LETTERING

El ar­te de di­bu­jar le­tras a mano

Seisgrados - - Contenido - [Por Ce­ci­lia Be­sen­zo­ni] [Ase­so­ra­mien­to: Lic. So­fía Don­ner*]

El lettering es una téc­ni­ca que cre­ce día a día. Hoy po­dría con­si­de­rar­se una mo­da, pe­ro en reali­dad el ar­te de di­bu­jar le­tras a mano exis­te des­de los ini­cios mis­mos de la es­cri­tu­ra. Lá­piz, ti­za, acua­re­la, plu­ma, ro­tu­la­dor, to­do es vá­li­do en es­ta prác­ti­ca que se ex­pan­de en las múl­ti­ples áreas del di­se­ño y de la co­mu­ni­ca­ción

An­tes de ha­blar de lettering es ne­ce­sa­rio ha­cer una im­por­tan­te dis­tin­ción en­tre ca­li­gra­fía, ti­po­gra­fía y lettering, to­das téc­ni­cas que in­vo­lu­cran a la es­cri­tu­ra y que sue­len con­fun­dir­se. Por ca­li­gra­fía se en­tien­de es­cri­bir de ma­ne­ra co­rrec­ta y “be­lla” con cual­quier he­rra­mien­ta ca­li­grá­fi­ca: plu­mas, ro­tu­la­do­res, pin­ce­les, bo­lí­gra­fos o lá­pi­ces. Hay tan­tos es­ti­los de ca­li­gra­fía co­mo de per­so­nas, y es lo que dis­tin­gue nues­tro mo­do de es­cri­bir del de otro. La ti­po­gra­fía, por su par­te, re­fie­re a un con­jun­to de ca­rac­te­res, nú­me­ros y sig­nos que com­par­ten ca­rac­te­rís­ti­cas de es­ti­lo. “La ti­po­gra­fía es la es­cri­tu­ra con ca­rac­te­res pre­fa­bri­ca­dos”, di­ce el di­se­ña­dor ho­lan­dés Ge­rrit Noord­zij en su li­bro El tra­zo, teo­ría de la es­cri­tu­ra. La ti­po­gra­fía es­tá es­tre­cha­men­te vin­cu­la­da al mun­do de la im­pren­ta y a la crea­ción de los ti­pos mó­vi­les: le­tras y sím­bo­los di­se­ña­dos con uni­dad de es­ti­lo. El lettering es el ar­te de di­bu­jar le­tras y se acer­ca más al te­rreno de la ilus­tra­ción, aun­que a ve­ces un tra­ba­jo ca­li­grá­fi­co pue­de ser uti­li­za­do co­mo mo­de­lo a se­guir pa­ra crear el di­bu­jo. Aun­que no hay un hi­to his­tó­ri­co que mar­que el ini­cio de es­ta dis­ci­pli­na, po­de­mos re­mon­tar­nos al si­glo VIII, a los pri­me­ros ma­nus­cri­tos ilus­tra­dos o ilu­mi­na­dos, co­mo tam­bién se les lla­ma. Es­tos ma­nus­cri­tos eran he­chos a mano y de­co­ra­dos (ilu­mi­na­dos) con oro, pla­ta o co­lo­res bri­llan­tes. Las ilu­mi­na­cio­nes te­nían ini­cia­les, bor­des or­na-

men­ta­les, pe­que­ñas ilus­tra­cio­nes y ele­men­tos de­co­ra­ti­vos uti­li­za­dos pa­ra ge­ne­rar di­vi­sio­nes den­tro del tex­to.

“En lettering no al­can­za con que la E ten­ga for­ma de E y que quien la lea en voz al­ta emi­ta el so­ni­do co­rres­pon­dien­te a la E. Ese di­bu­jo de una lí­nea ver­ti­cal acom­pa­ña­da de tres ho­ri­zon­ta­les de­be de­cir al­go más. El lettering car­ga el men­sa­je de al­gún ti­po de ex­pre­sión. Es­to pue­de ser tan­to un es­ti­lo o la in­ten­ción per­so­nal de su crea­dor. La for­ma de ilus­trar pue­de ha­cer re­fe­ren­cia di­rec­ta a lo que se es­cri­be o ex­plo­rar to­da la ga­ma de ni­ve­les de li­te­ra­li­dad lle­gan­do a ex­tre­mos co­mo, por ejem­plo, el sar­cas­mo”, se­ña­la la di­se­ña­do­ra uru­gua­ya So­fía Don­ner. Más allá de lo es­té­ti­co, la téc­ni­ca de ilus­trar le­tras, pa­la­bras o fra­ses bus­ca un fin.

PRO­CE­SO

No hay un ám­bi­to es­pe­cí­fi­co pa­ra el desa­rro­llo del lettering, pe­ro es ca­da vez más uti­li­za­do co­mo un so­por­te co­mu­ni­ca­cio­nal pa­ra do­tar de ex­pre­si­vi­dad un men­sa­je. Es co­mún ver­lo en pi­za­rras de res­tau­ran­tes, in­vi­ta­cio­nes a even­tos, mu­ra­les de alto im­pac­to, publicidades, en­tre otros. Cuan­do se ha­bla es­pe­cí­fi­ca­men­te del pro­ce­so es di­fí­cil se­pa­rar­lo de los ma­te­ria­les, ya que mu­chas ve­ces es­te pue­de de­ter­mi­nar qué ma­te­ria­les uti­li­zar o vi­ce­ver­sa. Las mo­ti­va­cio­nes y ob­je­ti­vos de ca­da pie­za afec­tan a am­bos, ca­da pro­yec­to in­vi­ta a ex­plo­rar es­tos dos as­pec­tos que va­rían, ob­via­men­te, si la crea­ción na­ce de un de­seo per­so­nal o de un pe­di­do es­pe­cí­fi­co de otro per­so­na.

Cual­quier per­so­na pue­de ha­cer lettering: “Lo úni­co que se ne­ce­si­ta es un lá­piz, una ho­ja y mu­cha mo­ti­va­ción pa­ra per­se­ve­rar, ca­ri­ño y pa­cien­cia con uno mis­mo, y mu­chas ho­ras de prác­ti­ca”, en­fa­ti­za So­fía y acon­se­ja que una bue­na for­ma de co­men­zar es co­pian­do una pie­za, ya que sa­ca la pre­sión de crear al­go de ce­ro. Lo ideal pa­ra co­men­zar es ha­cer­se de un kit de ma­te­ria­les bá­si­cos: re­gla, lá­pi­ces, la­pi­ce­ras, mar­ca­do­res y ho­jas pa­ra prac­ti­car y prac­ti­car. Si la cu­rio­si­dad y la prác­ti­ca no son su­fi­cien­tes, con­cu­rrir a un ta­ller es­pe­cia­li­za­do en lettering pue­de ayu­dar a to­mar más con­fian­za y ad­qui­rir nue­vas des­tre­zas.

Es­ta téc­ni­ca tie­ne mu­cho de au­to­di­dac­ta y de fo­guear­se con se­mi­na­rios dic­ta­dos por re­fe­ren­tes en la te­má­ti­ca o a tra­vés de las re­des. Aquí les con­ta­mos un par:

• En el mes de ju­lio, So­fía Don­ner es­ta­rá brin­dan­do su pri­mer ta­ller en Sinergia Cowork, una ins­tan­cia de in­ter­cam­bio y apren­di­za­je que bus­ca ser la pri­me­ra de mu­chas.

Por más in­for­ma­ción: si­ner­gia­co­work.com

• La li­bre­ría Es­ca­ra­mu­za tam­bién es­tá brin­dan­do ta­lle­res de Lettering & Ca­li­gra­fía a car­go de Ste­lla­rium, con el ob­je­ti­vo de en­se­ñar los dis­tin­tos tra­zos bá­si­cos y es­ti­los de le­tras.

Por más in­for­ma­ción: es­ca­ra­mu­za.com.uy

• La web Do­més­ti­ka brin­da un cur­so de lettering a car­go de la le­tris­ta y di­se­ña­do­ra ar­gen­ti­na Mar­ti­na Flor. El cur­so es una in­tro­duc­ción a es­te ar­te con el ob­je­ti­vo de cam­biar la for­ma de ver la ti­po­gra­fía.

Por más in­for­ma­ción: do­mes­ti­ka.org

So­fía Don­ner es li­cen­cia­da en Di­se­ño In­dus­trial y re­fe­ren­te a ni­vel lo­cal en lettering.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.