AQUEL HI­JO PER­DI­DO DE LA GUE­RRA

My Fat­her’s Eyes de Eric Clap­ton

Seisgrados - - Contenido - [Por Gon­za­lo Pa­ler­mo]

El mú­si­co bri­tá­ni­co Eric Clap­ton nun­ca co­no­ció a su pa­dre y pro­ba­ble­men­te es­te, un ex­mi­li­tar ca­na­dien­se y pia­nis­ta afi­cio­na­do, ja­más sos­pe­chó que su hi­jo era ese vir­tuo­so gui­ta­rris­ta que arras­tra­ba mul­ti­tu­des y al que los fa­ná­ti­cos em­pa­ren­ta­ban con Dios. My Fat­her’s Eyes en­cie­rra es­ta his­to­ria de des­en­cuen­tros que va des­de la se­gun­da gue­rra mun­dial has­ta los años de 1980 pa­ra con­ver­tir­se, de pa­so, en un éxi­to mun­dial

Ed­ward Wal­ter Fr­yer na­ció el 21 de mar­zo de 1920 en Mon­treal, Ca­na­dá, y dos dé­ca­das más tar­de se alis­tó en las fuer­zas ar­ma­das pa­ra com­ba­tir en la se­gun­da gue­rra mun­dial. Pa­só una tem­po­ra­da en Lon­dres cum­plien­do ser­vi­cio y re­co­rrien­do los ba­res en sus ho­ras li­bres, mien­tras la ciu­dad per­ma­ne­cía en sus­pen­so, con el fan­tas­ma del blitz­krieg ale­mán to­da­vía pre­sen­te, en una gue­rra que re­cién em­pe­za­ba len­ta­men­te a di­si­par­se. Una no­che de ju­nio de 1944, Ed­ward de 24 años, co­no­ció a una jo­ven de 16, lla­ma­da Pa­tri­cia Molly Clap­ton. Co­mo to­do lo que ocu­rría en me­dio de la gue­rra, aquel en­cuen­tro aza­ro­so no du­ró mu­cho: Pa­tri­cia si­guió con su vi­da en Lon­dres mien­tras Ed­ward des­apa­re­ció días más tar­de. Des­pués de la gue­rra, él vol­vió a Ca­na­dá y de­di­có los años si­guien­tes a sus dos gran­des pa­sio­nes: el ar­te y la na­ve­ga­ción. Can­ta­ba y to­ca­ba el piano en ba­res y ho­te­les pa­ra man­te­ner­se, y en oca­sio­nes has­ta ven­día sus pro­pias pin­tu­ras; aho­rra­ba con el ob­je­ti­vo de, al­gún día, te­ner su pro­pia em­bar­ca­ción. Es­tu­vo ca­sa­do dos ve­ces, pri­me­ro con Ce­ce­lia Rich, con quien tu­vo dos hi­jos, Ed­ward Jr. y San­dra; y lue­go con Yvon­ne Col­son, con quien tu­vo una hi­ja, Eva Ja­ne. Pos­te­rior­men­te, en­tre su­pues­tas in­fi­de­li­da­des, la pa­re­ja se se­pa­ró. Aquel ve­te­rano de gue­rra con una no­ta­ble sen­si­bi­li­dad ar­tís­ti­ca de­ci­di­ría en­ton­ces pa­sar el res­to de su vi­da en com­pa­ñía de su Ju­pi­ter IV, un bo­te de más de 30 me­tros de lar­go que tam­bién le ser­vi­ría de ca­sa. Un sue­ño he­cho reali­dad. Pe­ro el azar vol­ve­ría a in­ter­ve­nir pa­ra que Syl­via “Gol­die” Nic­ka­son se cru­za­ra en su ca­mino y se con­vir­tie­ra en su nue­va es­po­sa, con quien vi­vi­ría has­ta su muer­te. Des­pués de que Fr­yer mu­rie­ra, el 15 de ma­yo de 1985 en el hos­pi­tal de ve­te­ra­nos de gue­rra de North York, On­ta­rio, Gol­die se pa­ró en la cu­bier­ta del Ju­pi­ter IV y dis­per­só sus ce­ni­zas en el mar.

NA­DIE ES QUIEN DI­CE SER

Es pre­ci­so vol­ver en el tiem­po has­ta aquel en­cuen­tro for­tui­to ocu­rri­do en un bar de Lon­dres en 1944. Ed­ward y Pa­tri­cia nun­ca más vol­vie­ron a ver­se las ca­ras, pe­ro ella que­dó em­ba­ra­za­da y dio a luz el 30 de mar­zo de 1945, en Su­rrey, al su­r­es­te de In­gla­te­rra, po­co des­pués de que el ejér­ci­to alia­do cru­za­ra el Rin e ini­cia­ra los úl­ti­mos mo­vi­mien­tos de una gue­rra que ter­mi­na­ría un mes más tar­de. El re­cién na­ci­do to­mó el ape­lli­do ma­terno y du­ran­te los si­guien­tes nue­ve años cre­ció con­ven­ci­do de que sus abue­los eran sus pa­dres y de que su ma­dre era su her­ma­na ma­yor. Un jue­go de pa­la­bras vuel­ve to­do un po­co más con­fu­so: el se­gun­do es­po­so de su abue­la Ro­se era de ape­lli­do Clapp, muy pa­re­ci­do al de su ver­da­de­ro abue­lo, Re­gi­nald Clap­ton.

Y co­mo si to­do fue­ra par­te de un guion, su ma­dre Pa­tri­cia co­no­ce­ría a otro soldado ca­na­dien­se, Frank MCDONALD, con quien se mu­da­ría a Ca­na­dá. El pe­que­ño Eric se que­dó en Su­rrey con sus “pa­dres”. Pa­tri­cia vol­ve­ría po­co des­pués a In­gla­te­rra de vi­si­ta, acom­pa­ña­da de su nue­vo es­po­so y su se­gun­do hi­jo, Brian. Más tar­de da­ría a luz a Cheryl y a Heat­her. A es­ta al­tu­ra Eric ya sa­bía to­do el en­re­do. El jo­ven Clap­ton aban­do­nó la se­cun­da­ria y fue ex­pul­sa­do del Kings­ton Co­lle­ge of Art por­que so­lo se in­tere­sa­ba por una asig­na­tu­ra: la música. Pe­ro pa­ra eso to­da­vía fal­ta­ban años. Mien­tras tan­to, tra­ba­ja­ba en la cons­truc­ción a las ór­de­nes del es­po­so de su abue­la, Jack.

EL PA­DRE Y EL HI­JO

“No co­no­cí a mi pa­dre. Lo más cer­ca que es­tu­ve de ello fue cuan­do observé los ojos de mi hi­jo. Me ha to­ca­do vi­vir un ci­clo muy ex­tra­ño y por eso es al­go que qui­se com­par­tir, fue así co­mo na­ció la canción”. Eso fue lo que res­pon­dió Clap­ton en 1993 a la re­vis­ta Gui­tar World so­bre My Fat­her’s Eyes, to­ca­da por pri­me­ra vez en 1992 en for­ma­to acús­ti­co.

El mú­si­co com­pu­so la canción pa­ra el Un­plug­ged de MTV pe­ro fi­nal­men­te no la in­clu­yó en el ál­bum. Más ade­lan­te gra­ba­ría una ver­sión pa­ra Pil­grim (1998), que se­ría su pri­mer dis­co de es­tu­dio des­pués de una dé­ca­da. La idea —tal co­mo le di­jo Clap­ton a su ba­te­ris­ta Ste­ve Gadd— era crear el dis­co más tris­te de to­dos los tiem­pos e in­cur­sio-

“NO CO­NO­CÍ A MI PA­DRE. LO MÁS CER­CA QUE ES­TU­VE DE ELLO FUE CUAN­DO OBSERVÉ LOS OJOS DE MI HI­JO”

nar a la vez en el pop de sin­te­ti­za­do­res. My Fat­her’s Eyes re­pre­sen­ta a la per­fec­ción am­bas ideas: una le­tra que re­za por “una llu­via sa­na­do­ra” que “res­tau­re mi al­ma otra vez”, mien­tras los ale­gres co­ros fe­me­ni­nos acom­pa­ñan la bús­que­da del pa­dre au­sen­te. Lo que mu­chos no sa­bían en­ton­ces era de dón­de ve­nía to­da esa tris­te­za que Clap­ton le ha­bía im­preg­na­do a su música y al­gu­nos em­pe­za­ron a in­da­gar en ese pa­dre, sin en­con­trar nin­gún da­to cer­te­ro.

Por en­ton­ces ya ha­cía dé­ca­das que Clap­ton era Dios, tal co­mo re­za­ban los gra­fi­tis bri­tá­ni­cos de fi­nes de los años de 1960, la épo­ca do­ra­da de la gui­ta­rra, don­de Clap­ton y Hen­drix se dispu­taban el trono y la psi­co­de­lia apa­re­cía pa­ra cam­biar to­do. Clap­ton ya ha­bía pa­sa­do por un par de ban­das que eran a la vez es­cue­las pa­ra mú­si­cos vir­tuo­sos: la pri­me­ra fue The Yard­birds (la de­jó en 1965 por­que se es­ta­ba vol­vien­do de­ma­sia­do pop y re­co­men­dó na­da me­nos que a Jimmy Pa­ge, quien a su vez re­co­men­dó a Jeff Beck pa­ra su

lu­gar) y más ade­lan­te lle­gó la le­gen­da­ria John Ma­yall & the Blues­brea­kers (don­de se vol­vió di­vi­ni­dad gra­cias al no­ta­ble Blues Brea­kers with Eric Clap­ton, de 1966). Clap­ton siem­pre fue in­quie­to, un gran gui­ta­rris­ta de gru­po con ADN de lo­bo solitario. Por eso acu­mu­ló cré­di­tos con mú­si­cos y ban­das tan no­ta­bles y en tan po­co tiem­po. La más im­pre­sio­nan­te de to­das fue Cream. Ahí lle­ga­ría la épo­ca de los su­per­gru­pos y los po­wer trios, la in­va­sión bri­tá­ni­ca y el éxi­to mun­dial de la mano de hits co­mo Suns­hi­ne of Your Lo­ve y Bad­ge. En es­te pun­to sus pro­yec­tos se api­lan y es pre­ci­so mi­rar­los en pers­pec­ti­va pa­ra po­der apre­ciar el pe­so real de ca­da uno. Des­pués de Cream —que fue de 1966 a 1968— lle­gó otro gru­po re­lám­pa­go: Blind Faith, jun­to con Ste­ve Win­wood, que de­jó can­cio­nes inol­vi­da­bles co­mo Pre­sen­ce of the Lord. Igual de bre­ve e in­ten­so fue su pa­so por De­rek and the Do­mi­nos, con Bell Bot­tom Blues y Lay­la co­mo im­pres­cin­di­bles. Mien­tras Clap­ton re­co­rría el mun­do su pa­dre es­ta­ba en al­gún lu­gar de Ca­na­dá. Es ca­si un he­cho que Ed­ward Fr­yer co­no­cía al mú­si­co Eric Clap­ton, pe­ro re­sul­ta im­pro­ba­ble que sos­pe­cha­ra que se tra­ta­ba de su hi­jo. La úni­ca pis­ta, el ne­xo que los unía, era la pasión por la música. Clap­ton se pre­gun­tó siem­pre por su pa­dre pe­ro nun­ca in­ten­tó lo­ca­li­zar­lo. Cuan­do se pu­bli­có My Fat­her’s Eyes, la crí­ti­ca es­pe­cia­li­za­da se cen­tró en el gi­ro pop del dis­co y des­ta­có las vir­tu­des com­po­si­ti­vas del mú­si­co, que ha­bía es­cri­to 12 de las 14 can­cio­nes. Pe­ro no to­dos se que­da­ron en eso: el pe­rio­dis­ta ca­na­dien­se Mi­chael Wo­los­chuk pu­bli­có en el pe­rió­di­co The Ot­ta­wa Ci­ti­zen una no­ta ras­trean­do la pis­ta del pa­dre au­sen­te por me­dio de una de las her­ma­nas­tras de Clap­ton. Wo­los­chuk lo­ca­li­zó a Eva Ja­ne Fr­yer, quien por en­ton­ces vi­vía en una ca­sa ro­dan­te a las afue­ras de Flo­ri­da. Ma­dre sol­te­ra de una ni­ña de 9 años y ofi­ci­nis­ta, Eva Ja­ne apor­tó más da­tos so­bre las ca­pa­ci­da­des mu­si­ca­les del pa­dre de Clap­ton, di­cien­do que ha­bía si­do pia­nis­ta du­ran­te mu­cho tiem­po de la ca­de­na de ho­te­les Ho­li­day Inn. Al pa­re­cer, una de las pie­zas fa­vo­ri­tas de Mr. Fr­yer era Rain­drops Keep Fa­llin’ on My Head, in­ter­pre­ta­da por B.J. Tho­mas pa­ra la pe­lí­cu­la Butch Cas­sidy (1969), pro­ta­go­ni­za­da por Paul New­man y Ro­bert Red­ford.

En 1985, el mis­mo año en que mu­rió Ed­ward Fr­yer, Clap­ton se con­vir­tió en pa­dre de Ruth, fru­to de su re­la­ción clan­des­ti­na con Yvon­ne Kelly, mien­tras se­guía ca­sa­do con su pri­me­ra es­po­sa, Pat­tie Boyd. Clap­ton y Kelly man­tu­vie­ron a Ruth en se­cre­to has­ta 1991. Mien­tras tan­to, en­tre los trá­mi­tes de di­vor­cio con Boyd, el mú­si­co co­no­ció a la mo­de­lo ita­lia­na Lory Del San­to, con quien en 1986 tu­vo a su se­gun­do hi­jo, Co­nor, ese hi­jo al que mi­ró a los ojos pa­ra ver a su pa­dre. La muer­te ac­ci­den­tal de Co­nor en 1991 da­ría lu­gar a otro de sus gran­des him­nos pa­ter­na­les, Tears in Hea­ven, ce­rran­do así un círcu­lo emo­cio­nal y trá­gi­co uni­do por la música.

CLAP­TON CRE­CIÓ CON­VEN­CI­DO DE QUE SUS ABUE­LOS ERAN SUS PA­DRES Y SU MA­DRE SU HER­MA­NA

MA­YOR EL JO­VEN CLAP­TON

ABAN­DO­NÓ LA SE­CUN­DA­RIA Y FUE

EX­PUL­SA­DO DEL KINGS­TON CO­LLE­GE OF ART POR­QUE SO­LO SE IN­TERE­SA­BA POR UNA ASIG­NA­TU­RA:

LA MÚSICA

Clap­ton jun­to a su abue­la Ro­se

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.