LAU­RA FALERO

Ge­ne­rar im­pac­to

Seisgrados - - Contenido - [Por Ja­vier Lyon­net] [Fotos Leo Ro­drí­guez]

Co­me­dian­te y co­mu­ni­ca­do­ra. Así se de­fi­ne Lau­ra Falero. Tam­bién es pro­fe­so­ra

de sol­feo y de piano. Es­cri­bió tri­vias pa­ra con­cur­sos en la épo­ca en que el sms era lo úl­ti­mo; hi­zo pro­duc­ción en te­le­vi­sión y hu­mor en ra­dio. Aca­ba de des­cu­brir­se co­mo ac­triz más allá del stand up, al­go que siem­pre su­pu­so y era cues­tión de com­pro­bar. Es­tá ha­cien­do su se­gun­do es­pec­tácu­lo uni­per­so­nal de co­me­dia —Va­ro­na— con un cre­ci­mien­to dis­cur­si­vo que le per­mi­te con­so­li­dar

su mi­li­tan­cia fe­mi­nis­ta sin re­sig­nar la ri­sa

La co­me­dia fue cre­cien­do den­tro de Lau­ra Falero has­ta con­ver­tir­se en una fuer­za in­con­te­ni­ble que en­con­tró la for­ma de sa­lir, la em­pu­jó a su­bir a un es­ce­na­rio y no vol­vió a ba­jar­la. Cuan­do en 2009 lle­gó a la fi­nal de un con­cur­so de stand up te­nía una for­ma­ción ar­tís­ti­ca vas­ta pe­ro dis­per­sa, una li­cen­cia­tu­ra en Co­mu­ni­ca­ción y la vo­lun­tad de rom­per man­da­tos, al­go in­na­to pe­ro con­so­li­da­do a tra­vés de una vi­da a me­nu­do con­flic­tua­da.

Esa re­ve­la­ción ocu­rrió a los 27 años. “Me ha­bía sa­ca­do com­ple­jos, me da­ba cuen­ta de que era más efec­ti­va de lo que creía, con una se­gu­ri­dad que aba­jo del es­ce­na­rio, en la vi­da, no te­nía”. Em­pe­za­ba a sen­tir­se có­mo­da con esa per­so­na y las co­sas que le pa­sa­ban; esa per­so­na de cla­se me­dia, del in­te­rior, mu­jer, blan­ca, mo­ro­cha de pe­lo la­cio. Te­nía otras con­di­cio­nes pre­exis­ten­tes: “El co­me­dian­te es una per­so­na de­ses­pe­ra­da”, di­ce, ci­tan­do a su co­le­ga ar­gen­tino Fé­lix Bue­na­ven­tu­ra. Así se sen­tía ella. Hoy, ocho años des­pués, Lau­ra Falero es un nom­bre cla­ve en la es­ce­na uru­gua­ya de la co­me­dia. Mues­tra una sol­ven­cia y una con­vic­ción que la dis­tin­guen y sus ru­ti­nas de hu­mor se han desa­rro­lla­do en pa­ra­le­lo a la mi­li­tan­cia fe­mi­nis­ta, has­ta con­ver­tir­se en un dis­cur­so que, di­ce ella, bus­ca ge­ne­rar un im­pac­to, que la gen­te “des­pier­te”. Es que el cam­bio de ha­cer ru­ti­nas de 15 mi­nu­tos a shows de una ho­ra es cla­ve: aho­ra pue­de ela­bo­rar más, de­cir otras co­sas. Mien­tras ha­ce su es­pec­tácu­lo Va­ro­na es­tá es­cri­bien­do su ter­cer uni­per­so­nal —se pro­po­ne ha­cer uno por año—, un es­pec­tácu­lo de jazz pa­ra la Sa­la Zi­ta­rro­sa y da cla­ses de co­me­dia en la Es­cue­la de Emo­cio­nes Es­cé­ni­cas de An­gie Oña, don­de es coor­di­na­do­ra. En car­pe­ta tie­ne un pro­yec­to de sit­com que es­pe­ra el mo­men­to opor­tuno.

Na­da de es­to es ca­sua­li­dad, sino la con­se­cuen­cia de una vo­ca­ción pa­cien­te­men­te per­se­gui­da y cul­ti­va­da. Sí, pa­ra que to­das es­tas pie­zas en­ca­jen tie­nen que pa­sar al­gu­nas co­sas, co­mo fun­dir­se la em­pre­sa en la que tra­ba­jás y que jus­to abra un cur­so que pa­re­ce acu­ña­do pa­ra vos, pe­ro de­je­mos que lo cuen­te ella.

¿CÓ­MO SE CONSTRUYE UNA CO­ME­DIAN­TE?

Lau­ra Falero ha­bía na­ci­do en la ciu­dad de Ca­ne­lo­nes el 14 de enero de 1982, lo que le ase­gu­ra­ba cum­plea­ños ca­lu­ro­sos y po­co con­cu­rri­dos pa­ra el res­to de la vi­da. “Mi pa­pá, que fa­lle­ció ha­ce muy po­co, era odon­tó­lo­go pe­ro de vo­ca­ción mú­si­co, sa­xo­fo­nis­ta de jazz, y mi ma­má do­cen­te de ita­liano. Los dos leían mu­cho. En mi ca­sa se cul­ti­vó mu­cho la sen­si­bi­li­dad. To­da la vi­da es­tu­ve vin­cu­la­da a las artes des­de to­do pun­to de vis­ta”, re­la­ta, ex­pre­si­va, abri­ga­da fren­te a la es­tu­fa de gas en el rin­cón más cá­li­do de la es­cue­la de An­gie Oña. Mien­tras ha­cía es­cue­la y li­ceo pú­bli­cos, ella era la que es­tu­dia­ba música, la que se re­ci­bió de pro­fe­so­ra de sol­feo y de piano, la que ha­cía tea­tro y es­ta­ba en to­dos los co­ros: “An­tes que cual­quier otra for­ma­ción ten­go una for­ma­ción mu­si­cal, des­pués vino to­do lo de­más; no era que me man­da­ban, siem­pre ele­gí lo que me gus­ta­ba. Por ejem­plo, en mi ge­ne­ra­ción iban a ba­llet y a mí no me in­tere­sa­ba, da­me música, tea­tro, pin­tu­ra”. A los 15 años se fa­na­ti­zó con Fi­to Páez y le di­jo a su pro­fe­so­ra de piano, una se­ño­ra ma­yor de un so­lem­ne con­ser­va­to­rio del in­te­rior, que que­ría to­car rock and roll. Con­si­guió par­ti­tu­ras con un ami­go de su pa­dre y de las tres pie­zas que de­bía to­car, lo­gró que una fue­ra de rock.

Aun­que sea di­fí­cil de creer, se­guía sien­do una chi­qui­li­na muy in­tro­ver­ti­da y tí­mi­da. Ha­bía ba­rre­ras ob­je­ti­va­men­te di­fí­ci­les de pa­sar: “Si que­ría te­ner una ban­da de rock te­nía que me­ter­me en un lu­gar de hom­bres y me da­ba mu­cha ver­güen­za, así que fui coar­tan­do eso yo mis­ma”. Can­ta­ba y to­ca­ba el piano. Com­po­nía pe­ro nun­ca mos­tra­ba na­da. Los po­cos in­ten­tos de ar­mar una ban­da no pa­sa­ban ge­ne­ral­men­te de al­gu­nos en­sa­yos.

Co­mo es­pec­ta­do­ra veía de to­do: re­ci­ta­les, los en­sa­yos y shows de su pa­pá, to­do lo que ha­bía en los tea­tros Es­la­bón y Po­li­tea­ma de Ca­ne­lo­nes y con sus pa­dres iba a ver obras a Mon­te­vi­deo. Un es­pec­tácu­lo que la mar­có fue un cuar­te­to vo­cal ar­gen­tino que vio en el Fes­ti­val de Jazz del Hot Club en el Sub­te de Mon­te­vi­deo. “Se lla­ma­ba Cua­tro y Cua­tro, un gru­po vo­cal en el que ha­bía una mu­jer, que fue la que me cau­ti­vó —yo ten­dría 9 o 10 años—. Ha­cían música vo­cal, jazz; era in­creí­ble lo que can­ta­ba, me im­pac­tó mu­chí­si­mo. Ten­go has­ta el día de hoy el ca­se­te y me sa­bía to­dos, to­dos, to­dos los co­ros de ella: siem­pre en mi cuar­to en­ce­rra­da, es­cu­chan­do, to­can­do, can­tan­do, ca­si que no mos­trán­do­le a na­die”.

Es­cri­bía, tam­bién, en la in­ti­mi­dad. Así fue­ra en su dia­rio, pe­ro es­cri­bía. El hu­mor, has­ta en­ton­ces, era par­te de la co­mu­ni­ca­ción con su fa­mi­lia y su gru­po de ami­gos. A ve­ces un me­ca­nis­mo de de­fen­sa pa­ra vin­cu­lar­se. Del hu­mor le gus­ta­ba que de­ja­ra ci­ca­tri­ces. Le en­can­ta­ba Jua­na Mo­li­na, Ga­sa­lla, Al­mo­dó­var. “Ese des­par­pa­jo, y lo obs­ceno. El hu­mor que ge­ne­ra im­pac­to, lo bor­der”. Por lo de­más, ca­lla­da, ob­ser­va­do­ra.

“EN REALI­DAD LA CO­ME­DIA, CO­MO DI­CE WOODY ALLEN, ES TRAGEDIA MÁS TIEM­PO; EN TONO DE HU­MOR PO­DÉS DE­CIR LAS CO­SAS MÁS

CRUDAS Y CRUELES QUE TE PUEDAS IMA­GI­NAR, Y ADE­MÁS DE TO­DO GE­NE­RAR UN

EFEC­TO EN EL CUER­PO, QUE ES LA RI­SA”

DORMIDA EN LA CUL­TU­RA GSM

A los 19 años se mu­dó a Mon­te­vi­deo por­que es­ta­ba es­tu­dian­do Co­mu­ni­ca­ción. El pri­mer año fue y vino de Ca­ne­lo­nes. Des­pués se ins­ta­ló en Par­que Batlle, cer­ca de la fa­cul­tad. Co­no­cía la ciu­dad por­que des­de los 15 años ve­nía a pa­sear con un par de ami­gas: “Ca­mi­ná­ba­mos to­do 18 de Ju­lio; íba­mos de Tres Cru­ces y vol­vía­mos, con to­tal con­fian­za”. Se re­ci­bió en cua­tro años, a los 23, le­jos de la nor­ma de egre­sar y que­dar de­bien­do dos ma­te­rias y

“EL HU­MOR ES UN DIS­CUR­SO IDEO­LÓ­GI­CO, POLÍTICO, UNA HE­RRA­MIEN­TA CON LA QUE TE­NÉS QUE SER MUY RES­PON­SA­BLE A LA HO­RA DE PLAN­TEAR TU PUN­TO DE VIS­TA DEL MUN­DO”

“BA­JO MI CON­DI­CIÓN DE FE­MI­NIS­TA MI­LI­TAN­TE NO FUNDAMENTALISTA, ME HE SEN­TI­DO MUY AGREDIDA, IN­CLU­SO EN FOR­MA PRI­VA­DA”

la te­sis. Y eso con huel­gas y re­cla­mos por el pre­su­pues­to en una fa­cul­tad que “se caía a pe­da­zos”, yen­do a cla­se con pa­ra­guas en con­te­ne­do­res que se llo­vían.

Fue­ron años de po­ca ac­ti­vi­dad ar­tís­ti­ca, di­ce, por­que no sa­bía có­mo vin­cu­lar­se. Aun­que hi­zo una ca­rre­ra de can­to en el tea­tro del Cen­tro e iba al cine to­das las se­ma­nas —sa­lía 50 pe­sos la en­tra­da, se acuer­da— y a re­ci­ta­les, el des­ta­pe co­men­zó cuan­do en­tró a un cur­so de dra­ma­tur­gia con Ana Mag­na­bos­co en Ar­tea­tro. “Des­cu­brí que lo mío era la na­rra­ción”.

Lo que sin­tió —ana­li­za­do pos­te­rior­men­te, “de gran­de”— es que el man­da­to so­cial es ha­cer una ca­rre­ra, te­ner una fa­mi­lia y que lo artístico es co­mo un hobby. “Así era en mi fa­mi­lia. Yo me ani­mé a in­ten­tar rom­per eso”. Sin em­bar­go, to­da­vía faltaba un lar­go tre­cho pa­ra que Lau­ra se sin­tie­ra ar­tis­ta. Mien­tras ter­mi­na­ba Co­mu­ni­ca­ción, en los pri­me­ros años del si­glo XXI, em­pe­zó a tra­ba­jar en Mar­ke­ting Cor­po­ra­ti­vo de An­tel. Eran años de tec­no­lo­gía GSM (sis­te­ma glo­bal pa­ra las co­mu­ni­ca­cio­nes mó­vi­les) de ce­lu­la­res. Con el te­lé­fono se po­día man­dar men­sa­jes de tex­to. Una lo­cu­ra. Un año y me­dio es­tu­vo allí. Tra­ba­jó en una em­pre­sa agre­ga­do­ra, que ha­cía con­te­ni­do pa­ra los ce­lu­la­res: ring­to­nes, tri­vias, jue­gos, ta­rot. Es­ta­ba en la par­te de re­dac­ción. Ha­cían pa­que­tes de con­te­ni­dos pa­ra las tres em­pre­sas de te­le­fo­nía mó­vil, y pla­ta­for­mas pa­ra em­pren­di­mien­tos co­mo el pro­gra­ma de te­le­vi­sión Des­ve­la­dos. “Es­tu­ve ahí co­mo cua­tro años, co­mo dormida, pen­san­do que eso era la vi­da: te­ner un tra­ba­jo de ocho ho­ras, un suel­do bien, có­mo­da, vi­vía con una ami­ga… has­ta que por suer­te la em­pre­sa se fun­dió”. En­tre el des­pi­do y el se­gu­ro de pa­ro veía por de­lan­te un año sa­bá­ti­co.

LA AN­SIE­DAD: EL QUIEBRE

Te­nía 26 años. Que­ría se­guir es­tu­dian­do na­rra­ción y dra­ma­tur­gia. Des­cu­brió que se ha­bía abier­to una es­cue­la que se lla­ma­ba Club de Co­me­dia: “Lo que ha­cían era pa­sar a la ora­li­dad la téc­ni­ca de es­cri­bir chis­tes”, cuen­ta. Se anotó, so­la­men­te pa­ra es­cri­bir. Al prin­ci­pio era frus­tran­te. Se sen­tía una es­tu­dian­te “muy me­dio­cre”, so­bre to­do a la ho­ra de de­jar el pa­pel e in­ter­pre­tar fren­te a los de­más. Pe­ro en el mo­nó­lo­go de fin de cur­so le fue muy bien. De­sa­rro­llan­do un tex­to que te­nía en­tró al con­cur­so Pa­tri­cia Stand Up. En su mo­nó­lo­go ha­bla­ba de la de­pi­la­ción, de lo abe­rran­te y vio­len­ta que es la ex­pe­rien­cia del gi­ne­có­lo­go, de la cri­sis de los 30. “Eran co­sas fe­mi­nis­tas, sin sa­ber­lo”. Que­dó co­mo una de las cin­co fi­na­lis­tas y se fo­gueó en una gi­ra por va­rios de­par­ta­men­tos an­tes de la fi­nal en Mon­te­vi­deo. Lau­ra em­pe­zó a dar­se cuen­ta de que po­día se­guir ha­cien­do eso. Le gus­ta­ba y le sa­lía bien. Pe­ro el man­da­to se­guía ahí: “Ten­go que bus­car un tra­ba­jo fi­jo, pa­ra te­ner un suel­do”.

Des­pués de eso vino otra co­sa y des­pués otra, y no pa­ró. En­se­gui­da del con­cur­so de 2009 hi­zo una obra de tea­tro en el Un­der Mo­vie con Al­zi­ra, el per­so­na­je de Agös­to Sil­vei­ra, du­ran­te tres años, to­dos los fi­nes de se­ma­na. Ha­cía even­tos y co­mo “ne­ce­si­ta­ba he­rra­mien­tas” es­tu­dió otras artes es­cé­ni­cas.

Es­ta­ba en pleno pro­ce­so de pro­fe­sio­na­li­za­ción mien­tras se­guía tra­ba­jan­do en los me­dios: en Ur­ba­na FM tu­vo un pro­gra­ma dia­rio con Da­ni Um­pi, Mar­tín Bus­ca­glia y Ma­jo Bor­ges; en ca­nal 4 fue pro­duc­to­ra y guio­nis­ta, hi­zo al­gu­na su­plen­cia en El País, en TV Show. “No me im­por­ta­ban mu­cho los tra­ba­jos que aga­rra­ra, siem­pre y cuan­do me que­da­ra tiem­po pa­ra ha­cer stand up”. Pa­re­cía mu­cho. Y lo era. “Mien­tras tra­ba­ja­ba en ca­nal 4 em­pe­cé a te­ner un tras­torno de an­sie­dad ge­ne­ra­li­za­do por el es­trés que me oca­sio­na­ba el tra­ba­jo. Em­pe­cé a te­ner ata­ques de an­sie­dad, ta­qui­car­dia; la pri­me­ra vez real­men­te pen­sé que me ha­bía ve­ni­do un in­far­to”. Tras un mes de ago­ra­fo­bia, el diag­nós­ti­co fue que te­nía una de­pre­sión agu­da de­bi­do a su in­de­ci­sión. “No sa­bía qué ha­cer; mi pro­ble­ma era en­tre el la­bu­ro, la co­me­dia y mi pro­fe­sión, el no po­der in­de­pen­di­zar­me”. Pe­ro en reali­dad, el mo­ti­vo más pro­fun­do de esa de­pre­sión era otro: “Sé per­fec­ta­men­te aho­ra que mi pá­ni­co era la muer­te de mi pa­dre y fi­nal­men­te ter­mi­nó pa­san­do; era mi mie­do más gran­de”.

CREERSE PRO­FE­SIO­NAL

Cuan­do to­mó la de­ci­sión de lar­gar to­do lo de­más y de­di­car­se a lo artístico su dis­cur­so em­pe­zó a cre­cer. “Em­pe­cé a dar­me cuen­ta del po­der que la pa­la­bra te­nía pa­ra mí”. Y te­nía cla­ro que era fe­mi­nis­ta. Con la se­gu­ri­dad de que “hay que sa­ber de lo que se ha­bla” pro­fun­di­zó en los es­tu­dios de gé­ne­ro y se vin­cu­ló ac­ti­va­men­te a co­lec­ti­vos fe­mi­nis­tas pa­ra par­ti­ci­par en el de­ba­te y acom­pa­ñar en be­ne­fi­cios.

“Cul­ti­vé una ideo­lo­gía y al re­ve­lar la pre­mi­sa em­pie­za una cons­truc­ción que tie­ne más ca­pas, em­pe­zás a in­ves­ti­gar mu­cho más, a di­rec­cio­nar tu dis­cur­so; cuan­do ha­bla­ba de la de­pi­la­ción no es­ta­ba ha­blan­do de los pe­los, sino de por qué las mu­je­res te­ne­mos que so­me­ter­nos a un man­da­to so­cial que nos di­ce tal co­sa. Has­ta que en­ten­dés —al me­nos es en el pro­ce­so en el que es­toy— que el hu­mor es un dis­cur­so ideo­ló­gi­co, político, una he­rra­mien­ta con la que te­nés que ser muy res­pon­sa­ble a la ho­ra de plan­tear tu pun­to de vis­ta del mun­do”, plan­tea.

Es­ta con­vic­ción con­tras­ta con la per­cep­ción ba­nal del hu­mor fren­te a lo so­lem­ne del dra­ma: “En reali­dad la co­me­dia, co­mo di­ce Woody Allen, es tragedia más tiem­po; en tono de hu­mor po­dés de­cir las co­sas más crudas y crueles que te puedas ima­gi­nar, y ade­más de to­do ge­ne­rar un efec­to en el cuer­po, que es la ri­sa”. Lau­ra re­co­no­ce que su prin­ci­pal vir­tud es “el ac­ting y el tono y la me­lo­día en el dis­cur­so” mien­tras que su de­bi­li­dad es “la cons­truc­ción del chis­te”. Más allá de co­no­cer la téc­ni­ca, el tru­co pa­ra ha­cer­lo efec­ti­vo es al­go que le sa­le in­tui­ti­va­men­te.

Faltaba un ele­men­to que ter­mi­na­ra de brin­dar­le la se­gu­ri­dad que ne­ce­si­ta­ba pa­ra dar el sal­to, pro­fe­sio­na­li­zar­se del to­do y ter­mi­nar de “creér­se­la”. Una no­che de ve­rano en La Co­ro­ni­lla re­ci­bió una lla­ma­da de Da­niel Fi­ga­res pa­ra in­te­grar­se a su pro­gra­ma de ra­dio, Rompkb­zas. En su co­lum­na de los vier­nes, Lau­ra UP, te­nía li­ber­tad, le ser­vía co­mo en­tre­na­mien­to sa­bien­do que to­das las se­ma­nas te­nía que es­cri­bir al­go dis­tin­to, “Y te­nía la in­ter­ac­ción con el pú­bli­co en un me­dio que des­de chi­ca me fas­ci­nó”. Un la­bu­ro sí, pe­ro en lo de ella.

Las ne­ce­si­da­des crea­ti­vas lle­van a los co­me­dian­tes a la so­bre­es­ti­mu­la­ción. Lau­ra re­co­no­ce que no de­ja pa­sar ab­so­lu­ta­men­te na­da: “Ten­go li­bre­ti­tas por to­dos la­dos, anoto en el ce­lu­lar, gra­bo con­ver­sa­cio­nes, sa­co fotos en la ca­lle sin que la per­so­na se dé cuen­ta”. Un pe­li­gro. En el cine le gus­ta ob­ser­var las reac­cio­nes de la gen­te, en par­ti­cu­lar las ri­sas du­ran­te una pe­lí­cu­la de te­rror. Y di­ce, con una se­rie­dad ca­si re­sig­na­da, que se le ha­ce muy di­fí­cil te­ner una pa­re­ja, por­que to­dos los in­ten­tos de re­la­ción que ha te­ni­do em­pie­zan: “¿Y vas a usar es­to de ma­te­rial?”. “Sí, por su­pues­to”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.