La Mi­sión

Ca­rre­ra aven­tu­ra

Running (Uruguay) - - OUTDOOR - Tex­to y fo­tos PAO­LA NANDE

La Mi­sión es una de las ca­rre­ras más im­por­tan­tes de sen­de­ris­mo de Su­da­mé­ri­ca y se des­ta­ca por su for­ma­to non-stop de trek­king. Más que una ca­rre­ra es una ex­pe­di­ción, una pe­re­gri­na­ción por los pai­sa­jes más im­pre­sio­nan­tes y sal­va­jes de la cor­di­lle­ra de los An­des, en ple­na Pa­ta­go­nia ar­gen­ti­na. Es una tra­ve­sía de to­tal au­to­su­fi­cien­cia, don­de el co­rre­dor de­be lle­var to­do el equi­po ne­ce­sa­rio pa­ra vi­vir du­ran­te esos cua­tro días y tres no­ches que tie­ne de du­ra­ción.

La dis­tan­cia a re­co­rrer es de 160 km con más de 8.000 m de des­ni­vel. Es­te año se agre­gó una nue­va dis­tan­cia pa­ra los más exi­gen­tes: la Mi­sión XL de 200 km. El tiem­po má­xi­mo de ca­rre­ra pa­ra am­bas es de 76 ho­ras, sin ho­ra­rios de cor­te, lo que le per­mi­te a ca­da co­rre­dor ad­mi­nis­trar el tiem­po de mar­cha y pa­rar a dor­mir don­de desee. Es­tá pen­sa­da pa­ra ser com­ple­ta­da ha­cien­do un trek­king sos­te­ni­do y dur­mien­do to­das las no­ches, por­que el ob­je­ti­vo no es tan­to cum­plir­la en el me­nor tiem­po po­si­ble, sino lle­gar a la me­ta. Co­mo di­cen sus or­ga­ni­za­do­res: “lle­gar es ga­nar”.

Aden­trar­se en la mon­ta­ña du­ran­te cua­tro días, ser au­to­su­fi­cien­te y re­co­rrer los pai­sa­jes más es­pec­ta­cu­la­res de la cor­di­lle­ra de los An­des es lo que pro­po­ne es­ta ca­rre­ra, que –por su ni­vel de exi­gen­cia– no es pa­ra cual­quie­ra

CUES­TIÓN DE RE­SIS­TEN­CIA

Se pue­de par­ti­ci­par de for­ma in­di­vi­dual o en du­plas (fe­me­ni­na, mas­cu­li­na y mix­ta). Al ser una ex­pe­di­ción de au­to­su­fi­cien­cia, ca­da co­rre­dor de­be va­ler­se por sí mis­mo y lle­var to­do el equi­pa­mien­to y los ali­men­tos obli­ga­to­rios. So­bre de dor­mir, vi­vi­sac, botiquín, cam­pe­ra de llu­via y abri­go son al­gu­nos de los ele­men­tos que no pue­den fal­tar en la mo­chi­la, que os­ci­la­rá en­tre 5 y 8 ki­los, de­pen­dien­do del equi­po téc­ni­co y la can­ti­dad de co­mi­da que ca­da uno lle­ve. Du­ran­te el re­co­rri­do el cuer­po tie­ne que li­diar con las caí­das, los gol­pes, el can­san­cio, el sue­ño, el do­lor ge­ne­ra­do por el ago­ta­mien­to fí­si­co y, mu­chí­si­mas ve­ces, por las inevi­ta­bles am­po­llas que se apo­de­ran de los pies. El cli­ma es tam­bién un fac­tor de­ter­mi­nan­te, que po­ne a prue­ba la ma­ne­ra en que ca­da uno re­suel­ve su ca­rre­ra, ade­más, no se sus­pen­de por mal tiem­po. Du­ran­te la no­che, la mar­cha se vuel­ve ca­si un su­fri­mien­to, el sue­ño es inevi­ta­ble, y dor­mir­se en mo­vi­mien­to es par­te del desafío. Al­gu­nos no pa­ran, otros se de­tie­nen tan so­lo unos mi­nu­tos en el lu­gar usan­do los bas­to­nes co­mo apo­yo, y otros de­ci­den vi­va­quear (dor­mir a la in­tem­pe­rie), ver­bo que vie­ne de la pa­la­bra “vi­vi­sac”. El vi­vi­sac es un so­bre de ma­te­rial im­permea­ble y trans­pi­ra­ble que se co­lo­ca por fue­ra del so­bre de dor­mir y pro­te­ge de la llu­via, el rocío y la nie­ve. An­te el inevi­ta­ble sue­ño, no hay na­da co­mo dor­mir al me­nos una ho­ra, y vi­va­quear a ca­si 2.000 me­tros de al­tu­ra, so­bre la cumbre de una mon­ta­ña y el cie­lo cu­bier­to de es­tre­llas, ade­más de ser su­rrea­lis­ta, es im­pa­ga­ble.

A lo lar­go del re­co­rri­do el cuer­po ex­pe­ri­men­ta di­fe­ren­tes sen­sa­cio­nes y emo­cio­nes. Pa­ra mu­chos, es una ma­ne­ra de en­con­trar­se con­si­go mis­mos, ex­plo­rar los lí­mi­tes del cuer­po y la men­te, sen­tir­se pri­mi­ti­vos y de­jar aflo­rar lo me­jor de sí mis­mos.

FE­BRE­RO 2017

Es­te año se desa­rro­lló la duo­dé­ci­ma edi­ción de La Mi­sión y la lo­ca­ción ele­gi­da fue San Martín de los An­des. El jue­ves 23 de fe­bre­ro a las diez de la ma­ña­na, lar­ga­ron 300 co­rre­do­res de di­fe­ren­tes paí­ses, en­tre ellos ar­gen­ti­nos, bra­si­le­ños, chi­le­nos, pa­ra­gua­yos y 12 uru­gua­yos que fla­mea­ban la Celeste. Los aven­tu­re­ros tu­vie­ron que lu­char con el ca­lor so­fo­can­te, las cha­que­tas ama­ri­llas (avis­pas de la zo­na) y las in­so­por­ta­bles am­po­llas. Es­tos fac­to­res y otros fue­ron de­ter­mi­nan­tes pa­ra mu­chos. Cer­ca de 100 per­so­nas die­ron por fi­na­li­za­da la ex­pe­di­ción en di­fe­ren­tes pun­tos del re­co­rri­do, mien­tras que los 200 res­tan­tes pu­die­ron de­cir “mi­sión cum­pli­da”. De los 12 uru­gua­yos que par­ti­ci­pa­ron, lle­ga­ron 10, ya que dos de ellos de­ci­die­ron con va­len­tía de­jar la ca­rre­ra. El ca­lor era real­men­te de­mo­le­dor y a ve­ces avan­zar no es la me­jor de­ci­sión. La mon­ta­ña se­gui­rá allí y la po­si­bi­li­dad de la re­van­cha, tam­bién.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.