DE­JAR­SE MI­MAR

Seisgrados - - Tasty Test -

No im­por­ta la épo­ca del año, la tem­pe­ra­tu­ra o la ex­cu­sa, ha­cer una es­ca­pa­da a Co­lo­nia del Sa­cra­men­to siem­pre es un buen plan pa­ra ba­jar a tie­rra los sen­ti­dos. En Seisgrados hi­ci­mos una pau­sa y nos vol­vi­mos a cau­ti­var con es­ta ciu­dad cos­te­ra, es­ta vez, des­de la vis­ta pri­vi­le­gia­da del Ra­dis­son Co­lo­nia Ho­tel

Ya so­mos ca­si que ha­bi­tués de Co­lo­nia, pe­ro es que pa­sear por sus ca­lle­ci­tas, apre­ciar las fa­ro­las y ca­sas que trans­por­tan a otras épo­cas y su­mer­gir­se en esa tran­qui­li­dad tan aje­na a Mon­te­vi­deo, nos en­can­ta. Por eso, en es­te Tasty Test, apro­ve­cha­mos la in­vi­ta­ción de Ra­dis­son Co­lo­nia del Sa­cra­men­to Ho­tel pa­ra co­no­cer otras fa­ce­tas de la ciu­dad y de sus al­re­de­do­res. Ubi­ca­do es­tra­té­gi­ca­men­te a es­ca­sos me­tros del Ba­rrio His­tó­ri­co de la ciu­dad y em­pla­za­do en el Río de la Pla­ta, el Ra­dis­son Co­lo­nia del Sa­cra­men­to Ho­tel in­vi­ta a des­co­nec­tar­se un fin de se­ma­na de la ru­ti­na, a de­jar­se en­vol­ver por la cal­ma y el pai­sa­je na­tu­ral de una ciu­dad que ex­ha­la his­to­ria.

Si bien nues­tra es­ta­día fue en­tre se­ma­na, la pi­sa­da pau­sa­da re­co­rría la ciu­dad. Es más, in­tui­mos que en­tre se­ma­na el mo­vi­mien­to es me­nos aje­trea­do, por lo que pu­di­mos dis­fru­tar de una Co­lo­nia “más local”. La lle­ga­da a me­dia tar­de al ho­tel fue re­con­for­tan­te. La al­ta cla­ra­bo­ya del lobby de­ja­ba pa­sar la luz que inun­da­ba el lu­gar. Check-in me­dian­te, ca­da uno del gru­po de in­vi­ta­dos nos dis­pu­si­mos a co­no­cer nues­tras ha­bi­ta­cio­nes. La nues­tra era una de las pri­vi­le­gia­das: do­ble ven­ta­na al río, vis­ta a la pis­ci­na y ter­cer pi­so, ¿qué más se pue­de pe­dir? Una ca­ma có­mo­da y un es­pa­cio am­plio con me­sa, te­le­vi­sor y diván com­ple­ta­ban el pa­no­ra­ma. Lue­go de po­ner en or­den los pe­ta­tes y ha­cer una bre­ve re­co­rri­da por las ins­ta­la­cio­nes, nos pre­pa­ra­mos pa­ra asis­tir a un cock­tail de bien­ve­ni­da pa­ra co­no­cer a las au­to­ri­da­des de­par­ta­men­ta­les

y del ho­tel. Por­que el es­fuer­zo por trans­for­mar a Co­lo­nia en un re­fe­ren­te tu­rís­ti­co es en­tre va­rias par­tes. Pre­sen­ta­cio­nes, mú­si­ca en vi­vo y un me­nú va­ria­do fue­ron el en­torno per­fec­to pa­ra co­men­zar un iti­ne­ra­rio car­ga­do de bue­na gas­tro­no­mía y pa­seos ori­gi­na­les.

Por la ru­ta de la his­to­ria

Co­mo no po­día fal­tar, el ho­tel nos des­pier­ta con un abun­dan­te desa­yuno buf­fet en su res­tau­ran­te Del Car­men, que cuen­ta con una inigua­la­ble vis­ta a la bahía y de­be su nom­bre a su cer­ca­nía con el Bas­tión del Car­men, an­ti­gua for­ti­fi­ca­ción de la épo­ca co­lo­nial, par­te de la mu­ra­lla de­fen­si­va de la ciu­dad. Va­rie­dad de fiam­bres, pa­nes, biz­co­chos, fru­tas, pos­tres —en­tre ellos un brow­nie irre­sis­ti­ble—, op­cio­nes light y be­bi­das frías y ca­lien­tes, nos dis­pu­si­mos a jun­tar ener­gías pa­ra el lar­go día que nos es­pe­ra­ba.

Con las pan­zas lle­nas y los co­ra­zo­nes con­ten­tos, mar­cha­mos rum­bo al es­ta­ble­ci­mien­to Los Ce­rros de San Juan, la bo­de­ga más an­ti­gua de Uru­guay, fun­da­da en 1854 por la fa­mi­lia de ori­gen ale­mán Lahu­sen. Se ubi­ca jun­to al tra­mo in­fe­rior del río San Juan y el arro­yo Mi­gue­le­te y tie­ne do­ble acceso por la ru­ta 21. Fue de­cla­ra­do Mo­nu­men­to His­tó­ri­co en 2004 y la ma­yo­ría de sus edi­fi­ca­cio­nes da­tan de la se­gun­da mi­tad del si­glo XIX. En su mo­men­to Los Ce­rros de San Juan no era so­lo una bo­de­ga, sino un pe­que­ño pue­blo que aglo­me­ra­ba a va­rias fa­mi­lias y has­ta lle­gó a te­ner su mo­ne­da pro­pia, por ello, en sus tie­rras si­gue fun­cio­nan­do una es­cue­la ru­ral y una pin­to­res­ca pa­na­de­ría. En el es­ta­ble­ci­mien­to pu­di­mos dis­fru­tar de un re­co­rri­do con el enó­lo­go, quien nos ex­pli­có el pro­ce­so que ha­ce la uva, des­de la co­se­cha has­ta el en­va­sa­do. Lue­go de vis­lum­brar la im­pre­sio­nan­te ar­qui­tec­tu­ra —con mu­ros de pie­dra de has­ta 60 cm de gro­sor— nos reuni­mos en lo que en otro tiem­po fue un al­ma­cén de ra­mos ge­ne­ra­les y pul­pe­ría, y aho­ra ofi­cia de pun­to de en­cuen­tro, de sa­lón pa­ra al­muer­zos y de­gus­ta­cio­nes. Allí nos es­pe­ra­ban con una ca­ta de sie­te va­rie­da­des de vi­nos di­fe­ren­tes —des­de blan­cos, has­ta tan­nat y sau­vig­non— y una gran me­sa con pa­nes ca­se­ros, que­sos y fiam­bres pa­ra me­char en­tre tra­go y tra­go. An­tes de ir­nos, hi­ci­mos un bre­ve re­co­rri­do por los al­re­de­do­res y en­tra­mos en la vieja pa­na­de­ría, cu­yo horno si­gue co­ci­nan­do co­mo el pri­mer día y pre­pa­ra los pa­nes y biz­co­chos pa­ra los tra­ba­ja­do­res de la zo­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.