El la­do dul­ce de un pu­gi­lis­ta tras­cen­den­tal

El Diario de El Paso - - Opinión - Est­her Ce­pe­da est­herj­ce­pe­da@wa­sh­post.com @est­herj­ce­pe­da

Chica­go— Muham­mad Ali me be­só una vez. En la me­ji­lla.

Se­gún mi pa­pá, yo te­nía 4 ó 5 años. Es­tá­ba­mos en una ter­mi­nal del ae­ro­puer­to O’Ha­re de Chica­go, es­pe­ran­do la lle­ga­da de un fa­mi­liar, cuan­do mi pa­pá vio que la gen­te se amon­to­na­ba en torno a una fi­gu­ra gran­de y fa­mi­liar.

Mi pa­dre me al­zó en sus bra­zos y fue a la ca­lle de­trás del tres ve­ces cam­peón mun­dial de pe­so pe­sa­do, gri­tan­do a mi abue­la y tía que lo si­guie­ran.

Re­cuer­do la ma­sa gi­gan­te de un hom­bre que se aga­chó pro­nun­cia­da­men­te pa­ra dar un be­so en la me­ji­lla a mi di­mi­nu­ta abue­la y a mi tía. Des­pués Ali se in­cli­nó pa­ra le­van­tar­me y plan­tó un pe­que­ño be­so sua­ve en mi ros­tro, lo que, en aquel mo­men­to, me pa­re­ció ex­tra­ño con­si­de­ran­do que no nos ha­bían pre­sen­ta­do apro­pia­da­men­te.

Fue muy bon­da­do­so con no­so­tros en esos breves mo­men­tos, co­lo­can­do su fir­ma en el úni­co pe­da­zo de pa­pel que mi pa­dre te­nía con­si­go –un bi­lle­te de cin­co dó­la­res que aho­ra for­ma par­te de la his­to­ria fa­mi­liar–. Sin du­da de­be ha­ber mi­les de per­so­nas con his­to­rias si­mi­la­res, ya que Ali era co­no­ci­do por su ac­ti­tud bon­da­do­sa ha­cia sus le­gio­nes de ad­mi­ra­do­res. Y así es co­mo otro hé­roe pa­sa a la his­to­ria. Al en­trar en la úl­ti­ma mi­tad de mi vi­da, un tris­te he­cho que se re­pi­te es el pa­so a la his­to­ria de enor­mes fi­gu­ras que han for­ma­do par­te de la vi­da pú­bli­ca du­ran­te to­da mi exis­ten­cia.

Só­lo en los úl­ti­mos seis me­ses, hu­bo mu­chos de ellos: Alan Young, fa­mo­so por ‘Mis­ter Ed’ (un pro­gra­ma que, se­gún di­ce mi pa­dre, lo ayu­dó a pu­lir su in­glés cuan­do lle­gó a es­te país); el ve­ne­ra­do pe­rio­dis­ta, Mor­ley Sa­fer; el le­gen­da­rio Mer­le Hag­gard; Prin­ce, de­ma­sia­do jo­ven pa­ra mo­rir; el inimi­ta­ble Da­vid Bo­wie; el irre­sis­ti­ble Alan Rick­man, pa­ra nom­brar só­lo al­gu­nos.

Sin em­bar­go, Ali era una fi­gu­ra de otras pro­por­cio­nes. Se las arre­gló pa­ra com­bi­nar or­gu­llo con hu­mil­dad y ex­plo­si­va vio­len­cia fí­si­ca con pa­ci­fis­mo. Fue una con­tra­dic­ción de de­re­chos ci­vi­les.

Fran­ca­men­te, has­ta su muer­te, no sa­bía mu­cho de él. Na­da, en reali­dad, apar­te de su ex­ce­len­cia en el ring, que es lo que le dio su fa­ma in­clu­so, apa­ren­te­men­te, en las mon­ta­ñas de los An­des, don­de vi­vía mi abue­la po­co tiem­po an­tes de ve­nir a Chica­go, ciu­dad en la que emer­gió Ali de su an­te­rior per­so­na­li­dad co­mo Cas­sius Clay.

Re­sul­ta que el mis­mo hom­bre que al fi­nal di­jo: ‘El co­lor no con­vier­te a un hom­bre en un dia­blo. Lo que cuen­ta es el co­ra­zón, el al­ma y la men­te. Lo que es­tá por afue­ra es só­lo de­co­ra­ción’, ha­bía que­bra­do, an­te­rior­men­te, la re­gla de oro de to­do aquel que es par­te de una mi­no­ría en Es­ta­dos Uni­dos—no se des­pre­cia a otra per­so­na que en­fren­ta obs­tácu­los si­mi­la­res—al bur­lar­se del co­lor de la piel, el pe­lo y otros ras­gos de su ri­val, Joe Fra­zier.

Des­pués es­tu­vo su ac­tua­ción co­mo ob­je­tor de con­cien­cia en la Gue­rra de Viet­nam y su sal­to a los bra­zos de la Na­ción de Is­lam, en­ti­dad cla­si­fi­ca­da ac­tual­men­te por el Sout­hern Po­verty Law Cen­ter (SPLC), una im­por­tan­te or­ga­ni­za­ción en de­fen­sa de los de­re­chos ci­vi­les, co­mo gru­po ex­tre­mis­ta.

Juian Bond, ex pre­si­den­te du­ran­te mu­cho tiem­po de la NAACP y tam­bién del SPLC, ex­pre­só en una oca­sión al New York Ti­mes: ‘Re­cuer­do cuan­do Ali se in­te­gró a la Na­ción de Is­lam... El he­cho de unir­se (a ese gru­po) no fue al­go que par­ti­cu­lar­men­te agra­da­ra a mu­chos de no­so­tros. Pe­ro la idea de que fue­ra a ha­cer­lo –que sal­ta­ra ahí, se in­te­gra­ra a es­te gru­po tan des­pre­cia­do por la ma­yo­ría de los es­ta­dou­ni­den­ses, y es­tu­vie­ra or­gu­llo­so de ha­cer­lo –te cau­sa­ba una cier­ta emo­ción’.

Que un bo­xea­dor tu­vie­ra ese ti­po de ca­chet cul­tu­ral y po­lí­ti­co es, en sí mis­mo, asom­bro­so.

El pre­si­den­te Oba­ma lo ex­pre­só muy bien en su de­cla­ra­ción pos­te­rior a la muer­te de Alí: ‘No era per­fec­to, por su­pues­to. A pe­sar de to­da su magia en el ring, po­día ser des­cui­da­do con las pa­la­bras, y lleno de con­tra­dic­cio­nes a me­di­da que su fe se evo­lu­cio­nó. Pe­ro su ma­ra­vi­llo­so, con­ta­gio­so e in­clu­so inocen­te es­pí­ri­tu le ga­nó fi­nal­men­te más ad­mi­ra­do­res que enemi­gos—qui­zás por­que en él, es­pe­rá­ba­mos ver al­go de no­so­tros mis­mos... Muham­mad Ali sa­cu­dió al mun­do. Y el mun­do es­tá me­jor gra­cias a eso. To­dos es­ta­mos me­jor por eso’.

Exis­te la creen­cia, en al­gu­nas so­cie­da­des del Áfri­ca Oc­ci­den­tal y Orien­tal, de que una per­so­na que ha fa­lle­ci­do re­cien­te­men­te per­ma­ne­ce en el ‘Sas­ha’, has­ta que fi­nal­men­te mue­re la úl­ti­ma per­so­na vi­vien­te que pue­da re­cor­dar­la. Es en­ton­ces cuan­do pa­sa al ‘Za­ma­ni’, don­de se vuel­ve par­te de la his­to­ria hu­ma­na co­lec­ti­va.

Sin lu­gar a du­das, Ali es­ta­rá en­tre los que vi­vi­rán en nues­tra con­cien­cia co­lec­ti­va du­ran­te lar­go tiem­po.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.