El triun­fo de te­ner bar­ba cre­ci­da pa­ra hon­rar la fe

El Diario de El Paso - - Texas - Glenn Evans, Long­view News-Jour­nal

Abo­ga­do ha­bla de la vic­to­ria de su clien­te, un reo mu­sul­mán acu­sa­do de in­cen­dio de­li­be­ra­do y ro­bo, que aho­ra tam­bién pue­de ta­par su ca­be­za Es la pa­pa ca­lien­te en la ley en es­tos mo­men­tos, man­te­ner al Go­bierno fue­ra de las re­li­gio­nes de las per­so­nas” Mi­chael Be­ne­field Abo­ga­do

Long­view, Te­xas— La vic­to­ria de un abo­ga­do de Long­view a fa­vor de un re­clu­so mu­sul­mán que que­ría de­jar­se cre­cer la bar­ba pa­ra ex­pre­sar su fe des­pe­ja uno de va­rios ca­sos de li­ber­tad de re­li­gión que un trío de abo­ga­dos es­tá lle­van­do a ni­vel fe­de­ral.

“Es­pe­ra­mos que es­to re­sul­te en un cam­bio sis­té­mi­co”, de­cla­ró el abo­ga­do Eric Al­brit­ton al pe­rió­di­co News-Jour­nal.

“Pa­ra que a to­dos los in­di­vi­duos se les per­mi­ta prac­ti­car su fe de ma­ne­ra apro­pia­da”, agre­gó.

“Es­to no es asun­to re­pu­bli­cano ni de­mó­cra­ta. No es mu­sul­mán ni cris­tiano. Es asun­to de la so­cie­dad en­te­ra”, ex­pli­có.

Tam­po­co es un asun­to ju­dío, aun­que Al­brit­ton, Mi­chael Be­ne­field y Shawn Latch­ford tie­nen un clien­te ju­dío que desea que el sis­te­ma pe­ni­ten­cia­rio es­ta­tal le per­mi­ta usar su bar­ba y su mar­mu­lla (go­rro tí­pi­co ju­dío) co­mo una for­ma de ex­pre­sar su re­li­gión.

Be­ne­field, aho­ra tra­ba­ja por su cuen­ta, pe­ro an­tes era par­te de la fir­ma le­gal Al­brit­ton en Long­view, lo­gró la más re­cien­te vic­to­ria co­mo abo­ga­do prin­ci­pal de Da­vid Ras­heed Ali, un in­terno de la Uni­dad Mi­chael fue­ra de Pa­les­ti­na.

Ali pre­sen­tó su de­man­da ha­ce seis años bus­can­do que le per­mi­tie­ran de­jar que su bar­ba cre­cie­ra 10 cen­tí­me­tros y po­ner­se su ku­fi –equi­va­len­te mu­sul­mán de la mar­mu­lla ju­día– una es­pe­cie de go­rra que va ce­ñi­da al crá­neo.

El juez de dis­tri­to de los Es­ta­dos Uni­dos, Zack Hawt­hor­ne, de Luf­kin, lla­mó a los abo­ga­dos de Long­view pa­ra que re­pre­sen­ta­ran a Ali an­tes de que el ca­so lle­ga­ra a jui­cio en ju­lio de 2014.

El jui­cio de una se­ma­na fa­vo­re­ció a Ali, y el Go­bierno ape­ló esa de­ci­sión an­te la 5ta Cor­te de Ape­la­cio­nes en Nue­vo Or­leáns.

Los jue­ces fe­de­ra­les ra­ti­fi­ca­ron la vic­to­ria de Ali a ini­cios de es­te mes.

“Es co­mo una his­to­ria asom­bro­sa”, Be­ne­field ex­pre­só acer­ca de Ali, quien es­tá en es­pe­ra de li­ber­tad con­di­cio­nal en ju­nio, des­pués de su con­de­na por in­cen­dio de­li­be­ra­do y ro­bo.

“Cuan­do re­cién in­gre­só, tu­vo pro­ble­mas pa­ra adap­tar­se a la vi­da en pri­sión. De al­gu­na ma­ne­ra se re­en­con­tró con su re­li­gión. De­jó de re­ci­bir cas­ti­gos. Re­sul­tó evi­den­te pa­ra mí y mu­chos de no­so­tros el va­lor que la re­li­gión tie­ne pa­ra los re­clu­sos”, aña­dió.

Al­brit­ton co­men­tó que el equi­po usó la pro­pia in­ves­ti­ga­ción de la Di­vi­sión Ins­ti­tu­cio­nal del De­par­ta­men­to de Jus­ti­cia Pe­nal de Te­xas (TDCJ) con­tra ella mis­ma.

“Des­cu­bri­mos que ha­ce al­gu­nos años TDCJ es­tu­dió los be­ne­fi­cios de la re­li­gión res­pec­to a pro­ble­mas con re­clu­sos re­in­ci­den­tes”, ex­pli­có Al­brit­ton.

“TDCJ ha sa­bi­do por un lar­go tiem­po que, cuan­do le per­mi­tes a la gen­te se­guir su re­li­gión a con­cien­cia, de lleno, tie­ne gran­des be­ne­fi­cios ins­ti­tu­cio­na­les. Ade­más tie­ne gran­des be­ne­fi­cios so­cia­les por la re­duc­ción en su re­in­ci­den­cia. Ellos sa­ben, por su in­ves­ti­ga­ción in­ter­na he­cha con la Uni­ver­si­dad Bay­lor, que la re­li­gión es im­por­tan­te”, di­jo.

Be­ne­field co­men­tó que la vic­to­ria de Ali de­be fa­vo­re­cer ca­sos si­mi­la­res pen­dien­tes en Ty­ler que tam­bién in­vo­lu­cran mu­sul­ma­nes que quie­ren de­jar cre­cer su bar­ba 10 cen­tí­me­tros pa­ra ex­pre­sar su fe.

Los ca­sos gi­ran al­re­de­dor de una ley fe­de­ral que ha si­do la ba­se de va­rias ba­ta­llas en cor­te de mu­cho re­nom­bre, in­clu­yen­do una en la que la Cor­te Su­pre­ma de los Es­ta­dos Uni­dos dic­ta­mi­nó que Hobby Lobby tie­ne la li­ber­tad re­li­gio­sa de ex­cluir la con­tra­cep­ción en los se­gu­ros mé­di­cos que pro­por­cio­na a sus em­plea­dos.

Ver­sio­nes es­ta­ta­les mo­di­fi­ca­das de la Ley de Res­tau­ra­ción de la Li­ber­tad Re­li­gio­sa y el Uso de Tie­rra Re­li­gio­sa, ade­más de la Ley de Per­so­nas In­ter­na­das se es­tán ci­tan­do en las lla­ma­das le­yes de ba­ños que fuer­zan a tran­se­xua­les a usar los ba­ños pú­bli­cos que les co­rres­pon­den de acuer­do al gé­ne­ro re­gis­tra­do en su ac­ta de na­ci­mien­to.

“Es la pa­pa ca­lien­te en la ley en es­tos mo­men­tos, bá­si­ca­men­te, los de­re­chos re­li­gio­sos de las per­so­nas y man­te­ner al Go­bierno fue­ra de las re­li­gio­nes de las per­so­nas”, ex­pre­só Be­ne­field.

La fir­ma re­pre­sen­tó a Ali co­bran­do ta­ri­fas de­fi­ni­das por la Cor­te, y Al­brit­ton es­ti­mó una pér­di­da ne­ta de 50 mil dó­la­res, prin­ci­pal­men­te de­bi­do al gas­to en tes­ti­gos ex­per­tos, pa­ra los que la Cor­te só­lo cu­brió los gas­tos de via­je.

el le­gi­sTa lo re­pre­sen­tó jun­to con otros dos abo­ga­dos cuan­do tra­ba­ja­ba en una fir­ma; hoy es in­de­pen­dien­te

Be­ne­fiel Mues­Tra el ku­fi, el ‘go­rri­to’ que usa el pre­so pa­ra hon­rar a su re­li­gión

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.