CO­MU­NI­CAR DI­SE­ÑAN­DO

Seisgrados - - Contenido - [Por Va­len­ti­na Lon­go] [Fo­tos Ca­ta­li­na Mar­tí­nez]

Pa­blo Gi­mé­nez

El ta­len­to in­na­to y la cons­tan­cia de desa­rro­llar sus ha­bi­li­da­des des­de muy pe­que­ño lo con­vir­tie­ron en uno de los di­se­ña­do­res más in­flu­yen­tes de Uru­guay. Pa­blo Gi­mé­nez es vi­sio­na­rio, me­tó­di­co y de­ta­llis­ta, pe­ro no de­ja de la­do la fun­cio­na­li­dad y la co­mo­di­dad de ca­da pren­da. Aquí, los in­vi­ta­mos a ha­cer un re­co­rri­do por su ca­rre­ra y sus pro­yec­tos más re­le­van­tes

La con­ver­sa­ción flu­ye des­de el co­mien­zo de la en­tre­vis­ta, mien­tras pien­so lo ma­ra­vi­llo­so que es cuan­do una per­so­na en­cuen­tra su vo­ca­ción a tan tem­pra­na edad, co­mo es el ca­so de Pa­blo Gi­mé­nez. Reali­zó su pri­mer di­bu­jo —una mu­jer em­ba­ra­za­da— al año y me­dio. “La génesis”, di­ce él, mien­tras ríe y re­cuer­da con ca­ri­ño. Agre­ga que ese mo­men­to lo mar­có, pe­ro que lo que más di­bu­ja­ba eran za­pa­tos, aun­que tam­bién tu­vo épo­cas de edi­fi­cios y au­tos. ¿Te­nés al­guno de esos di­bu­jos guar­da­dos?, pre­gun­to con cu­rio­si­dad y re­ci­bo la res­pues­ta afir­ma­ti­va que es­pe­ra­ba. Los bo­ce­tos con gra­fi­to gris y ama­ri­llo ca­rac­te­ri­zan a es­te di­se­ña­dor que es­tá de acuer­do con la afir­ma­ción de que la ins­pi­ra­ción tie­ne que en­con­trar­te tra­ba­jan­do. “Si te­nés el ta­len­to pa­ra di­bu­jar, me­jor; pe­ro tam­bién hay per­so­nas que no na­cen con él y sin em­bar­go son ex­ce­len­tes co­mu­ni­cán­do­se de otra for­ma”, afir­ma.

EM­PE­ZAR POR CA­SA

Su ca­mino por las dis­tin­tas fa­ce­tas del di­se­ño co­men­zó en su in­fan­cia, con una fuer­te in­fluen­cia de su her­ma­na ma­yor, ar­qui­tec­ta. “Es muy ávi­da por en­ten­der, sa­ber y ex­pe­ri­men­tar en to­do lo re­la­cio­na­do con el ar­te. Creo que el di­se­ño tie­ne que ver mu­cho con eso y más cuan­do ha­cés una ca­rre­ra co­mo ar­qui­tec­tu­ra, que yo tam­bién hi­ce. La ca­rre­ra te abre un pa­no­ra­ma muy am­plio del di­se­ño en sí, a par­tir de la teo­ría. Mi her­ma­na me lle­va on­ce años y siem­pre fue de in­cen­ti­var­me. Tu­ve una for­ma­ción com­ple­ta­men­te analó­gi­ca, y ella me ayu­dó mu­cho: por ejem­plo, a ex­pre­sar una idea a tra­vés de un di­se­ño o de un tex­to”. Pa­blo la acom­pa­ña­ba a ha­cer cro­quis de la ciu­dad y ella le da­ba pre­mi­sas co­mo: “Tomá tu ho­ja y fi­ja­te qué ves”, co­men­ta re­cor­dán­do­la, mien­tras afir­ma, “Me ha­cía vi­vir las ex­pe­rien­cias”. Con ella apren­dió a ha­cer pers­pec­ti­vas y a co­no­cer el mun­do de la ex­pre­sión.

Co­mo era de es­pe­rar, en la es­cue­la Pa­blo so­bre­sa­lía cuan­do les man­da­ban a ha­cer di­bu­jos. Di­bu­jar era —y con­ti­núa sien­do— su pa­sión y su hobby; aun­que ac­tual­men­te tam­bién lo com­ple­men­ta con el de­por­te y la con­fec­ción de ta­pi­za­dos en la má­qui­na de co­ser de su ca­sa.

No fue so­la­men­te la in­fluen­cia de la fa­mi­lia la que lo lle­vó a ser quien es hoy, sino tam­bién la de los di­fe­ren­tes cen­tros edu­ca­ti­vos en los que se for­mó. A los 5 años co­men­zó a pin­tar al óleo por su cuen­ta y de los 9 a los 13 fue alumno en el Ta­ller de Mon­te­vi­deo. “Apren­dí un mon­tón de téc­ni­cas, lo que me fa­ci­li­tó des­de muy tem­prano te­ner cier­ta ha­bi­li­dad y cier­to ofi­cio. Po­der co­mu­ni­car las ideas es fun­da­men­tal”, se­ña­la. A los 15 años co­men­zó a es­tu­diar di­se­ño de indumentaria en la es­cue­la Pe­ter Ha­mers y lo sub­ra­ya co­mo un mo­men­to im­por­tan­te en cuan­to al pa­sa­je ha­cia otra dis­ci­pli­na, que te­nía co­mo cen­tro a la fi­gu­ra hu­ma­na, con mo­de­los en vi­vo. Los co­no­ci­mien­tos ad­qui­ri­dos allí le per­mi­tie­ron tra­ba­jar co­mo ilus­tra­dor de mo­da has­ta que, a los 18 años, in­gre­só en la ca­rre­ra de ar­qui­tec­tu­ra, que no cul­mi­nó. No le apa­sio­na­ban los cálcu­los ni la ma­te­má­ti­ca que im­pli­ca­ba, pe­ro sí le gus­ta­ba el ar­ma­do de las ma­que­tas y el di­se­ño de los mo­nos. In­clu­so a sus com­pa­ñe­ros les lla­ma­ba la aten­ción lo cui­da­do­so que era y lo bien que los ves­tía. To­dos es­tos fue­ron in­di­cios de que su ver­da­de­ra vo­ca­ción iba por otro la­do.

INS­PI­RA­CIóN, ES­FUER­ZO Y TRA­BA­JO

Di­se­ñar no es una ta­rea sen­ci­lla. Es en­con­trar ins­pi­ra­ción, tra­ba­jar du­ro y plas­mar­la en un re­sul­ta­do. A Pa­blo lo ins­pi­ran los diálogos, el mo­vi­mien­to de las per­so­nas, la co­ti­dia­ni­dad de los lu­ga­res, los co­lo­res, las for­mas y los con­tras­tes. Su pro­ce­so crea­ti­vo cons­ta de va­rias eta­pas. “El ini­cio es un tan­to im­pul­si­vo, res­pon­de a una ne­ce­si­dad o con­sul­ta que ac­ti­va to­dos los ar­chi­vos y ex­pe­rien­cias vi­vi­das. De ahí pa­so a ge­ne­rar una res­pues­ta que pue­da rá­pi­da­men­te ser va­li­da­da tan­to por mí co­mo por quien es­té del otro la­do”, di­ce. Lue­go de que la idea es­tá va­li­da­da co­mien­za una nue­va bús­que­da pa­ra al­can­zar el re­sul­ta­do fi­nal. En es­ta fa­se in­ter­vie­nen la ma­ni­pu­la­ción de ma­te­ria­les y la crea­ción de bo­ce­tos; siem­pre con la ca­rac­te­rís­ti­ca del co­lor ama­ri­llo des­ta­can­do la in­fi­ni­dad de fi­bras gri­ses y ne­gras del gra­fi­to. Ca­da pro­yec­to es tra­ta­do con mu­cha de­di­ca­ción y pa­ra ca­da uno de ellos es­tre­na un “li­bro de pro­ce­so”, don­de pre­do­mi­nan las ano­ta­cio­nes y, ob­via­men­te, el di­bu­jo.

Des­de su ju­ven­tud pa­só por va­rios es­tu­dios, don­de tra­ba­jó co­mo ayu­dan­te de ar­qui­tec­to e ilus­tra­dor. Siem­pre le gus­tó el ám­bi­to edu­ca­ti­vo y en 1998 tu­vo la opor­tu­ni­dad de co­men­zar a dar cla­ses de Ex­pre­sión Grá­fi­ca den­tro de la ca­rre­ra de Di­se­ño Gráfico de la Uni­ver­si­dad de la Em­pre­sa (UDE), don­de tam­bién es­tu­vo a car­go de la cá­te­dra. Cuan­do más ade­lan­te la UDE ini­ció la li­cen­cia­tu­ra en Di­se­ño de Indumentaria, pu­do fo­ca­li­zar­se más en su amor por las pren­das y trans­mi­tir su co­no­ci­mien­to.

En 2006 abrió su pro­pia es­cue­la de di­se­ño de mo­da: In­te­gra Es­cue­la Pa­blo Gi­mé­nez. “Me en­can­ta la adre­na­li­na de dar cla­ses, aun­que an­tes da­ba más que aho­ra”, di­ce en­tu­sias­ma­do. Ac­tual­men­te la Es­cue­la ofre­ce dos ca­rre­ras: Pro­duc­ción y Co­mu­ni­ca­ción de Mo­da, y Di­se­ño de Indumentaria, ade­más de di­ver­sos cur­sos y works­hops. “Te­ne­mos un to­tal de 50 es­tu­dian­tes. Es una es­cue­la pe­que­ña, muy per­so­na­li­za­da y los gru­pos son re­du­ci­dos, pe­ro te­ne­mos

“LA CA­RRE­RA DE AR­QUI­TEC­TU­RA TE ABRE UN PA­NO­RA­MA MUY AM­PLIO DEL DI­SE­ñO EN Sí, A PAR­TIR DE LA TEO­RíA”

va­rios do­cen­tes, por­que con­si­de­ra­mos que es muy im­por­tan­te el ex­per­ti­se de ca­da uno en las di­fe­ren­tes áreas; y te­ner a al­guien que las re­pre­sen­te es fun­da­men­tal”, ex­pli­ca el di­se­ña­dor.

Vol­vé al ori­gen es el le­ma de ad­mi­sio­nes pa­ra es­te 2018 de la Es­cue­la: “Con­si­de­ra­mos que hay una ten­den­cia mun­dial a fre­nar un po­co con lo tec­no­ló­gi­co —aun­que sa­be­mos que va a es­tar siem­pre—, por eso pro­po­ne­mos vol­ver a pa­sar ho­ras fren­te a una má­qui­na de co­ser, que les va a per­mi­tir que la cos­tu­ra sea la me­jor y las ter­mi­na­cio­nes sean per­fec­tas. Eso es par­te de una ca­de­na de co­sas que tie­ne que te­ner una pren­da y es fun­da­men­tal”, cuen­ta.

SE­GUIR LOS PRO­CE­SOS

Cuan­do Pa­blo en­tre­vis­ta a un alumno que es­tá in­de­ci­so en­tre las dos ca­rre­ras que brin­dan, le pre­gun­ta cuál es su ver­da­de­ro gus­to, si el ha­cer o el pla­ni­fi­car. “El co­mu­ni­ca­dor y pro­duc­tor de mo­da tie­ne cier­tas ha­bi­li­da­des: ver la es­ce­na, el backs­ta­ge, la pro­duc­ción, tie­ne que po­der or­ga­ni­zar una lo­gís­ti­ca, pe­lear pre­su­pues­tos, tra­ba­jar “NO­SO­TROS TRA­BA­JA­MOS MU­CHí­SI­MO PA­RA QUE NUES­TRO LEN­GUA­JE TAM­BIéN SEA UNI­VER­SAL. EN LON­DRES NO PUE­DEN CREER EL NI­VEL QUE TE­NE­MOS ACá Y LAS CO­SAS QUE HA­CE­MOS EN LA ES­CUE­LA” con pro­vee­do­res, has­ta par­ti­ci­par de un pro­yec­to editorial don­de tie­ne que sa­lir a bus­car es­pón­so­res o es­cri­bir un ar­tícu­lo o re­se­ña. Es­ta ca­rre­ra es per­fec­ta pa­ra quien quie­ra tra­ba­jar en co­mu­ni­ca­ción de mo­da, y es lo que to­das las mar­cas bus­can”. La ca­rre­ra cons­ta de cin­co se­mes­tres que es­tán di­vi­di­dos por ejes te­má­ti­cos, don­de tra­ba­jan lo au­dio­vi­sual, la crea­ti­vi­dad, lo co­mer­cial, lo editorial y en una pa­san­tía.

Lo que más le sa­tis­fa­ce a Pa­blo Gi­mé­nez de su tra­ba­jo es con­cre­tar pro­yec­tos, ver los re­sul­ta­dos. Un ejem­plo de ello es Mon­de­sign, el des­fi­le de fin de cur­sos que rea­li­zan en la Es­cue­la jun­to con Mon­te­vi­deo Shop­ping y un gran equi­po. “Cuan­do se pre­pa­ran las co­lec­cio­nes de egre­so es una adre­na­li­na im­pre­sio­nan­te”. Lo que lle­va un año y me­dio de pre­pa­ra­ción se eva­po­ra en 5 mi­nu­tos, aun­que que­de re­gis­tro. “Es una gran sa­tis­fac­ción cuan­do el es­tu­dian­te lle­ga a eso y ves un tra­ba­jo ter­mi­na­do. Pe­ro más sa­tis­fac­ción me da ver có­mo du­ran­te el pro­ce­so ha­ce un clic y hay una no­to­ria ma­du­ra­ción pro­yec­tual”.

La Es­cue­la fue se­lec­cio­na­da es­te año pa­ra el Gra­dua­te Fas­hion Week de Lon­dres, la se­ma­na de la mo­da más gran­de del mun­do pa­ra gra­dua­dos. “Pa­ra no­so­tros es una gran ilu­sión que nues­tros alum­nos sean se­lec­cio­na­dos, por­que son uni­ver­si­da­des las que com­pi­ten y no­so­tros no so­mos una uni­ver­si­dad; sino una es­cue­la pe­que­ña”, se­ña­la. Por otro la­do, la Es­cue­la tam­bién es­tá tra­ba­jan­do con el Bri­tish Coun­cil pa­ra desa­rro­llar un pro­gra­ma anual, que lle­va­rá a un di­se­ña­dor uru­gua­yo a lu­ga­res im­por­tan­tes y en­ri­que­ce­do­res den­tro del mun­do de la mo­da.

¿Con­si­de­rás que los uru­gua­yos es­ta­mos bien po­si­cio­na­dos en cuan­to a di­se­ño?, cues­tiono. “No­so­tros tra­ba­ja­mos mu­chí­si­mo pa­ra que nues­tro len­gua­je tam­bién sea uni­ver­sal. Hay con­tex­tos y reali­da­des muy di­fe­ren­tes, pe­ro creo que las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes, si bien tie­nen gus­to por lo ya rea­li­za­do, tam­bién in­no­van y le me­ten mu­cho al tra­ba­jo cuan­do quie­ren ir por su za­naho­ria. En Lon­dres no pue­den creer el ni­vel que te­ne­mos acá y las co­sas que ha­ce­mos en la Es­cue­la”, y es un co­men­ta­rio que le ha lle­ga­do tam­bién tra­ba­jan­do en otras par­tes del mun­do co­mo Chi­le y Ar­gen­ti­na. Res­pec­to a có­mo se lo­gra la fu­sión e im­pac­to de las dua­li­da­des en

las co­lec­cio­nes, afir­ma que sus es­tu­dian­tes tie­nen un fuer­te ma­ne­jo de lo tri­di­men­sio­nal y de vo­lú­me­nes, que tie­ne mu­cho que ver con su for­ma­ción en ar­qui­tec­tu­ra, la cual in­ten­ta trans­mi­tir. Lle­van el pro­yec­to a la reali­dad y no so­la­men­te al pa­pel.

BUREAU GI­MÉ­NEZ

Ade­más del tra­ba­jo en su Es­cue­la, el di­se­ña­dor tam­bién rea­li­za pro­yec­tos pa­ra gran­des mar­cas en su es­tu­dio: Bureau Gi­mé­nez. “En el equi­po de Bureau so­mos cin­co quie­nes con­tem­pla­mos y com­ple­men­ta­mos las di­fe­ren­tes áreas de tra­ba­jo. Mi rol bá­si­ca­men­te tie­ne que ver con la crea­ción de con­te­ni­dos y la di­rec­ción crea­ti­va. Un lin­do dato es que tres de los miem­bros del equi­po son exa­lum­nas”.

Pa­blo sa­be có­mo or­ga­ni­zar su tra­ba­jo y cuen­ta que des­de un ini­cio el es­tu­dio Bureau y la Es­cue­la fun­cio­na­ron en el mis­mo edi­fi­cio re­tro­ali­men­tán­do­se. Son mu­chas las ve­ces que las ac­cio­nes rea­li­za­das des­de Bureau in­clu­yen a los es­tu­dian­tes y vi­ce­ver­sa, pro­yec­tos de ellos son uti­li­za­dos co­mo con­te­ni­do pa­ra el es­tu­dio. “De to­das ma­ne­ras, am­bas pla­ta­for­mas con­tie­nen des­de su génesis ob­je­ti­vos di­fe­ren­tes e in­de­pen­dien­tes, aun­que es inevi­ta­ble el cru­ce”, acla­ra. Gi­mé­nez de­fi­ne su es­ti­lo co­mo va­ria­ble, pe­ren­ne y ami­ga­ble con el en­torno. Esa fle­xi­bi­li­dad es la que se re­fle­ja en ca­da uno de sus tra­ba­jos; la mis­ma que lo ha lle­va­do a tra­ba­jar pa­ra mar­cas co­mo Mer­ce­des Benz, L’Oreal y Ro­tun­da, con pú­bli­cos bien di­fe­ren­tes y exi­gen­tes. El de­ta­lle, la ama­bi­li­dad y la preo­cu­pa­ción, pe­ro, so­bre to­do, la ocu­pa­ción por ca­da pro­yec­to en el que se em­bar­ca lo ca­rac­te­ri­zan y son un cla­ro ejem­plo de que es un apa­sio­na­do por su tra­ba­jo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.