Complejo cálcu­lo de po­lí­ti­ca asiá­ti­ca

El Diario de El Paso - - Opinión - Gar­di­ner Ha­rris New York Ti­mes News Ser­vi­ce

Ise, Ja­pón— On­ce pre­si­den­tes de Es­ta­dos Uni­dos han si­do ele­gi­dos des­de que el pre­si­den­te Harry S. Tru­man de­ci­dió arro­jar un ar­ma ató­mi­ca so­bre Hi­ros­hi­ma, y nin­guno ha pues­to un pie en esa trau­ma­ti­za­da ciu­dad en los 71 años trans­cu­rri­dos des­de en­ton­ces, cuan­do me­nos no mien­tras es­tu­vie­ron en el car­go.

Con su vi­si­ta a Hi­ros­hi­ma, el pre­si­den­te Oba­ma se pro­po­ne po­ner­le fin a ese ras­go, de­ci­sión que di­ce mu­chí­si­mo no só­lo so­bre su Presidencia sino tam­bién so­bre la lu­cha ca­da vez más in­quie­tan­te en­tre po­ten­cias gran­des y pe­que­ñas en el es­te de Asia.

Los pre­de­ce­so­res de Oba­ma tu­vie­ron buenas ra­zo­nes pa­ra evi­tar Hi­ros­hi­ma. Na­die que­ría ser vis­to por los vo­tan­tes es­ta­dou­ni­den­ses co­mo si se es­tu­vie­ra dis­cul­pan­do por una de­ci­sión que, creen mu­chos his­to­ria­do­res in­clu­so ac­tual­men­te, po­nién­do­lo so­bre la ba­lan­za, salvó vi­das. Ade­más hu­bo in­quie­tu­des de có­mo se ve­ría una vi­si­ta de ese ti­po en Chi­na, Co­rea del Sur y otros paí­ses de Asia que su­frie­ron por la bru­tal ma­qui­na­ria de muer­te de la II Gue­rra Mun­dial que era el Ja­pón Im­pe­rial.

Sin em­bar­go, Oba­ma y sus sub­al­ter­nos más cer­ca­nos se han vuel­to ca­da vez más des­de­ño­sos ha­cia lo que ven co­mo la sa­bi­du­ría con­ven­cio­nal de Was­hing­ton, la cual creen que ha con­du­ci­do a una se­rie in­ter­mi­na­ble de desas­tres, des­de la Gue­rra de Viet­nam has­ta la Gue­rra de Irak.

Ni un so­lo pre­si­den­te es­ta­dou­ni­den­se ha­bía vi­si­ta­do Cu­ba en ca­si 90 años. Oba­ma lo hi­zo. Nin­guno ha­bía vi­si­ta­do Myan­mar. Él ha ido dos ve­ces. Po­cos vie­ron mé­ri­tos en ne­go­ciar con los au­to­crá­ti­cos mu­lás de Irán. Oba­ma ce­rró un tra­to nu­clear con los ira­níes que él ca­li­fi­ca en­tre sus ma­yo­res lo­gros. Y en Viet­nam la se­ma­na pa­sa­da, le­van­tó un em­bar­go de va­rias dé­ca­das so­bre ven­tas mi­li­ta­res.

Con ca­da de­ci­sión, sus de­trac­to­res se que­ja­ron de que Oba­ma re­com­pen­sa­ba a au­tó­cra­tas o mo­les­ta­ba a alia­dos. Él si­gue desafian­te. Y si bien ha de­ja­do en cla­ro que no se dis­cul­pa­rá por los bom­bar­deos de Hi­ros­hi­ma y Na­ga­sa­ki, sin una elec­ción res­tan­te pa­ra sí, a él le in­tere­sa mu­cho me­nos que se in­clu­ya cual­quier re­mor­di­mien­to que él ex­pre­se ha­cia la pér­di­da de vi­da allá, en lo que opo­nen­tes han ca­ri­ca­tu­ri­za­do co­mo un ‘re­co­rri­do de la apo­lo­gía’ por ciu­da­des ex­tran­je­ras.

Oba­ma tam­bién abri­ga la es­pe­ran­za de que una vi­si­ta a Hi­ros­hi­ma lle­ve más le­jos sus es­fuer­zos por re­du­cir el ar­se­nal de ar­ma­men­to nu­clear del mun­do y re­duz­ca el ries­go de un ac­ci­den­te o a ata­que nu­clear, te­ma dis­tin­ti­vo pa­ra él e im­por­tan­te ra­zón por cual ga­nó el Pre­mio No­bel de la Paz en 2009.

‘Jus­ta­men­te co­mo de­fen­día­mos la li­ber­tad en el si­glo XX, de­be­mos pa­rar­nos jun­tos por el de­re­cho de la gen­te en to­das par­tes a vi­vir exen­to de te­mor en el si­glo XXI’, dijo en Pra­ga, a só­lo 10 se­ma­nas de ha­ber­se con­ver­ti­do en el pre­si­den­te. ‘Co­mo la úni­ca po­ten­cia nu­clear que ha usa­do un ar­ma nu­clear, Es­ta­dos Uni­dos tie­ne una res­pon­sa­bi­li­dad mo­ral pa­ra ac­tuar’.

En re­cien­tes en­tre­vis­tas con la te­le­vi­sión ja­po­ne­sa, Oba­ma re­co­no­ció que sus es­fuer­zos por ami­no­rar los ries­gos nu­clea­res del mun­do so­la­men­te ha­bían re­sul­ta­do en ‘mo­des­to pro­gre­so en cuan­do me­nos, no ver un des­co­mu­nal au­men­to en ar­se­na­les nu­clea­res’. Su re­gis­tro en no pro­li­fe­ra­ción nu­clear es mix­to.

Con Ru­sia él ce­rró un tra­to ra­ti­fi­ca­do en 2010 pa­ra li­mi­tar las ar­mas, pe­ro el pre­si­den­te Vla­di­mir Pu­tin no ha da­do se­ña­les de que­rer ir más le­jos. Ba­jo el tra­to de 2015 con Irán, el Go­bierno allá en­tre­gó ca­si to­do su ma­te­rial nu­clear. Ade­más, las reunio­nes Cum­bre de Oba­ma so­bre seguridad nu­clear ca­da año y otras cam­pa­ñas tu­vie­ron éxi­to pa­ra sa­car com­bus­ti­ble nu­clear con graduación pa­ra bom­bas de paí­ses co­mo Ucra­nia y Chi­le. Sin em­bar­go, su im­pul­so por mo­der­ni­zar el ar­se­nal de ar­mas nu­clea­res de Es­ta­dos Uni­dos pu­die­ra cau­sar una nue­va ca­rre­ra ar­ma­men­tis­ta y, dis­cu­ti­ble­men­te, pro­gra­mas de ar­mas nu­clea­res en Co­rea del Nor­te y Pa­kis­tán han vuel­to me­nos se­gu­ro el mun­do du­ran­te su man­da­to.

‘Co­rea del Nor­te es el peor ejem­plo, pe­ro te­ne­mos tam­bién otras par­tes del mun­do en las que se si­gue vien­do el desa­rro­llo de nue­vas tec­no­lo­gías nu­clea­res que pu­die­ran ser muy pe­li­gro­sas’, dijo Oba­ma es­ta se­ma­na.

Ha cam­bia­do el cálcu­lo de có­mo se ve­ría una vi­si­ta a Hi­ros­hi­ma en otras par­tes de Asia. Si bien se es­ti­ma que en­tre 40 y 50 mil co­rea­nos fue­ron muertos en los dos bom­bar­deos de 1945 –más que cual­quier otro gru­po ét­ni­co no ja­po­nés–, los co­rea­nos han re­ce­la­do lar­ga­men­te de un via­je pre­si­den­cial a Hi­ros­hi­ma, te­mien­do que pu­die­ra in­ter­pre­tar­se co­mo una dis­cul­pa por una gue­rra que pu­so fin a la ocu­pa­ción ja­po­ne­sa de Co­rea.

En tér­mi­nos más am­plios, pre­va­le­ce la in­quie­tud en Co­rea del Sur, Chi­na y otros paí­ses asiá­ti­cos en el sen­ti­do que la vi­si­ta de Oba­ma equi­val­ga a una apro­ba­ción de la cam­pa­ña del primer mi­nis­tro Shin­zo Abe, en­fo­ca­da a lle­var a Ja­pón más allá de la cul­pa en torno a su pa­sa­do mi­li­ta­ris­ta y ha­cia su vi­sión de un ‘país nor­mal’, con un pa­pel ma­yor en asun­tos glo­ba­les.

Abe ha pro­mo­vi­do una ver­sión de la his­to­ria que le res­ta im­por­tan­cia a las tras­gre­sio­nes de Ja­pón en tiem­pos de gue­rra y se ha mo­vi­do pa­ra dar­les a los mi­li­ta­res po­de­res li­mi­ta­dos pa­ra el com­ba­te en con­flic­tos ex­tran­je­ros, des­ha­cién­do­se de ata­du­ras pa­ci­fis­tas en vi­gor des­de la II Gue­rra Mun­dial.

‘A nues­tro pe­sar, la ad­mi­nis­tra­ción de EU ha re­for­za­do su alian­za mi­li­tar con Ja­pón mien­tras el Go­bierno ja­po­nés ha rehui­do su res­pon­sa­bi­li­dad e his­to­ria’, dijo un gru­po de pro­mi­nen­tes lí­de­res re­li­gio­sos y ci­vi­les de Co­rea del Sur en una carta abier­ta a Was­hing­ton, la se­ma­na pa­sa­da.

Pre­sio­na­do por Was­hing­ton, Abe emi­tió una dis­cul­pa en di­ciem­bre con res­pec­to al te­ma de las ‘mu­je­res de con­sue­lo’, es­cla­vas se­xua­les to­ma­das por los mi­li­ta­res ni­po­nes de Co­rea y otras na­cio­nes, vis­to lar­ga­men­te co­mo una he­ri­da abier­ta pa­ra los co­rea­nos. Mu­chos en Co­rea del Sur cri­ti­ca­ron la dis­cul­pa por con­si­de­rar­la in­su­fi­cien­te, pe­ro la pre­si­den­ta Park Geun–hye la acep­ta­ron, y Abe a to­das lu­ces ga­nó re­co­no­ci­mien­to en Was­hing­ton.

‘Va­mos a re­co­no­cer la ex­pe­rien­cia co­rea­na cuan­do ten­ga­mos opor­tu­ni­da­des, pe­ro no cree­mos que ten­ga­mos que ele­gir en­tre his­to­rias de di­fe­ren­tes pue­blos’, dijo Ben­ja­min Rho­des, uno de los subase­so­res de Seguridad Na­cio­nal, en una en­tre­vis­ta.

Co­rea del Sur no ha emi­ti­do una de­cla­ra­ción for­mal ya sea a fa­vor o en con­tra de la vi­si­ta de Oba­ma a Hi­ros­hi­ma. Park se mar­chó el miér­co­les en un re­co­rri­do por Áfri­ca.

A me­di­da que van cre­cien­do las dis­cu­sio­nes con Chi­na, la Ca­sa Blan­ca tam­bién se ha in­tere­sa­do me­nos en có­mo se­rá re­ci­bi­da la vi­si­ta en Bei­jing. Uno de los gran­des jue­gos de sa­lón de Was­hing­ton es el cons­tan­te cálcu­lo so­bre si To­kio o Bei­jing tie­nen el fa­vor del pre­si­den­te. Du­ran­te los pri­me­ros años de la Presidencia de Oba­ma, mu­chas ma­nos de Ja­pón fue­ron con­ven­ci­das de que el equi­po Oba­ma fa­vo­re­cía a Chi­na, vién­do­lo co­mo la úni­ca na­ción in­dis­pen­sa­ble de Asia y cru­cial pa­ra un pac­to so­bre el cam­bio cli­má­ti­co.

Pe­ro, con un acuer­do del cli­ma en Pa­rís con­clui­do y preo­cu­pa­ción en au­men­to con res­pec­to a los re­cla­mos te­rri­to­ria­les de Chi­na los ma­res de Chi­na Me­ri­dio­nal y Orien­tal, mu­chos en Was­hing­ton ven en as­cen­so el sol de To­kio.

‘Creo que el de­ba­te se in­cli­nó el año pa­sa­do a fa­vor de Ja­pón tras la cons­truc­ción chi­na de pis­tas de avia­ción en el Mar de la Chi­na Me­ri­dio­nal’, dijo Mi­chael J. Green, quien sir­vió co­mo im­por­tan­te ase­sor de Asia du­ran­te la ad­mi­nis­tra­ción de Geor­ge W. Bush.

En el ín­te­rin, Abe ha tra­ba­ja­do con di­li­gen­cia pa­ra re­for­zar el abrazo de por sí fuer­te de Es­ta­dos Uni­dos. Nue­vas re­glas es­cri­tas el año pa­sa­do in­te­gra­rán in­clu­so más a los dos ejér­ci­tos, y una im­po­pu­lar ley de se­cre­tos de es­ta­do, apro­ba­da en 2014, te­nía par­cial­men­te el pro­pó­si­to de fa­ci­li­tar la com­par­ti­ción de in­for­ma­ción de in­te­li­gen­cia. A la par de nue­vas le­yes de seguridad que per­mi­ten a fuer­zas ja­po­ne­sa par­ti­ci­par en mi­sio­nes de com­ba­te en el ex­tran­je­ro, es­tos mo­vi­mien­tos le han gran­jea­do elo­gios a Abe en Was­hing­ton.

La vi­si­ta a Hi­ros­hi­ma ‘es un ges­to de res­pe­to ha­cia el pue­blo ja­po­nés’, dijo Rho­des, agre­gan­do: ‘Siem­pre ha sal­ta­do a la vis­ta que se­ría sig­ni­fi­ca­ti­vo pa­ra el pue­blo ja­po­nés efec­tuar es­te ti­po de vi­si­ta, y en la me­di­da que nos ayu­de a lo­grar el pro­gre­so de es­ta alian­za, eso es im­por­tan­te’.

Un ejér­ci­to más aser­ti­vo en Ja­pón es cau­sa de gran preo­cu­pa­ción pa­ra Chi­na, que es­tá ocu­pa­da en su pro­pia y ace­le­ra­da acu­mu­la­ción mi­li­tar.

Chi­na ha cri­ti­ca­do la vi­si­ta co­mo una opor­tu­ni­dad pa­ra que Ja­pón se pre­sen­te co­mo una víc­ti­ma en vez de agre­sor en la II Gue­rra Mun­dial, y que Es­ta­dos Uni­dos que­de bien con Ja­pón, lo cual fue ri­di­cu­li­za­do por el dia­rio del Par­ti­do Co­mu­nis­ta, el Dia­rio Po­pu­lar, co­mo ‘la mano de­re­cha’ de Oba­ma en Asia Orien­tal.

‘No­so­tros es­pe­ra­mos que cuan­do se in­vi­te a otros je­fes de Es­ta­do a vi­si­tar Hi­ros­hi­ma, Ja­pón ten­ga en men­te al­go’, dijo es­te mes Lu Kang, el por­ta­voz de la Can­ci­lle­ría. ‘Es­to es, nun­ca se­gui­rá de nue­vo la sen­da del mi­li­ta­ris­mo, ya que eso oca­sio­nó su­fri­mien­to in­de­ci­ble a su pue­blo y la gen­te de Asia y por to­do el mun­do’.

OBA­MA EN HI­ROS­HI­MA Ray­ma Su­pra­ni

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.