TO­DO A SU DE­BI­DO MO­MEN­TO

Pa­blo Gar­fin­kel

Seisgrados - - Contenido - [Por An­drea Sa­llé Onet­to] [Fotos Lu­cía Ca­rri­quiry]

La fra­se “el que mu­cho abar­ca, po­co aprie­ta”, pa­re­ce no apli­car a la vi­da de es­te mul­ti­em­pre­sa­rio que ha sa­bi­do ba­lan­cear res­pon­sa­bi­li­da­des con vi­da per­so­nal. Pa­blo Gar­fin­kel se mue­ve en­tre los mun­dos de la tec­no­lo­gía y el en­tre­te­ni­mien­to, es co­fun­da­dor del gru­po in­ver­sor To­kai Ven­tu­res, so­cio de NXTP Labs y de Woow, di­rec­tor de Li­fe Ci­ne­mas y Twen­tieth Cen­tury Fox en Uru­guay, en­tre otra lar­ga lis­ta de pro­yec­tos. La cla­ve de su éxi­to ra­di­ca

en sa­ber prio­ri­zar y co­lo­car ca­da co­sa en su lu­gar

Siem­pre me cos­tó lla­mar a las per­so­nas por sus apo­dos, di­mi­nu­ti­vos o abre­via­cio­nes de nom­bres al re­cién co­no­cer­las. Me pa­re­ce que tal no­mi­na­ción con­lle­va un ac­to de con­fian­za, de apre­cio y has­ta de ca­ri­ño, que es di­fí­cil al­can­zar en los pri­me­ros en­cuen­tros con al­guien. Pe­ro una vez ro­to el hie­lo y ge­ne­ra­da la con­fian­za, lla­mar­los por el nom­bre com­ple­to pue­de so­nar a re­zon­go.

A Pa­blo Gar­fin­kel, que a pri­me­ra vis­ta irra­dia un per­fil de em­pre­sa­rio se­rio y dis­tan­te, le pa­sa al­go cu­rio­so. La gen­te lo lla­ma “Pa­bli­to” sin ca­si co­no­cer­lo. En el ám­bi­to la­bo­ral le pa­sa se­gui­do, in­clu­so con per­so­nas de di­fe­ren­tes paí­ses y ru­bros, sin que le ha­yan pe­di­do “per­mi­so” pre­vio pa­ra lla­mar­lo así y sal­tar a ese se­gun­do ni­vel de con­fian­za que pre­ce­de a una amis­tad. Qui­zá es­ta ca­rac­te­rís­ti­ca re­ve­le más de su for­ma de ser y de có­mo se vin­cu­la con el mun­do que sus pro­pias pa­la­bras.

DE UN LA­DO PA­RA OTRO

In­ge­nie­ro in­dus­trial de pro­fe­sión y em­pren­de­dor de vo­ca­ción, Pa­blo es el ma­yor de tres her­ma­nos va­ro­nes que vi­vie­ron su in­fan­cia en­tre jor­na­das eter­nas de cla­ses en el Li­ceo Fran­cés (iban de 7:30 a 18:30) y mu­cho de­por­te, es­pe­cial­men­te, fútbol. “Me con­si­de­ro un en­fer­mo del de­por­te: de prac­ti­car, no tan­to de ver”, con­fie­sa y cuen­ta que ju­gó al bás­quet­bol, al tenis, al vó­lei­bol y al fútbol, en ca­si to­dos fe­de­ra­do. Con ta­les con­di­cio­nes, era de es­pe­rar que de gran­de qui­sie­ra ser de­por­tis­ta, pe­ro ade­más de buen atle­ta, era buen alumno, apli­ca­do y pro­li­jo. Hi­zo dos ba­chi­lle­ra­tos en si­mul­tá­neo, Cien­tí­fi­co en es­pa­ñol y Bio­ló­gi­co en fran­cés y cuan­do lle­gó el mo­men­to de la elec­ción vo­ca­cio­nal tu­vo “un lío es­pec­ta­cu­lar”. “Que­ría es­tu­diar bio­tec­no­lo­gía, me pi­ca­ba ese bi­chi­to y en Uru­guay no ha­bía esa ca­rre­ra —no ha­bía ca­si nin­gu­na de las que hoy co­no­ce­mos—, era muy li­mi­ta­do”. Fi­nal­men­te op­tó por en­trar en In­ge­nie­ría en la Uni­ver­si­dad de la Re­pú­bli­ca. “Fue ho­rri­ble, una ex­pe­rien­cia es­pan­to­sa en to­do sen­ti­do, des­de lo so­cial has­ta lo cu­rri­cu­lar. Era el pri­mer año des­pués de la dic­ta­du­ra. Sal­vé Compu­tación con 10 sin ha­ber to­ca­do una compu­tado­ra. Cuan­do vi eso, y co­mo te­nía in­quie­tu­des y la po­si­bi­li­dad de pen­sar en el ex­te­rior, me plan­teé ha­cer bio­tec­no­lo­gía en Es­ta­dos Uni­dos”. Pe­ro los afec­tos pe­sa­ron más. Mu­chos de sus ami­gos, in­de­ci­sos co­mo él, se iban a ir a es­tu­diar a Is­rael y con ellos mar­chó Pa­blo a es­tu­diar In­ge­nie­ría In­dus­trial, en el Ins­ti­tu­to de Tec­no­lo­gía de Is­rael, una de las uni­ver­si­da­des más di­fí­ci­les y exi­gen­tes del país, sin sa­ber una so­la pa­la­bra de he­breo, re­qui­si­to fun­da­men­tal pa­ra po­der ha­cer la fa­cul­tad. “A esa edad, a los 18 años, uno ha­ce lo­cu­ras”.

Al em­pe­zar la ca­rre­ra se dio cuen­ta de que in­ge­nie­ría no era lo su­yo, pe­ro “ya es­ta­ba en el bai­le”, así que se cam­bió de orien­ta­ción y se ins­cri­bió en In­ge­nie­ría In­dus­trial y Ge­ren­cial, una ra­ma con un per­fil más hu­ma­nís­ti­co. Se re­ci­bió, un po­co pro­tes­tan­do por­que no era lo que le gus­ta­ba, y vol­vió con el tí­tu­lo a Uru­guay. “Mi pri­mer tra­ba­jo —si­guien­do con los erro­res vo­ca­cio­na­les— fue co­mo in­ge­nie­ro de plan­ta”, cuen­ta Pa­blo, quien tra­ba­jó por dos años de tú­ni­ca blan­ca en la em­pre­sa fa­mi­liar, una fá­bri­ca tex­til. El se­gun­do año se ale­jó un po­co de la plan­ta y em­pe­zó a di­se­ñar co­lec­cio­nes de te­las: se dio cuen­ta de que lo crea­ti­vo le gus­ta­ba más. A par­tir de allí, pa­só a di­se­ñar co­lec­cio­nes de pren­das, a fa­bri­car­las e im­por­tar­las. Po­co a po­co, la fa­ce­ta em­pren­de­do­ra iba ga­nan­do te­rreno. Te­nía 25 años y dos tra­ba­jos, uno en la fá­bri­ca co­mo ven­de­dor y otro en su pro­pia em­pre­sa, una im­por­ta­do­ra de te­ji­dos, que ter­mi­nó sien­do su prio­ri­dad. Lue­go, ca­si que por ca­sua­li­dad y a tra­vés de su pa­dre (su gran re­fe­ren­te), lle­gó a in­vo­lu­crar­se en otra in­dus­tria crea­ti­va: la del cine y el en­tre­te­ni­mien­to. Lo ayu­dó a ha­cer cre­cer lo que hoy es Li­fe Ci­ne­mas y en el año 2000 to­ma­ron la re­pre­sen­ta­ción de Twen­tieth Cen­tury Fox pa­ra Uru­guay, que man­tie­nen has­ta el día de hoy. El mun­do de los fon­dos de in­ver­sión ron­da­ba a su al­re­de­dor pe­ro no fue has­ta 2007 que co­men­zó a tra­ba­jar con el ca­pi­tal de ries­go.

LAS CO­SAS CLARAS

Allá por el 2007 el eco­sis­te­ma em­pren­de­dor uru­gua­yo no se pa­re­cía en na­da al ac­tual y ha­blar de in­ver­tir en star­tups era una no­ve­dad y una lo­cu­ra. “En esa épo­ca ya ha­bía vis­to que to­do no se pue­de ha­cer”, ex­pli­ca Pa­blo, que de­ci­dió des­li­gar­se del ru­bro de la im­por­ta­ción tex­til pa­ra que­dar­se con las ac­ti­vi­da­des del cine y co­men­zar a in­ver­tir en Ar­gen­ti­na en star­tups, esas pe­que­ñas em­pre­sas emer­gen­tes con po­ten­cial de cre­ci­mien­to. Es­tu­vo cua­tro años en eso, has­ta que fi­nal­men­te, jun­to con su ac­tual so­cio Ga­briel Roz­man crea­ron el fondo de in­ver­sión de ca­pi­tal de ries­go To­kai Ven­tu­res. El nom­bre de la em­pre­sa es un ho­me­na­je a una tra­di­ción fa­mi­liar. “To­kai es un vino tra­di­cio­nal de ori­gen hún­ga­ro. Mi abue­lo te­nía una bo­te­lla de 1945 de ese vino y cuan­do vi­vía, to­dos los 31 de di­ciem­bre —que fes­te­já­ba­mos en su ca­sa— a las do­ce me­nos cin­co traía la bo­te­lla, que ob­via­men­te te­nía eva­po­ra­da la gran ma­yo­ría del vino y lo que que­da­ba era ab­so­lu­ta­men­te in­to­ma­ble. Pe­ro ja­más la abrió, por­que la tra­di­ción era que cuan­do lle­ga­ban las do­ce y él de­cía ‘la voy a abrir, es­te año sí la voy a abrir’, to­dos los nie­tos con­tes­tá­ba­mos que de nin­gu­na ma­ne­ra, que es­pe­ra­ra al año si­guien­te. Era una ma­ne­ra de de­cir­le al abue­lo que por fa­vor si­guie­ra siem­pre y

“ES­TAR EN MU­CHAS IN­DUS­TRIAS A LA VEZ ES COM­PLI­CA­DO Y HA­CER MU­CHAS CO­SAS BIEN ES IM­PO­SI­BLE. PE­RO TIE­NE UNA GRAN VEN­TA­JA, SACáS ENSE­ñANZAS QUE DES­PUéS PO­DéS, DE AL­GU­NA MA­NE­RA, TRASLADAR DE UNAS A OTRAS”

“APREN­Dí QUE EL TIMING DE LOS NE­GO­CIOS ES FUN­DA­MEN­TAL. DE HE­CHO, AL­GU­NAS ESTADíSTICAS DI­CEN QUE ES LA PRIN­CI­PAL RA­ZóN DEL éXI­TO Y, SE­GU­RA­MEN­TE, TAM­BIéN DEL FRACASO

apa­re­cie­ra to­dos los fi­nes de año”, aun­que su abue­lo ya no es­tá más con ellos, to­dos los 31 de di­ciem­bre re­pi­ten el mis­mo ri­tual, con la mis­ma bo­te­lla. “Es un nom­bre muy sen­si­ble, muy emo­ti­vo pa­ra mí y se lo pu­si­mos a la em­pre­sa un po­co en ho­nor a mi abue­lo”. La fa­mi­lia es el eje ver­te­bral en la vi­da de Pa­blo y de­di­car­le tiem­po de ca­li­dad, es su ma­yor prio­ri­dad. “Soy muy ce­lo­so de mi vi­da per­so­nal y de mi tiem­po. El desafío es con­ju­gar­los, sin du­da. Des­de chi­co eva­lúo las co­sas que uno prio­ri­za por el tiem­po que les de­di­ca. No soy muy cre­yen­te de la fra­se ‘so­mos ín­ti­mos ami­gos pe­ro nos ve­mos po­co’. No me cie­rra, son dos co­sas que pa­ra mí son con­tra­dic­to­rias. Por eso, no van a ver­me tan­to en las re­des (so­cia­les) co­mo in­clu­so me gus­ta­ría, por­que lle­va tiem­po, pe­ro sí van a ver­me sa­lien­do de la ofi­ci­na tem­prano pa­ra ir­me a mi ca­sa, sin nin­gún pro­ble­ma de que me vean o lle­van­do a mis hi­jos ca­mi­nan­do al co­le­gio, por­que lo dis­fru­to. Le doy una prio­ri­dad to­tal a eso”. Pa­blo tie­ne tres hi­jos, una ca­si adul­ta y dos pe­que­ños, de 8 y 5 años. “Soy un pa­dre pre­sen­te y de­di­co tiem­po de ca­li­dad pa­ra ellos. Me ti­ro al pi­so a ju­gar y ha­go de­be­res, voy a la es­cue­la a con­tar cuen­tos. Me di­vier­te”, y con­fie­sa que en­tre las pro­fe­sio­nes pen­dien­tes le que­dó en el tin­te­ro la de maestro de edu­ca­ción ini­cial. A los 32 años qui­so ano­tar­se pa­ra ha­cer la ca­rre­ra, pe­ro en ese mo­men­to el lí­mi­te de edad pa­ra ins­cri­bir­se era los 30. “Siem­pre fui el tío pos­ti­zo de los ni­ños de mis ami­gos cuan­do yo no te­nía hi­jos y des­pués un pa­pá su­per­pre­sen­te; lo dis­fru­to y sig­ni­fi­ca mu­chí­si­mo pa­ra mí”.

La pa­ter­ni­dad de sus hi­jos más pe­que­ños los lle­vó a él y a su es­po­sa Lo­la a tran­si­tar un ca­mino has­ta en­ton­ces des­co­no­ci­do. “Mis dos hi­jos me­no­res na­cie­ron por fer­ti­li­za­ción in vi­tro y tu­vi­mos que pa­sar por un tiem­po muy du­ro pa­ra lo­grar­lo”, con po­cas chan­ces de que los em­ba­ra­zos lle­ga­ran a tér­mino y tras va­rios in­ten­tos de re­pro­duc­ción asis­ti­da, los pe­que­ños se su­ma­ron a sus vi­das. En el pro­ce­so de bús­que­da, co­no­cie­ron a San­dra y Bruno, una pa­re­ja que es­ta­ba pa­san­do por una si­tua­ción si­mi­lar y con ellos sur­gió la idea de crear una fun­da­ción que ayu­da­ra a vi­sua­li­zar es­tos pro­ble­mas, fue así que na­ció Dar a Luz (ver re­cua­dro). “Lo­la y San­dra son las al­mas de la fun­da­ción, Bruno y yo so­mos los que apo­ya­mos la idea pe­ro en reali­dad las al­mas son ellas y los pro­fe­sio­na­les que nos acom­pa­ña­ron en es­te ca­mino”, ad­mi­te.

Con sus pa­dres y sus her­ma­nos el víncu­lo tam­bién es muy fuer­te. Se jun­tan re­gu­lar­men­te pa­ra con­ver­sar, con­sul­tar­se los te­mas más im­por­tan­tes y apo­yar­se en las de­ci­sio­nes. “Eso fun­cio­na muy bien y es­toy muy or­gu­llo­so, te di­ría que es una de las co­sas de las que más or­gu­llo­so es­toy: có­mo fun­cio­na la fa­mi­lia y la em­pre­sa fa­mi­liar”.

SA­BER ES­PE­RAR (Y ARRIESGAR)

Ser in­ver­sor de ca­pi­tal im­pli­ca ser un em­pren­de­dor más: con­se­guir los po­ten­cia­les em­pren­di­mien­tos a in­cu­bar y en­con­trar a quie­nes es­ta­rán a la ca­be­za de la in­ver­sión. En To­kai se en­car­gan de agre­gar­le va­lor a los pro­yec­tos y eso se ha­ce “po­nien­do tiem­po”. “Pa­ra mí el con­cep­to de smart-mo­ney en ver­dad no es tal, sino que es más un con­cep­to de smart-ti­me. Sí, es­tá bien fir­mar un che­que pe­ro de­di­car­le tiem­po es lo fun­da­men­tal”. Y ese tiem­po tam­bién re­fie­re a la ex­pe­rien­cia que se pue­da apor­tar. “No­so­tros te­ne­mos una muy bue­na ca­suís­ti­ca por la can­ti­dad de in­ver­sio­nes que hi­ci­mos, tan­to di­rec­ta co­mo in­di­rec­ta­men­te a tra­vés de NXTP Labs (fondo de ca­pi­tal em­pren­de­dor de tec­no­lo­gía). Son más de dos­cien­tas y eso ha­ce que ten­ga­mos un pa­no­ra­ma cla­ro de los dis­tin­tos es­ta­dios de las em­pre­sas”.

Su tra­ba­jo co­mo in­ver­sor im­pli­ca re­unir­se pe­rió­di­ca­men­te con las em­pre­sas in­cu­ba­das, brin­dar con­se­jo, in­te­grar al­gún co­mi­té o reunio­nes ope­ra­ti­vas y en pa­ra­le­lo bus­car po­ten­cia­les in­ver­sio­nes. “Es­ta es una in­dus­tria muy di­ná­mi­ca don­de te­nés que es­tar to­do el día. Mi tra­ba­jo es in­for­mar­me, prio­ri­zar las co­sas que hay en me­dio de la di­ver­si­dad y en­fo­car­me”. Co­mo una es­pe­cie de ras­trea­dor de ten­den­cias, es­tar ac­tua­li­za­do es cru­cial pa­ra po­der ayu­dar en la re­vi­sión es­tra­té­gi­ca de las com­pa­ñías. “Es­tas co­sas van cam­bian­do muy rá­pi­do, no so­lo las tec­no­ló­gi­cas, to­do ti­po de em­pre­sas y mi rol es es­tar in­for­ma­do y ayu­dar en el rit­mo de esos cam­bios, por­que si los ha­cés tar­de te va mal y si los ha­cés muy tem­prano, tam­bién pue­de ir­te mal, por­que te ade­lan­tas­te”. Con el ejem­plo de su ma­dre que re­cién a los 40 años em­pe­zó a es­tu­diar me­di­ci­na (ca­rre­ra de la que se re­ci­bió, hi­zo un pos­gra­do y ejer­ció has­ta ju­bi­lar­se) y con el su­yo pro­pio, que tam­bién tu­vo que es­pe­rar has­ta los 40 pa­ra po­der ir a es­tu­diar a Es­ta­dos Uni­dos (es­tu­dió ma­na­ge­ment en la Es­cue­la de Ne­go­cios de Har­vard), Pa­blo tie­ne cla­ro que las co­sas lle­gan a su de­bi­do tiem­po y que a ve­ces es cues­tión de es­pe­rar el mo­men­to in­di­ca­do pa­ra ac­tuar y po­ne dos

ejem­plos. En 2009 hi­cie­ron una em­pre­sa de pa­gos mó­vi­les pa­ra abo­nar cuen­tas a tra­vés de sms, al­go im­pen­sa­ble en esa épo­ca. “La vi­sión era bue­na pe­ro cuan­do en­trás en una in­dus­tria muy tem­prano, te­nés que ha­cer las co­sas muy bien pa­ra que­dar­te has­ta que eso ex­plo­te. Hoy esa in­dus­tria se lla­ma fin­tech, pe­ro en 2009 ibas a ha­cer una pre­sen­ta­ción a un ban­co, te abría las puer­tas, te de­cía que es­ta­ba pre­cio­so y des­pués nun­ca más te con­tes­ta­ba un mail. Hoy los ban­cos es­tán in­cu­ban­do star­tups”, re­la­ta. En con­tra­po­si­ción, el ca­so de la em­pre­sa uru­gua­ya Woow (de la cual si­gue for­man­do par­te), lle­gó al mer­ca­do en el mo­men­to in­di­ca­do y con un eco­sis­te­ma pre­pa­ra­do pa­ra re­ci­bir­lo: “Pa­sa­mos de ser 4 per­so­nas a ser 40 en 7 me­ses, y 150 en 2 años; y a te­ner 50.000 transac­cio­nes por mes en al­go que era ab­so­lu­ta­men­te nue­vo”. “Es­tar en mu­chas in­dus­trias a la vez es com­pli­ca­do y ha­cer mu­chas co­sas bien es im­po­si­ble. Pe­ro tie­ne una gran ven­ta­ja, sacás ense­ñanzas que des­pués po­dés, de al­gu­na ma­ne­ra, trasladar de unas a otras. Apren­dí que el timing de los ne­go­cios es fun­da­men­tal. De he­cho, al­gu­nas estadísticas di­cen que es la prin­ci­pal ra­zón del éxi­to y, se­gu­ra­men­te, tam­bién del fracaso”.

GE­NE­RAR OPORTUNIDADES

Pa­ra Pa­blo, la ac­ti­tud es la prin­ci­pal cua­li­dad que tie­ne que te­ner un em­pren­de­dor, su­ma­da a sa­ber ro­dear­se de gen­te ca­paz y sa­ber es­cu­char. “Hay que lograr te­ner ca­rác­ter, mo­ti­va­ción, com­pro­mi­so, li­de­raz­go pe­ro a la vez sa­ber es­cu­char, que no es tan fá­cil”. Ha­ce ca­si nue­ve años que for­ma par­te de la or­ga­ni­za­ción En­dea­vor co­mo miem­bro del di­rec­to­rio, pe­ro en 2017 de­ci­dió to­mar­se un año sa­bá­ti­co. “Creo que to­das las co­sas tie­nen un ci­clo y las or­ga­ni­za­cio­nes tie­nen que te­ner gen­te nue­va, que trai­ga ideas nue­vas y les di un po­co de lu­gar”, a pe­sar de no es­tar más en ese rol, si­gue vin­cu­la­do a la or­ga­ni­za­ción co­mo men­tor.

Ve con bue­nos ojos el es­ta­do del eco­sis­te­ma em­pren­de­dor ac­tual en Uru­guay, pe­ro igual con­si­de­ra que hay mu­cho por ha­cer. “Nos fal­ta en­con­trar gen­te con co­no­ci­mien­tos y con ex­pe­rien­cia que se ani­me a em­pren­der, no so­lo chi­cos de fa­cul­tad —que me pa­re­ce bár­ba­ro—, pe­ro se ne­ce­si­ta la mez­cla de gen­te con otras vir­tu­des y otros apren­di­za­jes”. Re­sal­ta que la ANII es la co­lum­na de ese eco­sis­te­ma y que ha ha­bi­do una me­jo­ra en las po­lí­ti­cas, pe­ro que to­da­vía fal­ta un fondo de ca­pi­tal de ries­go de otro ni­vel que ayu­de a acom­pa­sar la ve­lo­ci­dad de la di­ná­mi­ca del sec­tor. “Siem­pre di­go que Uru­guay es un país mu­cho más po­li­ti­za­do de lo que la gen­te lo ve des­de afue­ra. Siem­pre es­ta­mos cal­cu­lan­do los ries­gos po­lí­ti­cos de ha­cer es­to o lo otro y es­ta no es una in­dus­tria que ad­mi­ta eso, pa­ra na­da. Es­ta es una in­dus­tria que ad­mi­te to­mar ries­gos que a su vez re­pre­sen­tan oportunidades, y eso es co­mo un em­pren­de­dor ve las co­sas: don­de los de­más ven ries­gos no­so­tros ve­mos oportunidades”. En ese jue­go, el fracaso es­tá a la vuel­ta de la es­qui­na y más que un de­fec­to se trans­for­ma en una vir­tud. “Vos me traés a un ti­po que fra­ca­só y lo mi­ro con dos ojos en­se­gui­da por­que di­go ‘es­te ya sa­be un mon­tón de co­sas’. He apos­ta­do a em­pren­di­mien­tos con gen­te que no te­nía la me­nor idea de na­da, que era su pri­mer tra­ba­jo y ob­via­men­te, traen un mon­tón a fa­vor pe­ro les fal­tan otras co­sas que el que fra­ca­só ya las tie­ne”. Esas oportunidades bien apro­ve­cha­das son las que pue­den ge­ne­rar ri­que­zas y cam­bios en la ca­li­dad de vi­da de las per­so­nas y a Pa­blo, des­de su rol, ayu­dar a ge­ne­rar­las, a cons­truir lo que la gen­te ni se ima­gi­na que po­día lograr y agre­gar va­lor es lo que más lo gra­ti­fi­ca de su tra­ba­jo. Es­te hom­bre, que se describe co­mo “muy sen­si­ble por den­tro, bas­tan­te tor­pe por fue­ra y enamo­ra­do de la vi­da”, ad­mi­ra a los em­pre­sa­rios que sa­ben ma­ne­jar bien su prin­ci­pal ac­ti­vo: el tiem­po. “Creo que es uno de los desafíos más im­por­tan­tes que te­ne­mos hoy pa­ra no­so­tros y pa­ra trans­mi­tir­le a nues­tros hi­jos. Per­so­nal­men­te, me en­cuen­tro to­dos los días vien­do qué ha­cer, si es­to (el tra­ba­jo) que es in­fi­ni­to o ti­rar­me a ju­gar con ellos. El em­pre­sa­rio que lo­gra te­ner ese equi­li­brio es uno de los que me­re­ce mi ma­yor res­pe­to”.

PER­SO­NAS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.