De­li­rio de com­pe­ten­cia

El Diario de El Paso - - Opinión - Paul Krug­man

Nue­va York— En ge­ne­ral, no se de­be­ría pres­tar­le mu­cha aten­ción a en­cues­tas en es­te pun­to, par­ti­cu­lar­men­te con los re­pu­bli­ca­nos uni­fi­cán­do­se al­re­de­dor de Do­nald Trump al tiem­po que Ber­nie San­ders no ha con­ce­di­do lo inevi­ta­ble. De cual­quier for­ma, que­dé im­pac­ta­do por re­cien­tes son­deos de opinión en los que se mos­tra­ba a Trump fa­vo­re­ci­do so­bre Hi­llary Clin­ton en lo to­can­te a la pre­gun­ta de quién pue­de ad­mi­nis­trar me­jor la eco­no­mía.

Es­to es bas­tan­te no­ta­ble da­da la in­cohe­ren­cia y sal­va­je irres­pon­sa­bi­li­dad de pro­nun­cia­mien­tos es­tra­té­gi­cos de Trump. Cier­to, la ma­yo­ría de los vo­tan­tes pro­ba­ble­men­te no se­pa na­da de eso, en par­te gra­cias a co­ber­tu­ra no­ti­cio­sa exen­ta de sus­tan­cia. Pe­ro, si los elec­to­res no sa­ben na­da de las po­lí­ti­cas de Trump, ¿por qué se im­pre­sio­nan fa­vo­ra­ble­men­te con sus ha­bi­li­da­des de ma­ne­jo eco­nó­mi­co?

Sos­pe­cho que la res­pues­ta es que los elec­to­res ven a Trump co­mo un em­pre­sa­rio enor­me­men­te exi­to­so, y creen que el éxi­to em­pre­sa­rial se tra­du­ce en ex­pe­rien­cia eco­nó­mi­ca. Sin em­bar­go, pro­ba­ble­men­te es­tán equi­vo­ca­dos con res­pec­to a lo pri­me­ro, y de­fi­ni­ti­va­men­te equi­vo­ca­dos con res­pec­to a lo se­gun­do: in­clu­so gen­te de ne­go­cios ge­nui­na­men­te bri­llan­te a me­nu­do no tie­ne ni idea de po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca.

Un apar­te: es­to se­gu­ra­men­te es, de ma­ne­ra par­cial, una co­sa par­ti­dis­ta. Con el pa­so de los años, las en­cues­tas han mos­tra­do por lo ge­ne­ral, aun­que no uni­ver­sal­men­te, a re­pu­bli­ca­nos re­ci­bien­do más con­fian­za que de­mó­cra­tas pa­ra ad­mi­nis­trar la eco­no­mía, aun cuan­do la eco­no­mía se ha desem­pe­ña­do me­jor de ma­ne­ra con­sis­ten­te bajo pre­si­den­tes de­mó­cra­tas. Sin em­bar­go, los re­pu­bli­ca­nos son mu­cho me­jo­res pa­ra pro­mo­ver le­yen­das; por ejem­plo, al exa­ge­rar cons­tan­te­men­te el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co y de em­pleos bajo Ro­nald Rea­gan, aun cuan­do el re­gis­tro de Rea­gan fue su­pe­ra­do con fa­ci­li­dad bajo Bill Clin­ton.

Vol­va­mos a Trump: una de las mu­chas co­sas pe­cu­lia­res con res­pec­to a su can­di­da­tu­ra por la Casa Blan­ca es que se apo­ya enor­me­men­te en sus ale­ga­tos de que es un em­pre­sa­rio maes­tro, pe­ro es­tá le­jos de ser cla­ro cuán bueno es él real­men­te en el "ar­te del tra­to". Es­ti­ma­dos de cor­te in­de­pen­dien­te su­gie­ren que él es mu­cho me­nos ri­co de lo que di­ce que es y, tam­bién, pro­ba­ble­men­te tie­ne in­gre­sos mu­cho más ba­jos de los que ale­ga te­ner. Pe­ro, de­bi­do a que él ha ro­to con to­do pre­ce­den­te al ne­gar­se a di­vul­gar sus de­vo­lu­cio­nes fis­ca­les, es im­po­si­ble re­sol­ver ese ti­po de dis­cu­sio­nes. (Y qui­zá, es por eso que él no quie­re dar a co­no­cer esas de­vo­lu­cio­nes).

Re­cuer­den, de la mis­ma for­ma, que Trump es un ca­so cla­ro de al­guien na­ci­do en ter­ce­ra ba­se que ima­gi­na ha­ber pe­ga­do un tri­ple: he­re­dó una for­tu­na, y es­tá le­jos de ser cla­ro que él ha­ya acre­cen­ta­do esa for­tu­na un po­qui­to más de lo que lo ha­bría lo­gra­do si me­ra­men­te hu­bie­ra de­ja­do el di­ne­ro en un fon­do ín­di­ce.

Pe­ro, de­je­mos de la­do las pre­gun­tas so­bre si Trump es el ge­nio de ne­go­cios que ale­ga ser. ¿Con­lle­va el éxi­to de ne­go­cios el co­no­ci­mien­to e ins­tin­to ne­ce­sa­rios pa­ra ha­cer una bue­na po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca? No, no lo ha­ce.

Cier­to, el re­gis­tro his­tó­ri­co no es una gran guía, ya que só­lo un pre­si­den­te mo­derno tu­vo una ca­rre­ra exi­to­sa en ne­go­cios an­te­rior­men­te. Y qui­zá Her­bert Hoo­ver fue un ca­so apar­te.

Pe­ro, aun­que no he­mos te­ni­do mu­chos lí­de­res em­pre­sa­ria­les en la Casa Blan­ca, sí sa­be­mos qué ti­po de con­se­jo ofre­cen em­pre­sa­rios pro­mi­nen­tes so­bre po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca. Y con fre­cuen­cia es asom­bro­sa­men­te ma­lo, por dos ra­zo­nes. Una es que per­so­nas acau­da­la­das y po­de­ro­sas a ve­ces no sa­ben lo que no sa­ben… ¿y quién se los va a de­cir? La otra es que un país no se pa­re­ce en na­da a una cor­po­ra­ción, y ad­mi­nis­trar una eco­no­mía na­cio­nal no se pa­re­ce en na­da a ad­mi­nis­trar un ne­go­cio.

A con­ti­nua­ción, un ejem­plo es­pe­cí­fi­co y re­le­van­te de la di­fe­ren­cia. El oto­ño pa­sa­do, el aho­ra pre­sun­to no­mi­na­do re­pu­bli­cano de­cla­ró: "Nues­tros sa­la­rios son de­ma­sia­do al­tos. Te­ne­mos que com­pe­tir con otros paí­ses". Des­pués, co­mo ha ocu­rri­do a me­nu­do en es­ta cam­pa­ña, Trump ne­gó que hu­bie­ra di­cho lo que, en efec­to, di­jo; que ha­ble di­rec­ta­men­te, no lo creo. Pe­ro, eso no tie­ne im­por­tan­cia.

La ver­dad es que los re­cor­tes sa­la­ria­les son lo úl­ti­mo que Es­ta­dos Uni­dos ne­ce­si­ta aho­ra: nos ven­de­mos la ma­yor par­te de lo que pro­du­ci­mos a no­so­tros mis­mos y los re­cor­tes sa­la­ria­les afec­ta­rían ne­ga­ti­va­men­te las ven­tas na­cio­na­les al re­du­cir el po­der ad­qui­si­ti­vo e in­cre­men­tar el las­tre de la deu­da del sec­tor pri­va­do. Sa­la­rios más ba­jos pro­ba­ble­men­te ni si­quie­ra ayu­da­rían a la frac­ción de la eco­no­mía es­ta­dou­ni­den­se que com­pi­te in­ter­na­cio­nal­men­te, ya que eso con­du­ci­ría nor­mal­men­te a un dó­lar más fuer­te, in­va­li­dan­do cual­quier ven­ta­ja com­pe­ti­ti­va.

El pun­to, sin em­bar­go, es que es­tos efec­tos de re­tro­ali­men­ta­ción a raíz de los re­cor­tes sa­la­ria­les no son el ti­po de co­sas que in­clu­so lí­de­res em­pre­sa­ria­les muy in­te­li­gen­tes ne­ce­si­tan to­mar en cuen­ta pa­ra di­ri­gir sus em­pre­sas. Los ne­go­cios ven­den co­sas a otra gen­te; no ne­ce­si­tan preo­cu­par­se por el efec­to de sus me­di­das de re­cor­te de cos­tes so­bre las de­man­da por sus pro­duc­tos. El ma­ne­jo de la po­lí­ti­ca de la eco­no­mía na­cio­nal, por otra par­te, se re­la­cio­na to­tal­men­te con la re­tro­ali­men­ta­ción.

No es­toy di­cien­do que el éxi­to em­pre­sa­rial sea des­ca­li­fi­ca­dor de ma­ne­ra in­he­ren­te cuan­do se tra­ta de di­se­ñar po­lí­ti­cas. A un mag­na­te que tie­ne su­fi­cien­te hu­mil­dad pa­ra dar­se cuen­ta de que él no sa­be ya to­das las res­pues­tas, y es­tá dis­pues­to a es­cu­char a otra gen­te in­clu­so cuan­do lo con­tra­di­cen, le po­dría ir bien co­mo ad­mi­nis­tra­dor eco­nó­mi­co. Pe­ro, ¿des­cri­be es­to a al­guno de los que ac­tual­men­te se es­tán pos­tu­lan­do pa­ra pre­si­den­te?

La ver­dad es que la idea de que Do­nald Trump, de to­da la gen­te, sa­be có­mo di­ri­gir la eco­no­mía es­ta­dou­ni­den­se es ri­si­ble. Sin em­bar­go, ¿re­co­no­ce­rán los elec­to­res esa ver­dad al­gu­na vez?

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.