La es­pi­ral des­cen­den­te de Ve­ne­zue­la

El Diario de El Paso - - Opinión -

Nue­va York— Mien­tras la ini­cia­ti­va pa­ra re­mo­ver me­dian­te un re­fe­ren­do al pre­si­den­te ve­ne­zo­lano Ni­co­lás Ma­du­ro ga­na el apo­yo po­pu­lar, su Go­bierno in­ten­si­fi­ca la re­pre­sión.

El vier­nes pa­sa­do, Ma­du­ro de­cla­ró un es­ta­do de emer­gen­cia du­ran­te 60 días ba­jo el ar­gu­men­to de que era ne­ce­sa­rio pa­ra aplas­tar lo que des­cri­bió co­mo un “gol­pe” y pa­ra po­der en­fren­tar “to­das las ame­na­zas in­ter­na­cio­na­les y na­cio­na­les que hay con­tra nues­tra pa­tria en es­te mo­men­to”.

Las ame­na­zas que los ve­ne­zo­la­nos en­fren­tan hoy en día no son el re­sul­ta­do de cons­pi­ra­cio­nes ex­tran­je­ras o na­cio­na­les, sino del li­de­raz­go desas­tro­so de Ma­du­ro. Du­ran­te su Go­bierno, el sis­te­ma de sa­lud del país se ha atro­fia­do tan se­ve­ra­men­te que mu­chos ve­ne­zo­la­nos mue­ren ca­da se­ma­na por la es­ca­sez cró­ni­ca de me­di­ci­nas y de­bi­do a que los hos­pi­ta­les es­tán mal equi­pa­dos.

La vio­len­cia se ha dis­pa­ra­do mien­tras las ban­das ar­ma­das lea­les al go­bierno deam­bu­lan por las ca­lles. Du­ran­te los tres pri­me­ros me­ses de es­te año, 4696 per­so­nas fue­ron ase­si­na­das en Ve­ne­zue­la, se­gún el­go­bierno, y en 2015 la ci­fra su­peró los 17.700. El nú­me­ro de muer­tos en el pri­mer tri­mes­tre de 2016 es su­pe­rior a los 3545 ci­vi­les muer­tos en Af­ga­nis­tán el año pa­sa­do, un he­cho sin pre­ce­den­tes.

Es pro­ba­ble que la es­ca­sez de ali­men­tos y bie­nes bá­si­cos em­peo­re a me­di­da que la eco­no­mía de Ve­ne­zue­la se con­trae a lo lar­go de es­te año. Por otro la­do, los pre­sos po­lí­ti­cos lan­gui­de­cen des­pués de pa­sar años tras las re­jas, víc­ti­mas de un co­rrup­to sis­te­ma de jus­ti­cia.

Es­ta cri­sis ha mos­tra­do las pro­me­sas va­cías de las po­lí­ti­cas so­cia­lis­tas de Ma­du­ro y su pre­de­ce­sor, Hu­go Chá­vez, im­ple­men­ta­das des­de fi­nes de los no­ven­ta.

Mien­tras mu­chos ve­ne­zo­la­nos pu­die­ron dis­fru­tar de la pros­pe­ri­dad pro­yec­ta­da en una me­jor vi­vien­da, ali­men­tos sub­si­dia­dos y me­jo­res sa­la­rios du­ran­te el al­za de los pre­cios del pe­tró­leo —el cru­do re­pre­sen­ta apro­xi­ma­da­men­te el 96 por cien­to de las ex­por­ta­cio­nes de Ve­ne­zue­la—, el go­bierno no pu­do cons­truir una eco­no­mía sos­te­ni­ble.

Tam­po­co aho­rró di­ne­ro du­ran­te las épo­cas de bo­nan­za, lo que ha­bría suavizado el im­pac­to de la re­ce­sión que co­men­zó en 2014.

Ma­du­ro lo­gró cum­plir con los pa­gos de la deu­da ex­ter­na de Ve­ne­zue­la gra­cias a los prés­ta­mos de mi­les de mi­llo­nes de dó­la­res pro­ce­den­tes de Chi­na, país que ten­drá que de­ci­dir si vol­ve­rá a res­ca­tar a Ca­ra­cas cuan­do lle­gue el mo­men­to de su pró­xi­mo gran pa­go en oto­ño.

El go­bierno ha evi­ta­do obs­ti­na­da­men­te im­ple­men­tar so­lu­cio­nes a lar­go pla­zo, al igual que so­li­ci­tar la asis­ten­cia téc­ni­ca del Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal (FMI) y otras ins­ti­tu­cio­nes in­ter­na­cio­na­les que res­ca­tan a las eco­no­mías fa­lli­das. Ve­ne­zue­la no ha te­ni­do un con­tac­to sig­ni­fi­ca­ti­vo con el FMI por más de una dé­ca­da.

Du­ran­te los úl­ti­mos 15 años, Chá­vez y Ma­du­ro hi­cie­ron del gas­to en pro­gra­mas so­cia­les su prio­ri­dad pa­ra man­te­ner una ba­se de vo­tan­tes lea­les, y de­ja­ron así a un la­do las re­for­mas ins­ti­tu­cio­na­les que ha­brían di­ver­si­fi­ca­do las fuen­tes de in­gre­sos del país y me­jo­ra­do los sis­te­mas de edu­ca­ción y sa­lud.

Una coa­li­ción de par­ti­dos po­lí­ti­cos opo­si­to­res ga­nó el con­trol de la Asam­blea Na­cio­nal en di­ciem­bre y ha pre­sio­na­do a Ma­du­ro pa­ra que adop­te las re­for­mas, in­clu­yen­do la res­tau­ra­ción de la in­de­pen­den­cia del Ban­co Cen­tral de Ve­ne­zue­la. Pe­ro el PSUV, su par­ti­do po­lí­ti­co, ha blo­quea­do ca­da pa­so de los lí­de­res de la opo­si­ción des­car­tán­do­los co­mo unos ra­di­ca­les de de­re­cha ali­nea­dos con po­ten­cias ex­tran­je­ras.

A me­di­da que au­men­ta el su­fri­mien­to de los ve­ne­zo­la­nos, la opo­si­ción ha ga­na­do un apo­yo sig­ni­fi­ca­ti­vo en el ex­tran­je­ro lo que ha de­ja­do muy ais­la­do a Ma­du­ro. Se es­pe­ra que la Or­ga­ni­za­ción de los Es­ta­dos Ame­ri­ca­nos (OEA) con­vo­que pron­to a una se­sión es­pe­cial pa­ra eva­luar la ero­sión de las prác­ti­cas de­mo­crá­ti­cas en Ve­ne­zue­la.

Una coa­li­ción de par­ti­dos po­lí­ti­cos opo­si­to­res ga­nó el con­trol de la Asam­blea Na­cio­nal en di­ciem­bre y ha pre­sio­na­do a Ma­du­ro pa­ra que adop­te las re­for­mas, in­clu­yen­do la res­tau­ra­ción de la in­de­pen­den­cia del Ban­co Cen­tral de Ve­ne­zue­la. Pe­ro el PSUV, su par­ti­do po­lí­ti­co, ha blo­quea­do ca­da pa­so de los lí­de­res de la opo­si­ción des­car­tán­do­los co­mo unos ra­di­ca­les de de­re­cha ali­nea­dos con po­ten­cias ex­tran­je­ras.

A me­di­da que au­men­ta el su­fri­mien­to de los ve­ne­zo­la­nos, la opo­si­ción ha ga­na­do un apo­yo sig­ni­fi­ca­ti­vo en el ex­tran­je­ro lo que ha de­ja­do muy ais­la­do a Ma­du­ro. Se es­pe­ra que la Or­ga­ni­za­ción de los Es­ta­dos Ame­ri­ca­nos (OEA) con­vo­que pron­to a una se­sión es­pe­cial pa­ra eva­luar la ero­sión de las prác­ti­cas de­mo­crá­ti­cas en Ve­ne­zue­la.

Pa­ra de­rro­tar­lo, los lí­de­res de la opo­si­ción, quie­nes han con­vo­ca­do a ma­ni­fes­ta­cio­nes ma­si­vas el miér­co­les, ten­drán que am­pliar su coa­li­ción. Eso sig­ni­fi­ca in­cor­po­rar a los des­con­ten­tos de la ba­se po­lí­ti­ca de Ma­du­ro y ofre­cer­le a los vo­tan­tes ve­ne­zo­la­nos un mo­de­lo po­lí­ti­co via­ble que fre­ne la ca­tás­tro­fe cau­sa­da por años de mal Go­bierno.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.