Co­noz­can a Do­nald Ti­ro­fi­jo

El Diario de El Paso - - Opinión - Gail Co­llins

Nue­va York— Do­nald Trump tie­ne un per­mi­so de por­ta­ción de ar­mas.

“Na­die lo sa­be”, afir­mó du­ran­te una reunión de la Aso­cia­ción na­cio­nal del Ri­fle el vier­nes pa­sa­do.

Bueno, la ver­dad es que es bas­tan­te di­fí­cil no sa­ber­lo da­do que él lo men­cio­na ca­da vez que pue­de.

“Ca­ray, gran sor­pre­sa que se lle­va­rían si gol­pea­ran a Trump”, le di­jo a su pú­bli­co.

Ca­ray, ¿al­gu­na vez ha­bía­mos te­ni­do un pre­si­den­te que ha­bla­ra de sí mis­mo en ter­ce­ra per­so­na? Ahí hay al­go que con­si­de­rar. Pe­ro lo im­por­tan­te es sa­ber qué im­pli­ca­ría esa sor­pre­sa. ¿Tra­tó Trump de de­cir que él rá­pi­da­men­te sa­ca­ría su ar­ma y pon­dría fue­ra de cir­cu­la­ción al ata­can­te?

“Si yo no... si no es­tu­vie­ra ro­dea­do del ma­yor gru­po de agen­tes del ser­vi­cio se­cre­to”, em­pe­zó a de­cir, so­nan­do co­mo si fue­ra a ha­blar de sus proezas en el ti­ro al blan­co.

Pe­ro en­ton­ces Trump se des­vió pa­ra pe­dir una ce­rra­da ova­ción pa­ra los agen­tes de po­li­cía y ya no re­gre­só a su idea ori­gi­nal.

Lo más pro­ba­ble es que no pue­da ati­nar­le ni a la pa­red de un gra­ne­ro. (Si pu­die­ra, ¿no creen que es­ta­ría­mos obli­ga­dos a ver vi­deos de Trump po­nien­do fue­ra de com­ba­te a ese gra­ne­ro?) El año pa­sa­do, un en­tre­vis­ta­dor de NBC le pre­gun­tó si al­gu­na vez ha­bía usa­do su ar­ma, por ejem­plo, en cam­pos de ti­ro. Trump res­pon­dió que eso “no era asun­to su­yo”.

Aquí hay al­go más im­por­tan­te que la po­si­bi­li­dad de bur­lar­nos de Do­nald Trump por sus jac­tan­cias, por mu­cho que es­to tam­bién sea muy dis­fru­ta­ble. To­da la mi­to­lo­gía de la Aso­cia­ción Na­cio­nal del Ri­fle (NRA) y de sus se­gui­do­res es­tá ba­sa­da en la idea de que si una per­so­na es­tá ar­ma­da, va a po­der dis­pa­rar con pre­ci­sión. Que el pro­ble­ma cen­tral es la fal­ta de ar­mas, no que los pro­pie­ta­rios de ar­mas sean des­cui­da­dos, inep­tos y no po­cas ve­ces si­có­ti­cos.

Si se re­qui­rie­ra que pa­ra com­prar un ar­ma tu­vie­ran que de­mos­trar su ca­pa­ci­dad de dis­pa­rar­le a un blan­co, las ven­tas se des­plo­ma­rían de un día pa­ra otro.

En su dis­cur­so, que pro­nun­ció des­pués de re­ci­bir el en­tu­sias­ta apo­yo de la NRA, Trump se jac­tó de la pun­te­ría de sus hi­jos.

“Ellos tie­nen tan­tas pis­to­las y tan­tos ri­fles, que a ve­ces me preo­cu­pa un po­co”, afir­mó an­te una ri­sa más bien in­cier­ta del pú­bli­co, pues­to que una de las teo­rías de la NRA es que no es po­si­ble te­ner de­ma­sia­das ar­mas.

Pe­ro hay que dar­les cré­di­to a Do­nald Jr. y a Eric; al pa­re­cer pa­san mu­cho tiem­po prac­ti­can­do. Y no va­mos a ha­blar aquí de la oca­sión en que ma­ta­ron a un ele­fan­te.

El mi­to de las ma­sas con bue­na pun­te­ría tam­bién es cen­tral en uno de los más re­pe­ti­dos ar­gu­men­tos de Trump: que los te­rro­ris­tas se di­sua­di­rían si pen­sa­ran que se iban a en­fren­tar a una ciu­da­da­nía ar­ma­da. Él ha di­cho que los pis­to­le­ros del Es­ta­do Is­lá­mi­co en París ha­brían si­do aba­ti­dos si la gen­te del tea­tro Ba­ta­clan hu­bie­ra po­di­do res­pon­der al fue­go. Es­ta ima­gen su­po­ne que los eu­ro­peos ar­ma­dos ten­drían la ca­pa­ci­dad de po­ner­se de pie en un au­di­to­rio os­cu­ro, en­tre los asis­ten­tes his­té­ri­cos, pa­ra des­pa­char­se a los vi­lla­nos sin he­rir al res­to del pú­bli­co.

“Ya les di­go, si hu­bie­ra es­ta­do en el Ba­ta­clan o en los ca­fés, yo ha­bría abier­to fue­go”, de­cla­ró Trump a una re­vis­ta fran­ce­sa. “Qui­zá me hu­bie­ran ma­ta­do, pe­ro no sin an­tes sa­car mi pis­to­la”.

Pe­ro lo más pro­ba­ble es que le ha­bría dis­pa­ra­do al me­se­ro. Es muy, pe­ro muy di­fí­cil dis­pa­rar con pre­ci­sión al es­tar con mie­do o ba­jo es­trés. Los agen­tes de po­li­cía ge­ne­ral­men­te no pue­den, y eso que en­tre­nan pa­ra ello. En el ti­ro­teo de la pre­pa­ra­to­ria de Co­lum­bi­ne ha­bía un guar­dia ar­ma­do, que tam­po­co pu­do ha­cer na­da. En el ti­ro­teo ocu­rri­do en un cen­tro co­mer­cial, en el que sa­lió he­ri­da la re­pre­sen­tan­te Gabby Gif­fords, ha­bía una per­so­na ar­ma­da, que lue­go de­cla­ró que “tu­vo mu­cha suer­te” por no dis­pa­rar­le a quien no de­bía.

Sin em­bar­go, en la vi­sión del mun­do que tie­ne la NRA, ca­da dis­pa­ro da en el blan­co.

“Los es­ta­dou­ni­den­ses usan ar­mas pa­ra de­fen­der­se con­tra de­li­tos vio­len­tos más de un mi­llón de ve­ces al año”, afir­mó Trump.

Eso es una fan­ta­sía, ba­sa­da en una en­cues­ta te­le­fó­ni­ca rea­li­za­da en 1992, que ha si­do des­men­ti­da va­rias ve­ces.

Ade­más, en la con­tien­da pre­si­den­cial, na­die quie­re im­pe­dir que gen­te res­pe­tuo­sa de la ley ten­ga ar­mas en su ca­sa. Cier­ta­men­te no Hi­llary Clin­ton, que an­te­rior­men­te se ha jac­ta­do por sus proezas en la ca­ce­ría. Qui­zá no sea muy dies­tra hoy en día, pe­ro pro­ba­ble­men­te de­rro­ta­ría a Trump en una com­pe­ten­cia de ti­ro al blan­co.

En la reunión de la NRA, don­de se di­jo que Hi­llary Clin­ton es una ma­niá­ti­ca em­pe­ña­da en li­be­rar de­lin­cuen­tes, con­fis­car ar­mas y re­vo­car la se­gun­da en­mien­da, Trump afir­mó que la “Des­pia­da­da Hi­llary” quie­re des­ar­mar a las abue­las del país, de­ján­do­las in­de­fen­sas an­te ase­si­nos y vio­la­do­res. Él ha te­ni­do gran éxi­to pa­ra pe­gar­les a sus opo­nen­tes al­gún ad­je­ti­vo po­co ha­la­ga­dor. Y ya que nos cues­ta mu­cho tra­ba­jo se­guir­le el pa­so en sus cam­bian­tes po­si­cio­nes, va­mos a re­fe­rir­nos a las en­car­na­cio­nes an­te­rio­res del can­di­da­to co­mo el “Do­nald An­te­rior”.

El Do­nald An­te­rior de­cla­ró a TMZ que se ha­bía sor­pren­di­do al en­te­rar­se de que a sus hi­jos les gus­ta­ba la ca­ce­ría y que él “no era cre­yen­te”. Es­ta­ba en fa­vor de prohi­bir la ven­ta de ar­mas de asal­to y de am­pliar el pe­rio­do de es­pe­ra pa­ra ad­qui­rir ar­mas. Más allá de eso, la Se­gun­da En­mien­da no pa­re­cía ser nin­gún te­ma de im­por­tan­cia en su vi­da an­te­rior a la cam­pa­ña. Sal­vo por una des­pre­cia­ti­va re­fe­ren­cia a los re­pu­bli­ca­nos que “se ali­nean con la NRA y re­cha­zan aun las res­tric­cio­nes más li­mi­ta­das”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.