El cuer­po al lí­mi­te

Ex­pe­di­ción por Men­do­za

Running (Uruguay) - - OUTDOOR - Tex­to y fo­tos PAO­LA NANDE

Nos fui­mos en bus­ca de un ob­je­ti­vo pre­ten­cio­so: lle­gar a la cumbre del ce­rro El Pla­ta, ubi­ca­do en el cor­dón mon­ta­ño­so de la cor­di­lle­ra ar­gen­ti­na, en la pro­vin­cia de Men­do­za. Con una al­ti­tud de 5.968 me­tros so­bre el ni­vel del mar, es uno de los pi­cos más usa­dos por los an­di­nis­tas pa­ra en­tre­nar y acli­ma­tar an­tes de as­cen­der al Acon­ca­gua; y ha­cía allí nos di­ri­gi­mos

De­te­ner el tiem­po, mi­rar des­de lo más al­to, sen­tir el frío en la ca­ra, es­cu­char el si­len­cio mien­tras el co­ra­zón la­te y los pul­mo­nes bus­can lle­nar­se de ai­re en me­dio de la agi­ta­ción pro­du­ci­da por el más mí­ni­mo mo­vi­mien­to. Vi­vir la mon­ta­ña. Ele­var­se.

Va­rios me­ses nos lle­vó ar­mar la lo­gís­ti­ca de la pri­me­ra ex­pe­rien­cia de mon­ta­ñis­mo fue­ra de lo que son las ca­rre­ras de mon­ta­ña, dis­ci­pli­na a la que nos de­di­ca­mos ha­ce tiem­po con al­gu­nos com­pa­ñe­ros del gru­po Her­ma­nos de la Mon­ta­ña. Ha­bía equi­po y mu­chas ga­nas, pe­ro fal­ta­ba una per­so­na ex­pe­ri­men­ta­da que nos guia­ra a la pró­xi­ma me­ta, fue así que acu­dí a mi ami­go Jean Paul, mon­ta­ñis­ta de al­ma y gran co­no­ce­dor de la zo­na, quien no du­dó un se­gun­do en ser nues­tro guía.

El 10 de no­viem­bre a la 1:30 am nos en­con­trá­ba­mos to­do el gru­po (Ca­ro­teno, Martín, Jx, Jean Paul y yo), par­tien­do des­de la puer­ta de ca­sa con la ca­mio­ne­ta a to­pe, un par de tar­tas de ja­món y que­so, y va­rios li­tros de agua pa­ra el ma­te. Así, sin pa­rar, en­ca­ra­mos esos 1.500 km y 18 ho­ras de via­je has­ta Men­do­za, don­de nos alo­ja­ría­mos en un ho­tel de la zo­na, pa­ra ha­cer las com­pras ne­ce­sa­rias an­tes de em­pren­der la subida a la mon­ta­ña. Al lle­gar, y lue­go de ha­ber des­can­sa­do del lar­go via­je, nos le­van­ta­mos, desa­yu­na­mos y fui­mos di­rec­ta­men­te a al­qui­lar al­gu­nos de los equi­pos que nos fal­ta­ban: bo­tas, cram­po­nes, cam­pe­ro­nes de plu­ma y car­pas. Hi­ci­mos un sur­ti­do de co­mi­da un po­co ex­tra­ño, en­tre la an­sie­dad y que éra­mos cin­co per­so­nas ha­cien­do las com­pras, lo úni­co que te­nía­mos cla­ro era la can­ti­dad de vino ne­ce­sa­ria pa­ra los días en el re­fu­gio. Fi­nal­men­te, lue­go de las vuel­tas, em­pren­di­mos el via­je ha­cia San Ber­nar­do, ubi­ca­do en Va­lle­ci­tos (a 80 km de la Men­do­za) y a 2.700 m s.n.m. de al­tu­ra. En cues­tión de se­gun­dos nos sen­tía­mos co­mo en ca­sa. Esa mis­ma no­che, en­tre una pi­ca­di­ta y al­gu­nos vi­nos, co­men­za­mos a “acli­ma­tar”. A la ma­ña­na si­guien­te nos pre­pa­ra­mos pa­ra ha­cer un pe­que­ño trek­king de tres ho­ras y me­dia en la zo­na, la idea tam­bién era se­guir to­man­do al­tu­ra pa­ra em­pe­zar a re­co­no­cer nues­tros cuer­pos. El sol bri­lla­ba con to­da su fuer­za y, en­tre char­las y fo­tos, lle­ga­mos a la ci­ma de ce­rro Are­na­les, a 3.200 m s.n.m. En el re­fu­gio vi­bra­ba la mis­ma ener­gía, uru­gua­yos, ar­gen­ti­nos, chi­le­nos y eu­ro­peos, to­dos con las mis­mas in­quie­tu­des, al­gu­nos muy ex­pe­ri­men­ta­dos y otros (co­mo no­so­tros) más no­va­tos. En­tre ma­tes, me­rien­das y al­gún ca­fé, las char­las eran idea­les pa­ra es­cu­char y apren­der. En la tar­de nos de­di­ca­mos a ar­mar el equi­po pa­ra en­ca­rar la mon­ta­ña, pre­pa­ra­mos la co­mi­da de mar­cha de ca­da uno y en cues­tión de unas ho­ras te­nía­mos to­do pron­to pa­ra el día si­guien­te.

DÍA 1

Con mu­cha an­sie­dad nos le­van­ta­mos y desa­yu­na­mos, ya es­ta­ba to­do lis­to, y en­tre no­so­tros nos ayu­da­mos a co­lo­car­nos las mo­chi­las que es­ta­ban real­men­te muy pe­sa­das. Mo­chi­la gran­de en la es­pal­da, y “mo­chi­la de ata­que” ade­lan­te, don­de yo lle­va­ba la co­mi­da de mar­cha, el agua, las cá­ma­ras y ba­te­rías. Unos 30 ki­los de ines­ta­bi­li­dad to­tal. Du­ran­te los pri­me­ros me­tros las sen­sa­cio­nes no eran más que “una mo­chi­la pe­sa­da” y una le­ve fa­ti­ga, pe­ro a me­di­da que as­cen­día­mos, esos ki­los en la es­pal­da se ha­cían sen­tir. Hi­ci­mos una pa­ra­da en la pri­me­ra cuar­ta par­te del ca­mino. Nos apar­ta­mos ape­nas del tri­llo y nos aco­mo­da­mos en al­gu­nas ro­cas so­bre la pen­dien­te. Co­mi­mos, to­ma­mos agua, des­can­sa­mos un po­co la es­pal­da y se­gui­mos. El día es­ta­ba pre­cio­so, no ha­cía frío y has­ta por mo­men­tos sen­tía­mos ca­lor, pe­ro las sen­sa­cio­nes tér­mi­cas va­ria­ban se­gún el lu­gar en el que an­du­vié­ra­mos. Las pri­me­ras rá­fa­gas de vien­to ba­ja­ban en re­mo­lino des­de la mon­ta­ña, era in­creí­ble ver­las pa­sar. Lue­go de cua­tro ho­ras y me­dia de trek­king

lle­ga­mos a nues­tro se­gun­do ho­gar, Piedra Gran­de, a 3.600 m s.n.m. Nos qui­ta­mos las mo­chi­las, y ca­mi­na­mos pa­ra aflo­jar un po­co, el lu­gar era un pa­raí­so in­men­so. La pri­me­ra me­ta es­ta­ba cum­pli­da, y los cin­co nos sen­tía­mos su­per­bien, so­lo con can­san­cio por el pe­so del equi­po, que no ha­bía ma­ne­ra de aco­mo­dar.

Ar­ma­mos las car­pas den­tro de las pir­cas y de­ja­mos to­do pron­to. So­bre las 17:30 hi­ci­mos un al­muer­zo, ya es­ta­ba más fres­co, así que nos atrin­che­ra­mos en la car­pa más gran­de. Sin du­da, lo que me­nos te­nía­mos era con­fort, aun­que la car­pa era pa­ra tres per­so­nas, dor­mían có­mo­das dos y en ese mo­men­to éra­mos cin­co, así que des­pués de un ra­to de reír­nos, y bus­car la me­jor ma­ne­ra

de aco­mo­dar­nos, sa­li­mos des­pe­di­dos del in­te­rior a es­ti­rar las pier­nas y ca­mi­nar un ra­to, to­do con un le­ve do­lor de ca­be­za que ya co­men­za­ba a ha­cer­se no­tar. El sol se iba y el frío se sen­tía más, así que so­bre las 20:30 ho­ras nos acos­ta­mos, es­tá­ba­mos bas­tan­te can­sa­dos y sin pro­ble­ma lo­gra­mos dor­mir es­cu­chan­do el vien­to so­plar.

DÍA 2

A las 6:30 am nos des­per­ta­mos, desa­yu­na­mos e hi­ci­mos un ma­te. El sol de a po­co iba su­bien­do, así que nos pa­ra­mos de frente a él pa­ra re­ci­bir ca­lor y mi­mar el cuer­po. A las 9:30 nos en­con­trá­ba­mos lis­tos pa­ra ini­ciar la se­gun­da eta­pa de trek­king. Aun­que los cuer­pos es­ta­ban “des­can­sa­dos”, no tar­da­ron en re­cor­dar el do­lor que pro­du­cía el pe­so de las mo­chi­las, así que au­to­má­ti­ca­men­te al col­gar­las, se ac­ti­va­ron to­das las mo­les­tias. La se­gun­da eta­pa fue más do­lo­ro­sa que la pri­me­ra, pa­rá­ba­mos con más fre­cuen­cia con pe­río­dos cor­tos de dos mi­nu­tos pa­ra le­van­tar las mo­chi­las, re­afir­mar­las y es­ti­rar la es­pal­da.

Asom­bra­da de nues­tra for­ta­le­za, me mi­ra­ba y los mi­ra­ba a ellos, y pen­sa­ba qué in­creí­ble que es la vi­da y amar es­te ti­po de dis­ci­pli­nas; lle­var el cuer­po al ex­tre­mo bus­can­do rom­per los lí­mi­tes. Esos son los mo­men­tos don­de aflo­ra lo me­jor y lo peor de ca­da uno, las si­tua­cio­nes en las que nos en­con­tra­mos ha­cen que el gru­po se vuel­va más fuer­te, o por el con­tra­rio, un es­la­bón pue­de de­bi­li­tar­lo to­do. Es­tar aten­to a tus com­pa­ñe­ros, pre­gun­tar­les có­mo vie­nen, si co­mie­ron o to­ma­ron agua, de­te­ner la mar­cha cuan­do al­guno lo ne­ce­si­ta o de­cir un sim­ple “no aflo­jes, va­mos has­ta aque­lla piedra y pa­ra­mos”, son los pun­tos cla­ves pa­ra lle­gar al éxi­to en una ex­pe­di­ción. A me­di­da que avan­zá­ba­mos, Jean Paul nos ha­bla­ba del ca­mino, de lo que se ve­nía, y de la me­jor ma­ne­ra de en­ca­rar­lo. Era su oc­ta­va vez en Va­lle­ci­tos, Cor­dón del Pla­ta y al­gu­nas cum­bres. Te­nía bien co­no­ci­do el lu­gar y muy cla­ro có­mo de­bía­mos ac­tuar frente a de­ter­mi­na­das si­tua­cio­nes. Se ma­ne­ja­ba con un tem­ple ad­mi­ra­ble, da­ba gus­to es­cu­char­lo ha­blar y apren­der. Se­guía­mos avan­zan­do “a uno” —real­men­te el nom­bre ha­ce ho­nor al pa­so— de­bi­do a la len­ti­tud con la que nos mo­vía­mos. Es im­po­si­ble ir rá­pi­do, ahí no exis­te la ve­lo­ci­dad humana, so­lo el vien­to, las nu­bes, el agua y los ani­ma­les que co­no­cen có­mo es mo­ver­se rá­pi­do a es­tas al­tu­ras. Nues­tro pró­xi­mo cam­pa­men­to era el Sal­to, nom­bre que se le da por un gran sal­to de agua en la zo­na. An­tes de­bía­mos atra­ve­sar un fi­lo de mon­ta­ña lla­ma­do “el in­fier­ni­llo”, del cual ya nos ha­bían ha­bla­do en el cam­pa­men­to an­te­rior, pe­ro ha­bía lle­ga­do el

mo­men­to de en­ca­rar­lo con al­gu­nas rá­fa­gas de vien­to. De to­das las pen­dien­tes, es­ta era la más téc­ni­ca, la tie­rra es­ta­ba muy se­ca y res­ba­lá­ba­mos con fa­ci­li­dad. Te­nía­mos que ser muy cons­cien­tes de ca­da pi­sa­da y es­tar muy aten­tos a las rá­fa­gas de vien­to. Cuan­do se apro­xi­ma­ban, afir­má­ba­mos los bas­to­nes, ba­já­ba­mos la ca­be­za y le­ve­men­te nos en­cor­vá­ba­mos es­pe­ran­do a que pa­sa­ra. En cues­tión de 200 m se aca­bó “el in­fier­ni­llo”, nos que­da­ba una úl­ti­ma subida has­ta lle­gar a nues­tro se­gun­do ho­gar, a 4.300 m s.n.m. Ni bien lle­ga­mos de­ja­mos las mo­chi­las y nos abra­za­mos fuer­te­men­te, ha­bía­mos lo­gra­do una gran me­ta y en ex­ce­len­tes con­di­cio­nes fí­si­cas. A esa al­tu­ra, ya nos sen­tía­mos rea­li­za­dos. Ar­ma­mos las car­pas a la ve­lo­ci­dad que nos per­mi­tían el cuer­po y la men­te.

Nue­va­men­te nos aco­mo­da­mos en la car­pa co­mo un te­tris, to­ma­mos una sopa y ac­to se­gui­do, un ma­te. Lue­go de una char­la ex­ten­di­da y un des­can­so re­pa­ra­dor sa­li­mos de nues­tras car­pas sim­ple­men­te pa­ra se­guir con la char­la afue­ra, has­ta que so­bre las 20:30 vol­vi­mos a acos­tar­nos. Con el frio y el vien­to no que­da­ba otra que res­guar­dar­se en las car­pas. Ha­bla­mos so­bre nues­tras sen­sa­cio­nes co­mo ma­ne­ra de aflo­jar­nos y re­la­jar­nos, la al­tu­ra es­ta­ba ha­cien­do “su tra­ba­jo” y ha­bía que ex­te­rio­ri­zar­lo. Es­cri­bí du­ran­te un ra­to, apa­gue la lin­ter­na y me acos­té.

DÍA 3

Desa­yu­na­mos y sa­li­mos a ha­cer un trek­king has­ta el si­guien­te cam­pa­men­to, La Ho­ya­da, a 4.700 m s.n.m. A mi­tad de ca­mino pa­ré, ya no que­ría se­guir, así que con Martín nos que­da­mos en el lu­gar ob­ser­van­do có­mo el res­to del equi­po se ale­ja­ba.

A su re­gre­so, y por de­ci­sión uná­ni­me, de­ci­di­mos em­pren­der el des­cen­so. Nues­tra pri­me­ra ex­pe­rien­cia de mon­ta­ñis­mo ha­bía si­do más que sa­tis­fac­to­ria. Co­men­za­mos a le­van­tar el cam­pa­men­to y en cues­tión de seis ho­ras lle­ga­mos nue­va­men­te al re­fu­gio San Ber­nar­do, nos di­mos un ba­ño ca­lien­te y nos reuni­mos en la sa­la prin­ci­pal a com­par­tir y re­fle­xio­nar so­bre la ex­pe­rien­cia vi­vi­da. Una vez más agra­de­ci­dos de te­ner la ca­pa­ci­dad fí­si­ca y men­tal pa­ra lle­var a ca­bo es­te ti­po de desafíos, siem­pre con pre­ven­ción y res­pe­to a la mon­ta­ña. En tan­to, nue­vos desafíos se vie­nen pa­ra el 2017.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.