NO TAN SO­LAS

Seisgrados - - Contenido - [Por Pe­dro Du­tour] [Fo­tos Mil­ton Ca­bre­ra]

Coope­ra­ti­va de vi­vien­das

Un gru­po de ma­dres sol­te­ras de Pay­san­dú de­ci­dió crear una coope­ra­ti­va pa­ra al­can­zar lo inal­can­za­ble pa­ra mu­chos: una ca­sa sin te­ner que pa­gar al­qui­ler. La ma­yo­ría de ellas de­ben ha­cer­se car­go en ex­clu­si­va de los hi­jos, a la vez que de­ben ga­nar­se la vi­da, en al­gu­nos ca­sos, con más de un tra­ba­jo

Exis­ten va­rios mo­dos de lle­gar a ser due­ño de una vivienda en Uru­guay. Un prés­ta­mo ban­ca­rio es lo más ha­bi­tual si no se tie­ne el di­ne­ro su­fi­cien­te, aun­que la exi­gen­cia del ca­pi­tal ini­cial des­mo­ra­li­za a la ma­yo­ría. Al igual que las eter­nas cuo­tas. Otro me­ca­nis­mo son las coope­ra­ti­vas de vivienda, una prác­ti­ca bas­tan­te ex­ten­di­da, en es­pe­cial en Pay­san­dú, pun­tal del coo­pe­ra­ti­vis­mo a ni­vel na­cio­nal. Y den­tro de ese mo­vi­mien­to hay una di­ver­si­dad de pro­pues­tas, en­tre ellas, la de es­tas mujeres, en su gran ma­yo­ría ma­dres sol­te­ras, que se unie­ron pa­ra con­cre­tar ese sue­ño, el del te­cho pro­pio.

La Coope­ra­ti­va 21 de Se­tiem­bre se tra­ta de eso. Una mo­vi­da que reúne a 40 so­cios —to­dos de Pay­san­dú— y que nu­clea a unas 160 per­so­nas (ni­ños in­clui­dos), con per­so­ne­ría ju­rí­di­ca des­de ha­ce un año y a la es­pe­ra del sor­teo del Mi­nis­te­rio de Vivienda, Or­de­na­mien­to Te­rri­to­rial y Me­dio Am­bien­te (Mvot­ma) pre­vis­to pa­ra ini­cios de 2019, pa­ra así co­men­zar a cons­truir. Pa­ra to­mar par­te del sor­teo del Mvot­ma se ne­ce­si­ta con­tar con un te­rreno, al­go que el gru­po ha acor­da­do con el due­ño del pre­dio a tra­vés de un bo­le­to de re­ser­va. Es­tas chi­cas, es­tas sa­cri­fi­ca­das ma­dres, ya se ven vi­vien­do allí más tem­prano que tar­de, ima­gi­nan­do sa­lir de sus ca­sas, re­ci­bien­do vi­si­tas, vien­do co­rre­tear a sus pe­que­ños por sus jar­di­nes y es­pa­cios ver­des.

Vi­via­na Flo­res tie­ne 42 años. Se le­van­ta a las 4.30 de la ma­dru­ga­da pa­ra ir a tra­ba­jar a la pa­na­de­ría Zo­rri­lla, en el cen­tro de la ca­pi­tal san­du­ce­ra. Tie­ne cua­tro hi­jos: de 18, 13, 9 y 5 años. Cuan­do sa­le de ese em­pleo, sue­le de­di­car­se a ven­der ro­pa o co­mi­da, “ese ti­po de co­sas”, di­ce. Y al­qui­la. “No es fá­cil, ya no pue­do se­guir al­qui­lan­do, no me da”, re­cal­ca Vi­via­na, la pre­si­den­ta de la Coope­ra­ti­va 21 de Se­tiem­bre.

Di­ce que la ini­cia­ti­va, que se plas­mó en con­tac­to con otras mujeres que vi­ven su mis­ma reali­dad, vie­ne des­de más atrás en el tiem­po, so­lo que aho­ra go­zan de la per­so­ne­ría ju­rí­di­ca que les per­mi­te en­ca­mi­nar el pro­yec­to, cum­plien­do con los pla­zos y trá­mi­tes exi­gi­dos por el Mvot­ma. Sue­len re­unir­se to­das las se­ma­nas en la se­de del Par­ti­do Na­cio­nal en la ciu­dad (es el lu­gar que con­si­guie­ron pa­ra los en­cuen­tros, no hay na­da de par­ti­da­rio en es­to), don­de co­men­tan ca­da pa­so que dan y di­si­pan du­das de las so­cias.

Vi­via­na se se­pa­ró de su pa­re­ja cuan­do es­ta­ba em­ba­ra­za­da de su hi­jo me­nor, en coin­ci­den­cia con el cie­rre de la em­pre­sa Pay­la­na, don­de tra­ba­ja­ba. Por tan­to, que­dó so­la con cua­tro hi­jos y de­sem­plea­da. Ese pa­no­ra­ma des­co­ra­zo­na­dor la mo­vi­li­zó ha­cia una idea en la que apor­tó su ex­pe­rien­cia sin­di­cal y de coo­pe­ra­ti­vis­mo apren­di­da, jus­ta­men­te, en esa in­dus­tria tex­til, sím­bo­lo al­gu­na vez del Pay­san­dú in­dus­trial. “Me que­dé so­la es­tan­do em­ba­ra­za­da del chi­qui­to, sin tra­ba­jo, la pa­sé muy mal. Pe­ro sa­lí ade­lan­te, y hoy es­toy de pie otra vez y con es­te pro­yec­to”.

Al ca­bo del tiem­po, in­clu­so, se su­ma­ron al­gu­nos hom­bres, unos po­qui­tos, a la coope­ra­ti­va. “Pe­ro las que em­pe­za­mos a mo­ver­nos éra­mos to­das mujeres y ma­dres sol­te­ras. Al prin­ci­pio, unas cin­co o seis. Si ana­li­zás un po­co, pe­se a

la ayu­da del go­bierno, siem­pre es­tá a la de­ri­va la ma­dre se­pa­ra­da, la sol­te­ra. El 98% de las mujeres se­pa­ra­das se que­dan con los hi­jos, te­nés que tra­ba­jar, cui­dar­los y man­te­ner­los co­mo pue­das. El suel­do no te da pa­ra pa­gar una ni­ñe­ra. En mi ca­so, si­go en es­to (la coope­ra­ti­va) por­que ne­ce­si­to una ca­sa, no pue­do pa­gar más un al­qui­ler”, pro­fun­di­za Vi­via­na.

GRA­CIAS A FA­CE­BOOK

Evelyn de 6 años y By­ron de 2 jue­gan en­tre ellos. Su ma­dre, Lu­cía Aguilar, de 23 años, se man­tie­ne cer­ca y, ves­ti­da con una muscu­losa, de­ja ver unos ta­tua­jes con los nom­bres de sus pe­que­ños. Ella es­tá “des­de el prin­ci­pio” con la coope­ra­ti­va, de la que se en­te­ró a tra­vés de Fa­ce­book. “Tam­po­co qui­se co­no­cer al­go más, me gus­tó de en­tra­da”, acla­ra.

Ase­gu­ra que no cuen­ta con la ayu­da del pa­dre de los ni­ños y que los tres vi­ven en la ca­sa de su abue­lo, don­de “hay mu­cha gen­te”. “Vi­vi­mos en una pie­ci­ta de dos por dos”, se la­men­ta en voz ba­ja. Por eso, la ne­ce­si­dad im­pe­rio­sa de lo­grar esa vivienda pro­pia pa­ra ga­nar in­de­pen­den­cia y, por su­pues­to, en dig­ni­dad. Por el mo­men­to cum­ple una su­plen­cia co­mo lim­pia­do­ra en la piz­ze­ría Pan Z, en pleno 18 de Ju­lio, la ar­te­ria prin­ci­pal de Pay­san­dú. “Ha­ce dos me­ses que es­toy. No sé cuán­do ter­mino, ca­paz que­do”, se es­pe­ran­za.

Adria­na Je­sús, de 21 años, es otra de las ma­dres sol­te­ras que se han uni­do a la Coope­ra­ti­va 21 de Se­tiem­bre. Con un hi­jo de 2 años, de nom­bre Sé­bas­tian —así, con til­de en la e—, es­tá se­pa­ra­da des­de ha­ce un tiem­po de su pa­re­ja, al que no le re­pro­cha na­da res­pec­to al apo­yo que brin­da. “Lo cuida en cual­quier mo­men­to, pe­ro de a ra­tos se com­pli­ca”, ase­ve­ra. Tam­bién su­po del mo­vi­mien­to por in­ter­me­dio de Fa­ce­book y afir­ma que ne­ce­si­ta una ca­sa pa­ra su hi­jo, y así aban­do­nar por fin la ca­sa de su ma­dre. No tie­ne tra­ba­jo, pe­ro sí una pers­pec­ti­va. “Es­toy es­pe­ran­do a que me lla­men del BPS pa­ra asis­ten­te per­so­nal. Hay que ha­cer una ca­pa­ci­ta­ción pri­me­ro. Es al­go se­gu­ro pe­ro ten­go que es­pe­rar la ca­pa­ci­ta­ción, que son tres me­ses, y ahí em­pie­zo a tra­ba­jar”, re­la­ta. Ludmila Car­do­zo tie­ne 3 años, lle­va el ape­lli­do de un pa­dre que no co­la­bo­ra. Con eso ha te­ni­do que car­gar Va­ne­sa Me­na, su ma­má de 27, una mo­dis­ta que tra­ba­ja en su ca­sa y en un ta­ller de car­te­ras de cue­ro. Es la te­so­re­ra de la coope­ra­ti­va y se en­te­ró de su exis­ten­cia ha­ce unos ocho o nue­ve me­ses por una so­cia que in­gre­só an­tes que ella. “Vi­vo en la ca­sa de mis pa­dres y so­mos mu­chos, mi ne­na ne­ce­si­ta su ca­sa, me lo pi­de”, cuen­ta en sin­to­nía con el de­seo de to­das. “Me gus­ta el he­cho de que so­mos mu­chas mujeres y que to­das más o me­nos es­ta­mos en la mis­ma, que nos en­ten­de­mos. No se aga­rra pa­ra la jo­da, es al­go se­rio, es­ta­mos to­das en la mis­ma

LA COOPE­RA­TI­VA 21 DE SE­TIEM­BRE REÚNE A 40 SO­CIOS Y NU­CLEA, CON PER­SO­NE­RÍA JU­RÍ­DI­CA DES­DE HA­CE UN AÑO, A UNAS 160 PER­SO­NAS (NI­ÑOS IN­CLUI­DOS)

si­tua­ción, bus­can­do un te­cho pa­ra nues­tros hi­jos”, re­su­me res­pec­to al pro­pó­si­to de la Coope­ra­ti­va 21 de Se­tiem­bre.

“Es­toy so­la. Es bas­tan­te com­pli­ca­do, aun­que sí ten­go el apo­yo de mis pa­dres y abue­los. Cuan­do pue­den me cui­dan a la ne­na, si no, voy con ella pa­ra to­dos la­dos”, con­ti­núa. En el ta­ller de car­te­ras de cue­ro pa­sa seis ho­ras, lue­go en su ho­gar con­fec­cio­na uni­for­mes pa­ra li­ceo y “cual­quier tra­ba­jo que en­tre”. Ca­re­ce de ho­ra­rio, se le­van­ta tem­prano y ter­mi­na “tar­dí­si­mo”. “Aho­ra la ne­na em­pe­zó la es­cue­la y ten­go que ir a bus­car­la”. Lo ha­ce en óm­ni­bus o ca­mi­nan­do, mien­tras tan­to, aho­rra pa­ra com­prar­se una mo­to.

Je­nif­fer Gen­ti­le, de 18 años y ma­má de Eitan, de 2, tam­bién pa­sa sus días en ca­sa de su ma­dre. Se­gún ella, el pa­dre del chi­co “es­tá pre­sen­te” pe­ro “no ayu­da mu­cho” por­que no tie­ne em­pleo. Es­tá ha­cien­do so­la “es­to” de la coope­ra­ti­va, de la que se en­te­ró gra­cias a una com­pa­ñe­ra que es­ta­ba in­vo­lu­cra­da, al tiem­po que pre­pa­ra su fu­tu­ro: es­tu­dia cuar­to año de ba­chi­lle­ra­to en la UTU ade­más de pe­lu­que­ría en esa mis­ma ins­ti­tu­ción.

He­len Merelo, de 21 años y ma­dre de Pía, de dos pri­ma­ve­ras, tam­bién con­vi­ve con sus pro­ge­ni­to­res. Es­tá “des­de que em­pe­zó la coope­ra­ti­va”, di­ce con or­gu­llo. “Por aho­ra, lo que más quie­ro es la ca­sa, so­bre to­do pa­ra mi hi­ja, que ten­ga su te­cho y su es­pa­cio”, con­ti­núa con én­fa­sis. “Cuan­do Vi­via­na (Flo­res, la pre­si­den­ta de la coope­ra­ti­va) hi­zo un lla­ma­do, me in­tere­sé y en la pri­me­ra reunión me que­dé. No lo pen­sé dos ve­ces. Vi que el am­bien­te es­ta­ba bueno”, aña­de en re­la­ción con su víncu­lo con el pro­yec­to.

EN­TRE CI­PRE­SES

El pre­dio ele­gi­do pa­ra le­van­tar es­ta coope­ra­ti­va de vivienda de ayu­da mu­tua com­pren­de más de 10 mil me­tros cua­dra­dos y es­tá ubi­ca­do en la zo­na sur de Pay­san­dú, pa­san­do el puen­te del arro­yo Sa­cra por ca­lle Mon­te­vi­deo, en un lu­gar ro­dea­do de eu­ca­lip­tos y de al­tos ci­pre­ses. Tam­bién se ubi­ca con­ti­guo a una ca­sa con un gran te­rreno y es ve­cino de otra coope­ra­ti­va en cons­truc­ción. A su vez, se en­cuen­tra muy cer­ca del an­ti­guo zoo­ló­gi­co de la ciu­dad. Al prin­ci­pio se ha­bían ano­ta­do 48 so­cios pe­ro más tar­de pa­sa­ron a ser 40, pues esa es la can­ti­dad má­xi­ma de vi­vien­das a le­van­tar en ese si­tio, por la ex­ten­sión del lu­gar, el ti­po de ca­sas a cons­truir —de­pen­dien­do del nú­cleo pue­den ser de has­ta cua­tro o cin­co dor­mi­to­rios, to­das de ma­te­rial y de la­dri­llo a la vis­ta—, por los es­pa­cios ver­des y jue­gos que es­tán pre­vis­tos pa­ra los ni­ños, y por el sa­lón co­mu­nal.

“Es pre­cio­so el te­rreno, aco­ge­dor. Del otro la­do es­tán le­van­tan­do vi­vien­das. Es via­ble, tie­ne to­do me­dio cer­ca y ya cuen­ta con sa­nea­mien­to”, ex­pre­sa Vi­via­na, la ti­tu­lar de la coope­ra­ti­va. “Es­to es una his­to­ria real, de per­so­nas reales que no tie­nen otra po­si­bi­li­dad pa­ra com­prar una ca­sa. Es así”, re­mar­ca.

¿Por qué la coope­ra­ti­va se lla­ma 21 de Se­tiem­bre? Vi­via­na res­pon­de que al prin­ci­pio qui­sie­ron lla­mar­la Coope­ra­ti­va de Vi­vien­das Un Sue­ño,

pe­ro no fue acep­ta­do por­que ha­bía otra con un nom­bre pa­re­ci­do. Y co­mo el Mvot­ma les apro­bó el pro­yec­to en se­tiem­bre, en­tre el 19 y 21 de ese mes, se de­ci­die­ron por esa de­no­mi­na­ción. “Lo pro­pu­si­mos en asam­blea, se acep­tó y así que­dó”.

Por el mo­men­to no se in­te­gra­ron a la ór­bi­ta de la Fe­de­ra­ción Uru­gua­ya de Coope­ra­ti­vas de Vivienda por Ayu­da Mu­tua (Fuc­vam). Por na­da en es­pe­cial, más que el sim­ple he­cho de que to­da­vía no pue­den abor­dar los gas­tos que im­pli­ca es­tar den­tro de ese sis­te­ma. “Fui­mos una vez a re­unir­nos con ellos pa­ra in­for­mar­nos. Nos pe­dían ca­si 11 mil pe­sos pa­ra en­trar y eso era di­fí­cil, has­ta aho­ra lo es pa­ra no­so­tras. No pen­sá­ba­mos que te­nía­mos que pa­gar tan­to. Y ade­más de ese di­ne­ro hay que abo­nar una cuo­ta por mes. Ca­paz más ade­lan­te”, ex­pli­ca Vi­via­na. Co­mo re­qui­si­tos de in­gre­so a la 21 de Se­tiem­bre se so­li­ci­ta el pa­go de 2 UR ($ 2.200) co­mo ca­pi­tal y lue­go una men­sua­li­dad pa­ra el fon­do de la coope­ra­ti­va, pa­ra rea­li­zar trá­mi­tes, por ejem­plo, que as­cien­de a $ 600. A la vez, hay ta­lle­res de la mano del Cen­tro Coope­ra­ti­vis­ta Uru­gua­yo (CCU) que sir­ven pa­ra dar una ca­bal in­for­ma­ción so­bre el mo­vi­mien­to coope­ra­ti­vis­ta, sus be­ne­fi­cios y sus exi­gen­cias, ade­más de la ase­so­ría de abo­ga­dos, es­cri­ba­nos, in­ge­nie­ros ci­vi­les y ar­qui­tec­tos. “El te­rreno se pa­ga con el prés­ta­mo. Des­pués se amor­ti­za, por eso el bo­le­to de re­ser­va”, que ya tie­nen en po­der, acla­ra la pre­si­den­ta.

“To­do es­to es a vo­lun­tad, na­die nos pa­ga, lo ha­ce­mos por­que que­re­mos la ca­sa, las ga­nas que te­nés te lle­van a es­tas co­sas”, pro­si­gue Vi­via­na, que en las reunio­nes se­ma­na­les apro­ve­cha pa­ra es­po­lear a sus com­pa­ñe­ras, a las más jó­ve­nes, a las ma­dres que no sa­ben mu­chas ve­ces pa­ra dón­de aga­rrar. “Les cuen­to mi ex­pe­rien­cia en coope­ra­ti­vas. Los jó­ve­nes quie­ren las co­sas pa­ra ya. Y acá se ne­ce­si­ta pa­cien­cia. A mí me pa­só, pa­sa­ron los años y no ten­go ca­sa”, re­co­no­ce es­ta mu­jer que ha apren­di­do “mu­cho” y de “to­do un po­co” (con una ami­ga se for­mó en la par­te le­gal) es­tan­do al fren­te de la coope­ra­ti­va.

“Siem­pre les di­go a ellas que son fuer­tes y ca­pa­ces. Si no les mos­trás esa fuer­za, es co­mo si se apa­ga­ran. La ma­yo­ría de las mujeres en­tran con mie­do, sin sa­ber bien qué ha­cer”. Y allí es­tá la Coope­ra­ti­va 21 de Se­tiem­bre, la que, de la mano de un te­cho, quie­re de­vol­ver la in­de­pen­den­cia y, con ella, la dig­ni­dad.

EL PRE­DIO ELE­GI­DO PA­RA LE­VAN­TAR ES­TA COOPE­RA­TI­VA DE VIVIENDA DE AYU­DA MU­TUA COM­PREN­DE MÁS DE 10.000 ME­TROS CUA­DRA­DOS Y ES­TÁ UBI­CA­DO EN LA ZO­NA SUR DE LA CIU­DAD DE PAY­SAN­Dú

Je­nif­fer Gen­ti­le, Lu­cía Aguilar, He­len Merelo, Vi­via­na Flo­res y Va­ne­sa Me­na, jun­to al pre­dio don­de cons­trui­rán la coope­ra­ti­va

Va­ne­sa Me­na con su hi­ja Ludmila

Adria­na Je­sús, con su pe­que­ño de dos años

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.