¿2030?

Seisgrados - - Contenido - Por Ri­car­do Peirano

To­dos sa­be­mos que los Mun­dia­les y los Jue­gos Olím­pi­cos son la tum­ba de los cracks. Y no so­lo en el te­rreno de­por­ti­vo, co­mo le ocu­rrió a Bra­sil en 2014 al caer 7 a 1 an­te Ale­ma­nia en el ma­yor pa­pe­lón “do mun­do”. Des­pués de Su­dá­fri­ca 2010 y de Bra­sil 2014, sa­be­mos que a cam­bio de 15 mi­nu­tos de fa­ma in­ter­na­cio­nal, los paí­ses or­ga­ni­za­do­res no va­ci­lan en me­ter­se en tre­men­dos líos lo­gís­ti­cos y fi­nan­cie­ros, y sue­len que­dar con in­fra­es­truc­tu­ra inú­til (en Bra­sil se cons­tru­yó un es­ta­dio nue­vo en la ciu­dad de Ma­naos que hoy no se usa y que pa­ra el Mun­dial se usó tres ve­ces) y con cuan­tio­sos dé­fi­cits fis­ca­les. Por ello, la re­vis­ta The Eco­no­mist pro­pu­so que los cam­peo­na­tos (que a par­tir de 2026 de­be­rán ser de 48 equi­pos en 12 es­ta­dios se­gún la FIFA), de­be­rían or­ga­ni­zar­se en va­rios paí­ses a la vez y des­car­tan­do el cri­te­rio geo­grá­fi­co uni­ver­sa­lis­ta pa­ra no ex­po­ner a paí­ses sub­de­sa­rro­lla­dos a la her­cú­lea —y fre­cuen­te­men­te ne­fas­ta— ta­rea de or­ga­ni­zar al­go que es­tá por en­ci­ma de sus po­si­bi­li­da­des eco­nó­mi­cas, de sus ca­pa­ci­da­des lo­gís­ti­cas y que ter­mi­na sin de­jar na­da, ex­cep­to la som­bra de so­bor­nos que hoy sue­len acom­pa­ñar to­das las de­sig­na­cio­nes de la FIFA y del Co­mi­té Olím­pi­co In­ter­na­cio­nal. Uru­guay, que ce­le­bra en el 2030 el cen­te­na­rio de la pri­me­ra Co­pa Mun­dial, se ha lan­za­do jun­to con Ar­gen­ti­na (el otro finalista) a la ta­rea de con­ven­cer a la FIFA de que en el Río de la Pla­ta se pue­de or­ga­ni­zar con éxi­to un Mun­dial que con­me­mo­re el pri­me­ro, aun­que ya la lo­gís­ti­ca re­que­ri­da no ten­ga na­da que ver con la de aque­llos tiem­pos. Pa­ra­guay y Chi­le han in­ten­ta­do su­bir­se a la can­di­da­tu­ra rio­pla­ten­se pe­ro de par­te del pre­si­den­te Váz­quez han re­ci­bi­do un cla­ro re­cha­zo, es­pe­cial­men­te Pa­ra­guay. Ha­brá ra­zo­nes po­lí­ti­cas, ha­brá ra­zo­nes de orgullo na­cio­nal, pe­ro tam­bién hay des­con­fian­za a to­do en lo que la Con­me­bol me­ta la mano. Los tiem­pos de Ni­co­lás Leoz y Juan Ángel Na­pout es­tán de­ma­sia­do cer­ca­nos, así co­mo los de Jo­seph Blat­ter. A la FIFA no se la pue­de evi­tar por más que su ima­gen si­ga sien­do opa­ca, pe­ro, cuan­to me­nos in­ter­ven­ga la Con­me­bol, me­jor.

Fren­te a es­ta ini­cia­ti­va, han sur­gi­do cla­ra­men­te dos ban­dos. Por un la­do, los que di­cen que no te­ne­mos las ca­pa­ci­da­des eco­nó­mi­cas y lo­gís­ti­cas pa­ra em­pren­der ta­ma­ña aven­tu­ra, aun en co­la­bo­ra­ción con Ar­gen­ti­na. Y agre­gan que no siem­pre la co­la­bo­ra­ción ar­gen­ti­na va pa­ra el la­do po­si­ti­vo y re­cuer­dan la ines­ta­bi­li­dad del país her­mano, los líos que ge­ne­ra­ron las pas­te­ras so­bre el río Uru­guay, y al­gu­nas ca­rac­te­rís­ti­cas a la ho­ra de ha­cer ne­go­cios, es­pe­cial­men­te cuan­do es­tá in­vo­lu­cra­da la obra pú­bli­ca. De to­dos modos, se re­co­no­ce que sin Ar­gen­ti­na no hay chan­ce de or­ga­ni­zar Mun­dial y, aun con ella, se­rá muy di­fí­cil. No fal­ta quie­nes pro­pon­gan que esos re­cur­sos, que hoy no es­tán, de­be­rían ir a otras cau­sas más ur­gen­tes co­mo sa­lud, edu­ca­ción, et­cé­te­ra. Por otro la­do, es­tán quie­nes ven una opor­tu­ni­dad de me­jo­rar la go­ber­nan­za del país y co­men­zar a pen­sar en el lar­go pla­zo por en­ci­ma de los go­bier­nos de turno, que so­lo mi­ran la bo­nan­za de su pro­pio pe­río­do y po­co les im­por­ta los que ven­drán, aun­que sean del mis­mo par­ti­do. Bas­ta mi­rar un po­co pa­ra atrás pa­ra te­ner prue­bas abun­dan­tes de es­te mo­do ne­fas­to de pro­ce­der. Tam­bién hay quie­nes pien­san con mi­ra­da em­pre­sa­rial de lar­go pla­zo y se preo­cu­pan por el Uru­guay de 2030 más allá de mun­dia­les. El em­pre­sa­rio Or­lan­do Do­vat ve en esa ini­cia­ti­va de­por­ti­va la po­si­bi­li­dad de me­jo­rar la in­fra­es­truc­tu­ra de Uru­guay, co­nec­tan­do me­jor las ciu­da­des de Co­lo­nia, Mon­te­vi­deo y Mal­do­na­do, que se­rían las se­des del tor­neo en te­rri­to­rio uru­gua­yo. Do­vat in­clu­so com­pa­ra es­ta pro­pues­ta con la que lle­vó a que el país tu­vie­ra las enor­mes in­ver­sio­nes de las pas­te­ras: lo que pa­re­cía una qui­jo­ta­da se hi­zo reali­dad.

Si la or­ga­ni­za­ción del Mun­dial es­tu­vie­ra en ma­nos del Es­ta­do, más nos va­le que nos ol­vi­dá­ra­mos pron­to de la idea. Es no­to­ria nues­tra in­ca­pa­ci­dad pa­ra pla­ni­fi­car a lar­go pla­zo y pa­ra eje­cu­tar en tiem­po y for­ma esos pla­nes. Bas­te pen­sar có­mo la ade­cua­ción de in­fra­es­truc­tu­ra vial y fe­rro­via­ria ha ale­ja­do la ins­ta­la­ción de la nue­va plan­ta de UPM y có­mo mi­núscu­los in­tere­ses sec­to­ria­les (el sin­di­ca­to de AFE) ha­cen to­do lo po­si­ble pa­ra que no se reali­ce. Pe­ro si la ini­cia­ti­va co­rrie­ra por cuen­ta del sec­tor pri­va­do, con ideas del es­ti­lo de las ma­ne­ja­das por Do­vat y la aso­cia­ción ci­vil que in­te­gra —lla­ma­da Ini­cia­ti­va 2030—, po­dría­mos pen­sar que el Mun­dial se­ría co­mo una pa­lan­ca que sa­que al Uru­guay del ca­mino len­to y can­sino por el que se des­pla­za. Qui­zá to­do sea un sue­ño, pe­ro al me­nos un sue­ño con los pies en la tie­rra y con la mi­ra­da en el ho­ri­zon­te.

Se re­co­no­ce que sin Ar­gen­ti­na no hay chan­ce de or­ga­ni­zar Mun­dial y, aun con ella, se­rá muy di­fí­cil

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.