(RI­CHARD BRANSON)

Seisgrados - - Contenido -

Criar un hi­jo es la ex­pe­rien­cia más ma­ra­vi­llo­sa que se pue­da te­ner, y tam­bién la res­pon­sa­bi­li­dad más im­por­tan­te. En tres dé­ca­das de pa­ter­ni­dad he tra­ta­do de po­ner to­do mi es­fuer­zo en ser un buen pa­dre; va­lo­ro es­to por en­ci­ma de cual­quier éxi­to pro­fe­sio­nal. Cuan­do mis dos hi­jos, Holly y Sam, es­ta­ban cre­cien­do, mi es­po­sa Joan en­fo­có su tiem­po prin­ci­pal­men­te en criar a los ni­ños, y yo tra­ba­ja­ba des­de ca­sa. Tam­bién me lle­va­ba a mi fa­mi­lia a los via­jes de tra­ba­jo siem­pre que era po­si­ble, así que a me­nu­do es­ta­ba pre­sen­te pa­ra ha­cer fren­te a los con­tra­tiem­pos me­no­res. Com­par­ti­mos mu­chos mo­men­tos fe­li­ces. Si us­ted com­par­te la vi­da de sus hi­jos y les da la opor­tu­ni­dad de to­mar par­te en la su­ya, ten­drá una re­la­ción mu­cho me­jor con ellos y des­per­di­cia­rá mu­cha me­nos ener­gía preo­cu­pán­do­se de lo que es­tán ha­cien­do. Una de las co­sas gran­dio­sas que apren­dí de mis hi­jos fue que yo era un me­jor pa­dre cuan­do tam­bién era su ami­go. Cuan­do ne­ce­si­ta­ban orien­ta­ción o dis­ci­pli­na, yo re­cor­da­ba mis pro­pias des­gra­cias de ju­ven­tud y les ex­pli­ca­ba có­mo re­sol­ví esos pro­ble­mas y lo que ha­bía apren­di­do de ellos. Lle­vé esa for­ma de com­par­tir, la com­pren­sión y la ener­gía a mi vi­da la­bo­ral, y creo que me hi­zo un me­jor ge­ren­te.

Si uno pa­sa apu­ros pa­ra equi­li­brar su vi­da ho­ga­re­ña con sus com­pro­mi­sos pro­fe­sio­na­les, am­bos su­fren. Par­te de la so­lu­ción qui­zá sea tra­tar al tiem­po que pa­sa con su fa­mi­lia co­mo una prio­ri­dad. Cuan­do es­té en­fren­tan­do una ava­lan­cha de com­pro­mi­sos, re­ser­ve tiem­po pa­ra pa­sar con su fa­mi­lia; asién­te­lo en su agen­da de tra­ba­jo. Tam­bién ne­ce­si­ta­rá pre­pa­rar a sus co­le­gas pa­ra esos mo­men­tos en que sur­ja una emer­gen­cia en ca­sa y ne­ce­si­te de­jar to­do pa­ra ha­cer­le fren­te, por­que es­to ca­si se­gu­ra­men­te su­ce­de­rá. Pe­ro en vez de pen­sar en es­tos dos as­pec­tos de su vi­da co­mo an­ta­gó­ni­cos, ¿por qué no com­bi­nar­los? Co­mo he di­cho a me­nu­do, yo no di­vi­do el tra­ba­jo y el jue­go: to­do es vi­vir.

Si uno pa­sa apu­ros pa­ra equi­li­brar su vi­da ho­ga­re­ña

con sus com­pro­mi­sos pro­fe­sio­na­les, am­bos su­fren. Par­te de la so­lu­ción qui­zá sea tra­tar al tiem­po que pa­sa con su fa­mi­lia co­mo una prio­ri­dad

Du­ran­te los pri­me­ros 10 años o más, qui­zá ne­ce­si­te tra­ba­jar en ho­ra­rios di­fe­ren­tes o qui­zá sim­ple­men­te no pue­da tras­la­dar­se a la ofi­ci­na con bas­tan­te fre­cuen­cia, pe­ro en es­tos días eso no es un obs­tácu­lo. Los ho­ra­rios fle­xi­bles ofre­ci­dos por la tec­no­lo­gía pue­den per­mi­tir a los pa­dres desem­pe­ñar­se bien en sus em­pleos y aten­der a sus hi­jos pe­que­ños al mis­mo tiem­po. Si us­ted es em­plea­do, ha­ble con su je­fe so­bre có­mo el tra­ba­jar des­de ca­sa po­dría ele­var su pro­duc­ti­vi­dad, re­cor­dan­do com­par­tir al­gu­nos ejem­plos es­pe­cí­fi­cos de có­mo su tra­ba­jo me­jo­ra­ría.

Si ope­ra un ne­go­cio, con­si­de­re in­ver­tir en tec­no­lo­gía que les per­mi­ta a us­ted y a su per­so­nal tra­ba­jar en ho­ra­rios fle­xi­bles; su in­ver­sión re­di­tua­rá di­vi­den­dos a lar­go pla­zo. Us­ted se es­tre­sa­rá me­nos por los lar­gos des­pla­za­mien­tos y se des­alen­ta­rá me­nos por per­der esos mo­men­tos es­pe­cia­les, des­de los pri­me­ros pa­sos has­ta las pri­me­ras pa­la­bras, así que ten­drá más es­pa­cio pa­ra pen­sar crea­ti­va­men­te. Re­cien­te­men­te he­mos in­tro­du­ci­do una nue­va so­lu­ción en Vir­gin que per­mi­te a la gen­te ac­ce­der a sus compu­tado­ras de es­cri­to­rio des­de cual­quier apa­ra­to, des­de cual­quier ubi­ca­ción.

Pe­ro si op­ta por tra­ba­jar des­de ca­sa más a me­nu­do, ase­gú­re­se de que no se vuel­ve un es­cla­vo de la tec­no­lo­gía; ma­ne­je a su te­lé­fono, no que es­te lo ma­ne­je a us­ted. Re­vi­so co­rreos elec­tró­ni­cos, ve­ri­fi­co las re­des so­cia­les y res­pon­do lla­ma­das en tan­das, en­cien­do los apa­ra­tos ne­ce­sa­rios pa­ra ha­cer las co­sas que re­quie­ren mi aten­ción y lue­go los apa­go de nue­vo pa­ra en­fo­car­me en otras co­sas.

Así co­mo us­ted ayu­da a sus hi­jos con la ta­rea, qui­zá en­cuen­tre que ellos pue­den to­mar par­te en la su­ya. Por su­pues­to, es­to no apli­ca a to­dos, pe­ro dis­cu­tir su tra­ba­jo con ellos pue­de ser una bue­na for­ma de pa­sar el tiem­po jun­tos y pue­de ayu­dar a ver los pro­ble­mas des­de una nue­va pers­pec­ti­va.

De la ma­ne­ra en que de­ci­da re­sol­ver su si­tua­ción, creo que en­con­tra­rá que sus su­per­vi­so­res y co­le­gas se­rán mu­cho más com­pren­si­vos de sus ne­ce­si­da­des de lo que es­pe­ra­ría.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.