Ha­cer la Amé­ri­ca

Bi­kers que mi­ran el ho­ri­zon­te

Running (Uruguay) - - BIKE - Por PA­BLO DONADIO Fo­tos GEN­TI­LE­ZA DE BIKING MAN

Co­mo en otros tiem­pos, dos eu­ro­peos cru­za­ron el océano lle­nos de an­he­lo y con ga­nas de aven­tu­ras. Axel Ca­rion y An­dreas Fa­bri­cius son dos aman­tes de la bi­ci­cle­ta que unie­ron Amé­ri­ca del Sur de pun­ta a pun­ta y mar­ca­ron un nue­vo ré­cord Guin­ness. Aquí les con­ta­mos su his­to­ria

¿Cuán­to ca­be en un sue­ño? No me­ta­fó­ri­ca­men­te, sino cuán­to. En el de Axel y An­dreas dos bi­ci­cle­tas, 340 bo­te­llas de agua, tres cá­ma­ras de fo­tos, de­ce­nas de par­ches de llan­tas, unos 80 sánd­wi­ches, 11.000 ki­ló­me­tros, un dron, cua­tro len­tes, dos go­rras, un con­ti­nen­te, seis con­jun­tos de­por­ti­vos, in­fi­ni­tas pe­da­lea­das y va­ya a sa­ber cuán­to más que ya no re­cuer­dan, tras el nue­vo ré­cord Guin­ness que es­ta­ble­cie­ron en 50 días unien­do Car­ta­ge­na de In­dias (Co­lom­bia) con Us­huaia (Ar­gen­ti­na).

SAN­GRE CA­LIEN­TE

Ha­ce ca­lor en Car­ta­ge­na. Siem­pre es­tá cá­li­do en esa tie­rra de tam­bo­res, he­ren­cia afri­ca­na y aguas ca­ri­be­ñas. A un la­do de la mu­ra­lla es­pe­ra Axel Ca­rion, un eu­ro­peo que tie­ne la pin­ta de un de­por­tis­ta ex­tre­mo, de un bi­ker de esos que sa­len en la te­le­vi­sión. Pe­ro so­lo la pin­ta. En 2010 ape­nas si usa­ba la bi­ci pa­ra ir de com­pras en Fran­cia jun­to con Le­ti­cia, su es­po­sa. A su la­do es­tá An­dreas Fa­bri­cius, con al­go más de tra­yec­to­ria, aun­que en dis­tan­cias me­no­res que las que es­pe­ran cum­plir en bre­ve. Es­tán ellos y sus bi­cis, na­die más. Una pa­len­que­ra de tez do­ra­da y fru­tas so­bre la ca­be­za pa­sa cer­ca y les son­ríe. Buen au­gu­rio, pien­san. Y así, co­mo si na­da tras­cen­den­te ocu­rrie­se, sa­len a pe­da­lear ca­si dos me­ses, a mar­car la his­to­ria. Pe­ro no co­mo un ges­to de pre­po­ten­cia o ré­cord pe­dan­te. Al con­tra­rio, tie­nen la san­gre ca­lien­te, sien­ten lo cer­cano que pue­de es­tar pa­ra un hom­bre cum­plir sus sue­ños con cier­to es­fuer­zo y ri­gor, mu­cho en­tre­na­mien­to y cla­ro, al­go de suer­te. Una mi­ra­da humana, di­ga­mos, frente a los ído­los de bron­ce que re­ga­la la his­to­ria y sus gran­des epo­pe­yas fíl­mi­cas. “Si bien An­dreas es sue­co vi­ve en Ni­za (Fran­cia), don­de yo na­cí. Am­bos sen­ti­mos de cer­ca el Tour de Fran­ce, aun­que no nos en­tu­sias­ma ese ci­clis­mo pu­ro, el de la com­pe­ten­cia por la com­pe­ten­cia en sí. Te­ne­mos una mi­ra­da más te­rre­nal, li­ga­da al com­par­tir y an­dar mi­ran­do ha­cia arri­ba y no ha­cia los pe­da­les”, cuen­ta Axel, de vi­si­ta en las ofi­ci­nas de To­yo­ta Ar­gen­ti­na. An­dreas es­tá ya de vuel­ta en Eu­ro­pa, por­que el tra­ba­jo en pa­ra­le­lo a la bi­ci si­gue has­ta que pue­dan

En su iti­ne­ra­rio-ré­cord pa­sa­ron por di­ver­sos es­ce­na­rios: des­de la cos­ta ca­ri­be­ña co­lom­bia­na a la cor­di­lle­ra de los An­des, pa­san­do por las pla­yas del Pe­rú, el de­sier­to chi­leno de Ata­ca­ma y las pam­pas ar­gen­ti­nas

pres­cin­dir de él. Esa es la idea, y pa­re­ce que es­tá dan­do re­sul­ta­do: des­de que co­men­za­ron a via­jar por el mun­do tie­nen ca­da vez más se­gui­do­res y el pro­yec­to de Biking Man, su em­pre­sa, va ins­ta­lán­do­se co­mo re­fe­ren­cia pa­ra las tra­ve­sías de al­ta re­sis­ten­cia (ver re­cua­dros).

SIN FRON­TE­RAS

Via­jar. Usar la bi­ci­cle­ta co­mo me­dio de trans­por­te. Esa es su idea y pa­ra desa­rro­llar­la en ple­ni­tud es cla­ve el dón­de. “Nin­gún otro lu­gar tie­ne la be­lle­za, los cli­mas, las co­mi­das, las per­so­nas y la… (¿có­mo se di­ce? ¿Buo­na on­da?), eso: buo­na on­da”, ex­pli­ca Axel al des­cri­bir Su­da­mé­ri­ca. Su iti­ne­ra­rio-ré­cord tu­vo to­do eso, so­bre to­do es­ce­na­rios de una di­ver­si­dad co­lo­sal, des­de la cos­ta ca­ri­be­ña co­lom­bia­na a la cor­di­lle­ra de los An­des, pa­san­do por las pla­yas de Pe­rú, el de­sier­to chi­leno de Ata­ca­ma y las pam­pas y las nieves ar­gen­ti­nas. “¿Qué fue lo más sor­pren­den­te?” le pre­gun­to. “Uff… creo que las con­di­cio­nes geo­grá­fi­cas y cli­má­ti­cas sal­va­jes, con tem­pe­ra­tu­ras de -5 °C a más de 40 °C, y al­ti­tu­des co­mo la del Pa­so de Ja­ma, a 4.800 me­tros de al­tu­ra so­bre el ni­vel del mar”.

Aun­que fue du­ro, no fue im­pro­vi­sa­do. El re­co­rri­do to­mó su for­ma fi­nal en 2015, cuan­do Axel y Le­ti­cia (hoy par­te del equi­po de lo­gís­ti­ca de Biking Man) hi­cie­ron tra­mos del via­je “no­vian­do” un po­co y ha­cien­do ejer­ci­cio otro tan­to. Tal fue la sa­tis­fac­ción de Axel que re­gre­só a pro­po­nér­se­lo a An­dreas, su com­pa­ñe­ro de ru­ta en sa­li­das me­no­res por Fran­cia. Así am­bos tra­za­ron el iti­ne­ra­rio y pen­sa­ron en su­mar el de­ta­lle mar­ke­ti­ne­ro del Guin­ness pa­ra ase­gu­rar­se al­go de re­per­cu­sión. Ba­tir el ré­cord an­te­rior ha­cien­do me­nos de 58 días (ré­cord vi­gen­te des­de ha­ce sie­te años) les ase­gu­ra­ba al­gu­nos ti­tu­la­res. Co­men­za­ron en­ton­ces a des­an­dar los 11.000 ki­ló­me­tros que su­ma el con­ti­nen­te de Car­ta­ge­na a Us­huaia, sin asis­ten­cia. En su ca­be­za ha­bía un pri­mer

re­to, el de lle­gar a Ar­gen­ti­na en­te­ros y allá apu­rar la mar­cha pa­ra sa­car la di­fe­ren­cia. “Mu­chos tra­mos lar­gos y de­sér­ti­cos co­mo en Pe­rú, don­de me en­fer­mé del es­tó­ma­go por cua­tro días al to­mar agua ma­la, pu­sie­ron en pe­li­gro el via­je. Tam­bién fue se­ve­ro el vien­to pa­ta­gó­ni­co y las tor­men­tas del cru­ce San Pe­dro de Ata­ca­ma-pu­na ju­je­ña. Una de ellas de­jó 40 cen­tí­me­tros de nie­ve en so­lo 10 mi­nu­tos. Pe­ro pu­di­mos re­sis­tir”, cuen­ta Axel. Ya so­bre ese ex­tre­mo pai­sa­je del cru­ce chi­leno-ar­gen­tino se en­con­tra­ron con el res­to del equi­po de Biking Man. Di­dier a bor­do de una pick up Hi­lux que los se­gui­ría des­de ahí en más; Le­ti­cia y Char­lot­te con ma­pas en las ma­nos y te­lé­fo­nos mo­ni­to­rean­do las pre­vi­sio­nes de Wind­gu­ru y Windytv pa­ra vien­tos y llu­vias; y Da­vid re­gis­tran­do la ha­za­ña en vi­deo y fo­tos.

QUE­MAR CU­BIER­TAS

Cos­ta Ca­ri­be, Me­de­llín, Pas­to e Ipia­les en Co­lom­bia; Qui­to, Ru­ta de Sol (Mon­ta­ñi­ta, Puer­to Ló­pez) y Gua­ya­quil en Ecua­dor; Tum­bes, Piu­ra, Tru­ji­llo, Li­ma, Are­qui­pa y Naz­ca en Pe­rú; Ari­ca, Iqui­que, Ca­la­ma y San Pe­dro en Chi­le; Sus­ques, Ca­fa­ya­te, Chi­le­ci­to, San Luis, San­ta Ro­sa, Bahía Blan­ca, Vied­ma, Co­mo­do­ro Ri­va­da­via y Río Ga­lle­gos en Ar­gen­ti­na. “So­lo fal­ta Us­huaia. El fi­nal del fi­nal”, pien­san. Se acuer­dan del ca­lor ca­ri­be­ño, del vien­to ra­san­te de la Pa­ta­go­nia, del frío pu­ne­ño, de las llu­vias de la cos­ta, de la nie­ve y del gra­ni­zo del ta­ma­ño de una pe­lo­ta de te­nis… ¿Có­mo aflo­jar aho­ra? Sí, des­can­sar pue­de ser peor. Me­jor ani­mar­se a la proeza: re­co­rrer to­do Tie­rra del Fue­go en un so­lo día. Sus 417 ki­ló­me­tros en 23 ho­ras. “Fue una de las co­sas más in­creí­bles del via­je, una prue­ba de en­du­ro que nos unió al pai­sa­je. Esa fu­sión hom­bre-na­tu­ra­le­za la vi­vo de cer­ca con mi otra ocu­pa­ción: las ener­gías al­ter­na­ti­vas. Ten­go el sue­ño de ha­cer pros­pe­rar am­bas, por­que allí es­tá el fu­tu­ro. El pro­gre­so y el en­cuen­tro de las per­so­nas, sin po­lu­ción me­dian­te”. Y así lle­ga­ron a des­tino, pe­ro no al fi­nal del ca­mino.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.