No de­rro­che­mos los ta­len­tos de nues­tros in­mi­gran­tes

El Diario de El Paso - - Opinión - Est­her J. Ce­pe­da est­herj­ce­pe­da@wa­sh­post.com @est­herj­ce­pe­da

Chica­go— A me­nu­do se di­ce que el pro­ble­ma con los in­mi­gran­tes es que son po­bres y que cuan­do lle­gan aquí con­tri­bu­yen só­lo con su mano de obra barata.

Pe­ro ra­ra vez se ha­bla del he­cho de que Es­ta­dos Uni­dos ha­ce un muy mal trabajo de per­mi­tir que los in­mi­gran­tes que ya tie­nen cer­ti­fi­ca­cio­nes pos­tse­cun­da­rias, tí­tu­los uni­ver­si­ta­rios y ex­pe­rien­cia la­bo­ral pro­fe­sio­nal con­ti­núen sus ca­rre­ras una vez que lle­gan aquí.

Pa­ra co­men­zar, un pro­fe­sio­nal ca­pa­ci­ta­do en el ex­te­rior tie­ne que lle­gar al país le­gal­men­te, ha­cer­se ca­mino a tra­vés de los trá­mi­tes bu­ro­crá­ti­cos de vi­sas y per­mi­sos y, por su­pues­to, do­mi­nar el idio­ma in­glés. Des­pués de­ben ma­nio­brar en­tre la ma­ra­ña que sig­ni­fi­ca de­mos­trar sus cre­den­cia­les y ex­pe­rien­cia la­bo­ral.

Si han te­ni­do que pe­dir co­pias de su ex­pe­dien­te uni­ver­si­ta­rio en los últimos años, sa­ben que no po­dría ser más fá­cil. Ge­ne­ral­men­te se pi­de por In­ter­net, se pa­ga con tar­je­ta de cré­di­to y en 48 ho­ras se re­ci­be en for­ma­to PDF.

Pe­ro si se tra­ta de un in­mi­gran­te o re­fu­gia­do que ha lle­ga­do aquí de un país des­trui­do por la gue­rra, de­ci­ma­do por al­gún desas­tre na­tu­ral o don­de la bu­ro­cra­cia gu­ber­na­men­tal es len­ta e im­pe­ne­tra­ble, se tra­ta de una ba­ta­lla cues­ta arri­ba. No só­lo pa­ra de­mos­trar las cre­den­cia­les a jun­tas de cer­ti­fi­ca­ción pro­fe­sio­nal sino tam­bién pa­ra mos­trar­le a po­si­bles em­plea­do­res que se tie­ne ex­pe­rien­cia do­cu­men­ta­da. Y des­pués se po­ne aún peor. Se­gún el Ins­ti­tu­to de Po­lí­ti­cas de Mi­gra­ción, no hay una es­truc­tu­ra fe­de­ral que go­bier­ne las cer­ti­fi­ca­cio­nes pro­fe­sio­na­les de ocu­pa­cio­nes re­gu­la­das. “Una pro­fu­sión de re­glas na­cio­na­les, es­ta­ta­les y lo­ca­les que se su­per­po­nen, y a ve­ces se con­tra­di­cen, ha­cen que cer­ti­fi­car­se nue­va­men­te en Es­ta­dos Uni­dos sea una com­pli­ca­ción, una pér­di­da de tiem­po y ca­ro pa­ra in­mi­gran­tes y re­fu­gia­dos”, se­ña­la el ins­ti­tu­to en un in­for­me de 2013. “La am­plia te­la­ra­ña de or­ga­ni­za­cio­nes in­vo­lu­cra­das en el pro­ce­so de re­co­no­ci­mien­to de cre­den­cia­les –des­de aso­cia­cio­nes pro­fe­sio­na­les y or­ga­ni­za­cio­nes re­gu­la­to­rias fe­de­ra­les y es­ta­ta­les has­ta ser­vi­cios de eva­lua­ción de cre­den­cia­les y em­plea­do­res del sec­tor pri­va­do o pú­bli­co– re­quie­re de un es­fuer­zo con­si­de­ra­ble pa­ra po­der en­ten­der y tra­ba­jar con ella”.

El es­te­reo­ti­po del in­mi­gran­te que es cho­fer de ta­xi con tí­tu­lo uni­ver­si­ta­rio no es un mi­to ur­bano. Dé­jen­me que les pre­sen­te a Gui­ller­mo Saavedra Sr., un con­ta­dor con edu­ca­ción uni­ver­si­ta­ria que hoy tie­ne que rea­li­zar dos tra­ba­jos que es­tán bien por de­ba­jo de su ex­pe­rien­cia y ca­pa­ci­ta­ción pa­ra po­der man­te­ner a su fa­mi­lia a flo­te.

“En la dé­ca­da del 90, las co­sas en nues­tro país de ori­gen, Pe­rú, es­ta­ban muy di­fí­ci­les. La eco­no­mía es­ta­ba mal y ha­bía una cri­sis, en­ton­ces ob­tu­vi­mos vi­sas y nos vi­ni­mos a es­te país. Pe­ro nun­ca es lo que uno pien­sa que se­rá”, di­ce Saavedra, que se ins­ta­ló en Hern­don, Vir­gi­nia. “Yo es­ta­ba muy cua­li­fi­ca­do en mi país pe­ro el idio­ma fue el ver­da­de­ro desafío. Des­pués uno em­pie­za a ver có­mo vol­ver a me­ter­se en su pro­fe­sión y es tan di­fí­cil. Pre­gun­té y me di­je­ron que te­nía que ins­cri­bir­me en la uni­ver­si­dad otra vez y es­tu­diar por otros dos años y que me iba a cos­tar mi­les de dó­la­res. Real­men­te me pa­re­ció im­po­si­ble”.

Saavedra sim­ple­men­te no po­día po­ner en sus­pen­so el sus­ten­to de su fa­mi­lia y acep­tó una se­rie de tra­ba­jos en ser­vi­cios de co­mi­da y tien­das mi­no­ris­tas pa­ra lle­gar a fin de mes y ayu­dar a sus hi­jos con de la uni­ver­si­dad. A la fe­cha de hoy tie­ne dos tra­ba­jos: uno en McDo­nald’s y otro en una tien­da lo­cal de Tar­get.

“No es fá­cil y es un pro­ble­ma ge­ne­ra­li­za­do: los in­mi­gran­tes vie­nen aquí y tie­nen fa­mi­lias ¿y qué pue­den ha­cer ex­cep­to acep­tar cual­quier trabajo que pue­dan ob­te­ner?”, di­ce Saavedra. “Es un pro­ble­ma por­que ve­ni­mos aquí co­mo pro­fe­sio­na­les, co­mo in­ge­nie­ros, per­so­nal mé­di­co, pe­ro no nos ven de ese mo­do”.

Se­gún los da­tos más re­cien­tes del Ins­ti­tu­to de Po­lí­ti­ca de Mi­gra­ción so­bre ex­tran­je­ros pro­fe­sio­na­les, apro­xi­ma­da­men­te 1.9 mi­llo­nes de in­mi­gran­tes con edu­ca­ción uni­ver­si­ta­ria en los Es­ta­dos Uni­dos tra­ba­jan por de­ba­jo del ni­vel de sus ha­bi­li­da­des y edu­ca­ción o es­tán des­em­plea­dos.

No hay so­lu­cio­nes fá­ci­les pa­ra es­te te­ma. In­clu­so si se co­mien­za por sim­pli­fi­car el pro­ce­so de re­cer­ti­fi­ca­ción en dis­ci­pli­nas de ni­vel al­to (y de al­ta ne­ce­si­dad) co­mo me­di­ci­na e in­ge­nie­ría, se re­que­ri­ría que una am­plia coa­li­ción de or­ga­ni­za­cio­nes de su­per­vi­sión y li­cen­cia­tu­ra tra­ba­jen en con­jun­to en bus­ca de so­lu­cio­nes pa­ra el sis­te­ma en ge­ne­ral.

Y si bien los be­ne­fi­cios pa­ra la so­cie­dad se­rían ob­vios, el pro­ble­ma tien­de a ser vis­to co­mo uno pe­que­ño que afec­ta só­lo a un pe­que­ño seg­men­to de los in­mi­gran­tes. El hi­jo de Saavedra, Saavedra Jr., que se con­tac­tó con­mi­go pa­ra que ha­bla­ra de par­te de otros co­mo su pa­pá, lla­ma a es­te pun­to cie­go un “pro­ble­ma cre­cien­te que se ha ro­ba­do la iden­ti­dad pro­fe­sio­nal de una gran por­ción de la co­mu­ni­dad de in­mi­gran­tes con edu­ca­ción”.

Es­ta­dos Uni­dos com­pi­te glo­bal­men­te por in­di­vi­duos ta­len­to­sos en dis­ci­pli­nas don­de hay escasez. Se­gu­ra­men­te se po­dría ha­cer al­go me­jor que des­apro­ve­char los ta­len­tos de los in­mi­gran­tes de nues­tra pro­pia na­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.