EL HECHICERO SOLITARIO

Seisgrados - - Informe Internacional -

En su au­to­bio­gra­fía, Mis in­ven­tos, Tes­la ex­pli­có que po­día oír el tic tac de un re­loj con tres ha­bi­ta­cio­nes de por me­dio en­tre él y el ob­je­to. La gen­te a su al­re­de­dor no­tó su na­tu­ra­le­za ex­tra­ña, so­bre to­do por sus há­bi­tos po­co co­mu­nes y sus ob­se­sio­nes. Se en­fer­ma­ba si veía al­go que te­nía for­ma re­don­da, co­mo una per­la o un du­razno, y cuan­do ca­mi­na­ba te­nía que con­tar sus pa­sos. Él mis­mo describe: “To­das las ac­cio­nes reite­ra­das o las ope­ra­cio­nes que rea­li­za­ba de­bían ser di­vi­si­bles en­tre tres y, si me per­día, me sen­tía obli­ga­do a ha­cer­lo to­do de nue­vo, in­clu­so si tar­da­ba ho­ras”. Nun­ca se le co­no­ció una re­la­ción amo­ro­sa, su com­pro­mi­so era con su tra­ba­jo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.