En po­lí­ti­ca só­lo hay un pe­ca­do: per­der

El Diario de El Paso - - Opinión - Adam Zy­glis Jor­ge Ze­pe­da Pat­ter­son @jor­ge­ze­pe­dap

Ciu­dad de Mé­xi­co— Sue­le de­cir­se que el pe­ca­do no re­si­de en ro­bar sino en el he­cho de que te sor­pren­dan ha­cién­do­lo. En po­lí­ti­ca no es así, al me­nos no en la me­xi­ca­na: el ver­da­de­ro pe­ca­do, el úni­co, es per­der el po­der. Hum­ber­to Mo­rei­ra, ex go­ber­na­dor del es­ta­do de Coahui­la, fue sor­pren­di­do con ri­que­zas inex­pli­ca­bles, en­deu­da­mien­to cri­mi­nal de las fi­nan­zas pú­bli­cas y su te­so­re­ría fal­si­fi­có documentos pa­ra en­ga­ñar al fis­co. Pe­ro hoy se pa­sea im­pu­ne gra­cias a que nun­ca per­dió el po­der: es ami­go per­so­nal del pre­si­den­te del país y un her­mano lo sus­ti­tu­yó co­mo go­ber­na­dor de su es­ta­do.

Es­ta pre­mi­sa se­rá pues­ta a prue­ba en los pró­xi­mos me­ses. El do­min­go pa­sa­do, va­rios go­ber­na­do­res co­no­ci­dos por sus tro­pe­lías per­die­ron el po­der a ma­nos de un par­ti­do po­lí­ti­co ri­val. Tan pron­to co­mo se anun­cia­ron los re­sul­ta­dos elec­to­ra­les, los ven­ce­do­res pre­go­na­ron su in­ten­ción de lle­var a la cár­cel a los man­da­ta­rios co­rrup­tos. Y cier­ta­men­te no fal­ta­rán mo­ti­vos: Ja­vier Duar­te en Ve­ra­cruz, Roberto Bor­ge en Quin­ta­na Roo, César Duar­te en Chihuahua y Jor­ge He­rre­ra en Du­ran­go se ca­rac­te­ri­za­ron por su vo­ra­ci­dad y un reite­ra­do des­pre­cio a las le­gis­la­cio­nes vi­gen­tes, siem­pre en be­ne­fi­cio de su vo­lun­tad. Go­ber­na­do­res que ope­ra­ron, jus­ta­men­te, co­mo si nun­ca fue­ran a per­der el po­der.

Los ana­lis­tas aún no se po­nen de acuer­do so­bre las ra­zo­nes de la de­rro­ta de to­dos es­tos go­ber­na­do­res priis­tas: ma­los can­di­da­tos, har­taz­go fren­te a la co­rrup­ción, ima­gen de­te­rio­ra­da del pre­si­den­te, errores de ope­ra­ción del par­ti­do. Pro­ba­ble­men­te una mez­cla de to­das ellas.

Al mar­gen de las cau­sas, me gus­ta­ría de­te­ner­me en las con­se­cuen­cias. ¿Qué efec­to po­dría te­ner so­bre el com­ba­te a la co­rrup­ción y el fin de la im­pu­ni­dad que es­tos go­ber­na­do­res fue­ran lle­va­dos a tri­bu­na­les?

Pa­ra su des­gra­cia no só­lo lo per­die­ron, sino que en su de­ses­pe­ra­ción por con­ser­var­lo re­cu­rrie­ron a to­das las es­tra­te­gias po­si­bles pa­ra da­ñar a los hoy ven­ce­do­res. En Ve­ra­cruz, Mi­guel Án­gel Yu­nes afron­tó acu­sa­cio­nes de pe­de­ras­tia, en­ri­que­ci­mien­to y pre­sio­nes fa­mi­lia­res. En Quin­ta­na Roo y en Du­ran­go, Car­los Joa­quín y Ro­sas Ais­pu­ro, res­pec­ti­va­men­te, en al­gún mo­men­to te­mie­ron por su in­te­gri­dad fí­si­ca y la de su fa­mi­lia.

Así que a los ar­gu­men­tos ju­rí­di­cos y a la ene­mis­tad po­lí­ti­ca, los pró­xi­mos go­ber­na­do­res aña­den las ofen­sas per­so­na­les re­ci­bi­das de par­te de su an­te­ce­sor. Si no bas­ta­ran las ra­zo­nes le­ga­les, qui­sié­ra­mos pen­sar que el ren­cor po­dría ser la fuer­za que im­pul­se el pro­ce­sa­mien­to de es­tos fa­ci­ne­ro­sos.

Por des­gra­cia, en po­lí­ti­ca só­lo hay in­tere­ses. Ha­brá que ver cuán­tos de es­tos ex go­ber­na­do­res ter­mi­na­rán en pri­sión y cuán­tos ne­go­cia­rán un pro­ce­sa­mien­to me­ra­men­te sim­bó­li­co o, de plano, nu­lo.

Pe­ro su­pon­ga­mos que los cua­tro efec­ti­va­men­te son con­de­na­dos en tri­bu­na­les. Sig­ni­fi­ca­ría que cua­tro de los do­ce go­ber­na­do­res sa­lien­tes pa­ga­rían por sus de­li­tos. Uno de ca­da tres. ¿Afec­ta­ría el com­por­ta­mien­to fu­tu­ro de go­ber­na­do­res y fun­cio­na­rios pú­bli­cos?, ¿mo­di­fi­ca­rá en al­go el pa­trón uni­ver­sal de en­ri­que­ci­mien­to a cos­ta del era­rio que ca­rac­te­ri­za a la co­sa pú­bli­ca?

Oja­lá, pe­ro tam­bién so­bre es­to ten­go mis re­ser­vas. Qui­zá mo­de­re un po­co el ape­ti­to, al me­nos en sus ex­pre­sio­nes más des­ca­ra­das. Aun­que mu­cho me te­mo que la ver­da­de­ra mo­ra­le­ja que es­tos vi­rre­yes del te­rri­to­rio ex­trae­rán de las elec­cio­nes del do­min­go pa­sa­do sea otra: sus co­le­gas van a la cár­cel no por atas­ca­dos sino por inep­tos. La lec­ción que mu­chos de ellos ex­trae­rán es que ba­jo nin­gún mo­ti­vo pue­den per­der el po­der; que im­po­ner a su del­fín e ins­ta­lar­lo en la si­lla nun­ca se ha­bía vuel­to tan im­por­tan­te co­mo aho­ra.

Y lo que va­le pa­ra una gu­ber­na­tu­ra va­le pa­ra la Pre­si­den­cia. En­ri­que Pe­ña Nie­to en­ten­de­rá que la po­si­bi­li­dad de per­der el po­der a ma­nos de un ri­val co­mo An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor no só­lo en­tra­ña con­se­cuen­cias po­lí­ti­cas sino pro­ba­ble­men­te pe­na­les. Im­po­ner a su pro­pio can­di­da­to o ce­der el trono an­te un can­di­da­to ri­val pe­ro ase­qui­ble se­rá la ob­se­sión pre­si­den­cial en los pró­xi­mos dos años.

De don­de se des­pren­de una con­se­cuen­cia que no es me­nor. Si el PRI no es ca­paz de ga­nar las pró­xi­mas elec­cio­nes, el úl­ti­mo re­cur­so pa­ra Pe­ña Nie­to con­sis­ti­ría en apo­yar a Mar­ga­ri­ta Za­va­la por el PAN: él tra­tó con al­go­do­nes a su an­te­ce­sor; po­dría es­pe­rar lo mis­mo de su es­po­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.