(RI­CHARD BRAN­SON)

Seisgrados - - Contenido -

Ase­gu­rar un tra­to igua­li­ta­rio a las mujeres es be­né­fi­co pa­ra to­dos los as­pec­tos de nues­tras vi­das. Des­de las re­la­cio­nes co­ti­dia­nas has­ta la for­ma en que di­ri­gi­mos nues­tras em­pre­sas, siem­pre de­be­ría­mos es­tar cons­cien­tes del te­ma. Las mujeres lu­chan por la igual­dad to­dos los días, en to­das las na­cio­nes, tan­to en el mun­do en de­sa­rro­llo co­mo en el desa­rro­lla­do. En mu­chos lu­ga­res si­guen li­mi­ta­das en su ca­pa­ci­dad pa­ra to­mar de­ci­sio­nes eco­nó­mi­cas in­de­pen­dien­tes, pa­ra via­jar li­bre­men­te, pa­ra con­du­cir un au­to o pa­ra so­li­ci­tar el di­vor­cio. Y, de los ca­si 800 mi­llo­nes de per­so­nas ma­yo­res de 15 años que son anal­fa­be­tas en el mun­do, al­re­de­dor de dos ter­cios son mujeres, una pro­por­ción que no ha cam­bia­do en dos dé­ca­das. La lu­cha por los de­re­chos igua­li­ta­rios se ex­tien­de has­ta las sa­las de con­se­jo cor­po­ra­ti­vas, don­de so­lo 5,8 % de los di­rec­to­res eje­cu­ti­vos en las em­pre­sas del ín­di­ce Stan­dard & Poor’s 500 son mujeres. En tan­to ellas sean ex­clui­das de los pues­tos de li­de­raz­go, las em­pre­sas no apro­ve­cha­rán el gru­po de ta­len­to más am­plio pa­ra ase­gu­rar­se de con­tra­tar a las me­jo­res per­so­nas. Eso es inacep­ta­ble; e irres­pon­sa­ble. El Fo­ro Eco­nó­mi­co Mun­dial pre­di­ce que la bre­cha de gé­ne­ro —me­di­da en cuan­to a sa­lud, edu­ca­ción, opor­tu­ni­dad eco­nó­mi­ca y em­po­de­ra­mien­to po­lí­ti­co— no se ce­rra­rá has­ta 2186. Eso es den­tro de 168 años. Me gus­ta­ría pen­sar que po­dre­mos lo­grar la equi­dad de gé­ne­ro uni­ver­sal mu­cho an­tes que eso.

Y la igual­dad tam­po­co de­be­ría ser con­si­de­ra­da so­lo un te­ma fe­me­nino. To­dos de­be­ría­mos em­pren­der ac­cio­nes pa­ra ayu­dar a lo­grar la equi­dad más rá­pi­da­men­te, y to­dos es­ta­re­mos mu­cho me­jor una vez que lo ha­ga­mos.

Una for­ma de em­pe­zar es que los go­bier­nos in­tro­duz­can una asig­na­ción pre­su­pues­ta­ria ba­sa­da en el gé­ne­ro, la cual to­me en cuen­ta las for­mas en que las po­lí­ti­cas afec­tan de ma­ne­ra di­fe­ren­te a hom­bres y mujeres. He­mos ig­no­ra­do es­to du­ran­te de­ma­sia­do tiem­po, pe­ro hay al­gu­nos ejem-

El Fo­ro Eco­nó­mi­co Mun­dial pre­di­ce que la bre­cha de gé­ne­ro —me­di­da en cuan­to a sa­lud, edu­ca­ción, opor­tu­ni­dad eco­nó­mi­ca

y em­po­de­ra­mien­to po­lí­ti­co— no se ce­rra­rá

has­ta el año 2186

plos gran­dio­sos de paí­ses que avan­zan en la di­rec­ción co­rrec­ta. Por ejem­plo, las in­ver­sio­nes de Ruan­da en sa­ni­dad bá­si­ca en los úl­ti­mos años han lle­va­do a una me­jor sa­lud e hi­gie­ne y han au­men­ta­do la ins­crip­ción de más ni­ñas en las es­cue­las. Aus­tria ha pro­mul­ga­do re­for­mas que ajus­tan la tri­bu­ta­ción pa­ra los asa­la­ria­dos se­cun­da­rios, lo cual an­te­rior­men­te ha­bía im­pe­di­do la par­ti­ci­pa­ción fe­me­ni­na en la fuer­za la­bo­ral. Y Sue­cia, co­mo pio­ne­ro en es­te campo du­ran­te más de una dé­ca­da, ha si­do cla­si­fi­ca­da co­mo el me­jor país del mun­do pa­ra las mujeres. La equi­dad de gé­ne­ro si­gue sien­do una de las pie­dras an­gu­la­res de la so­cie­dad del país, la cual ha vis­to a su go­bierno ajus­tar re­pe­ti­da­men­te su pre­su­pues­to pa­ra abor­dar desafíos co­mo la vio­len­cia con­tra las mujeres y las dis­pa­ri­da­des en el sa­la­rio y la par­ti­ci­pa­ción eco­nó­mi­ca. Ade­más, la le­gis­la­ción de cuo­tas pa­ra las mujeres en los con­se­jos em­pre­sa­ria­les apli­ca­da en los cin­co paí­ses es­can­di­na­vos pa­re­ce ha­ber fun­cio­na­do bien.

Pe­ro no son so­lo nues­tros go­bier­nos los que pue­den fo­men­tar un cam­bio efec­ti­vo. Las em­pre­sas pue­den, y de­ben, ha­cer mu­cho más pa­ra pro­mo­ver la igual­dad, el res­pe­to y la im­par­cia­li­dad. Eli­mi­nar ba­rre­ras co­mo la dis­cri­mi­na­ción a tra­vés de la edu­ca­ción y la ca­pa­ci­ta­ción es una ne­ce­si­dad pa­ra el éxi­to de las em­pre­sas. Es­to pue­de ha­cer­se a tra­vés de una va­rie­dad de po­lí­ti­cas or­ga­ni­za­cio­na­les, que van des­de dar ca­bi­da a las de­man­das de la paternidad pa­ra am­bos se­xos has­ta pro­gra­mas de li­de­raz­go y orien­ta­ción pa­ra las mujeres. En Vir­gin sa­be­mos que las em­pre­sas más exi­to­sas son las que pro­mue­ven un cli­ma de di­ver­si­dad e in­clu­sión. Re­co­no­ce­mos y ce­le­bra­mos las asom­bro­sas con­tri­bu­cio­nes que las mujeres es­tán ha­cien­do en nues­tra fuer­za la­bo­ral to­dos los días, y sa­be­mos que so­mos una em­pre­sa mu­cho me­jor gra­cias a ello. Al com­pe­tir en al­gu­nos sec­to­res que han es­ta­do do­mi­na­dos por hom­bres du­ran­te dé­ca­das, mu­chas de nues­tras em­pre­sas em­plean a mujeres en pues­tos su­pe­rio­res y son aho­ra di­ri­gi­das por es­tas. Vir­gin sa­be que la di­ver­si­dad es nues­tra for­ta­le­za.

Pe­ro fal­ta mu­cho por ha­cer y he­mos iden­ti­fi­ca­do va­rias áreas don­de po­dría­mos ha­cer­lo me­jor. Ha­cer de la equi­dad de gé­ne­ro una prio­ri­dad de la em­pre­sa es el pri­mer pa­so ha­cia el es­ta­ble­ci­mien­to de un am­bien­te don­de to­das las per­so­nas pue­dan pros­pe­rar gra­cias a quie­nes son, no a pe­sar de ello. Co­mo go­bier­nos, em­pre­sas e in­di­vi­duos, de­be­mos tra­ba­jar pa­ra fo­men­tar mer­ca­dos y so­cie­da­des in­clu­yen­tes. Pro­mo­ver la equi­dad de gé­ne­ro de­be­ría es­tar en el cen­tro de es­te es­fuer­zo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.