Una pau­sa que an­gus­tia

El Diario de El Paso - - OPINIÓN - Paul Krug­man

Nue­va York— El in­for­me so­bre el des­em­pleo que se dio a conocer el vier­nes fue una gran de­cep­ción: só­lo se agre­ga­ron 38 mil em­pleos, un enor­me pa­so ha­cia atrás res­pec­to del pro­me­dio men­sual de más de 200 mil des­de enero del 2013. Fac­to­res es­pe­cia­les, no­ta­ble­men­te la huel­ga en Ve­ri­zon, ex­pli­can par­te de las ma­las no­ti­cias y, en cual­quier ca­so, el cre­ci­mien­to en el em­pleo es una se­rie rui­do­sa, así es que no se de­be­ría interpretar de­ma­sia­do con los da­tos de un mes. No obs­tan­te, to­da la evi­den­cia se­ña­la ha­cia una dis­mi­nu­ción en el cre­ci­mien­to. No es una re­ce­sión, al me­nos no to­da­vía, pe­ro de­fi­ni­ti­va­men­te es una pau­sa en el pro­gre­so de la eco­no­mía.

¿De­be­ría preo­cu­par es­ta pau­sa? Sí. Por­que si se con­vier­te en una re­ce­sión o, in­clu­so, se pro­lon­ga mu­cho tiem­po, es muy di­fí­cil ima­gi­nar una res­pues­ta po­lí­ti­ca efec­ti­va.

Lo pri­me­ro es lo pri­me­ro: ¿por qué es­tá dis­mi­nu­yen­do la eco­no­mía? Los sos­pe­cho­sos ha­bi­tua­les no per­die­ron el tiem­po pa­ra cul­par al pre­si­den­te Ba­rack Oba­ma. Sin em­bar­go, es ne­ce­sa­rio re­cor­dar que es­tas mis­ma per­so­nas han ido ad­vir­tien­do del desas­tre in­mi­nen­te des­de que se eli­gió a Oba­ma, y han es­ta­do equi­vo­ca­dos en to­do. Pro­nos­ti­ca­ron que la Ley de aten­ción ase­qui­ble ani­qui­la­ría mu­chos em­pleos; los años pos­te­rio­res a que en­tra­ra en vi­gor es­tu­vie­ron mar­ca­dos por la me­jor crea­ción de em­pleos en el sec­tor pri­va­do des­de los 1990.

Y, a pe­sar de es­te in­for­me de­cep­cio­nan­te, de­be­ría­mos re­cor­dar que el cre­ci­mien­to en el em­pleo pri­va­do con Oba­ma ha ex­ce­di­do con mu­cho la mar­ca de Geor­ge W. Bush, aun si se de­ja fue­ra el co­lap­so eco­nó­mi­co del 2008.

En­ton­ces, ¿qué es­tá pro­vo­can­do que se fre­ne la eco­no­mía? Yo su­pon­go que el fac­tor más gran­de es el mar­ca­do au­men­to re­cien­te en el dó­lar, lo cual ha he­cho que los bienes es­ta­dou­ni­den­ses sean me­nos com­pe­ti­ti­vos en los mer­ca­dos mun­dia­les. A su vez, el au­men­to del dó­lar re­fle­jó, en gran me­di­da, con­ver­sa­cio­nes erró­neas de la Re­ser­va Fe­de­ral so­bre la ne­ce­si­dad de au­men­tar las ta­sas de in­te­rés.

En cier­ta for­ma, no se pue­de de­cir que im­por­te el por qué la eco­no­mía es­tá per­dien­do va­por. Des­pués de to­do, siem­pre pa­san co­sas. Es­ta­dos Uni­dos ha es­ta­do ex­pe­ri­men­tan­do im­por­tan­tes re­ce­sio­nes eco­nó­mi­cas, a in­ter­va­los irre­gu­la­res, al me­nos des­de los 1870, por di­ver­sas ra­zo­nes. Cual­quie­ra que sea la cau­sa de una re­ce­sión, la eco­no­mía pue­de re­cu­pe­rar­se rá­pi­da­men­te si los for­mu­la­do­res de las po­lí­ti­cas pue­den ac­tuar en for­ma útil y lo ha­cen. Por ejem­plo, a las re­ce­sio­nes de 1974 y 1975, y de 1981 y 1982 les si­guie­ron re­cu­pe­ra­cio­nes rá­pi­das, en for­ma de V, por­que la Re­ser­va re­la­jó drás­ti­ca­men­te la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria y re­ba­jó las ta­sas de in­te­rés.

Sin em­bar­go, eso no su­ce­de­rá es­ta vez; de he­cho, no pue­de pa­sar. Las ta­sas de in­te­rés a corto pla­zo, que más o me­nos con­tro­lan la Re­ser­va, si­guen sien­do muy ba­jas, a pe­sar de que au­men­ta­ron un po­co en di­ciem­bre. Aho­ra sa­be­mos que es po­si­ble que las ta­sas ba­jen li­ge­ra­men­te por de­ba­jo de ce­ro, pe­ro, con to­do, no hay mu­cho es­pa­cio pa­ra una re­duc­ción en ellas.

Di­cho lo cual, hay otras po­lí­ti­cas que fá­cil­men­te po­drían re­ver­tir una re­ce­sión eco­nó­mi­ca. Y, si Hi­llary Clin­ton ga­na las elec­cio­nes, el Go­bierno es­ta­dou­ni­den­se en­ten­de­rá per­fec­ta­men­te bien cuá­les son las op­cio­nes. (Da ho­rror pen­sar en la res­pues­ta pro­ba­ble de un Go­bierno de Trump. ¿Qui­zá una se­rie de in­sul­tos en Twit­ter di­ri­gi­dos con­tra Chi­na y Mé­xi­co?) El pro­ble­ma es la po­lí­ti­ca.

Ya que la res­pues­ta más sim­ple y más efec­ti­va a una cri­sis eco­nó­mi­ca se­ría los es­tí­mu­los fis­ca­les –de pre­fe­ren­cia, el gas­to gu­ber­na­men­tal en la in­fra­es­truc­tu­ra muy ne­ce­sa­ria, pe­ro, qui­zá, tam­bién re­duc­cio­nes fis­ca­les tem­po­ra­les pa­ra los ho­ga­res de in­gre­sos más ba­jos y me­dios, que gas­ta­rían el di­ne­ro. El gas­to en in­fra­es­truc­tu­ra tie­ne es­pe­cial­men­te mu­cho sen­ti­do da­dos los cos­tos in­creí­ble­men­te ba­jos de los prés­ta­mos que pi­da el Go­bierno: la ta­sa de in­te­rés de los bo­nos pro­te­gi­dos con­tra la in­fla­ción ape­nas es­tá por en­ci­ma del ce­ro.

Sin em­bar­go, só­lo si las pró­xi­mas elec­cio­nes le dan a los de­mó­cra­tas el con­trol de la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes, lo que es po­co pro­ba­ble, lo más se­gu­ro es que los re­pu­bli­ca­nos blo­quea­rían cual­quier co­sa por ese es­ti­lo. En par­te, ello re­fle­ja­ría ideo­lo­gía: si bien los pro­nós­ti­cos eco­nó­mi­cos de de­re­cha han es­ta­do to­tal­men­te equi­vo­ca­dos, hay po­cos in­di­cios de que cual­quie­ra en ese cam­po ha­ya apren­di­do de la ex­pe­rien­cia. Tam­bién re­fle­ja­ría po­ca dis­po­si­ción a ha­cer cual­quier co­sa que pu­die­ra ayu­dar a un de­mó­cra­ta en la Ca­sa Blan­ca. Hay que re­cor­dar que ca­da re­pu­bli­cano en la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes vo­tó en con­tra del es­tí­mu­lo du­ran­te los días más os­cu­ro de la cri­sis, cuan­do Oba­ma es­ta­ba en el pun­to má­xi­mo de su po­pu­la­ri­dad.

Si no hay un es­tí­mu­lo fis­cal, en­ton­ces, ¿qué? Du­ran­te gran par­te de los úl­ti­mos seis años, la Re­ser­va, sin po­der re­du­cir más las ta­sas, ha tra­ta­do de re­for­zar a la eco­no­mía por me­dio de ad­qui­si­cio­nes a gran es­ca­la de co­sas co­mo deu­da gu­ber­na­men­tal de lar­go pla­zo y va­lo­res res­pal­da­dos por hi­po­te­cas. Sin em­bar­go, no es­tá cla­ro qué tan­to cam­bia­ron las co­sas con eso –y, en­tre tan­to, la de­re­cha ata­có y vi­li­pen­dió a es­ta po­lí­ti­ca, la cual, de­cía, es­ta­ba de­va­luan­do al dó­lar y/o res­ca­tan­do en for­ma ile­gí­ti­ma a un pre­si­den­te fis­cal­men­te irres­pon­sa­ble. Po­de­mos adi­vi­nar que la Re­ser­va se­rá pro­fun­da­men­te re­nuen­te a reanu­dar el pro­gra­ma y en­ca­rar acu­sa­cio­nes de que es­tá en el bol­si­llo de una ‘Hi­llary co­rrup­ta’.

Así es que de­be­ría preo­cu­par­les la evi­den­cia de una des­ace­le­ra­ción es­ta­dou­ni­den­se. No veo na­da pa­re­ci­do a la cri­sis del 2008 en el ho­ri­zon­te (lo di­ce con los de­dos cru­za­dos a la es­pal­da), pe­ro has­ta el im­pac­to ne­ga­ti­vo más pe­que­ño po­dría con­ver­tir­se en muy ma­las no­ti­cias, da­do nues­tro atas­ca­mien­to po­lí­ti­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.