Com­par­tió pa­se­ño la esquina con Ali

Re­cuer­da fun­ción en que coin­ci­dió con el le­gen­da­rio pú­gil

El Diario de El Paso - - PORTADA - Ro­ber­to Ca­rri­llo Ar­tea­ga/El Dia­rio de El Pa­so

Aun­que las vi­si­tas de Muham­mad Ali fue­ron fu­ga­ces a El Pa­so, miem­bros de la co­mu­ni­dad bo­xís­ti­ca de la fron­te­ra tu­vie­ron opor­tu­ni­dad de com­par­tir con el in­mor­tal bo­xea­dor mo­men­tos de cer­ca­nía, in­clu­so a un la­do del ring.

“Es­tá­ba­mos en una fun­ción de box en el Stra­tosp­he­re Ho­tel & Ca­sino de Las Ve­gas, era el año 2002, en el mes de no­viem­bre”, re­cuer­da Al Gar­cía, ex cam­peón de los Guan­tes de Oro y en­tre­na­dor de bo­xeo, que en di­cho even­to ma­ne­ja­ba al su­per­wel­ter pa­se­ño Bobby Joe Val­dez.

En di­cha fun­ción pe­leó tam­bién Lai­la Ali, la hi­ja de la le­yen­da del pu­gi­lis­mo, que es­ta­ba pre­sen­te en el lu­gar apo­yan­do a su hi­ja. Ella en ese mo­men­to se con­sa­gró co­mo bo­xea­do­ra pro­fe­sio­nal.

Lai­la ga­nó por no­caut a Va­le­rie Mah­food, en com­ba­te don­de se dispu­taban 3 tí­tu­los mun­dia­les de pe­so me­dio, y que ter­mi­nó en el cuar­to round de la pe­lea es­te­lar de di­cha fun­ción, don­de Muham­mad Ali se mos­tró muy cer­ca del pú­bli­co y de los pe­lea­do­res.

“Con­vi­vi­mos con Ali de esa for­ma, en los ves­ti­do­res y en ring­si­de, sin du­da que era una gran per­so­na, nos con­ta­ba chis­tes”, di­jo.

Agre­gó que el le­gen­da­rio cam­peón “siem­pre fue muy ama­ble con to­dos, lo de los guan­tes se dio un po­co ade­lan­te cuan­do sa­lía­mos y vi­mos que ha­bía ma­ne­ra de ha­cer­nos de uno, con to­do y cer­ti­fi­ca­do de au­ten­ti­ci­dad”.

Ex­pre­só que Muham­mad Ali ac­ce­dió a rea­li­zar una fir­ma de au­tó­gra­fos en el lu­gar, y sus ma­ne­ja­do­res pu­sie­ron a la ven­ta un nú­me­ro li­mi­ta­do de guan­tes, uno de los cua­les ad­qui­rió el pa­se­ño.

“Fue­ron al­re­de­dor de 200 dó­la­res los que me cos­tó el guan­te, pe­ro en reali­dad en ese mo­men­to vi la opor­tu­ni­dad de te­ner un re­cuer­do pa­ra to­da la vi­da, el te­ner el cer­ti­fi­ca­do de au­ten­ti­ci­dad fue lo que me de­ci­dió, y vol­ver a sa­lu­dar al cam­peón hi­zo que la ex­pe­rien­cia fue­ra ya de por sí inol­vi­da­ble”, sos­tu­vo.

Aun­que Al Gar­cía fue bo­xea­dor de pe­so com­ple­to en su ju­ven­tud, y se pu­do po­ner los guan­tes pa­ra en­tre­nar con Sonny Lis­ton y Geor­ge Fo­re­man, fren­te a Ali no tu­vo la for­tu­na de su­bir al ring.

“La ex­pe­rien­cia de es­tar cer­ca de él en ring­si­de me hi­zo ver­lo co­mo per­so­na lle­na de hu­ma­ni­dad, preo­cu­pa­do por el bie­nes­tar de su hi­ja, y no co­mo el po­de­ro­so bo­xea­dor al que uno se pue­de en­fren­tar”, sos­tu­vo Gar­cía.

al gar­CÍa y su guan­te au­to­gra­fia­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.