tos y com­ple­men­tos nu­tri­cio­na­les. Por su ex­pe­rien­cia, pue­de afir­mar que los su­ple­men­tos más ven­di­dos son las pro­teí­nas, en­tre ellas la de so­ja, la de car­ne, la al­bú­mi­na del hue­vo y la pro­teí­na de sue­ro de le­che. Cá­ce­res sa­be que no es sen­ci­llo cum­plir con de­ter­mi­na­dos ob­je­ti­vos ali­men­ti­cios, por eso sos­tie­ne que los su­ple­men­tos en­tran en jue­go en ese mo­men­to. “Per­mi­ten cu­brir cier­tos va­cíos que pue­dan exis­tir en una de­ter­mi­na­da die­ta pa­ra cum­plir con los re­que­ri­mien­tos nu­tri­cio­na­les dia­rios. Esos va­cíos pue­den ser por una cues­tión de co­mo­di­dad y opor­tu­ni­dad (es di­fí­cil co­mer­te 150 g de po­llo a las cin­co de la tar­de al ter­mi­nar de en­tre­nar o en la ofi­ci­na a las 10 de la ma­ña­na) o en de­ter­mi­na­dos de­por­tes y dis­ci­pli­nas con die­tas muy es­tric­tas, pue­den exis­tir otro ti­po de li­mi­tan­tes que obli­guen al atle­ta a re­cu­rrir a su­ple­men­tos pa­ra lle­gar a los re­que­ri­mien­tos”, ex­pli­ca.

En el ca­so de los hom­bres, ga­nar ma­sa mus­cu­lar sue­le ser uno de los ob­je­ti­vos pri­ma­rios al in­gre­sar a un gim­na­sio. Por eso las pro­teí­nas se lle­van las pre­fe­ren­cias. “Las pro­teí­nas son uno de los nu­trien­tes más im­por­tan­tes a la ho­ra de crear te­ji­dos del cuer­po co­mo el múscu­lo. Cuan­do se co­mien­za a en­tre­nar, una de las re­co­men­da- cio­nes más im­por­tan­tes es la de au­men­tar el con­su­mo de pro­teí­nas pa­ra ga­nar ma­yor vo­lu­men mus­cu­lar. Es­tas tam­bién pue­den con­se­guir­se de for­ma na­tu­ral a tra­vés de al­gu­nos ali­men­tos, co­mo car­ne, pes­ca­do, po­llo, hue­vos o ali­men­tos de­ri­va­dos de la le­che”, di­ce Cá­ce­res.

PRO­TEÍ­NAS PA­RA NO DE­POR­TIS­TAS

Hay pro­duc­tos que com­bi­nan va­rias ma­tri­ces de pro­teí­nas que bus­can pro­lon­gar el tiem­po de di­ges­tión. Son con­su­mi­dos por to­do ti­po de per­so­nas y de­por­tis­tas pa­ra ga­nar ma­sa mus­cu­lar, man­te­ner el ni­vel ga­na­do o pa­ra per­der gra­sa. “Bá­si­ca­men­te, el ma­yor be­ne­fi­cio que apor­tan es co­mo­di­dad y opor­tu­ni­dad. Ca­si to­dos los es­pe­cia­lis­tas

coin­ci­den en que lo ideal es co­mer y es­toy de acuer­do. Sin em­bar­go, pa­ra la gran ma­yo­ría de los de­por­tis­tas ama­teurs, es di­fí­cil con­se­guir el tiem­po pa­ra co­mer co­mo co­rres­pon­de. Los ba­ti­dos pro­tei­cos per­mi­ten esa co­mo­di­dad y fa­ci­li­dad —es­pe­cial­men­te pa­ra las co­mi­das po­sen­tre­na­mien­to— y con­tri­bu­yen a cum­plir con los re­que­ri­mien­tos nu­tri­cio­na­les dia­rios y a no caer en tentaciones co­mo al­fa­jo­res o ga­lle­ti­tas, que ale­jen de los re­sul­ta­dos bus­ca­dos”. Exis­ten va­rios su­ple­men­tos pa­ra ace­le­rar la re­cu­pe­ra­ción po­sen­tre­na­mien­to, tan­to de pro­teí­nas co­mo de ami­noá­ci­dos. Tam­bién exis­ten otros pa­ra ob­te­ner ener­gía du­ran­te los en­tre­na­mien­tos o las ca­rre­ras. Los más po­pu­la­res son los ge­les a ba­se de car­bohi­dra­tos sim­ples, que se trans­for­man rá­pi­do en glu­co­sa y per­mi­ten ob­te­ner ener­gía a cor­to pla­zo. “Si mi­ra­mos a la su­ple­men­ta­ción co­mo al­go apar­te de la nu­tri­ción, la co­la­bo­ra­ción en el ren­di­mien­to es mí­ni­ma. Un de­por­tis­ta equis pue­de ha­cer un plan que in­clu­ya mu­chos su­ple­men­tos y vi­ta­mi­nas, pe­ro si no se ali­men­ta acor­de a sus ob­je­ti­vos di­fí­cil­men­te ob­ten­ga el ren­di­mien­to es­pe­ra­do. Por otra par­te, un de­por­tis­ta que no uti­li­za su­ple­men­tos pe­ro se ali­men­ta de for­ma co­rrec­ta pue­de ob­te­ner ex­ce­len­tes re­sul­ta­dos”, afir­ma Cá­ce­res. Lo que ca­da uno de­be de­ter­mi­nar es qué sig­ni­fi­ca “co­mer acor­de a los ob­je­tos de for­ma co­rrec­ta”, ya que mu­cha gen­te no lo tie­ne cla­ro y cree que se ali­men­ta co­rrec­ta­men­te cuan­do en realidad no lo ha­ce. Por eso, es im­por­tan­te bus­car ase­so­ra­mien­to con un nu­tri­cio­nis­ta u otro pro­fe­sio­nal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.