IN­FOR­MAL­MEN­TE MU­SI­CAL

Seisgrados - - Vinilo -

Fue una mu­jer po­co or­to­do­xa. Ade­lan­ta­da a su tiem­po. Ex­tro­ver­ti­da y li­be­ral. Le gus­ta­ba bai­lar y can­tar, to­car el ban­jo y el acor­deón a piano. Te­nía buen oí­do pa­ra las can­cio­nes po­pu­la­res y mu­cho sen­ti­do del hu­mor. Pe­ro tam­bién fue víc­ti­ma del con­ser­va­du­ris­mo de su épo­ca. Su pro­pia fa­mi­lia la con­si­de­ra­ba frí­vo­la e irres­pon­sa­ble.

Julia Stan­ley se ca­só con Al­fred Len­non en 1938, a es­pal­das de sus pa­dres, tras 11 años de no­viaz­go. El pa­dre de Julia no que­ría sa­ber na­da con es­te Len­non, un ti­po sin em­pleo fi­jo ni pro­fe­sión que se ha­bía me­ti­do con la me­nor de sus cin­co hi­jas. “Alf” tra­ba­ja­ba en bar­cos mer­can­tes y cuan­do Pa­ra la fa­mi­lia era un po­co es­can­da­lo­so que su hi­ja, ca­sa­da, vi­vie­ra con otro hom­bre. Y que el hi­jo de ella, de 5 años, dur­mie­ra en la mis­ma ca­ma que la pa­re­ja. Así que de­nun­cia­ron la si­tua­ción a Ser­vi­cios So­cia­les —no una, sino dos ve­ces— y el pe­que­ño John Len­non fue en­via­do a vi­vir con su tía Mi­mi y su es­po­so, que no te­nían hi­jos.

En la en­tre­vis­ta que man­tu­vo con Play­boy lue­go de cin­co años de si­len­cio —y tres me­ses an­tes de ser ase­si­na­do—, Len­non ha­bló ex­ten­sa­men­te y en pers­pec­ti­va de es­te pe­río­do. Des­de el edi­fi­cio Da­ko­ta de Nue­va York con­tes­tó alu­sio­nes re­cien­tes de Paul McCart­ney, ha­blán­do­le di­rec­ta­men­te a Mi­mi.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.