MU­SA BEATLE

¿Cuál fue la in­fluen­cia de la ma­dre de John Len­non en la vi­da y obra ar­tís­ti­ca de su hi­jo? Mu­cha, di­cen los es­tu­dio­sos de los Beatles, más allá del dis­tan­cia­mien­to que atra­ve­sa­ron y de la re­la­ción atí­pi­ca que man­tu­vie­ron

Seisgrados - - Contenido - [Por Javier Lyon­net]

Mot­her, John Len­non

Julia Stan­ley le com­pró a John Len­non su pri­me­ra gui­ta­rra y le en­se­ñó a to­car. Con­fió en el ins­tin­to ar­tís­ti­co de ese mu­cha­cho que a los 16 años imi­ta­ba a El­vis Pres­ley. Fue la pri­me­ra fa­ná­ti­ca de su hi­jo, re­cons­tru­yen­do a tra­vés de la mú­si­ca una re­la­ción sem­bra­da de di­fi­cul­ta­des des­de la in­fan­cia. Julia no vi­vi­ría pa­ra ver­lo con­sa­gra­do co­mo un ge­nio: mu­rió atro­pe­lla­da por un au­to en el ve­rano de 1958. Len­non le es­cri­bió tres can­cio­nes —Julia, Mot­her y My Mummy’s Dead— a quien se­ría su mu­sa y le “de­di­có” a su pri­mer hi­jo, al nom­brar­lo Ju­lian.

Julia fue la úni­ca can­ción que John Len­non can­tó y gra­bó él so­lo, es­tan­do con los Beatles y con la que ce­rró el dis­co 2 del Ál­bum Blan­co (1968). Julia fue com­pues­ta en la India, du­ran­te la es­ta­día de los Beatles en el cam­pa­men­to de Maha­ris­hi Mahesh Yo­gi. En un ges­to de ex­te­rio­ri­za­ción de Len­non atri­bui­do a las ex­ten­sas se­sio­nes de me­di­ta­ción y la in­fluen­cia del tro­va­dor es­co­cés Do­no­van —que in­clu­yen su ca­rac­te­rís­ti­co es­ti­lo “fin­ger­pic­king” de to­car la gui­ta­rra—, el com­po­si­tor des­plie­ga una pre­cio­sa balada. Tie­ne al­gu­na alu­sión a Yo­ko Ono, a quien aca­ba­ba de co­no­cer, pe­ro era bá­si­ca­men­te ma­ter­nal.

Mot­her, por su par­te, es un gri­to de­ses­pe­ra­do. Y My Mummy’s Dead una bre­ve y tris­te ele­gía fú­ne­bre. Es­tas can­cio­nes abren y cie­rran res­pec­ti­va­men­te el dis­co John Len­non/Plas­tic Ono Band, su pri­mer ál­bum so­lis­ta.

Tam­bién su com­po­si­ción es­tá vin­cu­la­da a cir­cuns­tan­cias de es­pe­cial in­tros­pec­ción, ya que Len­non y Yo­ko Ono es­ta­ban ex­pe­ri­men­tan­do con la te­ra­pia pri­mal, una for­ma de psi­co­te­ra­pia que —se­gún su crea­dor Art­hur Ja­nov— con­du­ce a “re­ex­pe­ri­men­tar in­ci­den­tes trau­má­ti­cos de la in­fan­cia y ex­pre­sar ple­na­men­te el con­si­guien­te do­lor”. Vol­ver a ex­pe­ri­men­tar los trau­mas y ex­pre­sar los sen­ti­mien­tos do­lo­ro­sos lar­ga­men­te en­te­rra­dos, di­ce Ja­nov, “per­mi­te la re­so­lu­ción de los sín­to­mas neu­ró­ti­cos”. es­ta­ba en Li­ver­pool asis­tía a au­di­cio­nes de tea­tro y obras mu­si­ca­les, pe­ro nun­ca que­da­ba. Te­nía más as­pi­ra­cio­nes que ta­len­to.

En 1940, cuan­do Julia que­da em­ba­ra­za­da, las co­sas se ha­bían com­pli­ca­do por la se­gun­da gue­rra mun­dial. Alf es­ta­ba em­bar­ca­do y man­da­ba che­ques re­gu­lar­men­te has­ta que de­ser­tó en 1943 y “ofi­cial­men­te” aban­do­nó a su mu­jer y a su hi­jo —na­ci­do el 9 de oc­tu­bre de 1940—, al que no co­no­cía. Julia em­pe­zó a sa­lir, a reha­cer su vi­da. En 1945 tu­vo una hi­ja, a la que dio en adop­ción. Po­co des­pués ini­ció una re­la­ción con John Dy­kins, con quien em­pe­zó a con­vi­vir y ten­dría dos hi­jas más.

LA MA­DRE DE LEN­NON NO VI­VI­RÍA

PA­RA VER­LO CON­SA­GRA­DO CO­MO UN GE­NIO: MU­RIÓ ATRO­PE­LLA­DA POR UN AU­TO EN EL VE­RANO DE 1958

“Hi­ce to­do lo po­si­ble por dis­tor­sio­nar la ca­sa de ca­da ami­go que te­nía. En par­te, qui­zá, fue por en­vi­dia por no ha­ber te­ni­do eso lla­ma­do ho­gar. Pe­ro lo tu­ve. Tu­ve una tía y un tío y una bo­ni­ta ca­sa sub­ur­ba­na, mu­chas gra­cias. Es­cu­chá es­to, tía. A ella le do­lió un co­men­ta­rio que Paul hi­zo re­cien­te­men­te de que la ra­zón por la que me que­do en ca­sa con Sean aho­ra es por­que nun­ca tu­ve una vi­da fa­mi­liar. Es una ba­su­ra ab­so­lu­ta. Ha­bía cin­co mujeres que eran mi fa­mi­lia. Cin­co mujeres fuer­tes e in­te­li­gen­tes. Cin­co her­ma­nas. Una re­sul­tó ser mi ma­dre. Mi ma­dre era la más jo­ven. Ella sim­ple­men­te no po­día li­diar con la vi­da. Te­nía un ma­ri­do que se fue al mar, la gue­rra es­ta­ba en mar­cha y no po­día arre­glár­se­las

con­mi­go, y cuan­do te­nía cua­tro años y me­dio, ter­mi­né vi­vien­do con su her­ma­na ma­yor. Esas mujeres fue­ron fan­tás­ti­cas. Al­gún día po­dría ha­cer una es­pe­cie de Sa­ga de los Forsy­te so­bre ellas. Esa fue mi pri­me­ra edu­ca­ción fe­mi­nis­ta”.

CI­NIS­MO AN­TI­ES­TA­BLISH­MENT

Len­non ex­pli­ca que el no vi­vir con pa­pá y ma­má le hi­zo ver que “los pa­dres no son dio­ses”. Le re­sul­ta­ba tor­tuo­so du­ran­te su in­fan­cia pe­ro tam­bién le des­per­tó una “con­cien­cia tem­pra­na” de es­tar li­bre de esas ata­du­ras. “Aun­que no era un huér­fano. Mi ma­dre es­ta­ba vi­va y vi­vi­mos to­da la vi­da a 15 mi­nu­tos a pie. La vi de vez en cuan­do. Sim­ple­men­te no vi­ví con ella”.

De he­cho, a sus 14 años John ha­bía em­pe­za­do a ver­la más se­gui­do, a dor­mir en su ca­sa de vez en cuan­do. En la pe­lí­cu­la In His Li­fe, the John Len­non Story se re­cons­tru­ye esa épo­ca en que su ma­dre ac­ce­de a com­prar­le su pri­me­ra gui­ta­rra co­mo re­ga­lo de cum­plea­ños ade­lan­ta­do. Fue ella quien le en­se­ñó los fun­da­men­tos del ins­tru­men­to y a sa­car can­cio­nes de El­vis. So­lo lle­gó a ver­lo ac­tuan­do una vez, con los in­ci­pien­tes Quarry­men, en un fes­ti­val de ve­rano.

La trá­gi­ca muer­te de Julia fue un im­pac­to muy du­ro pa­ra su hi­jo de 17 años. “Se vol­vió más amar­ga­do, más cí­ni­co, más se­ve­ro, más in­tran­si­gen­te, más vo­lá­til que nun­ca”, des­cri­bió Mark Le­wi­sohn, historiador de los Beatles. Pa­ra John, que ha­bía cre­ci­do sin su ma­dre des­de los 5 años, vol­ver a per­der­la fue tre­men­do. Va­rios bióg­rafos afir­man que du­ran­te los si­guien­tes me­ses se em­bo­rra­cha­ba y se me­tía en pe­leas con fre­cuen­cia. In­clu­so se ha se­ña­la­do que el he­cho de que el con­duc­tor res­pon­sa­ble del ac­ci­den­te de su ma­dre fue­ra un policía sin li­bre­ta de ma­ne­jar (es­ta­ba apren­dien­do) fo­men­tó el sen­ti­mien­to an­ti­es­ta­blish­ment del Len­non ado­les­cen­te.

UN GRI­TO Y UN HAIKU

En Mot­her —12 años des­pués y te­ra­pia pri­mal de por me­dio— en­sa­ya una re­sen­ti­da des­pe­di­da ha­cia sus dos pa­dres. “Ma­dre / Tú me tu­vis­te / Pe­ro yo no te tu­ve nun­ca / Yo te qui­se, pe­ro tú no me qui­sis­te / Así que so­lo ten­go que de­cir­te / Adiós, adiós / Pa­dre, tú me de­jas­te/ Pe­ro yo nun­ca te de­jé / Te ne­ce­si­ta­ba, vos no me ne­ce­si­ta­bas a mí / Así que so­lo ten­go que de­cir­te / Adiós, adiós”. Así co­mien­za su pri­mer dis­co so­lis­ta, en 1970, John Len­non/Plas­tic Ono Band. El cie­rre del ál­bum es con un re­cuer­do más pa­ra su ma­dre, aun­que ya en otro tono. Me­nos ra­bio­so, mu­cho más tris­te. La bre­ve can­ción tie­ne una sim­ple­za in­fan­til que pa­ra los bri­tá­ni­cos se ha­ce evi­den­te en la me­lo­día, que co­pia en par­te a una co­no­ci­da can­ción de cu­na. Len­non con­tó que es­ta sen­ci­llez y bre­ve­dad de My Mummy’s Dead tam­bién se atri­bu­ye a que in­ten­tó es­cri­bir la can­ción en for­ma de haiku.

“Mi ma­má es­tá muer­ta / No pue­do com­pren­der­lo / Aun­que ha­yan pa­sa­do tan­tos años / Mi ma­má es­tá muer­ta / Es di­fí­cil ex­pli­car / Tan­to do­lor / Nun­ca pu­de mos­trar­lo /Mi ma­má es­tá muer­ta”.

Es­tas re­fe­ren­cias ex­plí­ci­tas so­la­men­te son la par­te vi­si­ble de la in­fluen­cia de Julia en la obra mu­si­cal de Len­non. Su es­tí­mu­lo y en­tu­sias­mo le abrie­ron el mun­do del ar­te. Ian Ma­cDo­nald, uno de los más res­pe­ta­dos bióg­rafos de los Beatles (au­tor del li­bro Re­vo­lu­tion in the Head), ase­gu­ra que “en gran me­di­da” Julia fue “la mu­sa de su hi­jo”.

“HI­CE TO­DO LO PO­SI­BLE POR DIS­TOR­SIO­NAR LA CA­SA DE CA­DA AMI­GO QUE TE­NÍA. EN PAR­TE, QUI­ZÁS, FUE POR EN­VI­DIA POR NO HA­BER TE­NI­DO ESO LLA­MA­DO HO­GAR”

– JOHN LEN­NON

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.