Ar­gen­ti­na: ¿el Pa­pa, Mes­si y Mal­co­rra?

El Diario de El Paso - - Opinión - An­drés Op­pen­hei­mer Co­lum­nis­ta de El Nue­vo He­rald @op­pen­hei­me­ra

Mia­mi— Se­gún un chis­te que cir­cu­ló en Ar­gen­ti­na des­pués de que el pre­si­den­te Mau­ri­cio Ma­cri postuló a su mi­nis­tra de Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res, Su­sa­na Mal­co­rra, co­mo can­di­da­ta a se­cre­ta­ria ge­ne­ral de las Na­cio­nes Uni­das, la Ar­gen­ti­na ya tie­ne al Pa­pa y al me­jor ju­ga­dor de fut­bol del mundo, de ma­ne­ra que só­lo le fal­ta­ba con­se­guir la je­fa­tu­ra de la ONU.

Pe­ro, a juz­gar por lo que me di­jo Mal­co­rra en una en­tre­vis­ta, su can­di­da­tu­ra a la se­cre­ta­ría ge­ne­ral de la ONU es una co­sa se­ria.

La can­di­da­tu­ra de Mal­co­rra sig­ni­fi­ca que una mu­jer la­ti­noa­me­ri­ca­na al­ta­men­te ca­li­fi­ca­da y res­pe­ta­da en­tra­rá a com­pe­tir con más de me­dia do­ce­na de can­di­da­tos al pues­to que de­ja­rá va­can­te Ban Ki-Moon a fin de año.

Pe­ro la can­di­da­tu­ra de Mal­co­rra tam­bién con­lle­va cues­tio­na­mien­tos so­bre su po­si­ble con­flic­to de in­tere­ses en torno de su pos­tu­ra so­bre la cri­sis de Ve­ne­zue­la, por­que en bue­na me­di­da ne­ce­si­ta­rá el apo­yo de Ve­ne­zue­la y sus alia­dos pa­ra con­se­guir el pues­to de la ONU (vol­ve­re­mos a es­to en­se­gui­da).

En es­te mo­men­to, Mal­co­rra no es­tá en­tre las fa­vo­ri­tas pa­ra ga­nar la elec­ción de la ONU, por­que –de acuer­do con la prác­ti­ca de la ONU de otor­gar el pues­to de se­cre­ta­rio ge­ne­ral ro­ta­ti­va­men­te a to­das la re­gio­nes del mundo– aho­ra le to­ca­ría el turno a Eu­ro­pa del Es­te.

Se­gún fuen­tes di­plo­má­ti­cas, Mal­co­rra só­lo po­dría es­tar en­tre las can­di­da­tas fa­vo­ri­tas si los paí­ses de Eu­ro­pa del Es­te no lle­gan a un con­sen­so so­bre un can­di­da­to de su re­gión.

Mal­co­rra tie­ne ex­ce­len­tes cre­den­cia­les pa­ra el car­go: in­ge­nie­ra elec­tró­ni­ca de profesión, tra­ba­jó mu­chos años co­mo eje­cu­ti­va de IBM en Ar­gen­ti­na, y ha­ce 12 años pa­só a tra­ba­jar en la ONU, úl­ti­ma­men­te co­mo je­fa de ga­bi­ne­te de Ban Ki-moon. En di­ciem­bre, fue nom­bra­da mi­nis­tra de Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res de Ar­gen­ti­na.

Pe­ro va­rios crí­ti­cos di­cen que Mal­co­rra tie­ne un con­flic­to de in­te­rés en el ca­so de Ve­ne­zue­la por­que es­ta­ría bus­can­do el apo­yo de ese país –que es miem­bro del Con­se­jo de Se­gu­ri­dad de la ONU– en mo­men­tos en que Ar­gen­ti­na es un ac­tor im­por­tan­te en las dis­cu­sio­nes de la Or­ga­ni­za­ción de Es­ta­dos Ame­ri­ca­nos pa­ra pre­sio­nar al ré­gi­men ve­ne­zo­lano a que cum­pla con los acuer­dos de­mo­crá­ti­cos re­gio­na­les.

Jo­sé Miguel Vi­van­co, di­rec­tor de Hu­man Rights Watch, ha di­cho que la par­ti­ci­pa­ción de Mal­co­rra en un de­ba­te re­cien­te de la OEA so­bre Ve­ne­zue­la fue “muy de­cep­cio­nan­te”.

Cuan­do le pre­gun­té so­bre es­tas crí­ti­cas, Mal­co­rra me di­jo que “Yo si­go es­tan­do en una po­si­ción muy fir­me” con res­pec­to a Ve­ne­zue­la.

Aña­dió que “No cree­mos que la cri­sis de Ve­ne­zue­la se pue­da re­sol­ver sin que las dos par­tes (el Go­bierno y la Opo­si­ción) se sien­ten a la me­sa y en­cuen­tren un ca­mino ha­cia adelante en co­mún”.

Ac­to se­gui­do, le pre­gun­té más es­pe­cí­fi­ca­men­te si es­tá a fa­vor del re­fe­ren­do re­vo­ca­to­rio que im­pul­sa la opo­si­ción ve­ne­zo­la­na pa­ra de­ci­dir si re­vo­car el man­da­to del pre­si­den­te Ni­co­lás Ma­du­ro, y si apo­ya la pro­pues­ta opo­si­to­ra de que la OEA apli­que su Car­ta De­mo­crá­ti­ca a Ve­ne­zue­la, una me­di­da que po­dría con­du­cir a la sus­pen­sión de Ve­ne­zue­la de la or­ga­ni­za­ción.

“En el te­ma del re­fe­ren­do re­vo­ca­to­rio, eso es par­te de los ins­tru­men­tos de­mo­crá­ti­cos que tie­ne es­ta­ble­ci­da la Cons­ti­tu­ción ve­ne­zo­la­na”, me di­jo. “Si hay un pro­ce­so que se ha ini­cia­do, ese pro­ce­so tie­ne que avan­zar, y tie­ne que avan­zar con to­das las ga­ran­tías que las ins­ti­tu­cio­nes es­ta­ble­cen”.

Sin em­bar­go, en cuan­to a la Car­ta De­mo­crá­ti­ca de la OEA. Mal­co­rra di­jo que “hay que ser cui­da­do­sos con es­te te­ma”. Agre­gó que la Car­ta De­mo­crá­ti­ca “es un ins­tru­men­to muy de­li­ca­do”, y que en es­te mo­men­to to­da­vía las “con­di­cio­nes no se han da­do” pa­ra su apli­ca­ción.

En cuan­to a si de­be­ría re­ti­rar­se tem­po­ral­men­te de su car­go de can­ci­ller mien­tras ha­ce cam­pa­ña por el pues­to de la ONU, Mal­co­rra res­pon­dió que sus ri­va­les tam­po­co se han re­ti­ra­do de sus res­pec­ti­vos pues­tos.

Mi opinión:

Mal­co­rra se­ría una mag­ní­fi­ca se­cre­ta­ria ge­ne­ral de la ONU, pe­ro es di­fí­cil creer que ella pue­da res­pal­dar la de­mo­cra­cia en Ve­ne­zue­la –co­mo pro­me­tió ha­cer­lo Ma­cri– mien­tras bus­ca el apo­yo de Ve­ne­zue­la y sus alia­dos pa­ra su can­di­da­tu­ra en la ONU.

Mal­co­rra tie­ne ra­zón en se­ña­lar que los de­más can­di­da­tos no se han re­ti­ra­do de sus pues­tos, y que se­ría in­jus­to pe­dir que ella sea la úni­ca en ha­cer­lo.

Pe­ro tal vez to­dos los can­di­da­tos a la ONU de­be­rían to­mar­se una li­cen­cia de sus car­gos ac­tua­les. De lo con­tra­rio, siem­pre ha­brá du­das so­bre si no es­tán ac­tuan­do a fa­vor de los paí­ses cu­yos vo­tos ne­ce­si­tan pa­ra con­se­guir la je­fa­tu­ra de la ONU.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.