He­rra­du­ras, vie­jo ofi­cio

El Diario de El Paso - - Texas - San Antonio Ex­press-News an Antonio—

SDes­pués de una ron­da de fal­sos en­cen­di­dos, el fue­go co­men­zó en una es­tu­fa por­tá­til que col­ga­ba de un trái­ler de tra­ba­jo. Usan­do pin­zas me­tá­li­cas, el mu­chaho des­li­zó una he­rra­du­ra en una ca­vi­dad alar­ga­da hasta que el me­tal gris se pu­so al ro­jo vi­vo.

Pa­ra en­friar el pe­da­zo de me­tal en for­ma de U, lo su­mer­gió en una cu­be­ta de agua, cau­san­do que sa­lie­ran al ai­re un sil­bi­do y una es­pi­ral de hu­mo. Sos­tu­vo la he­rra­du­ra ca­lien­te a la dis­tan­cia con unas pin­zas, echó un vis­ta­zo a las ori­llas mar­ti­lla­das pa­ra ase­gu­rar­se que to­do es­ta­ba plano y pa­re­jo.

“No hay lu­gar pa­ra erro­res”, ex­pre­só al pe­rió­di­co San Antonio Ex­press-News. “Pue­des li­siar a un ca­ba­llo. To­do tie­ne que es­tar per­fec­to”, aña­dió.

Luca Ho­llo­way de 18 años, cier­ta­men­te uno de los más jó­ve­nes he­rra­do­res del área, se enor­gu­lle­ce del tra­ba­jo que rea­li­za pa­ra cui­dar los ca­ba­llos, un ar­te que vie­ne de si­glos atrás. Los úl­ti­mos dos años, Ho­llo­way ha tra­ba­ja­do con ca­ba­llos de ran­chos, ga­le­rías y de ti­ro, tan al nor­te co­mo Llano, y tan al sur co­mo Pear­sall.

Mien­tras con­du­ce su ca­mión por San Antonio, Ho­llo­way anun­cia con or­gu­llo su for­ma de vi­da en ne­gri­tas en la ven­ta­na tra­se­ra: “He­rra­du­ras pa­ra ca­ba­llos al vie­jo es­ti­lo in­glés”.

De acuer­do con fa­rrier­gui­de. com, más de 25 mil per­so­nas tra­ba­jan co­mo he­rra­do­res en los Es­ta­dos Uni­dos. La pa­la­bra sig­ni­fi­ca “que ha­ce he­rra­du­ras”.

Ha­cer he­rra­du­ras no era una elec­ción muy pro­ba­ble co­mo es­ti­lo de vi­da pa­ra el mu­cha­cho.

Ho­llo­way na­ció en In­gla­te­rra y cre­ció en la Bahía Ro­bin Hood, un pue­blo agrí­co­la cer­ca de la cos­ta de Yorks­hi­re del Nor­te. Su fa­mi­lia cria­ba ove­jas y de ni­ño pen­sa­ba que era un he­cho que tra­ba­ja­ría en un ran­cho.

En 2013, lle­gó a los Es­ta­dos Uni­dos con su ma­dre. Se hi­zo ami­go de ado­les­cen­tes que vi­vían en el cam­po y le en­se­ña­ron a mon­tar a ca­ba­llo. Los ca­ba­llos se vol­vie­ron su pa­sión y se en­fo­có en có­mo cui­dar­los.

Apren­dió que los ca­ba­llos ne­ce­si­tan he­rra­du­ras nue­vas ca­da cua­tro o seis se­ma­nas y que és­tas les ayu­dan con la trac­ción, sa­lud e hi­gie­ne.

Dos años des­pués, asis­tió a la Es­cue­la de He­rra­do­res de Te­xas en Scurry, cer­ca de Da­llas, un cam­pa­men­to de seis se­ma­nas que pu­so a prue­ba sus lí­mi­tes. Agre­gó que lue­go in­cre­men­tó sus co­no­ci­mien­tos co­mo apren­diz de Ken Huc­ka­bee, un he­rra­dor ve­te­rano con el que aún tra­ba­ja.

Un gran pun­to a fa­vor de Ho­llo­way es que com­par­te sus co­no­ci­mien­tos con otros. Ha­ce po­co, dio una de­mos­tra­ción a 120 ni­ños, mu­chos de los cua­les nun­ca ha­bían vis­to o es­ta­do cer­ca de un ca­ba­llo. Son­rió al re­cor­dar có­mo se ma­ra­vi­lla­ron al ver a su ca­ba­llo, Wat­son, nom­bra­do en ho­nor del can­tan­te es­ta­dou­ni­den­se de country Aa­rón Wat­son.

Re­cien­te­men­te, con­du­jo hasta la som­bra del es­ta­blo de Lolly­pop Ca­rria­ge Co. en la Ca­lle Aus­tin que co­rre pa­ra­le­la a los ca­rri­les au­xi­lia­res de la Ca­rre­te­ra In­ter­es­ta­tal 37 pa­ra ofre­cer sus ser­vi­cios.

Ho­llo­way sa­lió de su ca­mión, usan­do bo­tas, una ca­mi­sa ne­gra de man­ga cor­ta y una ban­da de va­que­ta al­re­de­dor de su muñeca de­re­cha. Con un de­lan­tal de piel al­re­de­dor de su cin­tu­ra, se pa­ró en­tre las ca­rre­tas or­na­men­ta­les, equi­po de mon­tar y ca­ba­llos en ca­se­tas con rie­les de hie­rro que le da­ban al es­ta­blo una apa­rien­cia al es­ti­lo vie­jo oes­te.

El he­rra­dor qui­tó he­rra­mien­ta de su trái­ler, in­clu­yen­do un yun­que, un pues­to por­tá­til y pin­zas. Ca­mi­nó hasta lle­gar con Ba­be, un ca­ba­llo re­gu­lar de 12 años ama­rra­do a un riel, pa­ra­do jun­to a Ho­ward Dal­ros, el due­ño de la com­pa­ñía.

Des­pués de una pal­ma­da en el ho­ci­co del ca­ba­llo, le­van­tó la pe­zu­ña iz­quier­da del ani­mal con­fia­do, la co­lo­có en­tre sus ro­di­llas y le qui­tó la he­rra­du­ra vie­ja. Li­mó un po­co la pe­zu­ña com­pa­rán­do­lo con cuan­do nos li­ma­mos las uñas.

“Nun­ca he lle­ga­do con un ca­ba­llo al que no pu­die­ra arre­glar”, co­men­tó mien­tras mar­ti­lla­ba la he­rra­du­ra en su yun­que. “Ca­da ca­ba­llo al que le pon­go he­rra­du­ras es co­mo un ami­go”, agre­gó.

Ho­llo­way le ha pues­to he­rra­du­ras a los ca­ba­llos de Dal­ros los úl­ti­mos dos me­ses. En su pri­mer vi­si­ta, Dal­ros vi­gi­ló de cer­ca mien­tras el mu­cha­cho tra­ba­ja­ba con Tu­xe­do, un ca­ba­llo de ti­ro ne­gro con man­chas blancas que mi­de ca­si dos me­tros de al­tu­ra.

Dal­ros co­men­tó que sa­bía que si Ho­llo­way po­día tra­ba­jar con Tu­xe­do, “el res­to se­ría pan co­mi­do”.

luca ho­llo­way de 18 años es uno de los he­rra­do­res más jó­ve­nes de la zo­na y se enor­gu­lle­ce al ejer­cer un ar­te que vie­ne de si­glos atrás

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.