IDEN­TI­DAD DE MAR­CA

Seisgrados - - Contenido - Por Agus­ti­na Amo­rós Fotos Pao­la Nan­de

PASIÓN, ASÍ DESCRIBE SU AMOR POR CO­CA-CO­LA RO­BER­TO ARAMBILLET, UN URU­GUA­YO QUE ENTABLÓ UNA RE­LA­CIÓN DE FI­DE­LI­DAD AB­SO­LU­TA CON LA MAR­CA DE RE­FRES­COS MÁS FAMOSA DEL MUN­DO. EN LA BARBACOA DE SU CA­SA HABITAN MÁS DE CUA­TRO MIL BO­TE­LLAS Y LA­TAS DE LA BEBIDA, UNA Co­lec­ción QUE RINDE TRI­BU­TO A UN AMOR PA­RA TO­DA LA VI­DA

Es el co­lec­cio­nis­ta de ob­je­tos de Co­ca-Co­la más im­por­tan­te de Uru­guay. A lo lar­go de su vi­da con­ci­bió un amor irre­ver­si­ble por la mar­ca, que con­su­me co­mo úni­ca bebida des­de que tie­ne 10 años. No be­be al­cohol: en su bo­da, el brin­dis lo reali­zó con su re­fres­co pre­di­lec­to y cuan­do su hi­ja te­nía 1 año ya sa­bía pro­nun­ciar cla­ra­men­te “Co­ca-Co­la”.

Años más tar­de, mien­tras pa­sea­ba por Pun­ta del Es­te, Ro­ber­to su­frió un in­far­to car­día­co; cuan­do los mé­di­cos in­ten­ta­ron ras­gar su ro­pa pa­ra asis­tir­lo de emer­gen­cia, él se ne­gó —an­te los ojos ató­ni­tos de su es­po­sa— ya que se tra­ta­ba de una re­me­ra de la mar­ca de sus pa­sio­nes. Ha­ce diez años co­men­zó a guar­dar, tí­mi­da­men­te, ob­je­tos re­la­cio­na­dos a la fir­ma: al po­co tiem­po la barbacoa de su ca­sa se des­bor­da­ba de bo­te­llas, la­tas y mer­chan­di­sing. Su sa­lud lo obli­gó a ju­bi­lar­se an­tes de tiem­po, por lo que de­di­có sus días a la afi­ción. To­mó la ne­ce­sa­ria de­ci­sión de cen­trar­se en bo­te­llas y la­tas; ar­mó un in­ven­ta­rio que re­cuen­ta cuán­do ob­tu­vo ca­da pie­za, en qué año y a qué país co­rres­pon­de, cuán­to di­ne­ro in­vir­tió y có­mo la ob­tu­vo. Con esa his­to­ria en­tre ma­nos nos abre las puer­tas de su ca­sa en Par­que de Soly­mar el co­lec­cio­nis­ta Ro­ber­to Arambillet.

COLECCIONAR CON CRI­TE­RIO

En la barbacoa de su ca­sa ubi­có es­tan­te­rías que ex­hi­ben pro­li­ja­men­te su co­lec­ción de la­tas y bo­te­llas. Le­jos de res­trin­gir o re­ser­var­la al mo­vi­mien­to de sus ma­nos, Ro­ber­to nos pre­sen­ta su co­lec­ción con to­tal na­tu­ra­li­dad: nos in­vi­ta a in­ves­ti­gar, mi­rar y to­car ca­da pie­za. “Me pa­re­ce feo el egoís­mo del co­lec­cio­na­dor. A mí me gus­ta po­der com­par­tir, te­ner la po­si­bi­li­dad de con­tar y ar­gu­men­tar la his­to­ria que hay de­trás de ca­da bo­te­lla. Tra­to siem­pre, en la me­di­da de lo po­si­ble, de man­te­ner las puer­tas abier­tas”, afir­ma.

Ro­ber­to se con­vir­tió en so­cio del Club de Co­lec­cio­nis­tas de Co­ca-Co­la de Min­ne­so­ta, el más an­ti­guo de Es­ta­dos Uni­dos. “Fue una coin­ci­den­cia bru­tal. Tu­ve que via­jar por un tra­ta­mien­to de sa­lud a Ro­ches­ter (Min­ne­so­ta), y allí jus­ta­men­te se en­cuen­tra el pri­mer club de co­lec­cio­nis­tas de Co­ca-Co­la de Es­ta­dos Uni­dos. Mi vi­si­ta coin­ci­dió con la reunión anual y me re­ci­bie­ron fe­no­me­nal, fue un in­ter­cam­bio muy sig­ni­fi­ca­ti­vo pa­ra mí. Tam­bién me pa­só, mien­tras es­ta­ba allí, que en la ciu­dad de Wi­no­na se con­cre­tó el cie­rre de una de las fá­bri­cas de bo­te­llas Co­ca-Co­la. Tu­ve la opor­tu­ni­dad de asis­tir a la plan­ta y

pre­sen­ciar la emi­sión de esa bo­te­lla por úl­ti­ma vez en la his­to­ria. Me tra­je una de re­cuer­do, fir­ma­da por el ge­ren­te, se tra­ta de una de las pie­zas más es­pe­cia­les de la co­lec­ción”, cuen­ta. Su pasión lo acom­pa­ñó en ca­da eta­pa de la vi­da, pe­ro su­po ma­ne­jar el co­lec­cio­nis­mo de for­ma ra­cio­nal. “Una co­sa es una afi­ción y otra, muy dis­tin­ta, es con­ver­tir­se en al­guien que acu­mu­la o com­pra ob­je­tos sin va­lo­rar­los, gas­tan­do ci­fras con­si­de­ra­bles por el so­lo he­cho de te­ner­los: sin apre­ciar­los, ca­ta­lo­gar­los ni cui­dar­los. Más aún con el ti­po de co­lec­cio­nes co­mo la mía que son in­fi­ni­tas: no tie­nen un fi­nal de­ter­mi­na­do, co­mo las pie­zas de un ál­bum, sino que se pue­den con­se­guir ob­je­tos in­can­sa­ble­men­te. Es im­po­si­ble te­ner­lo to­do”, di­ce.

Ese mo­do de lle­var el co­lec­cio­nis­mo lo lle­vó a ges­tar, en con­jun­to con Co­ca-Co­la, la idea de ge­ne­rar un es­pa­cio don­de ex­hi­bir la co­lec­ción. En ca­so de con­cre­tar­se es­ta pro­pues­ta, Arambillet tras­la­da­ría la co­lec­ción de su ca­sa a las in­me­dia­cio­nes de Mon­te­vi­deo Re­fres­cos. La sim­ple idea de des­pren­der­se de la co­lec­ción po­dría ge­ne­rar ten­sión en cual­quier afi­cio­na­do. Sin em­bar­go, la ini­cia­ti­va sur­ge, en par­te, por el im­pul­so em­pren­de­dor del co­lec­cio­nis­ta. “El des­pren­di­mien­to es ideal, por­que se­ría pa­ra com­par­tir y has­ta se abre la po­si­bi­li­dad de con­ti­nuar co­lec­cio­nan­do. So­lo cam­bia la ubi­ca­ción, pa­sa­ría a un lu­gar don­de lo pue­de vi­si­tar mu­cha más gen­te. Me ale­gra la idea de ex­po­ner ca­da pie­za con la in­for­ma­ción co­rres­pon­dien­te, de ese mo­do los co­le­gios y clien­tes que vi­si­ten la plan­ta, po­drán dis­fru­tar y sor­pren­der­se con la can­ti­dad de bo­te­llas y la his­to­ria que trae ca­da una de ellas”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.