DE­RE­CHOS Y TORCIDOS

Seisgrados - - Contenido - [Por Pa­blo Do­na­dio]

Maternidad y em­pleo

Un ma­peo la­bo­ral en torno a mujeres a pun­to de pa­rir o con ni­ños re­cién na­ci­dos da cuen­ta de los cri­te­rios ar­bi­tra­rios y la de­sigual­dad en va­rias par­tes del mun­do. ¿Cuán­to res­pe­ta el sis­te­ma la lle­ga­da de un hi­jo? ¿Se vi­ve el mis­mo des­am­pa­ro en el Es­ta­do que en la ór­bi­ta pri­va­da?

¿Qué lu­gar se le da al pa­dre a la ho­ra de las li­cen­cias?

El mun­do fue y se­rá una por­que­ría. Lo su­po En­ri­que San­tos Dis­cé­po­lo, y tam­bién Gar­del, que can­tó Cam­ba­la­che a vi­va voz por to­do el pla­ne­ta. Hay en ese tan­go un con­cep­to arra­sa­dor: la mal­dad in­so­len­te. Ese tér­mino po­dría apli­car­se a un te­ma sos­la­ya­do en ca­si to­dos los tra­ba­jos, en ca­si to­dos los paí­ses y que afec­ta a ca­si to­das las fa­mi­lias. ¿Hay un es­ta­do de ma­yor vul­ne­ra­bi­li­dad, de más ne­ce­si­dad que el de una mu­jer em­ba­ra­za­da? Des­de las so­cie­da­des más ar­cai­cas que pien­san a la mu­jer ba­jo el man­da­to de la con­cep­ción, a las más pro­gre­sis­tas que lo pon­de­ran den­tro de una se­rie de de­seos fe­me­ni­nos, pa­san­do por los sec­to­res so­cia­les más frá­gi­les don­de la ma­yo­ría de edad (y mu­chas ve­ces la pro­pia iden­ti­dad) se le­gi­ti­ma con la maternidad, los de­re­chos la­bo­ra­les del 95% de las mujeres que de­ben tra­ba­jar pa­ra vi­vir ro­zan la in­so­len­cia. Pe­ro en es­te mun­do don­de la pro­duc­ti­vi­dad se im­po­ne a la hu­ma­ni­dad, tam­bién hay ma­ti­ces, y al­gu­nas re­gio­nes plan­tan ban­de­ra en tér­mi­nos de am­plia­ción de de­re­chos, del ne­ce­sa­rio rol del pa­dre y de la bue­na mix­tu­ra en­tre Es­ta­do y pri­va­dos.

LA MA­DRE DEL PRO­BLE­MA

“Hoy en día las li­cen­cias es­tán ob­so­le­tas. Hay mu­cha he­te­ro­ge­nei­dad en el sec­tor pú­bli­co se­gún si los pa­dres tra­ba­jan en una mu­ni­ci­pa­li­dad u otro or­ga­nis­mo es­ta­tal. De es­ta ma­ne­ra, el de­re­cho de un ni­ño a ser cui­da­do de­pen­de del tra­ba­jo que ten­gan su ma­má y su pa­pá. Por eso es ne­ce­sa­rio pen­sar un sis­te­ma uni­ver­sal en­fo­ca­do en la equi­dad”, ase­gu­ra Ca­ro­li­na Au­li­cino, ofi­cial de po­lí­ti­ca so­cial de Unicef Ar­gen­ti­na. Ha­bla del com­ple­jí­si­mo uni­ver­so de las li­cen­cias, los de­re­chos com­ple­men­ta­rios (dar de ma­mar en ho­ras la­bo­ra­les, con­tar con guar­de­rías in­ter­nas, etc.) y la ín­fi­ma con­si­de­ra­ción de los pa­dres. To­do es­to pa­ra tra­ba­ja­do­res re­gu­la­res con un am­pa­ro su­pe­rior al em­pleo in­for­mal o “en ne­gro”, y su­po­nien­do el cum­pli­mien­to de las le­yes por par­te de los em­plea­do­res, a la vez su­je­tos a ca­da dis­tri­to de ca­da país, don­de no hay una mí­ni­ma uni­dad de cri­te­rios. Un ejem­plo sim­ple: en Ar­gen­ti­na, una do­cen­te del es­ta­do pro­vin­cial de San Luis go­za de seis me­ses fren­te a cua­tro que le da­rían en Cór­do­ba, pe­ro en am­bos ca­sos es am­plia­men­te su­pe­rior a una re­la­ción con­trac­tual pri­va­da. En ese país las fa­mi­lias cu­bier­tas ac­ce­den a dis­tin­tos ti­pos de li­cen­cia se­gún el sec­tor y la pro­vin­cia en la que tra­ba­jen, en ge­ne­ral de 90 a 210 días pa­ra la mu­jer, y so­lo en la pro­vin­cia de Tie­rra del Fue­go 180 de ellos pue­den ad­mi­nis­trar­se en­tre ma­dre y pa­dre.

En Uru­guay, coin­ci­den mu­chos es­pe­cia­lis­tas, se dio un pa­so ade­lan­te. En 2014 el pre­si­den­te José Mu­ji­ca fir­mó la re­gla­men­ta­ción de la ley 19.161, con cam­bios en los re­gí­me­nes de li­cen­cias por maternidad y paternidad. Se pa­só así de 12 a 14 se­ma­nas pa­ra las ma­más y la li­cen­cia por paternidad au­men­tó gra­dual­men­te de 3 a 10 días. Pe­ro la co­sa no ter­mi­na allí. Una vez fi­na­li­za­da la li­cen­cia ma­ter­nal, el pa­dre o la ma­dre pue­den tra­ba­jar me­dia jor­na­da por seis me­ses, ga­ran­ti­zan­do la com­pa­ñía y asis­ten­cia del ni­ño gra­cias a un sub­si­dio del Ban­co de Pre­vi­sión So­cial. Ese de­re­cho se da “in­dis­tin­ta­men­te y en for­ma al­ter­na­da”, por lo que se pue­den tur­nar (por ejem­plo, que el pa­dre ha­ga me­dio ho­ra­rio los lu­nes, miér­co­les y vier­nes y la ma­dre, los mar­tes y jue­ves), y nun­ca pa­sar las cua­tro ho­ras du­ran­te esa li­cen­cia, por más que se tra­ba­je nue­ve re­gu­lar­men­te.

Yén­do­nos más al nor­te, se­gún el ar­tícu­lo 43 de la Cons­ti­tu­ción Po­lí­ti­ca de Co­lom­bia, “la mu­jer y el hom­bre tie­nen igua­les de­re­chos y opor­tu­ni­da­des. La mu­jer no po­drá ser so­me­ti­da a nin­gu­na cla­se de dis­cri­mi­na­ción. Du­ran­te el em­ba­ra­zo y des­pués del par­to go­za­rá de es­pe­cial asis­ten­cia y pro­tec­ción del Es­ta­do, y re­ci­bi­rá de es­te sub­si­dio ali­men­ta­rio si en­ton­ces es­tu­vie­re de­sem­plea­da o des­am­pa­ra­da”. Fue la ley 1822 de 2017 del mis­mo país la que dic­tó las úl­ti­mas dis­po­si­cio­nes so­bre el te­ma y am­plió la li­cen­cia a 18 se­ma­nas en la épo­ca de par­to “re­mu­ne­ra­da con el sa­la­rio que de­ven­gue al mo­men­to de ini­ciar su li­cen­cia”, aun­que “es­ta se­rá de una se­ma­na con an­te­rio­ri­dad a la fe­cha pro­ba­ble del par­to de­bi­da­men­te acre­di­ta­da”, es de­cir que de­be tra­ba­jar has­ta los ocho me­ses y 20 días de em­ba­ra­zo. Asi­mis­mo, el ar­tícu­lo 238 ex­pli­ca que el em­plea­dor de­be con­ce­der­le dos des­can­sos de 30 mi­nu­tos sin des­cuen­to den­tro de la jor­na­da pa­ra ama­man­tar a su hi­jo du­ran­te los pri­me­ros seis me­ses de edad (ver recuadro).

PA­Pá TES­TI­MO­NIAL

Pa­ra el ám­bi­to la­bo­ral, el rol del hom­bre fluc­túa en­tre la dis­cri­mi­na­ción y el anacro­nis­mo. El men­sa­je es cla­ro: traer la pla­ta, no cui­dar al be­bé. La li­cen­cia por paternidad, tan ne­ce­sa­ria en el ho­gar de un ni­ño re­cién lle­ga­do, es po­bre en to­do el con­ti­nen­te. Co­lom­bia ofre­ce cua­tro días, mien­tras Bra­sil y Chi­le cin­co. Ecua­dor y Uru­guay aven­ta­jan al res­to con 10, mien­tras Gua­te­ma­la y Pa­ra­guay ofre­cen la peor, dos, jun­to a Ar­gen­ti­na, don­de los hom­bres pue­den pe­dir más días por ca­sar­se o por es­tu­dio que por ser pa­dres. Se am­plía así una de­sigual­dad cla­ve en tér­mi­nos la­bo­ra­les, que eli­mi­na “cos­tos” de li­cen­cia y sa­la­rios fa­mi­lia­res, una de las ra­zo­nes que his­tó­ri­ca­men­te ha prio­ri­za­do la elec­ción de hom­bres so­bre mujeres. Es­to vio con as­tu­cia el ac­tual go­bierno ar­gen­tino, que im­pul­sa una re­for­ma la­bo­ral per­ju­di­cial pa­ra los tra­ba­ja­do­res por la des­re­gu­la­ción en mu­chos as­pec­tos y la suba de la edad ju­bi­la­to­ria, pe­ro cu­yo “gan­cho” ra­di­ca en la suba de la li­cen­cia paterna a 15 días. “Se tra­ta de un cam­bio con al­ta de­man­da en to­dos los sec­to­res, aun­que mu­chas em­pre­sas ya brin­dan es­te be­ne­fi­cio”, cuen­ta Pau­la Urien, pe­rio­dis­ta del dia­rio La Na­ción es­pe­cia­li­za­da en el mer­ca­do la­bo­ral. El pro­yec­to ofi­cial pro­po­ne ex­ten­der la ba­se, aun­que se­gún los es­pe­cia­lis­tas no al­can­za. “Exis­te una pro­pues­ta to­ma­da de Uru­guay que apun­ta a una re­for­ma gra­dual. Uno de los desafíos más im­por­tan­tes es el im­pac­to fis­cal, ya que la li­cen­cia se pa­ga des­de el Es­ta­do, es por eso que se pen­só en una pro­pues­ta a lar­go pla­zo”, am­plía Au­li­cino

El Cen­tro de Im­ple­men­ta­ción de Po­lí­ti­cas pa­ra la Equi­dad y el Cre­ci­mien­to (Cippec) pre­sen­tó una pro­pues­ta pa­ra mo­di­fi­car de for­ma pau­la­ti­na el ré­gi­men de li­cen­cias que co­men­za­ría es­te año y ter­mi­na­ría en 2030. Los ob­je­ti­vos fi­na­les bus­can par­tir de una li­cen­cia por maternidad de 98 días, una de paternidad de 30 días, y su­mar 60 días de li­cen­cia fa­mi­liar que ca­da fa­mi­lia pue­de or­ga­ni­zar se­gún su con­ve­nien­cia. Pe­ro allí en­tra en jue­go la in­for­ma­li­dad. Ga­la Díaz Lan­gou y Flo­ren­cia Ca­ro Sa­chet­ti, de Cippec, mues­tran que en Ar­gen­ti­na so­lo el 47,5% de los tra­ba­ja­do­res pa­dres y el 51,1% de las tra­ba­ja­do­ras ma­dres tie­nen co­ber­tu­ra, ya que el ín­di­ce de tra­ba­jo en ne­gro lle­ga ca­si al 34%. Por ello

la pro­pues­ta no so­lo au­men­ta­ría la can­ti­dad de días, sino que con­tem­pla­ría una li­cen­cia uni­ver­sal que in­clu­ye­ra a to­dos los tra­ba­ja­do­res: en blan­co, in­for­ma­les y mo­no­tri­bu­tis­tas; in­clu­ye la co­pa­ren­ta­li­dad pa­ra re­du­cir la de­sigual­dad de gé­ne­ro en el tra­ba­jo; y la equi­dad, pa­ra to­mar en cuen­ta a las adop­cio­nes y pa­ra tam­bién con­tem­plar a las fa­mi­lias in­te­gra­das por dos ma­dres o por dos pa­dres.

LO PEOR, LO ME­JOR

Eu­ro­pa sue­le ver­se mu­chas ve­ces a tra­vés del es­pe­jo de Blan­ca­nie­ves: to­do es ma­ra­vi­llo­so e his­tó­ri­co, gran­di­lo­cuen­te co­mo sus cas­ti­llos y en sus ca­lles los trans­por­tes lle­gan en ho­ra, na­die ti­ra un pa­pel al pi­so, siem­pre se ce­de el pa­so al pea­tón. Es jus­to re­cor­dar que el vie­jo con­ti­nen­te cons­tru­yó su po­de­río, su or­den y pro­gre­so en par­te sa­quean­do Amé­ri­ca, Áfri­ca y Asia (y a ellos mis­mos), pe­ro tam­bién se­ña­lar su ejem­pla­ri­dad en al­gu­nos as­pec­tos, co­mo el de las li­cen­cias y de­re­chos de ma­dres y pa­dres. Se­gún un in­for­me de la BBC Mun­do, los paí­ses con li­cen­cias de maternidad más lar­gas es­tán allí. “Reino Uni­do otor­ga 315 días de per­mi­so al igual que No­rue­ga, mien­tras Sue­cia 240, y paí­ses de la Eu­ro­pa del Es­te, co­mo Mon­te­ne­gro, Bos­nia y Al­ba­nia, 365 días, con Croa­cia ga­ran­ti­zan­do el más lar­go en el mun­do: 410”, sub­ra­ya el ar­tícu­lo. Pe­ro an­te li­cen­cias tan ex­ten­di­das, los suel­dos no siem­pre son com­ple­tos. Se­gún la Or­ga­ni­za­ción In­ter­na­cio­nal del Tra­ba­jo (OIT), el Reino Uni­do abo­na el 90% del sa­la­rio en las pri­me­ras seis se­ma­nas, de la se­ma­na sie­te a la 39 pa­ga al­go me­nos, y a par­tir de la se­ma­na 40 ya no se re­mu­ne­ra. Croa­cia ofre­ce el 100% del suel­do has­ta los seis me­ses (lue­go da una ayu­da) y en No­rue­ga se pa­ga el 100% del sa­la­rio si se eli­ge 35 se­ma­nas o el 80% si se to­man las 45 que ofre­ce. Sue­cia ofre­ce el 80% del sa­la­rio an­te­rior du­ran­te to­do el pe­rio­do. El in­for­me se­ña­la tam­bién que so­lo una trein­te­na de paí­ses del mun­do cum­ple la re­co­men­da­ción de la OIT de con­ce­der por lo me­nos 14 se­ma­nas de li­cen­cia a la ma­dre y pa­go no in­fe­rior a dos ter­cios de sus ga­nan­cias la­bo­ra­les pre­vias. Pa­ra los pa­dres, son po­cos los paí­ses ge­ne­ro­sos: No­rue­ga ofre­ce dos se­ma­nas, pe­ro en nu­me­ro­sos acuer­dos co­lec­ti­vos lle­ga a 14, Is­lan­dia pro­por­cio­na 90 días, Sue­cia 70, Fin­lan­dia 54 y Es­pa­ña 28. Así la am­plia ma­yo­ría de las/os tra­ba­ja­do­ras/es del mun­do (al­re­de­dor de 830 mi­llo­nes a 2015) ca­re­cen de su­fi­cien­te pro­tec­ción an­te la lle­ga­da del ni­ño. De esa cifra, ca­si el 80% son de Áfri­ca y Asia, con las ocho se­ma­nas de Ma­la­sia y Sudán co­mo las peo­res li­cen­cias. “A es­te gru­po se su­ma la pri­me­ra po­ten­cia eco­nó­mi­ca del mun­do, su­pe­ra­da in­clu­so por al­gu­nos paí­ses en vías de de­sa­rro­llo y al­tos ín­di­ces de po­bre­za: Es­ta­dos Uni­dos so­lo brin­da 12 se­ma­nas de per­mi­so de maternidad sin nin­gu­na re­mu­ne­ra­ción”, se­ña­la la no­ta.

MOT­HER FUCKER

Efec­ti­va­men­te, el país go­ber­na­do por Do­nald Trump es jun­to con Le­sot­ho y Sua­zi­lan­dia (Áfri­ca), y Pa­púa Nue­va Guinea y Aus­tra­lia (Ocea­nía), de los más crue­les fren­te a la maternidad. Ape­nas los es­ta­dos de Ca­li­for­nia, Nue­va Jer­sey, Rho­de Is­land y Ha­wái, ofi­cian des­de 2012 de ex­cep­ción a la re­gla, y Con­nec­ti­cut y Mai­ne han pro­mul­ga­do le­yes de per­mi­so pa­go por fue­ra del go­bierno fe­de­ral, que re­cién des­de el año pa­sa­do dis­cu­te la crea­ción de un pro­gra­ma que otor­gue a ma­dres y pa­dres seis se­ma­nas de li­cen­cia pa­ga des­pués del na­ci­mien­to o la adop­ción. En la Amé­ri­ca me­ri­to­crá­ti­ca el li­de­raz­go lle­ga, una vez más, des­de el sec­tor pri­va­do, con al­gu­nas com­pa­ñías co­mo Net­flix que de­cla­ra­ron el ofre­ci­mien­to a sus em­plea­dos de has­ta un año de li­cen­cia re­mu­ne­ra­da, sin dis­tin­cio­nes en­tre hom­bres y mujeres. Así, al­gu­nas de las prin­ci­pa­les com­pa­ñías es­ta­dou­ni­den­ses “com­pi­ten” hoy por me­jo­rar las con­di­cio­nes la­bo­ra­les de sus em­plea­dos. “En es­te no­ve­do­so campo de ba­ta­lla, la em­pre­sa Yum! ha anun­cia­do una li­cen­cia de maternidad pa­ra sus tra­ba­ja­do­ras que am­plía a 18 se­ma­nas pagas. Ade­más, ofre­ce seis se­ma­nas com­ple­ta­men­te pa­ga­das a los pa­dres pa­ra vin­cu­lar­se con el be­bé, in­de­pen­dien­te­men­te de que sean adop­ti­vos o no”, di­ce un ar­tícu­lo de abril de 2017 en el dia­rio Las Amé­ri­cas. “Son más de 20 gran­des em­pre­sas nor­te­ame­ri­ca­nas las que in­tro­du­je­ron o am­plia­ron los per­mi­sos por paternidad a sus em­plea­dos. En­tre ellas se en­cuen­tran Ama­zon, Fa­ce­book, Pay­pal, Zi­llow, Spotify y Star­bucks. Yum!, pro­pie­ta­ria de KFC, Piz­za Hut y Ta­co Bell, no po­día ser me­nos, por lo que ex­pli­có que su nue­va po­lí­ti­ca tie­ne ca­rác­ter in­me­dia­to y los tra­ba­ja­do­res pue­den be­ne­fi­ciar­se des­de ya”, cuen­ta el pe­rió­di­co más an­ti­guo de Mia­mi pa­ra la co­mu­ni­dad his­pa­na. Es­ta am­plia­ción de los per­mi­sos a pa­dres pa­ra es­tar con sus hi­jos “es in­ver­tir en fu­tu­ro; es el le­ga­do de la em­pre­sa pa­ra nues­tra gen­te y nues­tra cul­tu­ra”, re­su­me Tracy Skeans, je­fa de per­so­nal en Yum! Vier­nes de me­dio día y un mí­ni­mo de cua­tro se­ma­nas de va­ca­cio­nes pa­ga­das más dos adi­cio­na­les de bo­ni­fi­ca­ción en el dé­ci­mo, vi­gé­si­mo y tri­gé­si­mo año de ser­vi­cio; apo­yo a los pa­dres tra­ba­ja­do­res in­clu­yen­do acceso te­le­fó­ni­co a un mé­di­co las 24 ho­ras; ayu­da fi­nan­cie­ra pa­ra ser­vi­cios de adop­ción, tra­ta­mien­tos de fer­ti­li­dad, ser­vi­cios de apo­yo al au­tis­mo y jar­di­nes in­fan­ti­les son otros be­ne­fi­cios de una fir­ma que, a di­fe­ren­cia de otras em­pre­sas ame­ri­ca­nas, co­mien­zan a reac­cio­nar ca­si un si­glo des­pués a las pri­me­ras nor­mas de re­gu­la­ción uni­ver­sal pro­pues­tas por la Or­ga­ni­za­ción In­ter­na­cio­nal de Tra­ba­jo (OIT) en 1919.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.