Orí­ge­nes de los Gran Turismo

Una de las no­men­cla­tu­ras más usa­das y abu­sa­das en au­to­mo­vi­lis­mo

El Diario de El Paso - - Panorama - Agen­cia Re­for­ma

Uno de los pro­ble­mas con las de­fi­ni­cio­nes de au­to­mó­vi­les es que mu­chas ve­ces son apro­ve­cha­das con fi­nes mer­ca­do­ló­gi­cos. La de­fi­ni­ción de un au­to­mó­vil GT es uno de es­tos ca­sos. Es­tas si­glas en un au­to­mó­vil sig­ni­fi­can Gran Turismo, y realmente no hay mu­chos au­tos en el mer­ca­do que sean ver­da­de­ros ex­po­nen­tes de es­ta de­no­mi­na­ción, pe­ro sí mu­chos que os­ten­tan las si­glas.

Se pue­den en­con­trar va­rias de­fi­ni­cio­nes del tér­mino. En­tre ellas: un au­to­mó­vil con el es­ti­lo de un coupé pa­ra dos per­so­nas, pe­ro oca­sio­nal­men­te cua­tro, di­se­ña­do pa­ra con­fort y al­tas ve­lo­ci­da­des. Otra es un au­to de­por­ti­vo de al­to desem­pe­ño con un techo fi­jo, di­se­ña­do pa­ra cu­brir gran­des dis­tan­cias.

Es­tas de­fi­ni­cio­nes son qui­zá las más acer­ta­das y con­cep­tual­men­te la di­fe­ren­cia en­tre ellas es­tá en que la pri­me­ra res­trin­ge a ca­rro­ce­ría coupé, es de­cir, de tres vo­lú­me­nes y dos puer­tas, mien­tras que la se­gun­da no la li­mi­ta a ello, de­ján­do­lo abier­to a mo­de­los de cua­tro puer­tas e in­clu­so hatch­backs, pe­ro por to­das las con­di­cio­nes adi­cio­na­les, más un hatch­back del es­ti­lo de un Pa­na­me­ra que de un Po­lo.

Los au­tos gran turismo son vehícu­los pa­ra cir­cu­lar gran­des dis­tan­cias rá­pi­da y có­mo­da­men­te. No son au­tos de ca­rre­ras. En ellos no hay sa­cri­fi­cios de co­mo­di­dad; quitar el ai­re acon­di­cio­na­do pa­ra aho­rrar pe­so es in­con­ce­bi­ble en un GT; lo mis­mo re­du­cir la co­mo­di­dad de los asien­tos o quitar pa­ne­les de in­so­no­ri­za­ción y ais­la­mien­to de ca­bi­na. Si se pier­den unos segundos en cir­cui­to, no im­por­ta: un GT es pa­ra re­co­rrer con­ti­nen­tes, no dar vuel­tas en los mis­mos 4 ki­ló­me­tros.

La men­ta­li­dad de un GT no es­tá só­lo en el equi­pa­mien­to, sino en su tren mo­triz. Un GT nor­mal­men­te tie­ne un mo­tor con un al­to tor­que. En un GT lo que se bus­ca es un al­to tor­que des­de ba­jas re­vo­lu­cio­nes y no ma­xi­mi­zar la po­ten­cia en un pi­co a muy al­tas re­vo­lu­cio­nes. La trans­mi­sión o ca­ja es tam­bién di­se­ña­da con otro pro­pó­si­to en men­te. En un GT las re­la­cio­nes son lar­gas, có­mo­das y que per­mi­tan al au­to man­te­ner al­tas ve­lo­ci­da­des sin in­co­mo­di­da­des de rui­dos o vi­bra­cio­nes de un mo­tor so­bre­re­vo­lu­cio­na­do.

Lo mis­mo en el di­se­ño de su cha­sis, en don­de el con­fort es tan im­por­tan­te co­mo su ad­he­ren­cia al as­fal­to.

en Los au­tos GT las re­la­cio­nes son lar­gas, có­mo­das y per­mi­ten man­te­ner al­tas ve­lo­ci­da­des sin in­co­mo­di­da­des de rui­dos

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.