¿Quién es Ber­nie San­ders?

El Diario de El Paso - - Opinión - Jo­sé Wol­den­berg

Ciu­dad de Mé­xi­co— Ade­más de que lo­gró tran­si­tar de los már­ge­nes al cen­tro neu­rál­gi­co de la po­lí­ti­ca, se tra­ta de una bio­gra­fía que va­le la pe­na co­no­cer. Un so­cia­lis­ta de­mo­crá­ti­co que ha im­pac­ta­do al­gu­nas coor­de­na­das del de­ba­te po­lí­ti­co es­ta­dou­ni­den­se. En 1996, lue­go de ser re­elec­to por cuar­ta oca­sión a la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes es­cri­bió –jun­to con Huck Gut­man– una au­to­bio­gra­fía po­lí­ti­ca que aho­ra cir­cu­la en es­pa­ñol con el nom­bre Un out­si­der ha­cia la Ca­sa Blan­ca (Fo­ca). De ahí la si­guien­te sem­blan­za.

Su ca­rre­ra po­lí­ti­ca ini­ció en Bur­ling­ton, Ver­mont. En 1971 lle­gó ahí pro­ve­nien­te de Stan­nard, “una ciu­dad mi­nús­cu­la si­tua­da en esa zo­na re­mo­ta de Ver­mont a la que lla­ma­mos el reino del nor­des­te”. Bur­ling­ton, la ciu­dad más gran­de del es­ta­do, no con­ta­ba en­ton­ces ni con 40 mil ha­bi­tan­tes. Ha­bía es­tu­dia­do en la Uni­ver­si­dad de Chica­go en don­de mi­li­tó a fa­vor de los de­re­chos ci­vi­les y en mo­vi­mien­tos pa­ci­fis­tas. “Ha­bía tra­ba­ja­do du­ran­te un pe­rio­do muy breve para un sin­di­ca­to” (Tra­ba­ja­do­res Uni­dos de la In­dus­tria Cár­ni­ca). Su in­fan­cia en Brooklyn, Nue­va York, co­mo miem­bro de una fa­mi­lia “de cla­se me­dia-ba­ja” (su pa­dre era ven­de­dor de pin­tu­ras), lo edu­có en la lec­ción de “que la fal­ta de di­ne­ro y la in­se­gu­ri­dad eco­nó­mi­ca pue­den te­ner un pa­pel cru­cial en la vi­da de la gen­te”. Fue su her­mano, Larry, quien lo in­tro­du­jo al mun­do de las ideas po­lí­ti­cas. “Me in­tere­sa­ba so­bre to­do la his­to­ria de los Es­ta­dos Uni­dos y de Eu­ro­pa, la fi­lo­so­fía, el so­cia­lis­mo y la psi­co­lo­gía. En­tre mu­chos otros au­to­res, leí a Jef­fer­son, Lin­coln, Fromm, De­wey, Debs, Marx, En­gels, Le­nin, Trots­ki, Freud y Reich”.

En 1971 se une a una agru­pa­ción lla­ma­da Unión por la Libertad que lo pos­tu­la para el Se­na­do. “Me eli­gie­ron can­di­da­to por una­ni­mi­dad por­que no ha­bía más com­pe­ti­do­res”. Fue la pri­me­ra cam­pa­ña po­lí­ti­ca de su vi­da. Te­nía 30 años. “Ma­ni­fes­té con ener­gía mi opo­si­ción a la gue­rra de Viet­nam y ex­pre­sé mi fe en la de­mo­cra­cia eco­nó­mi­ca y la jus­ti­cia so­cial”. Ob­tu­vo el 2 por cien­to de la vo­ta­ción. Seis me­ses des­pués, el mis­mo par­ti­do lo lan­za co­mo can­di­da­to a go­ber­na­dor. “Es­ta vez ob­tu­ve só­lo el 1 por cien­to”. En esa con­tien­da, la Unión por la Libertad apo­ya co­mo can­di­da­to pre­si­den­cial del Par­ti­do del Pue­blo al doc­tor Ben­ja­min Spock, “pe­dia­tra de fa­ma mun­dial”. San­ders re­co­ge en el ae­ro­puer­to al doc­tor pe­ro an­tes tie­ne que con­ven­cer a los acom­pa­ñan­tes del ser­vi­cio se­cre­to que él es real­men­te el can­di­da­to a go­ber­na­dor. (Qui­zá no le creían por­que se pre­sen­tó en su Volks­wa­gen). En 1974 vuel­ve co­mo can­di­da­to al Se­na­do y no sin iro­nía es­cri­be: “mul­ti­pli­qué por dos mis me­jo­res re­sul­ta­dos y ob­tu­ve un 4 por cien­to”. En 1976, con­ver­ti­do ya en el “eterno can­di­da­to” de la Unión por la Libertad, vol­vió a con­ten­der por el car­go de go­ber­na­dor, al­can­zan­do un 6 por cien­to. De­ci­de re­ti­rar­se. “Mi ca­rre­ra po­lí­ti­ca ha­bía ter­mi­na­do”.

“Te­nía que ga­nar­me la vi­da y em­pe­cé a cons­truir, con un éxi­to ra­zo­na­ble, una pe­que­ña em­pre­sa de pe­lí­cu­las edu­ca­ti­vas”. “Es­cri­bía, pro­du­cía y ven­día”. Se sien­te or­gu­llo­so de un film so­bre Eu­ge­ne Debs, fun­da­dor del Par­ti­do So­cia­lis­ta Es­ta­dou­ni­den­se y 5 ve­ces can­di­da­to a la Pre­si­den­cia. “Debs mu­rió en 1926, pe­ro su vi­sión y su ejem­plo si­guen vi­gen­tes... Lu­chó para al­can­zar una so­cie­dad ver­da­de­ra­men­te de­mo­crá­ti­ca en la que la vi­da eco­nó­mi­ca y po­lí­ti­ca del país es­tu­vie­ra con­tro­la­da por los tra­ba­ja­do­res, no por las gran­des for­tu­nas... Fun­dó el Sin­di­ca­to de Fe­rro­ca­rri­les... Creía en la so­li­da­ri­dad in­ter­na­cio­nal... y es­tu­vo va­rios años en la cár­cel por opo­ner­se a la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial... Si­gue sien­do uno de mis hé­roes. En la pa­red de mi des­pa­cho en Was­hing­ton lu­ce una pla­ca en su ho­nor”.

En 1981 el gu­sano de la po­lí­ti­ca vol­vió para al­can­zar, so­lo en apa­rien­cia, un car­go más mo­des­to: al­cal­de de Bur­ling­ton. Fue ca­paz de for­jar una coa­li­ción am­plia: “lí­de­res de las co­mu­ni­da­des con ba­jos in­gre­sos, pro­fe­so­res uni­ver­si­ta­rios, la Aso­cia­ción de Po­li­cías, eco­lo­gis­tas y pro­pie­ta­rios de ideo­lo­gía con­ser­va­do­ra que es­ta­ban preo­cu­pa­dos por las subidas de im­pues­tos so­bre los bie­nes in­mue­bles”. Hace una cam­pa­ña ca­sa por ca­sa, es­ta­ble­ce alian­zas, ar­ma un equi­po de tra­ba­jo y ga­na por pri­me­ra vez una elec­ción. La di­fe­ren­cia en­tre él y el se­gun­do lu­gar es de 14 vo­tos. Cua­tro ve­ces con­se­cu­ti­vas es re­elec­to para el car­go, y lue­go re­pre­sen­tan­te en la Cá­ma­ra de Dipu­tados y lue­go se­na­dor. Pe­ro esa es his­to­ria co­no­ci­da.

Lo­gró tran­si­tar de los már­ge­nes al cen­tro neu­rál­gi­co de la po­lí­ti­ca

ME­MO­RIAL DAY Rick McKee

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.