Co­lec­ción In­vierno 2018

La mar­ca de blan­co, de­co­ra­ción y mo­bi­lia­rio, pre­sen­ta su nue­va co­lec­ción In­vierno 2018 ins­pi­ra­da en la in­fluen­cia que han te­ni­do las ciu­da­des de Chica­go, Es­to­col­mo, Jai­pur y Woods­tock en la his­to­ria re­cien­te de la hu­ma­ni­dad

Seisgrados - - Tasty Test -

Arre­do se ha su­mer­gi­do en es­tas cul­tu­ras pa­ra in­ves­ti­gar las cau­sas que han mo­ti­va­do a las per­so­nas a mo­vi­li­zar­se. Mujeres que tra­ba­jan con las ma­nos y otras que las le­van­tan pa­ra cam­biar la reali­dad. Mú­si­cos que mar­ca­ron hi­tos y gen­te que sa­lió a de­fen­der la paz y mo­di­fi­car una épo­ca. Fa­mi­lias que prio­ri­zan la edu­ca­ción por so­bre to­das las co­sas. Ni­ños cria­dos pa­ra vi­vir de la tie­rra y otros que apren­den a cui­dar­la. Sa­bo­res, pai­sa­jes, creen­cias e ideo­lo­gías: no im­por­ta cuál sea la cul­tu­ra, de­trás de ella siem­pre es­tá el mis­mo ser hu­mano. To­dos es­tos ele­men­tos, aso­cia­dos a de­ter­mi­na­dos mo­men­tos y lu­ga­res de la his­to­ria, sir­vie­ron de ins­pi­ra­ción pa­ra crear las pro­pues­tas de la nue­va co­lec­ción 2018 de Arre­do. Ca­da una re­crea una épo­ca, un sen­ti­mien­to, que plas­ma en co­lo­res y tex­tu­ras pa­ra el ho­gar.

CHICA­GO

Los “fe­li­ces años 20” —tam­bién co­no­ci­dos co­mo los “años lo­cos”— des­ta­can por la pros­pe­ri­dad eco­nó­mi­ca que vi­vió Es­ta­dos Uni­dos y Chica­go es, sin du­da, un em­ble­ma de es­ta épo­ca. El bai­le char­les­tón acom­pa­ña con mo­vi­mien­tos enér­gi­cos de ma­nos y pies los nue­vos acon­te­ci­mien­tos, co­mo la lu­cha por la igual­dad de la mu­jer. La ar­qui­tec­tu­ra da un gi­ro y co­mien­za la ten­den­cia mo­der­na. Ya sean es­tric­ta­men­te cu­bis­tas o sim­ple­men­te fun­cio­na­les, los nue­vos edi­fi­cios de ofi­ci­nas y apar­ta­men­tos con­sa­gra­ron el nue­vo len­gua­je de la cons­truc­ción has­ta los años de 1950. Lo que más ca­rac­te­ri­za a es­te mo­vi­mien­to es su geo­me­tría y sen­ci­llez, a me­nu­do com­bi­na­da con co­lo­res vi­vos y for­mas sim­ples en ho­me­na­je al cre­ci­mien­to del con­su­mo y la tecnología. Es­tas in­fluen­cias de di­se­ño se ex­pre­san en la nue­va co­lec­ción con for­mas frac­cio­na­das, cris­ta­li­nas, con pre­sen­cia de blo­ques cu­bis­tas o rec­tán­gu­los y el uso de la si­me­tría. Chica­go es una co­lec­ción que in­vi­ta a de­co­rar el ho­gar con lí­neas, co­lo­res y des­te­llos de otros tiem­pos.

ES­TO­COL­MO

De­re­chos ci­vi­les, ca­li­dad de vi­da, com­pro­mi­so so­cial y de­sa­rro­llo hu­mano. El mun­do tie­ne mu­cho que apren­der de es­ta ciu­dad que edu­ca y po­ten­cia las vir­tu­des de ca­da ser hu­mano. Los in­vier­nos son lar­gos y las per­so­nas pa­san más tiem­po aden­tro que afue­ra de su ca­sa. La vi­da fa­mi­liar in­vi­ta al apren­di­za­je y a las ac­ti­vi­da­des de au­to­co­no­ci­mien­to. Es­pa­cios di­se­ña­dos pa­ra pa­sar lar­gas ho­ras en fa­mi­lia. Lí­neas rec­tas, geo­mé­tri­cas y for­mas lim­pias que re­la­jan la vis­ta. Las es­tan­cias mo­no­cro­má­ti­cas y los pun­tos de luz son aus­te­ros. La pa­le­ta in­vi­ta a la nie­ve, la mon­ta­ña y los la­gos a en­trar al ho­gar. La vi­da fa­mi­liar se vi­ve puer­tas aden­tro y re­crea la quie­tud de la na­tu­ra­le­za. Es­to­col­mo es una co­lec­ción que se des­ta­ca por su be­lle­za aus­te­ra, su ar­qui­tec­tu­ra y su sim­ple­za, ca­rac­te­rís­ti­ca por ex­ce­len­cia del di­se­ño es­can­di­na­vo.

JAI­PUR

Ca­pi­tal del es­ta­do de Ra­jas­tán en la India, Jai­pur es una ciu­dad co­lor ro­sa, con­si­de­ra­da un sím­bo­lo de hos­pi­ta­li­dad. Por to­da la ciu­dad hay sim­bo­lis­mos re­li­gio­sos: en las ca­lles, las ca­sas y los ob­je­tos. La mano del ar­te­sano es­tá pre­sen­te en los bor­da­dos, las te­las y los te­ñi­dos. To­do nos cuen­ta al­go so­bre la ale­gría de quien lo ha­ce. Per­so­nas sim­ples, cre­yen­tes y es­pi­ri­tua­les que bor­dan, cul­ti­van la tie­rra y cui­dan a los ani­ma­les. La in­men­sa ri­que­za cul­tu­ral de es­ta zo­na lle­na de con­tras­tes se tra­du­ce en una ten­den­cia de­co­ra­ti­va que do­ta de per­so­na­li­dad y vi­ta­li­dad a cual­quier es­pa­cio. Jai­pur, una co­lec­ción que vie­ne de le­jos pa­ra re­ga­lar­nos el co­lo­ri­do go­ce de la vi­da y la ma­gia de la hos­pi­ta­li­dad.

WOODS­TOCK

El le­gen­da­rio fes­ti­val de Woods­tock de 1969 —que se reali­zó cer­ca del pue­blo ho­mó­ni­mo en Es­ta­dos Uni­dos— fue un hi­to sin pre­ce­den­tes en la his­to­ria del rock y sig­ni­fi­có mu­cho más que mú­si­ca: fue una re­vo­lu­ción. En una épo­ca po­lí­ti­ca­men­te car­ga­da, Woods­tock se con­vir­tió en un can­to a la paz, al amor y a la so­li­da­ri­dad. Una nue­va es­té­ti­ca se im­pu­so: los ves­ti­dos lar­gos de te­ji­dos li­via­nos, las cha­que­tas y las bo­tas con fle­cos, las ga­fas over­si­ze re­don­das y, so­bre to­do, las flo­res, en cual­quie­ra de sus ma­ni­fes­ta­cio­nes, que lle­ga­ron pa­ra que­dar­se du­ran­te mu­chos años. El pue­blo nor­te­ame­ri­cano no reac­cio­na­ba. Ha­bía muer­te, do­lor y odio. Gra­cias a Woods­tock la hu­ma­ni­dad to­mó con­cien­cia de que el mun­do te­nía que cam­biar. Por eso, es­ta co­lec­ción nos in­vi­ta a an­dar li­via­nos y prac­ti­car una vi­da re­la­ja­da den­tro del ho­gar. Las tra­mas ét­ni­cas, las flo­res, el folk y los co­lo­res tie­rra apa­re­cen co­mo se­llos de un es­ta­do de áni­mo. Woods­tock es una co­lec­ción que cal­ma, re­vi­ta­li­za y es­ti­mu­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.