MA­DRE GAN­GA

Seisgrados - - Contenido - [Por Pa­blo Tro­chon]

Ris­hi­kesh y Va­ra­na­si

Un río que es ma­dre y dio­sa. Allí los fie­les rea­li­zan ablu­cio­nes, be­ben, se ba­ñan y la­van ro­pa en­tre aguas in­sa­lu­bres don­de flo­tan ca­dá­ve­res. Un río ado­ra­do por cien­tos de mi­llo­nes de hin­dúes. En es­ta cró­ni­ca ha­ce­mos una pa­ra­da en dos de los pun­tos más des­ta­ca­dos de su re­co­rri­do: Ris­hi­kesh y Va­ra­na­si

Fi­na­les de ma­yo. De ma­dru­ga­da, tras un via­je in­co­mo­dí­si­mo de diez ho­ras, lle­go a Ris­hi­kesh, la au­to­de­no­mi­na­da ca­pi­tal mun­dial del yo­ga, puer­ta del Hi­ma­la­ya y don­de los Beatles pa­sa­ron unos me­ses me­di­tan­do y crean­do The Whi­te Al­bum. Cru­zo su em­ble­má­ti­co puen­te col­gan­te pa­ra lle­gar a la zo­na de Laksh­man Jhu­la, que es­tá to­tal­men­te de­sier­ta, ex­cep­to por la co­lo­ri­da fi­gu­ra de Shi­va, un par de bo­rra­chos y las va­cas, ha­bi­tan­tes par­si­mo­nio­sos de to­dos los rin­co­nes en India. Es el al­ba. Co­mo los hos­tels es­tán ce­rra­dos o sin aten­ción, me ti­ro a dor­mir so­bre unas al­fom­bras en la zo­na del bar de la Green Man­go Hou­se.

AMA­NE­CER MA­SI­VO

La ciu­dad de Ris­hi­kesh ya es­tá en pleno bu­lli­cio: los jeeps que bo­ci­nan co­mo lo­cos en­tre sus an­gos­tas ca­lles, los cam­pa­na­zos de los fie­les re­co­rrien­do los va­rios pi­sos de los tem­plos —que alo­jan de­ce­nas de efi­gies de dei­da­des en com­par­ti­men­tos ce­rra­dos con cor­ti­nas me­tá­li­cas co­mo si fue­ran tien­das—, el gri­te­río de quie­nes ha­cen raf­ting por la fuer­te co­rrien­te del Gan­ges, que na­ce a ape­nas un día de aquí, en el gla­ciar Gan­go­tri. Por esa ra­zón, sus aguas, que aban­do­nan sus bríos pa­ra ini­ciar un tran­qui­lo fluir a tra­vés de las lla­nu­ras de Ut­tar Pra­desh rum­bo al océano, son aún bas­tan­te lim­pias.

El con­di­men­to lo po­nen las va­cas que deam­bu­lan con tran­qui­li­dad en­tre las mul­ti­tu­des, los ash­rams (pa­re­ci­dos a mo­nas­te­rios) don­de la gen­te se re­clu­ye a me­di­tar, los cien­tos de es­cue­las de yo­ga, las hash hou­ses, los cen­tros de me­di­ci­na o co­mi­da ayur­vé­di­cas, los neo­hip­pies y hip­pie chic, y los pin­to­res­cos sad­hus, as­ce­tas que se de­di­can a la me­di­ta­ción, al es­tu­dio de tex­tos sa­gra­dos y a la men­di­ci­dad, ya sea de co­mi­da o de di­ne­ro, pa­ra sub­sis­tir. Es ex­tra­ña la con­vi­ven­cia del rui­do ge­ne­ra­li­za­do con el pre­ten­di­do am­bien­te es­pi­ri­tual, pe­ro así es la India: mu­cho, de­ma­sia­do, in­va­si­va, fre­né­ti­ca, rui­do­sa, olo­ro­sa, in­ten­sa, en­can­ta­do­ra. Cu­rio­sa­men­te por ello mu­chos no la to­le­ran; otros tan­tos, que­dan hipnotizados y pa­san una tem­po­ra­da bus­cán­do­se a sí mis­mos. En fin…

OTRAS INS­TAN­TÁ­NEAS DE RIS­HI­KESH

Des­pués de vi­si­tar el icó­ni­co tem­plo Tra­yam­ba­kesh­war voy a al­mor­zar al Ro­yal Ca­fe, que tie­ne una be­lla vis­ta del Gan­ges, y pi­do un tha­li con un ex­qui­si­to las­si de man­go (be­bi­da tra­di­cio­nal a ba­se de yo­gur) y de pos­tre el su­bli­me He­llo to the Queen, a ba­se de ga­lle­tas con cho­co­la­te, banana, cre­ma y he­la­do. Lue­go ca­mino has­ta el ash­ram don­de es­tu­vie­ron los cua­tro de Li­ver­pool pe­ro me nie­go a pa­gar los diez dó­la­res de la en­tra­da. En su lu­gar, me di­ri­jo a la an­cha es­ca­li­na­ta (ghat) de Par­marth, don­de se ce­le­bra una ce­re­mo­nia (aar­ti) en ho­nor a la ma­dre Gan­ga, a par­tir de las seis de la tar­de ca­da día. El even­to, que con­vo­ca a de­ce­nas de fie­les de ras­gos va­rio­pin­tos y al­gu­nos cu­rio­sos, co­mien­za con la caí­da del sol mien­tras se can­ta y se to­ca mú­si­ca, se rea­li­zan di­ver­sos ri­tua­les echan­do ele­men­tos al fue­go pa­ra pu­ri­fi­ca­ción y ofren­das flo­ra­les de ca­lén­du­las y lo­tos ro­sa al río en ces­ti­tos flo­tan­tes.

Ado­ra­da co­mo una ma­dre por su ca­rác­ter da­dor de vi­da, hay va­rios mi­tos re­fe­ri­dos a la dio­sa Gan­ga que otor­gan nom­bre al

le­gen­da­rio río. Uno de ellos di­ce que la dio­sa de­ci­dió pre­ci­pi­tar­se con vehe­men­cia so­bre la Tie­rra, ofen­di­da cuan­do Brah­ma le or­de­nó que fue­ra al in­fra­mun­do a pu­ri­fi­car las al­mas de los 60 mil hi­jos del rey Sa­ga­ra, ase­si­na­dos por el sa­bio Ka­pi­la. Aler­ta­do, Shi­va —el Des­truc­tor— pu­so su ca­be­za en el ca­mino de las aguas y es­tas descendieron por sus ca­be­llos en afluen­tes que por fin li­be­ra­ron a aque­llas al­mas des­afor­tu­na­das.

Des­pués de una her­mo­sa ca­mi­na­ta por la mon­ta­ña, pa­san­do por unos mi­ra­do­res y unas cas­ca­das don­de me ba­ño un ra­to, vuel­vo real­men­te ex­ta­sia­do bor­dean­do el río ma­dre. Las ex­ten­di­das te­las co­lo­ri­das se se­can a su vera. Duer­mo una sies­ti­ta pa­ra des­can­sar del tin­ti­neo, los gri­tos y el ca­lor, y más tar­de sal­go a ce­nar un ka­dai pa­neer, que es una mar­mi­ta con tro­zos de que­so cot­ta­ge fri­to en una sal­sa es­pe­sa con chi­le, jen­gi­bre, co­mino, lau­rel, cúr­cu­ma, pi­mien­to, ci­lan­tro y ga­ram ma­sa­la (mez­cla tí­pi­ca de ca­ne­la, cla­vo de olor, nuez mos­ca­da, pi­mien­ta ne­gra y se­mi­llas ver­des de car­da­mo­mo) con dos naan de man­te­ca y un ju­go de san­día. Es­ta in­yec­ción de sa­bo­res, co­mo ca­da pla­to in­dio, agra­da­ble ba­jo el fres­co del Gan­ges, me lle­va a es­cri­bir un ra­to.

AL RE­GA­ZO DE UNA MA­DRE

Días des­pués, so­bre me­dia­dos de ju­nio. Del ca­lor in­ten­so que co­bi­ja los im­po­nen­tes fuer­tes y tem­plos de Gwa­lior, Orch­ha y Kha­ju­raho desem­bo­co en la ciu­dad sa­gra­da Va­ra­na­si, jun­to a pe­re­gri­nos que atra­vie­san lar­gas dis­tan­cias pa­ra dar su sa­lu­do a la ma­dre Gan­ga. Co­mo exi­ge la tra­di­ción hin­dú, mi­les y mi­les via­jan, des­de el co­mien­zo de los tiem­pos y al me­nos una vez en su vi­da, pa­ra ba­ñar­se, es­pe­rar la muer­te o arro­jar las ce­ni­zas de sus pa­rien­tes en las aguas del Gan­ges. La ciu­dad tie­ne el po­der de la­var el kar­ma ne­ga­ti­vo de las al­mas pa­ra rom­per el in­fi­ni­to ci­clo de re­en­car­na­cio­nes y así al­can­zar el Nir­va­na, es­ta­do ideal en que el in­di­vi­duo aban­do­na

SON 2.500 KI­LÓ­ME­TROS LOS QUE RE­CO­RRE EL RÍO GAN­GES, HAS­TA SU MUER­TE EN EL GOL­FO DE BEN­GA­LA, EN BANGLADÉS

la con­cien­cia, la ne­ce­si­dad, el de­seo y el odio pa­ra su­mer­gir­se en la paz y la quie­tud. Si Ris­hi­kesh im­pac­ta­ba, Va­ra­na­si des­bor­da ab­so­lu­ta­men­te los sen­ti­dos. ¿Có­mo es que una de las cua­tro ca­be­zas de Brah­ma lo­gró des­can­sar aquí? Ra­tas, cam­pa­ni­tas y le­ta­nías, mo­nos sar­no­sos, el aro­ma a sán­da­lo y a car­ne hu­ma­na, mon­ta­ñas de ba­su­ra, be­llos an­cia­nos de ros­tros inex­pug­na­bles, con­duc­to­res de ricks­haws en­de­mo­nia­dos, mi­llo­nes de ojos cu­rio­sos, es­cu­pi­ta­jos ro­jos del pre­pa­ra­do psi­coac­ti­vo a ba­se de be­tel que se acos­tum­bra a mas­car (paan), ni­ños arras­tran­do ca­bri­tos, le­pro­sos, da­mas que qui­tan el alien­to, la li­mos­na per­se­ve­ran­te, guir­nal­das de flo­res, ven­de­do­res que ase­dian, la bos­ta de múl­ti­ples pro­ce­den­cias y el oro que ofre­cen los ven­de­do­res a vi­va voz, fá­li­cos shi­va­lin­gams en ho­nor a Shi­va, sad­hus ve­ge­tan­do a la som­bra, va­cas, va­cas y va­cas en un en­tra­ma­do de azo­teas y ta­pias

sal­pi­ca­das por el co­lor de las ro­pas ten­di­das. Al caer la tar­de, des­cien­do por una de las se­ten­ta y cua­tro gaths que desem­bo­can al río, que es neu­ral­gia de su exis­ten­cia. Allí la gen­te lavando sus pe­ca­dos se mez­cla con la que se la­va los dien­tes, la que de­fe­ca y la que arro­ja un ca­dá­ver. Por cien­to cin­cuen­ta ru­pias doy un re­co­rri­do en bar­ca por el Gan­ges, aquí ya cal­mo, pa­ra apre­ciar la pos­tal de Va­ra­na­si: el gen­tío en los ghats, abo­ca­do a ba­ños, ablu­cio­nes y cre­ma­cio­nes. Caí­da la no­che, pre­sen­cia­mos des­de el

agua, co­mo una pla­tea de bar­qui­tos, la Gan­ga aar­ti en el Das­hash­wa­medh, prin­ci­pal ghat de la ciu­dad, cons­trui­do en el si­glo XVIII. Du­ran­te cua­ren­ta y cin­co mi­nu­tos se agra­de­ce a la ma­dre Gan­ga y se ce­le­bra el fi­nal de un nue­vo día, mien­tras cin­co brah­ma­nes —que re­pre­sen­tan los cin­co ele­men­tos: agua, tie­rra, fue­go, cie­lo y al­ma— de ca­ra a la dio­sa, en al­ta­res or­na­men­ta­dos con al­fom­bras, flo­res y lám­pa­ras de acei­te, rea­li­zan el ri­tual que com­bi­na dan­za, can­to, fue­go y ofren­das al son de un pe­que­ño gru­po de mú­si­cos.

DE BRA­SAS, LA­BE­RIN­TOS Y SEN­SA­CIO­NES

A las sie­te y me­dia de la ma­ña­na del día si­guien­te, la emo­ción per­du­ra. Re­co­rro la ciu­dad. Pa­so por los tem­plos Dur­ga (cu­ya es­ta­tua se di­ce que apa­re­ció por sí so­la), Tul­si Ma­nas, San­kat Mo­chan Ha­nu­man y los in­nu­me­ra­bles afi­ches anun­cian­do pie­zas di­ver­sas de Bolly­wood pa­ra lue­go re­co­rrer los sie­te ki­ló­me­tros de gaths ba­jo el sol, du­ran­te los cua­les veo gen­te en las múl­ti­ples ta­reas que con­vo­ca el río. Las im­po­nen­tes y api­ña­das cons­truc­cio­nes cos­te­ras con al­mi­na­res mu­sul­ma­nes que pa­re­cen caer en cas­ca­da so­bre la ma­dre Gan­ga son fan­tás­ti­cas.

Los cre­ma­to­rios es­tán a pleno y me de­ten­go en el cé­le­bre de Ma­ni­kar­ni­ka, ro­dea­do por el ba­rrio mu­sul­mán. El cor­te­jo fú­ne­bre se abre pa­so en­tre el tin­ti­neo de cam­pa­ni­llas. Una vez en la dár­se­na, y en un run­rún de re­zos, el trá­mi­te de en­viar al es­pí­ri­tu a fu­sio­nar­se con Brah­ma apre­mia: an­tes de la cre­ma­ción, de­ben su­mer­gir el cuer­po en la en­ti­dad fe­me­ni­na de es­te río. La ma­qui­na­ria de la muer­te no se de­tie­ne y la in­con­men­su­ra­ble can­ti­dad de le­ña que la ro­dea es tes­ti­go. En­tre las lla­mas de las pi­ras, los en­vol­to­rios ar­den in­có­lu­mes. Los doms, ser­vi­do­res he­re­di­ta­rios de los cre­ma­to­rios, no ce­jan un se­gun­do en su ta­rea de cre­mar unos dos­cien­tos cuer­pos dia­rios que arri­ban den­tro de las vein­ti­cua­tro ho­ras del fa­lle­ci­mien­to. El pro­ce­di­mien­to no es na­da eco­nó­mi­co si te­ne­mos en cuen­ta que se ne­ce­si­tan en­tre dos­cien­tos y cua­tro­cien­tos ki­los de le­ña pa­ra cre­mar a una per­so­na y que de ser con sán­da­lo re­sul­ta más ca­ro aún. Es por ello que quie­nes me­nos re­cur­sos tie­nen son cre­ma­dos con fon­dos y do­na­cio­nes de los hos­pi­cios; ca­so con­tra­rio, se los arro­ja al río di­rec­ta­men­te.

Las mujeres, que son quie­nes pre­pa­ran los cuer­pos con acei­tes y les ha­cen ma­sa­jes, no pue­den par­ti­ci­par del ri­tual, lle­va­do a ca­bo por los hom­bres de la fa­mi­lia, pa­ra evi­tar que se arro­jen al fue­go (tal cual una vieja tra­di­ción hin­dú).

Las fo­ga­tas, que se to­man del fue­go de Shi­va que se man­tie­ne vi­vo to­do el tiem­po, in­cor­po­ran el cuer­po a los cin­co ele­men­tos: el al­ma, que va al cie­lo; los hue­sos que no se con­su­men, al agua; el res­to, al fue­go y al ai­re, y las ce­ni­zas, a la tie­rra. Se per­mi­te cre­mar a las per­so­nas ca­sa­das, en cam­bio, sad­hus, hom­bres san­tos y ni­ños son ata­dos a pie­dras y ti­ra­dos al río pa­ra ban­que­te de los pe­ces ga­to, y aque­llos que han si­do pi­ca­dos por co­bra, se van flo­tan­do en una bal­sa. Y un po­co más allá, en­tre la so­lem­ni­dad, el trá­mi­te y el fuer­te olor a car­ne asa­da, un gru­po de hom­bres pesca la co­mi­da pa­ra el al­muer­zo. Al fi­na­li­zar, so­bre el me­dio­día, me de­jo per­der por la som­bri­ta de las ca­lle­jas la­be­rín­ti­cas y ale­ja­das del rui­do en los al­re­de­do­res caó­ti­cos del tem­plo Kas­hi Vish­wa­nath (co­no­ci­do co­mo tem­plo do­ra­do), cu­yas cú­pu­las se cu­bren de ca­si una to­ne­la­da de oro.

Allí es­tá la Va­ra­na­si que más me gus­ta, la ale­ja­da de la mi­ra­da des­pó­ti­ca de los tu­ris­tas. Her­mo­sos re­co­ve­cos con pos­ta­les au­tén­ti­cas: ni­ños ju­gan­do al crí­quet, gen­te de­jan­do pa­sar el tiem­po, ma­nos ama­san­do el cha­pa­ti, va­cas, va­cas y va­cas. Veo a unos po­li­cías abo­fe­tean­do a un ti­po, su­pues­ta­men­te por­que to­có en for­ma inapro­pia­da a una mu­jer.

Al otro día par­ti­ré ha­cia las rui­nas bu­dis­tas de Sar­nath (eri­gi­das en el 250 a.C. por el em­pe­ra­dor in­dio Aso­ka), don­de Bu­da dio su pri­mer ser­món, lo cual con­vier­te a la ciu­dad en uno de los cua­tro lu­ga­res san­tos pa­ra el bu­dis­mo, jun­to a Lum­bi­ni en Ne­pal, don­de na­ció Sidd­hārt­ha Gau­ta­ma (Bu­da); Bodh Ga­ya, don­de se ilu­mi­nó tras cua­ren­ta y nue­ve días de me­di­ta­ción; y Kus­hi­na­gar, don­de mu­rió. Pe­se a que el 70% prac­ti­ca el hin­duis­mo, India es in­tere­san­te por­que es una ver­da­de­ra cu­na de re­li­gio­nes. Una cu­na que se me­ce ba­jo el cui­da­do de la gran dio­sa río, la ma­dre Gan­ga.

Fo­to Pa­blo Tro­chon

Fo­to Pa­blo Tro­chon

Fo­to Pa­blo Tro­chon

Fo­to Pa­blo Tro­chon

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.