Otro es­co­llo en el ca­mino de Trump

El Diario de El Paso - - Opinión - Hum­ber­to Cas­pa Eco­no­mis­ta hclet­ters@yahoo.com

Los Án­ge­les— ¿Qué es lo que Do­nald Trump tie­ne en de la ca­be­za? El em­pre­sa­rio del co­pe­te ro­ji­zo se jac­ta de te­ner abun­dan­te ma­sa en­ce­fá­li­ca; di­ce te­ner un Coe­fi­cien­te In­te­lec­tual (I.Q., en ale­mán y en in­glés) pro­di­gio­so. Pue­de que su pun­ta­je en ne­go­cios, es­pe­cial­men­te en en­ga­ñar a la gen­te, sea uno de los más al­tos de Es­ta­dos Uni­dos; pe­ro en ma­te­ria de po­lí­ti­cas, el ti­po sim­ple­men­te se apla­za con una “F”.

En qué pien­sa el es­tú­pi­do de Trump. En las elec­cio­nes pri­ma­rias del Par­ti­do Re­pu­bli­cano sim­ple­men­te in­sul­tó a dies­tra y si­nies­tra a sus ami­gos y enemi­gos. No só­lo a los can­di­da­tos po­lí­ti­cos, sino a gen­te co­mún y corriente, co­mo tam­bién a per­so­nas pro­fe­sio­na­les. Di­jo que Megyn Kelly, con­duc­to­ra de te­le­vi­sión, era una “ru­bia ton­ta” y que es­tá mens­truan­do. A Ted Cruz, lo lla­mó men­ti­ro­so; a Ru­bio: pe­que­ño; a Jeb Bush: sin ener­gía.

En vez de es­tar uni­fi­can­do a su par­ti­do po­lí­ti­co, en vez de pre­sen­tar­se más pre­si­den­cial an­te el elec­to­ra­do na­cio­nal, lo que es­tá ha­cien­do es pro­fun­di­zar sus arre­ba­tos e in­sul­tos.

Na­die se equi­vo­có que iba a con­ti­nuar su dia­tri­ba e in­fan­ti­lis­mo con­tra Hi­llary Clin­ton en la rec­ta fi­nal de las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les, pe­ro muy po­cos pen­sa­mos que, a es­tas al­tu­ras, es­ta­ría pe­lean­do con la gen­te de su pro­pio par­ti­do po­lí­ti­co.

En su vi­si­ta a Al­bur­quer­que, Nue­vo Mé­xi­co, Trump no pu­do con­te­ner su ra­bia con­tra la go­ber­na­do­ra Susana Mar­tí­nez, la pri­me­ra la­ti­na que asu­me el pa­pel prin­ci­pal de un go­bierno es­ta­tal. Mar­tí­nez mos­tró am­bi­va­len­cia en torno a la ca­pa­ci­dad de Trump de li­de­rar la Ca­sa Blan­ca. Le cri­ti­có sus po­lí­ti­cas an­ti-in­mi­gran­tes y sus pla­nes de de­por­tar a más de 11 mi­llo­nes de in­do­cu­men­ta­dos eran fue­ra de jui­cio.

Co­mo Trump es co­mo un pa­lo de fós­fo­ro que se en­cien­de con la mí­ni­ma fric­ción que se le da, res­pon­dió con la mis­ma vehe­men­cia re­van­chis­ta de un ni­ño de cin­co años. “Te­ne­mos que con­se­guir que la go­ber­na­do­ra se pon­ga las pi­las; tie­ne que ha­cer un me­jor tra­ba­jo… tal vez voy a te­ner que mu­dar­me por aquí para com­pe­tir co­mo go­ber­na­dor de Nue­vo Mé­xi­co”, ma­ni­fes­tó an­te una mul­ti­tud que lo aplau­día.

Lo cier­to es que, si quie­re ven­cer las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les, Trump va a te­ner que con­se­guir el apo­yo de los la­ti­nos; mu­cho más que el por­cen­ta­je que ad­qui­rió Mitt Rom­ney en las elec­cio­nes de 2012.

Con sus co­men­ta­rios, es ya se­gu­ro que va a per­der las elec­cio­nes en el es­ta­do de Nue­vo Mé­xi­co y es muy pro­ba­ble que ten­gan re­per­cu­sio­nes im­por­tan­tes en los es­ta­dos ale­da­ños, par­ti­cu­lar­men­te en Ari­zo­na, don­de la gen­te es­tá des­con­ten­ta con su com­por­ta­mien­to.

Por mu­cho tiem­po, Ari­zo­na ha si­do un es­ta­do ro­jo, es de­cir do­mi­na­do por los re­pu­bli­ca­nos. Es de des­ta­car, por ejem­plo, que el se­na­dor y ex can­di­da­to a la pre­si­den­cia John McCain ha lo­gra­do man­te­ner­se en su pues­to po­lí­ti­co gra­cias al res­pal­do de to­da esa po­bla­ción con­ser­va­do­ra.

Sin em­bar­go, hoy el mis­mo McCain ha re­co­no­ci­do que Ari­zo­na pue­de es­tar en las pos­tri­me­rías de con­ver­tir­se en un es­ta­do azul. En es­te sen­ti­do, no so­lo es­tá en jue­go su pues­to po­lí­ti­co, sino tam­bién de la pre­si­den­cia. De ser así, Hi­llary Clin­ton ten­dría una gran opor­tu­ni­dad de lle­var­se to­dos los “elec­to­res” de Ari­zo­na en no­viem­bre.

En cues­tio­nes de po­lí­ti­ca, Do­nald Trump no en­tien­de que las coa­li­cio­nes y el res­pe­to a las ba­ses po­lí­ti­cas son su­ma­men­te im­por­tan­tes para lle­gar a la Ca­sa Blan­ca. Los in­sul­tos con­tra la go­ber­na­do­ra Mar­tí­nez es otro es­co­llo que él mis­mo plan­ta en su ca­mino ha­cia la Ca­sa Blan­ca. Si man­tie­ne es­te com­por­ta­mien­to, Hi­llary Clin­ton ten­drá me­jo­res opor­tu­ni­da­des de ven­cer la con­tien­da po­lí­ti­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.