Seis pa­tas co­rren me­jor que dos

Running (Uruguay) - - INFORME - Por DA­NIEL RÍOS

Com­pa­ñe­ros de vi­da y de aven­tu­ras, los pe­rros son la du­pla per­fec­ta de en­tre­na­mien­to pa­ra mu­chos run­ners. Pa­ra que no su­fran le­sio­nes y sea una ac­ti­vi­dad tan dis­fru­ta­ble co­mo pa­ra sus due­ños, es ne­ce­sa­rio co­no­cer los lí­mi­tes a los que pue­de lle­gar ca­da can

To­do hu­mano que gus­ta de sa­lir a co­rrer y tie­ne un pe­rro que de­be sa­car a pa­sear, se ha pre­gun­ta­do al­gu­na vez có­mo com­bi­nar am­bas ac­ti­vi­da­des. Se­gún un re­cien­te es­tu­dio de la Uni­ver­si­dad de Mi­chi­gan, ci­ta­do por el Huf­fing­ton Post, “las per­so­nas que sa­len a co­rrer o sim­ple­men­te a ca­mi­nar con sus pe­rros tie­nen 34 % más de pro­ba­bi­li­da­des de aban­do­nar la vi­da se­den­ta­ria y prac­ti­car más de 150 mi­nu­tos de ac­ti­vi­dad fí­si­ca a la se­ma­na, que la gen­te con otros ani­ma­les o nin­guno”. Un pe­rro es una ani­mal de cos­tum­bre y si una tar­de te atra­pó el te­le­vi­sor o la compu­tado­ra, él se va a en­car­gar de re­cor­dar­te que es tiem­po de sa­lir a que­mar unas cuan­tas ca­lo­rías.

PUES­TA EN PRÁC­TI­CA

El amor por los ani­ma­les y por el run­ning di­fí­cil­men­te se con­ju­gue en una per­so­na tan bien co­mo ocu­rre con Mó­ni­ca Bes­sio, doc­to­ra en Me­di­ci­na y Tec­no­lo­gía Ve­te­ri­na­ria, quien des­de ha­ce un tiem­po se au­to­de­fi­ne co­mo co­rre­do­ra “sin nin­gún éxi­to ni des­ta­que”. Sin em­bar­go, a pe­sar de la fal­ta de ré­cords en su pal­ma­rés, tie­ne una alia­da cons­tan­te y te­naz que la in­cen­ti­va a co­rrer: su pe­rra Pe­ke, una do­ber­man de 7 años con mu­cha ener­gía.

To­do co­men­zó ha­ce seis años con ca­mi­na­tas. Es­tas se con­vir­tie­ron en tro­tes y lue­go en co­rri­das en cuan­ta ca­lle o cam­po pro­me­tie­ra una com­pe­ten­cia dis­fru­ta­ble. “To­dos los días, ter­mi­na­da mi jor­na­da la­bo­ral en la clí­ni­ca ve­te­ri­na­ria, me cal­zo los cham­pio­nes y a co­rrer se ha di­cho”, cuen­ta Mó­ni­ca, a quien se la pue­de en­con­trar en la ram­bla, en un par­que o en al­gún can­te­ro cen­tral. “Más de una vez, con in­du­men­ta­ria de co­rre­do­ra, apa­rez­co en la ca­sa de al­gún pa­cien­te a lle­var­le un me­di­ca­men­to o a apli­car un in­yec­ta­ble”.

Sin em­bar­go, pa­ra prac­ti­car el ca­ni­cross (co­mo se le lla­ma a la prác­ti­ca de sa­lir a co­rrer con el pe­rro), no es cues­tión de aga­rrar al can y sa­lir a co­rrer des­afo­ra­da­men­te, hay que te­ner pa­cien­cia. Es im­por­tan­te que el cuer­po del ca­cho­rro al­can­ce una ma­du­rez su­fi­cien­te co­mo pa­ra que pue­da dis­fru­tar del ejer­ci­cio sin le­sio­nes o cual­quier ti­po de pro­ble­ma a fu­tu­ro. Pa­ra las ra­zas pe­que­ñas se re­co­mien­da que ten­ga al me­nos seis me­ses de edad y pa­ra las más gran­des, un año de vi­da.

CON­SE­JOS

Co­mo ve­te­ri­na­ria, Mó­ni­ca sub­ra­ya que “lo fun­da­men­tal en to­do es­to es el tra­ba­jo gra­dual y cons­tan­te. Una ali­men­ta­ción ba­lan­cea­da y una bue­na hi­dra­ta­ción”, y agre­ga: “Al­go a te­ner en cuen­ta es la ma­ne­ra de con­du­cir a nues­tra mas­co­ta. Pue­de ser con co­llar o, co­mo en el ca­so de Pe­ke, uti­li­zar un do­gal. Es fun­da­men­tal no ir con ellos suel­tos, por­que la si­tua­ción me­nos pen­sa­da pue­de ter­mi­nar en un ac­ci­den­te”.

Otro as­pec­to fun­da­men­tal es cui­dar de la sa­lud del pe­rro. Así co­mo los co­rre­do­res vi­si­tan al mé­di­co an­tes de em­pe­zar a en­tre­nar

o com­pe­tir, es ne­ce­sa­rio lle­var a los ca­ni­nos de vi­si­ta al ve­te­ri­na­rio pa­ra un che­queo de ru­ti­na. El pro­fe­sio­nal pue­de de­tec­tar mal­for­ma­cio­nes o fac­to­res pro­ble­má­ti­cos que le im­pi­dan co­rrer.

En ca­so de que to­do es­té bien y pue­da em­pe­zar con el ejer­ci­cio, no hay que ol­vi­dar que no to­dos los pe­rros pue­den co­rrer a tu rit­mo. Si bien to­dos ha­rán el ma­yor es­fuer­zo por acom­pa­ñar­te, al­gu­nos pue­den su­frir­lo e in­clu­so pue­den no so­por­tar el es­fuer­zo. Las ra­zas de pier­nas y ho­ci­cos cor­tos no es­tán pre­pa­ra­das pa­ra co­rrer demasiado, mien­tras que aque­llas de es­tir­pe ca­za­do­ra o de pas­to­reo sue­len ve­nir “equi­pa­das de fá­bri­ca” con lo ne­ce­sa­rio pa­ra ser bue­nos com­pa­ñe­ros. An­te la du­da, po­dés vi­si­tar la web dog­bree­din­fo.com/jog, que cuen­ta con un lis­ta­do de to­das las ra­zas con sus res­pec­ti­vas des­crip­cio­nes, su his­to­ria y has­ta sus pro­ble­mas de sa­lud más co­mu­nes.

DU­RAN­TE LA CA­RRE­RA

Co­rrer no es una ac­ti­vi­dad co­mo ca­mi­nar, así que el me­ca­nis­mo de su­je­ción de­be ser di­fe­ren­te. Lo pri­me­ro es con­tar con una co­rrea que sal­ga de un cin­tu­rón que pue­de lle­var­se en la cin­tu­ra (en la tien­da Ama­zon, por ejem­plo, pue­den en­con­trar­se por 9 dó­la­res). Un ar­nés que to­me el cuer­po del pe­rro es mu­cho me­jor que un co­llar co­mún y co­rrien­te. Pa­ra dis­tan­cias lar­gas o pi­sos agre­si­vos, tam­bién pue­de en­con­trar­se cal­za­do pa­ra pe­rros, que re­cu­bre sus pa­tas pa­ra que no su­fran he­ri­das (el jue­go de cua­tro se pue­de com­prar en Ama­zon por 20 dó­la­res, pa­ra que ten­gan una idea). Otro ele­men­to pa­ra ser pre­ca­vi­dos con­sis­te en no dar­le al pe­rro co­mi­da o be­bi­da in­me­dia­ta­men­te des­pués de una ca­rre­ra. El mo­ti­vo es evi­tar que “tra­gue ai­re”, ya que es­to pue­de dar lu­gar a una di­la­ta­ción con o sin tor­sión es­to­ma­cal (las ra­zas gran­des o gi­gan­tes es­tán más pre­dis­pues­tas) y si es­to ocu­rre es­ta­mos an­te un es­ce­na­rio po­ten­cial­men­te mor­tal. Pa­ra fi­na­li­zar, Mó­ni­ca nos de­ja un buen re­su­men de lo que sig­ni­fi­ca co­rrer con nues­tro pi­chi­cho: “El gran be­ne­fi­cio de po­der prac­ti­car de­por­te con mi mas­co­ta es el he­cho de com­par­tir un tiem­po de es­par­ci­mien­to y acer­ca­mien­to en­tre am­bas. Se genera un víncu­lo que exis­te des­de tiem­pos in­me­mo­ria­les, cuan­do los se­res hu­ma­nos ha­bi­ta­ban en las ca­ver­nas y los Ca­nis lu­pus (lo­bos) co­men­za­ban a acer­car­se pa­ra co­mer las so­bras y ayu­dar en la ca­ce­ría. En la épo­ca ac­tual nues­tro Ca­nis lu­pus fa­mi­lia­ris (pe­rro) su­fre de tras­tor­nos de con­duc­ta por la fal­ta de es­par­ci­mien­to, de ejer­ci­cio, de ese re­co­rrer y sen­tir olo­res. Y na­da me­jor que com­par­tir ese es­par­ci­mien­to con­ti­go, que eres su lí­der y su me­jor ami­go”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.