EL CÍRCU­LO ORI­GI­NA­RIO

Seisgrados - - Contenido - [Por Ma­ría Cla­ra Mar­tí­nez]

Red de mujeres

En tiem­pos de tri­bu y vi­da en co­mu­ni­dad los apren­di­za­jes cir­cu­la­ban de una a otra ge­ne­ra­ción sin más re­qui­si­to que la vi­da mis­ma. Hoy, con las tec­no­lo­gías mo­der­nas, la in­di­vi­dua­ción y la fa­mi­lia nu­clear, se trans­cu­rre en pa­ra­le­lo y el ais­la­mien­to cre­ce. Pe­ro la an­ces­tral ten­den­cia a for­mar círcu­lo si­gue pul­san­do en las ve­nas de las mujeres y trac­cio­nan­do la ge­ne­ra­ción de re­des de con­ten­ción

Un an­ti­guo pro­ver­bio afri­cano di­ce que “pa­ra criar a un ni­ño ha­ce fal­ta una tri­bu en­te­ra”. Y es cier­to de va­rias ma­ne­ras, tan­to des­de el pun­to de vis­ta del ni­ño co­mo del de la ma­dre. Ha­ce mi­les de años, las mujeres for­ma­ban círcu­lo en torno al fue­go y en­ca­ra­ban las ta­reas co­ti­dia­nas y la crian­za de los ni­ños en for­ma co­lec­ti­va, mien­tras los hom­bres pro­cu­ra­ban el ali­men­to. La reali­dad de una mu­jer re­cién pa­ri­da era bien dis­tin­ta de la que pue­de ser hoy en día. Vi­vi­mos en fa­mi­lias nu­clea­res pe­que­ñas, en de­par­ta­men­tos ais­la­dos, mu­chas ve­ces le­jos de nues­tros pa­rien­tes y ami­gos, y con vi­das in­de­pen­dien­tes, so­bre to­do en las gran­des ciu­da­des. Las mujeres con ni­ños pe­que­ños em­pren­de­mos en­ton­ces la bús­que­da de apo­yo, com­pa­ñía, co­bi­jo, ayu­da y dis­po­ni­bi­li­dad que una tri­bu en­te­ra nos hu­bie­ra pro­di­ga­do, pe­ro lo que en­con­tra­mos cer­ca es quien ha si­do nom­bra­do pa­dre ofi­cial del ni­ño. ¿Pue­de una so­la per­so­na re­em­pla­zar los ro­les de mu­chas? Se­gún la te­ra­peu­ta y es­cri­to­ra ar­gen­ti­na Lau­ra Gut­man, en la ma­yo­ría de los ca­sos, “hay un pro­fun­do des­en­cuen­tro en la pa­re­ja, por­que una ma­má y un pa­pá son de­ma­sia­do po­co pa­ra criar a un ni­ño. Pue­de re­sul­tar ex­tra­va­gan­te es­te pen­sa­mien­to pe­ro creo que es­ta­mos di­se­ña­dos pa­ra vi­vir en co­mu­ni­dad, co­mo la ma­yo­ría de los ma­mí­fe­ros”. Pe­ro, ¿dón­de es­tá esa co­mu­ni­dad, dón­de es­tá nues­tra tri­bu?

LA NUE­VA TRI­BU

Va­ne­sa Cal­de­rón es dou­la, psi­có­lo­ga y ma­má, y abre las puer­tas de su ca­sa a otras ma­más con sus be­bés ca­da dos se­ma­nas des­de ha­ce ya cin­co años. Pre­pa­ra un té chai y abre el baúl de los ju­gue­tes de su hi­ji­to de un año re­cién cum­pli­do, quien re­ga­la son­ri­sas a to­dos los in­vi­ta­dos. Allí, du­ran­te dos ho­ras de ron­da com­par­ti­da, cir­cu­lan con­se­jos, de­seos, vi­ven­cias, mie­dos y con­fe­sio­nes. “Acom­pa­ñar a las mujeres en el via­je de la maternidad es mi gra­ni­to de are­na pa­ra cam­biar un po­co el mun­do”. Así, lo que na­ció de una ne­ce­si­dad pro­pia de ma­dre y co­men­zó co­mo círcu­lo de mujeres, fue to­man­do for­ma de gru­pos de ges­ta­ción, puer­pe­rio y crian­za, que asu­men el po­de­ro­so nom­bre de tri­bu. Y la ten­den­cia se multiplica des­de es­te ba­rrio de una ciu­dad cual­quie­ra en la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res a cien­tos de rin­co­nes en el mun­do. Es­tos gru­pos de crian­za en tri­bu son es­pa­cios de en­cuen­tro y co­mu­nión, al­gu­nos de ellos coor­di­na­dos por al­gu­na pro­fe­sio­nal (psi­có­lo­ga, dou­la, pue­ri­cul­to­ra), quien guía y pro­po­ne las reunio­nes, mien­tras que otros son com­ple­ta­men­te au­to­ges­tio­na­dos. Al­gu­nos son gra­tui­tos, otros pa­ga­dos. Al­gu­nos reúnen es­pon­tá­nea­men­te a an­ti­guas ami­gas, otros her­ma­nan des­co­no­ci­das. To­dos com­par­ten la pul­sión gre­ga­ria de ha­cer sen­tir más fuer­tes a sus miem­bros por el he­cho de es­tar jun­tas, de te­jer una red. En la mis­ma lí­nea, otros círcu­los de mujeres tam­bién se mul­ti­pli­can. A pri­me­ra vis­ta, son me­ras reunio­nes pa­ra con­ver­sar, pe­ro su esen­cia con­tie­ne al­go más pro­fun­do: son

es­pa­cios de en­cuen­tro y con­ten­ción, ana­li­zan los arquetipos que nos atra­vie­san y bus­can tras­cen­der la me­ra char­la. “Se da cier­ta di­ná­mi­ca ri­tual. En pri­mer lu­gar, hon­rar la fi­gu­ra mis­ma del círcu­lo co­mo un lu­gar don­de no hay cen­tro, don­de la pa­la­bra y la ener­gía cir­cu­lan, y el sa­ber es ho­ri­zon­tal. Hay al­gu­na fa­ci­li­ta­do­ra pe­ro la con­sig­na es que cual­quier mu­jer con vo­lun­tad pue­de ge­ne­rar su pro­pio en­cuen­tro de mujeres, no hay je­rar­quías, ni for­ma­cio­nes pre­vias. El ob­je­ti­vo es hon­rar lo fe­me­nino”, ex­pli­ca Sil­via Eli­zal­de, in­ves­ti­ga­do­ra del Con­se­jo Na­cio­nal de In­ves­ti­ga­cio­nes Cien­tí­fi­cas y Téc­ni­cas (Conicet) del Es­ta­do ar­gen­tino.

RE­DES EN LA NU­BE

“So­fi tie­ne 8 me­ses y me­dio y me sien­to so­bre­pa­sa­da, aho­ga­da, sa­tu­ra­da. Es la pri­me­ra vez que co­lap­so así: llo­ré 6 ho­ras sin pa­rar hoy. No bus­co con­se­jos, so­lo qui­sie­ra sa­ber si soy la úni­ca que a es­ta al­tu­ra se sien­te tan des­bor­da­da”, es­cri­be Ma­rie­la en el gru­po de Fa­ce­book Club de Ma­más Imperfectas. Le si­guen trein­ta y tres co­men­ta­rios de em­pa­tía y apo­yo. “Te escribo por pri­va­do, me pa­sa al­go pa­re­ci­do”, le res­pon­de Ale­jan­dra. Así, con la he­rra­mien­ta de un ce­lu­lar, una mu­jer rom­pe el ais­la­mien­to de su de­par­ta­men­to en un pi­so 12. La pa­la­bra red apli­ca­da a nues­tros días nos re­mi­te di­rec­ta­men­te al mun­do vir­tual, a las re­des so­cia­les y ellas son uno de los re­cur­sos más ac­ce­si­bles que en­cuen­tran las ma­más de hoy fren­te a la ne­ce­si­dad de tri­bu. Ca­da día se crean nue­vos gru­pos de Fa­ce­book y de What­sapp con te­má­ti­cas re­la­cio­na­das a la maternidad. De la mano de ten­den­cias re­la­cio­na­das a la crian­za res­pe­tuo­sa, el por­teo y nue­vos métodos de ali­men­ta­ción, pro­li­fe­ran los gru­pos en los que se com­par­ten ex­pe­rien­cias, recetas, preo­cu­pa­cio­nes, lo­gros y has­ta fo­tos y anéc­do­tas di­ver­ti­das. Una cons­tan­te: la ne­ce­si­dad de con­fir­mar que es­toy ha­cien­do bien las co­sas y que hay al­guien más a quien le pa­sa lo mis­mo que a mí. El gru­po Club de Ma­más Imperfectas fue crea­do por Ro­mi­na Agui­le­ra a co­mien­zos de 2017, co­mo par­te de un pro­yec­to de­no­mi­na­do Ma­má a bor­do y con

EL GRU­PO CLUB DE MA­MÁS IMPERFECTAS FUE CREA­DO POR RO­MI­NA AGUI­LE­RA A CO­MIEN­ZOS DE 2017, CO­MO PAR­TE DE UN PRO­YEC­TO DE­NO­MI­NA­DO MA­MÁ A BOR­DO Y CON EL PRO­PÓ­SI­TO DE GE­NE­RAR UNA CO­MU­NI­DAD PA­RA COM­PAR­TIR EX­PE­RIEN­CIAS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.