Le­sio­nes más fre­cuen­tes en el ci­clis­mo

Running (Uruguay) - - BIKE - Por DR. Y PROF. GAS­TÓN GIOSCIA (DI­REC­TOR DE LA CLÍ­NI­CA GIOSCIA DE ME­DI­CI­NA DEL DE­POR­TE)

Des­de su in­ven­ción en la pri­me­ra mi­tad del si­glo XIX, el ci­clis­mo se ha con­ver­ti­do en un me­dio pa­ra el des­pla­za­mien­to, la re­crea­ción, el ejer­ci­cio y la com­pe­ten­cia. Hoy más de 1.000 mi­llo­nes de bi­ci­cle­tas son usa­das en el mun­do, prin­ci­pal­men­te co­mo me­dio de trans­por­te. Son múl­ti­ples los be­ne­fi­cios pa­ra la sa­lud que ofre­ce es­ta ac­ti­vi­dad pe­ro, co­mo en to­dos los de­por­tes, pue­de pro­du­cir le­sio­nes mus­cu­la­res y es­que­lé­ti­cas al rea­li­zar­la. Se es­ti­ma que en­tre 20% y 40% de los ci­clis­tas ex­pe­ri­men­tan do­lor cer­vi­cal o dor­sal, el 42% al­gu­na le­sión de ro­di­lla, el 36% le­sio­nes en la pel­vis, el 31% en las ma­nos y en­tre 30% y 60%, do­lor lum­bar.

La ma­yo­ría de las le­sio­nes que afec­tan a los ci­clis­tas pro­ce­den de una in­co­rrec­ta pos­tu­ra al an­dar, de una bi­ci­cle­ta inapro­pia­da o de al­te­ra­cio­nes bio­me­cá­ni­cas del pro­pio de­por­tis­ta que fa­vo­re­cen la apa­ri­ción de le­sio­nes múscu­lo-es­que­lé­ti­cas. Aquí les de­ja­mos un re­su­men de las más co­mu­nes y có­mo evitarlas.

Co­lum­na

Las prin­ci­pa­les cau­sas de do­lo­res en la re­gión cer­vi­cal y dor­sal son los erro­res de téc­ni­ca. Por ejem­plo, un des­equi­li­brio a ni­vel del apo­yo de las ma­nos o un in­co­rrec­to ajus­te de la bi­ci­cle­ta —co­mo el asien­to demasiado al­to— y una po­si­ción en­co­gi­da por una ma­la me­di­da del tu­bo ho­ri­zon­tal.

Los do­lo­res lum­ba­res se de­ben por lo ge­ne­ral a asi­me­trías de los miem­bros in­fe­rio­res que pro­du­cen des­equi­li­brios en la pel­vis y a la po­si­ción del asien­to, orien­ta­do ha­cia arri­ba o demasiado al­to con res­pec­to al cua­dro.

Miem­bros su­pe­rio­res

En es­te ca­so, las le­sio­nes más fre­cuen­tes se de­ben a la com­pre­sión de los ner­vios que van del pu­ño a la mano y se ma­ni­fies­tan co­mo dis­mi­nu­ción de la sen­si­bi­li­dad en los de­dos. La ma­yo­ría de es­tas se ori­gi­nan por un apo­yo pro­lon­ga­do o in­co­rrec­to de las ma­nos.

Sue­lo pél­vi­co

Las pa­to­lo­gías en es­ta zo­na son va­ria­das, des­de in­fec­cio­nes en la piel has­ta le­sio­nes no­du­la­res o dis­fun­cio­nes ge­ni­tou­ri­na­rias; y es­tán vin­cu­la­das a la in­co­rrec­ta po­si­ción del asien­to.

Ro­di­llas

Son ha­bi­tua­les la ten­di­ni­tis del ten­dón ro­tu­liano y la del cuá­dri­ceps, y el do­lor an­te­rior de ro­di­lla o do­lor fé­mo­ro-pa­te­ral. De­ben

An­dar en bi­ci­cle­ta se apren­de una vez en la vi­da y no se ol­vi­da más, pe­ro po­ner en prác­ti­ca el ci­clis­mo co­mo de­por­te re­quie­re de cier­ta téc­ni­ca, dis­ci­pli­na y con­cien­cia pa­ra evi­tar le­sio­nes

con­tro­lar­se las car­gas de en­tre­na­mien­to (prin­ci­pal­men­te en cuan­to al vo­lu­men), la al­tu­ra del asien­to (una po­si­ción demasiado ba­ja pre­dis­po­ne a es­tas le­sio­nes), la lon­gi­tud de las bie­las y las di­men­sio­nes del cua­dro. Un au­men­to de la ro­ta­ción in­ter­na o ex­ter­na du­ran­te los ci­clos de pe­da­leo tam­bién pue­de pro­du­cir do­lor en las ro­di­llas.

Pier­na y pie

La ten­di­ni­tis del ten­dón de Aqui­les es fre­cuen­te en los ci­clis­tas. Co­mo prin­ci­pa­les cau­sas es­tán las asi­me­trías de los miem­bros in­fe­rio­res, el au­men­to de la fle­xión del pie en el pe­da­leo y los erro­res de ajus­te del pie so­bre el pe­dal.

La sen­sa­ción de que­ma­zón o en­tu­me­ci­mien­to tam­bién son mo­les­tias co­mu­nes, la elec­ción de un buen cal­za­do que no sea muy ajus­ta­do, con agu­je­ros de ai­rea­ción en el em­pei­ne y en la sue­la, pue­de me­jo­rar es­tos sín­to­mas.

PRE­VEN­CIÓN

Mu­chas de las pa­to­lo­gías an­te­rior­men­te ci­ta­das com­par­ten cau­sas. Pa­ra pre­ve­nir y tra­tar las le­sio­nes en el ci­clis­mo es ne­ce­sa­rio una bue­na pla­ni­fi­ca­ción y pro­gra­ma­ción del en­tre­na­mien­to, la co­rrec­ta elec­ción de la bi­ci­cle­ta y del cal­za­do se­gún el de­por­tis­ta y los ob­je­ti­vos, y co­rre­gir los erro­res pos­tu­ra­les.

En la eva­lua­ción mé­di­ca, ade­más de exa­mi­nar al ci­clis­ta, de­be ob­ser­vár­se­lo an­dan­do en su bi­ci­cle­ta. Es­ta de­be ser có­mo­da, se­gu­ra, te­ner bue­na ma­nio­bra­bi­li­dad y es fun­da­men­tal que es­té ajus­ta­da co­rrec­ta­men­te. Pa­ra cal­cu­lar el ta­ma­ño del cua­dro es ne­ce­sa­rio te­ner en cuen­ta la al­tu­ra pe­ri­neal (la dis­tan­cia del pe­ri­né al sue­lo de la per­so­na des­cal­za) y la lon­gi­tud de los bra­zos. A par­tir de es­tas me­di­das se pue­den cal­cu­lar el ta­ma­ño de un cua­dro de ca­rre­ra (al­tu­ra pe­ri­neal en cm x 0,66 – 0,665) y la al­tu­ra del asien­to (al­tu­ra pe­ri­neal en cm x 0,885). Tam­bién pue­de ajus­tar­se la al­tu­ra co­lo­can­do el pe­dal en su pun­to más ba­jo y apo­yan­do el ta­lón del pie: la ro­di­lla de­be­ría es­tar com­ple­ta­men­te ex­ten­di­da. Con las bie­las en po­si­ción ho­ri­zon­tal, la ró­tu­la de­be si­tuar­se en una lí­nea ver­ti­cal que pa­se por el eje del pe­dal o muy li­ge­ra­men­te por de­lan­te.

Tam­bién es im­por­tan­te el tra­ba­jo de fuer­za mus­cu­lar, prin­ci­pal­men­te en la zo­na me­dia, tron­co y es­pal­da pa­ra pre­ve­nir des­equi­li­brios y reforzar la mus­cu­la­tu­ra ha­bi­tual­men­te de­bi­li­ta­da, así co­mo man­te­ner bue­nos ni­ve­les de fle­xi­bi­li­dad en los miem­bros in­fe­rio­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.