Pro­cu­ran ma­yor se­gu­ri­dad: do­tan a ga­na­de­ros de Ari­zo­na de ra­dios en­la­za­dos al 911

El Diario de El Paso - - Frontera - As­so­cia­ted Press

Tuc­son, Az.— Los ga­na­de­ros del sur de Ari­zo­na que con fre­cuen­cia se to­pan con nar­co­tra­fi­can­tes y otros pe­li­gros cuen­tan con un me­dio nue­vo pa­ra ob­te­ner au­xi­lio du­ran­te emer­gen­cias: ra­dios en­tre­ga­dos por los al­gua­ci­les que por lo ge­ne­ral se re­ser­van pa­ra los po­li­cías que los co­nec­tan di­rec­ta­men­te con los ope­ra­do­res del 911.

Has­ta aho­ra, 31 ga­na­de­ros de la fron­te­ra en­tre Ari­zo­na y Mé­xi­co han re­ci­bi­do los apa­ra­tos pro­por­cio­na­dos por la Ofi­ci­na del She­riff del Con­da­do Co­chi­se.

El al­gua­cil Mark Dan­nels los con­si­guió con fon­dos pri­va­dos en un es­fuer­zo por me­jo­rar la se­gu­ri­dad en zo­nas ru­ra­les, don­de a me­nu­do se ca­re­ce de bue­na se­ñal pa­ra la te­le­fo­nía ce­lu­lar. Dan­nels se­ña­ló que el ase­si­na­to del ga­na­de­ro Rob Krentz, ocu­rri­do en el 2010, con­du­jo a ma­yo­res me­di­das de se­gu­ri­dad e in­cre­men­tó la co­mu­ni­ca­ción en­tre los ga­na­de­ros y las au­to­ri­da­des. Las au­to­ri­da­des pien­san que unos nar­co­tra­fi­can­tes dis­pa­ra­ron a muer­te a Krentz.

‘No creo que ahí exis­ta nin­gu­na for­ma de po­li­cía co­mu­ni­ta­ria me­jor que ellos cuen­ten con una ma­ne­ra de co­mu­ni­car­se con no­so­tros en el mo­men­to en que lo ne­ce­si­ten’, di­jo Dan­nels.

Asi­mis­mo, la ofi­ci­na del She­riff dis­po­ne de un equi­po de­di­ca­do a pa­tru­llar re­gio­nes con ran­chos y un gru­po ase­sor con­for­ma­do por po­li­cías y ga­na­de­ros.

John Ladd, cu­yo ran­cho fa­mi­liar tie­ne 10 mi­llas co­lin­dan­tes con la fron­te­ra in­ter­na­cio­nal, se­ña­ló que los ra­dios le ser­vi­rán cuan­do se en­cuen­tre en zo­nas re­mo­tas de sus tie­rras.

Ladd co­men­tó que du­ran­te el úl­ti­mo de­ce­nio, el pa­no­ra­ma de la in­mi­gra­ción ile­gal ha cam­bia­do mu­cho. An­te­rior­men­te a dia­rio veía cien­tos de mi­gran­tes en sus tie­rras, ci­fra que hoy en día es de ca­si ce­ro. Aho­ra son los nar­co­tra­fi­can­tes y sus ‘hal­co­nes’ quie­nes pa­san por su ran­cho. En in­nu­me­ra­bles oca­sio­nes ha su­fri­do ro­bos con alla­na­mien­to en su ca­sa ha­bi­ta­ción, ase­gu­ra.

‘Si uno vi­ve en una zo­na ru­ral, es su ma­yor preo­cu­pa­ción to­dos los días. Tie­ne que es­tar cons­cien­te de que no pue­de en­trar así co­mo así en su pro­pia ca­sa. Ten­go que re­vi­sar y ver lo que es­tá pa­san­do’, di­jo Ladd.

Peggy Da­vis, ga­na­de­ra a unas 25 mi­llas al nor­te de la fron­te­ra, in­di­có que la ac­ti­vi­dad ha des­cen­di­do en for­ma con­si­de­ra­ble pe­ro que no re­sul­ta po­co co­mún que los tra­fi­can­tes y otras per­so­nas cru­cen por el ran­cho ga­na­de­ro que su fa­mi­lia po­see cer­ca de Tombs­to­ne.

‘A ve­ces en cier­tas zo­nas del ran­cho no te­ne­mos se­ñal te­le­fó­ni­ca. Me dio mu­cho gus­to te­ner otras op­cio­nes’, di­jo Da­vis.

En el sec­tor Tuc­son, que abar­ca la ma­yor par­te de Ari­zo­na, el trá­fi­co de per­so­nas y de dro­gas ha ba­ja­do de for­ma sig­ni­fi­ca­ti­va. En el año fis­cal 2011 se re­gis­tra­ron más de 123 mil aprehen­sio­nes de mi­gran­tes; pa­ra el 2015, di­cha can­ti­dad ha­bía caí­do a un po­co más de 63 mil.

Pe­ro al dis­mi­nuir el trá­fi­co por Ari­zo­na, se ha ele­va­do en va­rias par­tes de Te­xas, don­de ha ha­bi­do enor­mes au­men­tos en la can­ti­dad de mi­gran­tes que cru­zan ile­gal­men­te la fron­te­ra. En el sec­tor del Va­lle del Río Bra­vo se ha dis­pa­ra­do de ca­si 60 mil aprehen­sio­nes du­ran­te el año fis­cal 2011 has­ta más de 147 mil en el trans­cur­so del úl­ti­mo pe­rio­do fis­cal.

Los al­gua­ci­les fron­te­ri­zos de di­chas re­gio­nes se­ña­lan que los ga­na­de­ros de la fron­te­ra en­tre Te­xas y Mé­xi­co tie­nen que man­te­ner­se aler­tas en to­do mo­men­to.

En el Con­da­do Huds­peth, el she­riff Ar­vin West di­ce te­ner un agen­te que fun­ge co­mo víncu­lo con los ga­na­de­ros a fin de au­xi­liar en los asun­tos que afec­ten a los pro­pie­ta­rios de tie­rras.

‘Los ga­na­de­ros han apren­di­do a só­lo man­te­ner­se atrás si apa­re­ce al­guien con mo­chi­las, na­da más de­jar­los ir­se y no se­guir­los’, di­jo West.

‘Por lo re­gu­lar, los ga­na­de­ros no se van, pa­ra que gen­te ex­tra­ña no se me­ta a sus ca­sas’, con­clu­yó.

Con­da­do Con­si­guió 31 apa­ra­tos con fon­dos pri­va­dos

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.