Trump, del di­cho al he­cho

El Diario de El Paso - - Opinión - Da­ve Gran­lund Ju­lia Pres­ton, Allan Rap­pe­port y Matt Rich­tel

Nue­va York— Un ele­men­to cen­tral pa­ra la cam­pa­ña pre­si­den­cial de Do­nald Trump y pa­ra su es­tra­te­gia de se­gu­ri­dad na­cio­nal es su in­ten­ción de to­mar me­di­das drás­ti­cas pa­ra re­pri­mir la emi­gra­ción ilegal usan­do una ‘fuer­za de de­por­ta­ción’ pa­ra re­ubi­car per­so­nas al otro la­do de un mu­ro –que se­ría fi­nan­cia­do por Mé­xi­co–, que abar­ca­ría ca­si to­da la ex­ten­sión de la fron­te­ra sur de Es­ta­dos Uni­dos.

Trump, ya vir­tual can­di­da­to re­pu­bli­cano, ha su­ge­ri­do que ahon­da­rá en esas ideas en un dis­cur­so pró­xi­mo. Sin em­bar­go, ex­per­tos en va­rios te­mas que han ana­li­za­do los pla­nes que ha pre­sen­ta­do has­ta aho­ra ad­vier­ten que su pre­cio po­dría ser as­tro­nó­mi­co –quien sea que pa­gue– y desafia­ría, de mu­chas ma­ne­ras, la ló­gi­ca de la cien­cia, la in­ge­nie­ría y el de­re­cho.

• De­por­ta­cio­nes ma­si­vas: más caos a la dis­fun­ción

Trump tie­ne un plan sen­ci­llo pa­ra re­du­cir la po­bla­ción de 11 mi­llo­nes de in­mi­gran­tes que vi­ven ile­gal­men­te en Es­ta­dos Uni­dos: de­por­tar­los.

¿Có­mo? Ase­gu­ra que se­gui­ría el ejem­plo de las re­da­das es­ti­lo mi­li­tar au­to­ri­za­das por el pre­si­den­te Dwight D. Ei­sen­ho­wer en 1954. La iniciativa, co­no­ci­da co­mo Ope­ra­ción Es­pal­da Mo­ja­da, ex­pul­só a cien­tos de mi­les de me­xi­ca­nos.

Trump sos­tie­ne que co­men­zar las de­por­ta­cio­nes mos­tra­ría a los in­mi­gran­tes que es­tá ha­blan­do en se­rio y mu­chos se ani­ma­rían a ir­se por su pro­pio pie; tam­bién ase­ve­ró que ter­mi­nar to­do el tra­ba­jo lle­va­ría unos dos años. Ahí se aca­ban los de­ta­lles.

Per­so­nas que han tra­ba­ja­do en in­mi­gra­ción y fron­te­ras se mues­tran es­cép­ti­cas, por de­cir­lo de ma­ne­ra sua­ve. Re­cien­te­men­te, las de­por­ta­cio­nes se han in­cre­men­ta­do has­ta cer­ca de 400 mil anua­les, así que el au­men­to en la can­ti­dad pa­ra lo­grar el ob­je­ti­vo de Trump se­ría ex­po­nen­cial.

‘No pue­do si­quie­ra em­pe­zar a ima­gi­nar có­mo de­por­ta­ría­mos a 11 mi­llo­nes de per­so­nas en unos cuan­tos años si no te­ne­mos un Es­ta­do po­li­cial, si la Po­li­cía no pue­de de­rri­bar tu puer­ta cuan­do quie­ra pa­ra aprehen­der­te sin una or­den’, co­men­tó Mi­chael Cher­toff, res­pon­sa­ble de un in­cre­men­to sig­ni­fi­ca­ti­vo en el cum­pli­mien­to de la ley so­bre in­mi­gra­ción co­mo se­cre­ta­rio de Se­gu­ri­dad Na­cio­nal du­ran­te el go­bierno del pre­si­den­te Geor­ge W. Bush.

Los ex­per­tos opi­nan que en­con­trar a esos in­mi­gran­tes se­ría di­fí­cil. Los ofi­cia­les de Po­li­cía de to­do el país ten­drían que pe­dir a las per­so­nas al­gu­na evi­den­cia de re­si­den­cia o ciu­da­da­nía cuan­do se de­tie­nen en los se­má­fo­ros y mien­tras ca­mi­nan por la ca­lle. La Pa­tru­lla Fron­te­ri­za ten­dría que si­tuar pun­tos de re­vi­sión en las au­to­pis­tas por to­do el su­r­oes­te y cer­ca de la fron­te­ra ca­na­dien­se. Pa­ra no de­jar­se lle­var por los per­fi­les ra­cia­les, cual­quier es­ta­dou­ni­den­se po­dría es­pe­rar que lo de­tu­vie­ran y le pi­die­ran sus do­cu­men­tos.

Pa­ra lo­grar mi­llo­nes de de­por­ta­cio­nes, la aten­ción que ha pres­ta­do la Ad­mi­nis­tra­ción de Oba­ma a la de­por­ta­ción de cri­mi­na­les pe­li­gro­sos pa­sa­ría a un se­gun­do plano, co­men­tó Julie Myers Wood, di­rec­to­ra de la Ofi­ci­na de In­mi­gra­ción y Adua­nas, tam­bién co­no­ci­da co­mo ICE, du­ran­te el Go­bierno de Bush. ‘No im­por­ta­ría si la per­so­na tie­ne an­te­ce­den­tes cri­mi­na­les’, afir­mó.

Las re­da­das a gran es­ca­la, po­co co­mu­nes con Oba­ma, se reanu­da­rían en gran­jas, fá­bri­cas, res­tau­ran­tes y lu­ga­res en cons­truc­ción; ha­bría agen­tes que arres­ta­rían a cien­tos de tra­ba­ja­do­res e in­da­ga­rían en los re­gis­tros de las em­pre­sas. Los fis­ca­les de­nun­cia­rían a los em­plea­do­res que con­tra­ten in­mi­gran­tes sin per­mi­so de tra­ba­jo.

Trump ha di­cho que tri­pli­ca­ría el nú­me­ro de ofi­cia­les de de­por­ta­ción de ICE de unos 5 mil a 15 mil. Sin em­bar­go, in­clu­so si pu­die­ra lo­grar es­to en po­co tiem­po –al­go di­fí­cil, da­do el exa­men ri­gu­ro­so y el en­tre­na­mien­to que se re­quie­ren– se­gui­rían sien­do in­su­fi­cien­tes, se­gún los cálcu­los de los ex­per­tos. El FBI y otras agen­cias ten­drían que de­jar de la­do al­gu­nas de sus mi­sio­nes pa­ra ayu­dar.

Pa­ra evi­tar fu­gas des­pués de los arres­tos, las au­to­ri­da­des ten­drían que re­te­ner a la ma­yo­ría de los in­mi­gran­tes que es­tén en es­pe­ra de su de­por­ta­ción. Las ins­ta­la­cio­nes que exis­ten, con cer­ca de 34 mil ca­mas, ten­drían que am­pliar­se; qui­zá se ten­dría que co­lo­car a unas 10 mil per­so­nas en campos de de­ten­ción.

La ma­yo­ría de las de­por­ta­cio­nes de­ben ser apro­ba­das por jue­ces. El Go­bierno fe­de­ral ten­dría que abrir do­ce­nas de tri­bu­na­les de emer­gen­cia y con­tra­tar a cien­tos de jue­ces.

Se ha­ga el cálcu­lo co­mo se ha­ga, los cos­tos se­rían enor­mes. El Fo­ro de Ac­ción Es­ta­dou­ni­den­se, un gru­po de in­ves­ti­ga­ción de ten­den­cia con­ser­va­do­ra, es­ti­mó que el gas­to fe­de­ral se­ría de al me­nos 400 mil mi­llo­nes de dó­la­res y eso só­lo si las de­por­ta­cio­nes se ex­ten­die­ran du­ran­te 20 años.

Por eso, el prin­ci­pal de­fec­to de las pro­pues­tas, en la ló­gi­ca de al­gu­nos ex fun­cio­na­rios, es que no son rea­lis­tas.

‘A me­nos que sus­pen­das la cons­ti­tu­ción y le des ins­truc­cio­nes a la Po­li­cía de com­por­tar­se co­mo si vi­vié­ra­mos en Co­rea del Nor­te, no su­ce­de­rá’, afir­mó Cher­toff.

• El mu­ro: gran­de, be­llo y… an­ti­prác­ti­co

Trump ha pro­me­ti­do que el mu­ro se­rá gran­de, be­llo, al­to y fuer­te. Con 1,600 ki­ló­me­tros de ex­ten­sión a lo lar­go de la fron­te­ra sur de Es­ta­dos Uni­dos, de­ten­drá el flu­jo de in­mi­gran­tes que traen drogas y cri­men. Y sí, Mé­xi­co pa­ga­rá por el Gran Mu­ro de Trump, co­mo él lo ha lla­ma­do.

Sin em­bar­go, se ha vis­to que el mu­ro pro­vo­ca di­vi­sio­nes tan­to en teo­ría co­mo en la prác­ti­ca. Ex­per­tos en se­gu­ri­dad na­cio­nal, po­lí­ti­ca de in­mi­gra­ción e in­ge­nie­ría ci­vil opi­nan que cons­truir­lo se­ría una ta­rea abru­ma­do­ra.

Trump afir­mó que el mu­ro se­ría cons­trui­do de ace­ro y con­cre­to pre­fa­bri­ca­do y que po­dría me­dir 15 me­tros de al­to por lo me­nos. Des­pués de pro­po­ner que se ex­ten­die­ra a lo lar­go de los 3 mil ki­ló­me­tros de la fron­te­ra sur, lue­go afir­mó que la mi­tad de esa ex­ten­sión po­dría ser su­fi­cien­te de­bi­do a las ba­rre­ras na­tu­ra­les. Fi­jó el cos­to en­tre 4 y 12 mil mi­llo­nes de dó­la­res, y la úl­ti­ma ci­fra que es­ta­ble­ció fue de apro­xi­ma­da­men­te 10 mil mi­llo­nes de dó­la­res. Al­gu­nos creen que es­ta su­ma se que­da cor­ta.

‘Hay mu­cha lo­gís­ti­ca in­vo­lu­cra­da aquí y no sé si lo han con­si­de­ra­do co­rrec­ta­men­te’, de­cla­ró Todd Stern­feld, director eje­cu­ti­vo de Su­pe­rior Con­cre­te, una cons­truc­to­ra de mu­ros con se­de en Te­xas. ‘Tan só­lo los re­cur­sos ne­ce­sa­rios se­rían as­tro­nó­mi­cos’.

Stern­feld hi­zo cuen­tas y ex­pli­có que un mu­ro de con­cre­to de 12 me­tros de al­to pa­ra el cual se usa­ra un sis­te­ma de ‘pos­te y pa­nel’ que se ex­ten­die­ra tres me­tros ba­jo tie­rra –pa­ra re­du­cir la cons­truc­ción de tú­ne­les– cos­ta­ría al me­nos 26 mil mi­llo­nes de dó­la­res. La lo­gís­ti­ca se­ría una pe­sa­di­lla, ya que in­clui­ría di­ver­sos si­tios de fun­di­ción de con­cre­to y re­si­den­cias tem­po­ra­les pa­ra mil em­plea­dos si el tra­ba­jo se fue­ra a ter­mi­nar en el pri­mer pe­rio­do de cua­tro años de Trump.

El man­te­ni­mien­to se­ría un cos­to adi­cio­nal re­cu­rren­te, afir­mó Wal­ter W. Bo­les, profesor de In­ge­nie­ría en la Uni­ver­si­dad Es­ta­tal de Midd­le Ten­nes­see. Ex­pli­có que tam­bién se ne­ce­si­ta­ría una zan­ja pro­fun­da pa­ra evi­tar que un mu­ro tan al­to co­mo ese se cai­ga y que se­ría pru­den­te usar sen­so­res sís­mi­cos pa­ra de­tec­tar cual­quier ex­ca­va­ción y cui­dar la in­te­gri­dad de­ba­jo del mu­ro. ‘Es un pro­yec­to de cons­truc­ción de los mil dia­blos’, di­jo Bo­les.

• Man­te­ner el su­mi­nis­tro de agua: un desafío di­plo­má­ti­co

¿Y qué pa­sa­rá con el agua? Mi­les de mi­llo­nes de li­tros de agua flu­yen en­tre Es­ta­dos Uni­dos y Mé­xi­co y ali­men­tan la vi­da de gran­jas y co­mu­ni­da­des a los dos la­dos de la fron­te­ra. El río Co­lo­ra­do man­da agua al sur y el río Gran­de, fron­te­ra na­tu­ral de cien­tos de ki­ló­me­tros, en­tre­ga el agua que tan­to ne­ce­si­ta gran par­te del sur de Te­xas.

Los ex­per­tos en re­cur­sos hí­dri­cos en el su­r­oes­te cues­tio­nan có­mo po­dría ajus­tar­se la fron­te­ra de Trump a es­tos cau­da­les de tan­ta im­por­tan­cia y al mu­ro que quie­re le­van­tar.

Otra com­pli­ca­ción es que un tra­ta­do fir­ma­do ha­ce ca­si 50 años en­tre Mé­xi­co y Es­ta­dos Uni­dos prohí­be cual­quier cons­truc­ción que obs­tru­ya o des­víe los cur­sos de agua.

‘He­mos es­ta­do bro­mean­do so­bre el ta­ma­ño del hue­co en el mu­ro ne­ce­sa­rio pa­ra de­jar que el agua co­rra a tra­vés de él’, con­tó Pa­tri­cia Mul­roy, so­cia ma­yo­ri­ta­ria de Broo­kings Ins­ti­tu­tion y ex fun­cio­na­ria del Sis­te­ma de Agua en Ne­va­da.

Cuan­do pre­gun­ta­mos a Ho­pe Hicks, por­ta­voz de Trump, si el mu­ro pro­pues­to po­dría im­pe­dir el flu­jo del agua, no res­pon­dió di­rec­ta­men­te. ‘La pro­pues­ta ha­bla por sí so­la’, ase­ve­ró, y aña­dió que los de­ta­lles po­dían re­vi­sar­se en el si­tio web de Trump. No obs­tan­te, la pá­gi­na no tra­ta el te­ma de las co­rrien­tes de agua.

A quien bus­que de­fi­nir có­mo cons­truir un mu­ro que cor­te el flu­jo de agua a la gen­te sin vio­lar las obli­ga­cio­nes es­ta­ble­ci­das en los tra­ta­dos de aguas del país le es­pe­ra un es­ce­na­rio com­pli­ca­do de cien­cia am­bien­tal y ten­sio­nes di­plo­má­ti­cas. Hay va­rios tra­ta­dos in­ter­na­cio­na­les que es­ta­ble­cen las nor­mas pa­ra com­par­tir el agua de los ríos Co­lo­ra­do, Ti­jua­na y Bra­vo.

A Es­ta­dos Uni­dos y a Mé­xi­co les lle­vó cin­co años acor­dar un tra­ta­do de lí­mi­tes fron­te­ri­zos que les per­mi­tie­ra li­diar con la se­quía his­tó­ri­ca. Ade­más del acuer­do de 2012, Mé­xi­co acep­tó com­par­tir par­te de su su­mi­nis­tro de agua del rio Co­lo­ra­do. La si­tua­ción sa­lió bien y las au­to­ri­da­des des­ta­can las re­la­cio­nes de­li­ca­das pe­ro amis­to­sas en­tre am­bos paí­ses res­pec­to al te­ma.

‘De­pen­de­mos de que los me­xi­ca­nos con­fíen en no­so­tros’, afir­mó Mul­roy. ‘Es un asun­to di­plo­má­ti­co muy im­por­tan­te’.

Tam­bién ex­pli­có que con un mu­ro, ‘las opor­tu­ni­da­des de otro acuer­do de coope­ra­ción se­rían nu­las’.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.