Ha­bi­li­da­des di­fe­ren­tes

El Diario de El Paso - - Opinión - Ismael Ca­la www.Is­mae­lCa­la.com @CA­LA

Mia­mi— To­dos te­ne­mos ca­pa­ci­da­des di­fe­ren­tes, sean psi­co­ló­gi­cas, fí­si­cas o emo­cio­na­les. Na­die es per­fec­to. Mi ma­dre siem­pre de­cía que yo era un in­adap­ta­do. Al fin y al ca­bo, en mi ado­les­cen­cia deam­bu­la­ban vo­ces por mi ca­be­za. Sin em­bar­go, apren­dí al­go: lo que me pa­sa­ba no po­día con­ver­tir­se en un lí­mi­te pa­ra mi vi­da. Co­mo di­ce el de­por­tis­ta Scott Ha­mil­ton, “la úni­ca dis­ca­pa­ci­dad en la vi­da es una ma­la ac­ti­tud”.

Re­cien­te­men­te co­no­cí la his­to­ria de Do­nald Grey, el pri­mer ca­so diag­nos­ti­ca­do de au­tis­mo en 1933. Era un ni­ño que vi­vía con su pro­pia ma­ne­ra de ver el mun­do y co­mu­ni­car­se con el res­to. En aque­lla épo­ca se en­via­ba a los “in­adap­ta­dos” a una ins­ti­tu­ción, mien­tras el res­to de la fa­mi­lia vol­vía a la mal lla­ma­da “vi­da nor­mal”. Sin em­bar­go, los alle­ga­dos de Do­nald eran cons­cien­tes de que él es­cu­cha­ba “a su ma­ne­ra”, y en un año re­gre­só a ca­sa.

Fue en­ton­ces cuan­do el doc­tor Leo Kan­ner en­tró en su vi­da. Tras co­no­cer a Do­nald, y a otros ni­ños con el mis­mo ti­po de con­duc­ta, pu­bli­có un ar­tícu­lo en el que es­ta­ble­cía las pau­tas pa­ra diag­nos­ti­car el sín­dro­me. A par­tir de en­ton­ces, sus pa­dres se vol­ca­ron en que Do­nald pu­die­ra co­nec­tar­se con el mun­do. Fo­rest, su pue­blo en pleno Mis­sis­sip­pi, se en­car­gó de que fue­ra uno más de ellos. El au­tis­mo no ha des­apa­re­ci­do de la vi­da de Do­nald, sim­ple­men­te él ha apren­di­do a lu­char con­tra los lí­mi­tes. Hoy en día vi­ve en la ca­sa en la que cre­ció, ro­dea­do de sus ami­gos; prac­ti­ca golf y via­ja por to­do el mun­do.

El mí­ti­co ju­ga­dor de béis­bol Jim Ab­bott, exi­to­so pit­cher con una so­la mano, ase­gu­ra que “la dis­ca­pa­ci­dad no te de­fi­ne; te de­fi­ne có­mo ha­ces fren­te a los desafíos que la dis­ca­pa­ci­dad te pre­sen­ta”.

Ca­da per­so­na, sin im­por­tar las cir­cuns­tan­cias en las que se en­cuen­tre, es ca­paz de cre­cer. Gra­cias al apo­yo de sus pa­dres y su co­mu­ni­dad, Do­nald ha ro­to pa­ra­dig­mas, ha co­nec­ta­do con el res­to del mun­do y se ha in­cor­po­ra­do a la so­cie­dad. To­dos te­ne­mos una res­pon­sa­bi­li­dad con los que, al con­tra­rio de Do­nald, no tie­nen la opor­tu­ni­dad de pro­mo­ver sus de­re­chos. Aquí tie­nes al­gu­nos tips:

-No juz­gues, co­no­ce a la per­so­na an­tes de ac­tuar

-Fa­ci­li­ta su re­la­ción con los de­más

-No seas so­bre­pro­tec­tor. Evi­ta el pa­ter­na­lis­mo

-In­te­ré­sa­te en apren­der de ca­da dis­ca­pa­ci­dad

-Ten la pa­cien­cia ne­ce­sa­ria pa­ra com­pren­der ca­da si­tua­ción

-Des­cu­bre lo que pue­des apren­der, in­clu­so, de los que vi­ven en su pro­pio mun­do.

Co­mo di­ce Ro­bert M. Hen­sel, atle­ta en si­lla de rue­das y re­cor­dis­ta Guin­ness, las per­so­nas no tie­nen dis­ca­pa­ci­da­des, sino “ha­bi­li­da­des di­fe­ren­tes”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.