Hos­pi­tal per­mi­te a ve­te­rano des­pe­dir­se de sus dos ca­ba­llos

El en­cuen­tro ocu­rrió la tar­de del sá­ba­do 21 de ma­yo y dos días des­pués fa­lle­ció de una com­pli­ca­ción he­pá­ti­ca

El Diario de El Paso - - Texas Y Nm -

San An­to­nio— Con la ayu­da de los mé­di­cos del hos­pi­tal mi­li­tar el pa­cien­te sa­lió de su ha­bi­ta­ción y des­de su ca­mi­lla pu­do sa­lu­dar a sus dos cor­ce­les. Un hos­pi­tal de San An­to­nio, Te­xas, per­mi­tió que un ve­te­rano de gue­rra cum­plie­ra su inusual úl­ti­mo de­seo an­tes de mo­rir: sa­lir a des­pe­dir­se de sus ca­ba­llos.

En los úl­ti­mos mo­men­tos de su vi­da, lo que más que­ría Ro­ber­to Gon­zá­lez, un ve­te­rano de la gue­rra de Viet­nam de 71 años, era vol­ver a ver a sus ca­ba­llos Su­gar y Rin­go.

Para cum­plir con su de­seo, su es­po­sa, Ro­sa­rio Gon­zá­lez, y el personal del Sis­te­ma de Cui­da­dos de Sa­lud de Veteranos en el Sur de Te­xas de­ci­die­ron or­ga­ni­zar el re­en­cuen­tro y con ayu­da de los mé­di­cos del hos­pi­tal mi­li­tar el pa­cien­te sa­lió de su ha­bi­ta­ción y des­de su ca­mi­lla pu­do sa­lu­dar a sus dos cor­ce­les.

“Fue al­go muy con­mo­ve­dor, nun­ca lo ha­bía­mos vis­to an­tes y de­fi­ni­ti­va­men­te dar­le esos mo­men­tos a un pa­cien­te es al­go in­va­lua­ble”, ma­ni­fes­tó Gua­da­lu­pe Her­nán­dez, por­ta­voz del cen­tro mé­di­co es­pe­cia­li­za­do en aten­ción a veteranos de gue­rra.

“Cuan­do sa­be­mos que es­tán al fi­nal de la vi­da, tra­ta­mos de que es­tén lo más có­mo­dos po­si­ble”, agre­gó.

Her­nán­dez con­fe­só que al­gu­nos en­fer­mos pi­den ver a sus mas­co­tas co­mo ga­tos o pe­rros, pe­ro nun­ca se ha­bía da­do un mo­men­to tan emo­ti­vo co­mo és­te.

“El se­ñor Gon­zá­lez es­ta­ba cons­cien­te de que los ca­ba­llos es­ta­ban allí y abrió los ojos mien­tras le be­sa­ban la ca­ra”, re­la­tó el fun­cio­na­rio.

El en­cuen­tro ocu­rrió la tar­de del 21 de ma­yo y dos días des­pués Ro­ber­to Gon­zá­lez fa­lle­ció de una com­pli­ca­ción he­pá­ti­ca.

“Agra­de­ce­mos al Sis­te­ma de Cui­da­do de Sa­lud de Veteranos del Sur de Te­xas por per­mi­tir que el se­ñor Gon­zá­lez pu­die­ra ver a sus que­ri­dos ca­ba­llos por una úl­ti­ma vez”, ma­ni­fes­tó su fa­mi­lia en un co­mu­ni­ca­do.

“Es­ta­mos agra­de­ci­dos por el amor, efu­sión, apo­yo y ora­cio­nes de to­do el mun­do du­ran­te es­te tiem­po di­fí­cil”, agre­ga la no­ta.

Gon­zá­lez, quien es­ta­ba pa­ra­li­za­do, lle­gó al hos­pi­tal mi­li­tar en 1974 co­mo uno de sus pri­me­ros pa­cien­tes, ya que re­cién lo ha­bían inau­gu­ra­do.

Du­ran­te una re­vi­sión mé­di­ca en ese cen­tro de sa­lud, des­cu­brie­ron que ha­bía desa­rro­lla­do pro­ble­mas he­pá­ti­cos y sus ri­ño­nes es­ta­ban em­pe­zan­do a ce­rrar­se.

A pe­sar de su dis­ca­pa­ci­dad, el ve­te­rano no re­nun­ció a mon­tar y du­ran­te años tra­ba­jó en­tre­nan­do ca­ba­llos y se­men­ta­les de ca­rre­ras en to­do el es­ta­do de Te­xas.

“Mi ma­ri­do era uno de los úni­cos en­tre­na­do­res discapacitados de ca­ba­llos con li­cen­cia para do­mar­los en Te­xas, y lo­gra­mos cum­plir su úl­ti­mo de­seo”, de­cla­ró Ro­sa­rio Gon­zá­lez al ca­nal News4 de San An­to­nio, ho­ras an­tes de que su es­po­so fa­lle­cie­ra.

Se­gún la pá­gi­na di­gi­tal del New York Post, el día del en­cuen­tro con los ca­ba­llos tam­bién era una fe­cha im­por­tan­te en la vi­da de Gon­zá­lez por­que coin­ci­de con el 21 de ma­yo de 1970, fe­cha en la que re­ci­bió un dis­pa­ro en la es­pal­da que lo de­jó pa­ra­li­za­do du­ran­te un en­fren­ta­mien­to en la gue­rra de Viet­nam.

Tras es­te emo­ti­vo pe­ro do­lo­ro­so epi­so­dio en su vi­da, la fa­mi­lia Gon­zá­lez vi­ve aho­ra su mo­men­to de due­lo en com­ple­ta pri­va­ci­dad.

El ins­ti­tu­to mé­di­co de san an­to­nio per­mi­tió la en­tra­da de rin­go y su­gar al edi­fi­cio don­de es­ta­ba ro­ber­to Gon­zá­lez

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.